Mujer Cairo

Movie list watching project for the New Year...

2019.12.31 10:03 Barneyk Movie list watching project for the New Year...

So, for the past few years I set up a goal to finish a movie list by the end of the year every new years. This year is the first year I have failed my task, I met a girl, fell in love, bought an apartment, renovated and moved in together and that didn't leave me enough time and peace of mind to finish my project for the year.
Last year I finally finished my IMDB top 250 project, meaning I finished every single IMDB top 250 list from 1996 until the current year, as found here: https://www.imdb.com/badge/
https://preview.redd.it/cvsyd9or9v741.png?width=646&format=png&auto=webp&s=1aaea7cbe8ca91c23176512d9d71d9a5470a2aac
This year I had a bunch of relatively easy pick offs where only a few movies where missing from each and I am pretty happy that I managed to pick off as many lists as I did.
This year I finished: Oscar Best Picture Winner (1927-2019)
Reddit movies Top 250 (2015-2019)
Reddit movies Top 250 [No Recency Bias] (2019)
Wikipedia List of films considered the best (2019)
https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_films_considered_the_best
AFI's 100 Years...100 Movies (1998)
AFI's 100 Years...100 Movies (10th Anniversary Edition) (2007)
I have also done good work on some award lists:
La Palme d'or (1988-2018)
Golden Globe Award for Best Motion Picture – Drama (1970-2019)
Golden Globe Award for Best Motion Picture – Musical or Comedy (1988-2019)
Another project that I have started is to watch every top 10 grosser at the US box office for every year. It is quite interesting to see how some box office hits are completely forgotten today and to compare the top 10 lists from back than to the top 10 lists of today. And in my opinon people who complain about all the popular movies sucks today compared to back then suffer from serious survivor bias. So far I have finished every Top 10 US grossers 1980-2018
The lists I had planned to watch but failed is: Oscars Best Foreign Language Film 1997-2018 4 movies left to watch;
Una Mujer Fantástica (2017)
Saul fia (2015)
La grande bellezza (2013)
Nirgendwo in Afrika (2001)
and Empire's 500 Greatest Movies of All Time top 250 (2008) 12 movies left to watch;
L'albero degli zoccoli (1978)
The Long Goodbye (1973)
Los olvidados (1950)
A Woman Under the Influence (1974)
37°2 le matin (1986)
Viridiana (1961)
The Addiction (1995)
The Misfits (1961)
Sunday, Bloody Sunday (1971)
Distant Voices, Still Lives (1988)
Heimat - Eine deutsche Chronik (1984)
Die Büchse der Pandora (1929)
I make it so that the lists that I set up to finish watching each year is about 50 movies long so that I can pick off a movie a week and make sure to stay on schedule and not fall behind. The other lists I am working at I use as a suggestion list to find movies I might be in the mood for, but about once a week, I sit down and I pick a movie from the list that I must finish.
So my planned list for 2020 was to finish Empires Greatest 500, but I have instead decided to just finish the top 250 of that list that I was supposed to finish this year and instead watch my own personal list of "movies that I really should see one of these days". The list if anyone is interested, 33 movies:
Fiddler on the Roof (1971)
Beasts of No Nation (2015)
Kikujirô no natsu (1999)
Straw Dogs (1971)
Nueve reinas (2000)
Ultimo tango a Parigi (1972)
Salò o le 120 giornate di Sodoma (1975)
Novecento (1976)
Stranger Than Paradise (1984)
Körkarlen
Nosferatu: Phantom der Nacht (1979)
My Own Private Idaho
Mommy (I) (2014)
Ivanovo detstvo (1962)
Il conformista (1970)
Höstsonaten (1978)
Un prophète (2009)
Martyrs (2008)
Papurika (2006)
Kaze tachinu (2013)
Vals Im Bashir (2008)
After Hours (1985)
Inland Empire (2006)
La pianiste (2001)
The Longest Day (1962)
The Return of the Living Dead (1985)
Les triplettes de Belleville (2003)
The Last Temptation of Christ (1988)
Ultimo tango a Parigi (1972)
The Age of Innocence (1993)
Pâfekuto burû (1997)
Leviafan (2014)
The Purple Rose of Cairo (1985)
And of course to make sure all my finished lists are up to date. Like IMDB Oscar highlights, IMDB Top 250 and all the different awards.
That is quite a few movies more than the 50 I usually try and keep my list to, but there is more movies than usual that I was going to watch anyway and I feel like I need to make up a but for what I missed this year!
Lists that are on my long term plan to finish, in the preliminary order that I plan to finish them:
Empire's 500 Greatest Movies of All Time (2008) (37 movies left to watch after I've finished the top 250)
BFI Top 50 (sight & sound 2012) (17 movies left to watch)
Letterboxd top 250 (2017) (49 movies left to watch)
Sight & Sound "Greatest Films of All Time" Top 250 (2012) (101 movies left to watch)
Reddit truefilm canon 1000 (2019) (284 movies left to watch)
1001 Movies You Must See Before You Die by (all) members of Letterboxd (2019) (345 movies left to watch)
1001 movies you must see before you die (2013) (430 movies left to watch)
TSPDT Greatest 1000 movies (2019) (490 movies left to watch)
Jonathan Rosenbaum's Alternate 100 years 100 movies list (69 movies left to watch)
Venice Gold Lion winners
Berlin Golden Bear winners
Sundance Grand Jury Prize
So, are you doing anything similar? Do you have any list watching habits or goals to share?
submitted by Barneyk to flicks [link] [comments]


2019.06.27 10:39 Bloomegypttours Viaje a Egipto 13 días

Viaje a Egipto 13 días


Disfruta con Bloom Egypt Tours de viaje a Egipto 13 días y visita muchas ciudades maravillosas en Egipto como El Cairo, Edfu, Kom Ombo, Aswan y Luxor. Disfruta de pasar buenos momentos en sus vacaciones en Egipto con su familia o sus amigos con Bloom Egypt Tours. Bloom Egypt Tours se ofrece un servicio excelente con precio muy especial. También va a visitar muchos templos y monumentos muy famosos en Egipto con Bloom Egypt Tours. No pierde esta fabulosa oportunidad y reserve viaje a Egipto 13 días con Bloom Egypt Tours.

Para más informaciones visita a Viaje a Egipto 13 días
Para más paquetes visita a Programas de paquetes a Egipto

Itinerario:

DÍA 1 BARCELONA - EL CAIRO (VUELO)

DÍA 02 EL CAIRO

DÍA 03 EL CAIRO

DÍA 04 EL FAYOUM

DÍA 05 AMARNA / BENI HASSAN (LA CUIDAD DE ELMENIA)

DÍA 06 ABIDOS / DENDERA

DÍA 07 LÚXOR

DÍA 08 LÚXOR

DÍA 09 LÚXOR

DÍA 10 EDFU – KOMOMBO

DÍA 11 ASUÁN

DÍA 12 ASUÁN – ABUSIMBEL

DÍA 13 ASUÁN – EL CAIRO

SERVICIOS INCLUIDOS


SERVICIOS EXCLUÍDOS


Para más información, por favor contacten:

submitted by Bloomegypttours to u/Bloomegypttours [link] [comments]


2019.06.18 11:18 Bloomegypttours Paquete a Egipto 13 días

Paquete a Egipto 13 días


Bloom Egypt Tours se ofrece paquete a Egipto 13 días para disfrutar de visitar muchos templos y monumentos muy fabulosos en Egipto. Explora todos los secretos de los faraones egipcios y sabe más sobre la civilización egipcia. Disfruta de cada momento en sus vacaciones en Egipto con su familia o sus amigos con Bloom Egypt Tours. También Bloom Egypt Tours se ofrece un servicio excelente. No pierde esta maravillosa oportunidad y reserve paquete a Egipto 13 días con Bloom Egypt Tours.

Para más informaciones visita a Paquete a Egipto 13 días
Para más paquetes visita a Programas de paquetes a Egipto

Itinerario:

DÍA 1 BARCELONA - EL CAIRO (VUELO)

DÍA 02 EL CAIRO

DÍA 03 EL CAIRO

DÍA 04 EL FAYOUM

DÍA 05 AMARNA / BENI HASSAN (LA CUIDAD DE ELMENIA)

DÍA 06 ABIDOS / DENDERA

DÍA 07 LÚXOR

DÍA 08 LÚXOR

DÍA 09 LÚXOR

DÍA 10 EDFU – KOMOMBO

DÍA 11 ASUÁN

DÍA 12 ASUÁN – ABUSIMBEL

DÍA 13 ASUÁN – EL CAIRO

SERVICIOS INCLUIDOS


SERVICIOS EXCLUÍDOS


Para más información, por favor contacten:

submitted by Bloomegypttours to u/Bloomegypttours [link] [comments]


2019.06.09 10:57 Bloomegypttours Viaje a Egipto 13 días

Viaje a Egipto 13 días


Disfruta con Bloom Egypt Tours de viaje a Egipto 13 días y visita muchos lugares turísticos en Egipto. Bloom Egypt Tours se ofrece este paquete turístico con precio muy especial. También Bloom Egypt Tours se ofrece un servicio excelente. Disfruta de cada momento en sus vacaciones en Egipto con su familia o sus amigos con Bloom Egypt Tours. Además va a disfrutar de la belleza y la magia del río Nilo que es el río más bonito de Egipto. No pierde esta fabulosa oportunidad y reserve viaje a Egipto 13 días con Bloom Egypt Tours.

Para más informaciones visita a Viaje a Egipto 13 días
Para más paquetes visita a Programas de paquetes a Egipto

Itinerario:

DÍA 1 BARCELONA - EL CAIRO (VUELO)

DÍA 02 EL CAIRO

DÍA 03 EL CAIRO

DÍA 04 EL FAYOUM

DÍA 05 AMARNA / BENI HASSAN (LA CUIDAD DE ELMENIA)

DÍA 06 ABIDOS / DENDERA

DÍA 07 LÚXOR

DÍA 08 LÚXOR

DÍA 09 LÚXOR

DÍA 10 EDFU – KOMOMBO

DÍA 11 ASUÁN

DÍA 12 ASUÁN – ABUSIMBEL

DÍA 13 ASUÁN – EL CAIRO

SERVICIOS INCLUIDOS


SERVICIOS EXCLUÍDOS


Para más información, por favor contacten:

submitted by Bloomegypttours to u/Bloomegypttours [link] [comments]


2019.05.22 11:20 Bloomegypttours Paquete a Egipto 13 días

Paquete a Egipto 13 días


Bloom Egypt Tours se ofrece paquete a Egipto 13 días para disfrutar de visitar muchos templos y monumentos muy famosos en Egipto. Disfruta de visitar muchas ciudades muy fabulosas en Egipto con Bloom Egypt Tours. También va a disfrutar de hacer crucero por el Nilo con Bloom Egypt Tours. Explora todos los secretos de los faraones egipcios y sabe más sobre la civilización egipcia. Además Bloom Egypt Tours se ofrece este paquete turístico con precio muy especial. No pierde esta oportunidad y reserve paquete a Egipto 13 días con Bloom Egypt Tours.

Para más informaciones visita a Paquete a Egipto 13 días
Para más paquetes visita a Programas de paquetes a Egipto
Itinerario:
DÍA 1 BARCELONA - EL CAIRO (VUELO)

DÍA 02 EL CAIRO

DÍA 03 EL CAIRO

DÍA 04 EL FAYOUM

DÍA 05 AMARNA / BENI HASSAN (LA CUIDAD DE ELMENIA)

DÍA 06 ABIDOS / DENDERA

DÍA 07 LÚXOR

DÍA 08 LÚXOR

DÍA 09 LÚXOR

DÍA 10 EDFU – KOMOMBO

DÍA 11 ASUÁN

DÍA 12 ASUÁN – ABUSIMBEL

DÍA 13 ASUÁN – EL CAIRO


SERVICIOS INCLUIDOS


SERVICIOS EXCLUÍDOS


Para más información, por favor contacten:

submitted by Bloomegypttours to u/Bloomegypttours [link] [comments]


2019.05.13 11:02 Bloomegypttours Paquete a Egipto 13 días

Paquete a Egipto 13 días


Bloom Egypt Tours se ofrece paquete a Egipto 13 días para disfrutar de visitar muchos lugares turísticos muy fabulosos en Egipto. Disfruta de cada momento en sus vacaciones en Egipto con su familia o sus amigos con Bloom Egypt Tours. Explora los secretos de los faraones egipcios con Bloom Egypt Tours. También Bloom Egypt Tours se ofrece este paquete turístico con precio muy especial. Ciertamente va a disfrutar mucho en este viaje y va a pasar buenos momentos con Bloom Egypt Tours. No pierde esta oportunidad y reserve paquete a Egipto 13 días con Bloom Egypt Tours.

Para más informaciones visita a Paquete a Egipto 13 días
Para más paquetes visita a Programas de paquetes a Egipto

Itinerario:

DÍA 1 BARCELONA - EL CAIRO (VUELO)

DÍA 02 EL CAIRO

DÍA 03 EL CAIRO

DÍA 04 EL FAYOUM

DÍA 05 AMARNA / BENI HASSAN (LA CUIDAD DE ELMENIA)

DÍA 06 ABIDOS / DENDERA

DÍA 07 LÚXOR

DÍA 08 LÚXOR

DÍA 09 LÚXOR

DÍA 10 EDFU – KOMOMBO

DÍA 11 ASUÁN

DÍA 12 ASUÁN – ABUSIMBEL

DÍA 13 ASUÁN – EL CAIRO

SERVICIOS INCLUIDOS


SERVICIOS EXCLUÍDOS


Para más información, por favor contacten:

submitted by Bloomegypttours to u/Bloomegypttours [link] [comments]


2019.05.07 12:17 Bloomegypttours Viajes a Egipto 13 días

Viajes a Egipto 13 días


Bloom Egypt Tours se da la oportunidad de hacer paquete a Egipto 13 días para disfrutar de la belleza de Egipto. Disfruta de visitar muchos lugares turísticos en Egipto con Bloom Egypt Tours. También va a visitar muchos templos y monumentos muy fabulosos con Bloom Egypt Tours. Además va a disfrutar de la magia y la belleza del río Nilo que es el río más largo en todo Egipto. Pasa buenos momentos en sus vacaciones en Egipto con su familia o sus amigos con Bloom Egypt Tours. No pierde esta maravillosa oportunidad y reserve paquete a Egipto 13 días con Bloom Egypt Tours.

Para más informaciones visita a Paquete a Egipto 13 días

Para más paquetes visita a Programas de paquetes a Egipto

Itinerario:

DÍA 1 BARCELONA - EL CAIRO (VUELO)


DÍA 02 EL CAIRO


DÍA 03 EL CAIRO


DÍA 04 EL FAYOUM


DÍA 05 AMARNA / BENI HASSAN (LA CUIDAD DE ELMENIA)


DÍA 06 ABIDOS / DENDERA


DÍA 07 LÚXOR


DÍA 08 LÚXOR


DÍA 09 LÚXOR


DÍA 10 EDFU – KOMOMBO


DÍA 11 ASUÁN


DÍA 12 ASUÁN – ABUSIMBEL


DÍA 13 ASUÁN – EL CAIRO


SERVICIOS INCLUIDOS


SERVICIOS EXCLUÍDOS


Para más información, por favor contacten:

submitted by Bloomegypttours to u/Bloomegypttours [link] [comments]


2019.04.24 13:32 Bloomegypttours Viaje a Egipto 13 días

Viaje a Egipto 13 días


Disfruta con Bloom Egypt Tours de un fabuloso viaje a Egipto 13 días y visita muchos templos y monumentos muy maravillosos en Egipto. Explora la belleza y la magia del río Nilo que es el río más largo en todo Egipto. Disfruta de pasar buenos momentos que no va a olvidar nunca en tu vida con Bloom Egypt Tours. Bloom Egypt Tours se ofrece un servicio excelente con precio muy especial. Disfruta de cada momento en sus vacaciones en Egipto con su familia o sus amigos con Bloom Egypt Tours. No pierde esta fabulosa oportunidad y reserve viaje a Egipto 13 días con Bloom Egypt Tours.

Para más informaciones visita a Viaje a Egipto 13 días
Para más paquetes visita a Programas de paquetes a Egipto
Itinerario:

DÍA 1 BARCELONA - EL CAIRO (VUELO)

DÍA 02 EL CAIRO

DÍA 03 EL CAIRO

DÍA 04 EL FAYOUM

DÍA 05 AMARNA / BENI HASSAN (LA CUIDAD DE ELMENIA)

DÍA 06 ABIDOS / DENDERA

DÍA 07 LÚXOR

DÍA 08 LÚXOR

DÍA 09 LÚXOR

DÍA 10 EDFU – KOMOMBO

DÍA 11 ASUÁN

DÍA 12 ASUÁN – ABUSIMBEL

DÍA 13 ASUÁN – EL CAIRO

SERVICIOS INCLUIDOS


SERVICIOS EXCLUÍDOS


Para más información, por favor contacten:

submitted by Bloomegypttours to u/Bloomegypttours [link] [comments]


2019.04.17 10:24 Bloomegypttours Paquete a Egipto 13 días

Paquete a Egipto 13 días


Disfruta con Bloom Egypt Tours de un maravilloso paquete a Egipto 13 días y visita muchos lugares turísticos muy fabulosos en Egipto. También disfruta de cada momento en sus vacaciones en Egipto con Bloom Tours Egypt. Puede viajar en el tiempo y puede explorar todos los secretos de los faraones egipcios durante su viaje en Egipto con Bloom Egypt Tours. Bloom Tours Egypt se ofrece un servicio perfecto con precio muy especial. No pierde esta espléndida oportunidad y reserve paquete a Egipto 13 días con Bloom Egypt Tours.

Para más informaciones visita a Paquete a Egipto 13 días

Para más paquetes visita a Programas de paquetes a Egipto

Itinerario:

DÍA 1 BARCELONA - EL CAIRO (VUELO)
DÍA 02 EL CAIRO
DÍA 03 EL CAIRO
DÍA 04 EL FAYOUM
DÍA 05 AMARNA / BENI HASSAN (LA CUIDAD DE ELMENIA)
DÍA 06 ABIDOS / DENDERA
DÍA 07 LÚXOR
DÍA 08 LÚXOR
DÍA 09 LÚXOR
DÍA 10 EDFU – KOMOMBO
DÍA 11 ASUÁN
DÍA 12 ASUÁN – ABUSIMBEL
DÍA 13 ASUÁN – EL CAIRO

SERVICIOS INCLUIDOS


SERVICIOS EXCLUÍDOS


Para más información, por favor contacten:

submitted by Bloomegypttours to u/Bloomegypttours [link] [comments]


2019.04.08 11:47 Bloomegypttours Paquete a Egipto 13 días

Paquete a Egipto 13 días

Bloom Egypt Tours se ofrece un maravilloso paquete turístico a Egipto 13 días para disfrutar de visitar muchos lugares turísticos muy espléndidos en Egipto. Disfruta de pasar buenos momentos en tus vacaciones en Egipto con Bloom Egypt Tours. Explora la civilización de los antiguos egipcios con Bloom Egypt Tours. Ciertamente, Egipto es la cuna de las civilización y tiene muchos lugares turísticos muy fabulosos. No pierde esta oportunidad y reserve paquete a Egipto 13 días con Bloom Egypt Tours.

Para más informaciones visita a Paquete a Egipto 13 días

Para más paquetes visita a Programas de paquetes a Egipto

Itinerario
DÍA 1 BARCELONA - EL CAIRO (VUELO)


DÍA 02 EL CAIRO

DÍA 03 EL CAIRO

DÍA 04 EL FAYOUM

DÍA 05 AMARNA / BENI HASSAN (LA CUIDAD DE ELMENIA)

DÍA 06 ABIDOS / DENDERA

DÍA 07 LÚXOR

DÍA 08 LÚXOR

DÍA 09 LÚXOR

DÍA 10 EDFU – KOMOMBO

DÍA 11 ASUÁN

DÍA 12 ASUÁN – ABUSIMBEL

DÍA 13 ASUÁN – EL CAIRO

SERVICIOS INCLUIDOS

SERVICIOS EXCLUÍDOS


Para más información, por favor contacten:


submitted by Bloomegypttours to u/Bloomegypttours [link] [comments]


2018.06.08 20:46 master_x_2k Interludio III Los Custodios

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

____________________Interludio III Los Custodios____________________

El edificio que alberga la división local del Equipo de Respuesta a Parahumanos realmente no sobresalía. El exterior era todo ventanas, lo suficientemente reflexivo como para reflejar el gris oscuro moteado del cielo en lo alto. Solo un logotipo de escudo con las letras "E.R.P." lo marcó aparte de los otros edificios del centro de Brockton Bay.
Aquellos que ingresan al lobby se encuentran con una situación extraña. Por un lado, se podía ver a los diversos empleados vestidos de traje, entrando y saliendo apresuradamente del edificio, hablando en grupos. Un equipo de cuatro oficiales del EPR estaba en espera, cada uno estacionado en un área diferente del vestíbulo, equipado con el mejor equipamiento que el dinero podía comprar. Todos tenían chalecos de malla y chalecos de kevlar, cascos que cubrían sus rostros y armas de fuego. Sin embargo, el equipo era diferente, ya que dos de ellos tenían lanzagranadas colgando de correas al hombro con bandoleras de varias municiones especiales en el pecho, incluida una granada de extinción de incendios, una munición EMP y varias granadas de aturdimiento. Los otros dos tenían lo que parecía a primera vista ser un lanzallamas; si tiraran de los gatillos, expulsarían un espeso y espumoso chorro de espuma, suficiente para contener a todos menos a los villanos más fuertes y rápidos.
En marcado contraste con esto, estaba la tienda de regalos que estaría llena de jóvenes cuando terminara la escuela, luciendo una selección de figuras de acción, posters, videojuegos y ropa. Imágenes de un metro y medio de altura de los diversos miembros de equipo del Protectorado y los Custodios estaban colgados a intervalos regulares alrededor del lobby, cada una respaldada por colores brillantes.
Había un alegre guía turístico esperando pacientemente en la recepción, sonriendo con encanto a cualquiera que mirara en su dirección. Según un cronograma, guiaría a turistas y niños a las oficinas del ERP, la armería, el área de entrenamiento y el estacionamiento con las furgonetas de contención de parahumanos, mostrándoles lo que se necesitaba para administrar a los héroes locales. Para aquellos dispuestos a pagar por la gira premium, esperar hasta dos horas y sufrir la escolta de un escuadrón ERP, habría una parada adicional en la gira: un vistazo al Cuartel de los Custodios.
Cuando un agobiado equipo de jóvenes héroes se tambaleó hacia el vestíbulo, sin embargo, no hubo una gira, solo una mujer corpulenta con pelo corto. Llevaba una chaqueta y una falda de traje azul marino, y esperaba con un par de hombres de aspecto severo con trajes justo detrás de ella. Sin decir palabra, los condujo a través de una puerta detrás de la recepción y hacia una sala de reuniones.
“Directora Piggot. Señora,” Aegis la saludó, su voz tensa. Su traje estaba hecho jirones, y era más carmesí con su propia sangre que su blanco original. Estaba tan estropeado que su identidad civil podría haber sido revelada, si no fuera por la sangre seca y los trozos de carne que le habían quitado, algunas de las heridas tenían medio metro de ancho.
“Dios mío, Aegis,” sus cejas se elevaron una fracción, “Estás echo una porquería. ¿Qué pasa con tu voz?”
“Pulmón perforado, señora”, dijo Aegis con voz áspera, “creo que hay un agujero en mi pecho y espalda.” Como para demostrar, metió los dedos en la cavidad de su pecho.
La directora Piggot no apartó la vista, pero uno de los hombres que estaba detrás de ella se veía con un toque verde, “Puedo tomar tu palabra. No necesitas pasar tu brazo a través de tu pecho para demostrarlo.”
Aegis sonrió y retiró la mano de su pecho.
Su expresión se endureció, “No estaría sonriendo en este momento.”
La sonrisa de Aegis cayó. Miró por encima del hombro a sus compañeros de equipo. Gallant, Kid Win, Vista, Browbeat y Clockblocker llevaban expresiones adecuadamente sombrías.
“Esto fue un fiasco”, les dijo.
“Sí, señora. Perdimos”, admitió Gallant.
“Perdieron, sí. Eso es lo de menos. También causaron cantidades terribles de daño a la propiedad. Me temo que toda la destrucción causada por la niña mimada[[1]](file:///C:/Users/Fernando/Documents/Books/Wildbow/Worm%201%20espa%C3%B1ol.docx#_ftn1) de New Wave es también su responsabilidad, ya que la invitaron a participar. _Sin mi permiso._”
“Yo la invité”, dijo Gallant, “asumiré la culpa, y usted puede tomar los costos por el daño a la propiedad de mi fideicomiso.”
La Directora Piggot le ofreció una sonrisa delgada y completamente carente de humor, “Veo que le haces honor a tu nombre. Sí, estoy segura de que esa es la mejor manera de transmitir el mensaje. Tus compañeros de equipo y yo sabemos quién eres debajo de la máscara. De todos aquí, incluida yo misma, eres el más capaz de manejar una multa de decenas de miles de dólares.”
“No lo negaré, señora”, Gallant ahogó las palabras.
“Me temo que soy una creyente en el castigo, cuando se debe castigar. Tomar dinero de alguien con dinero de sobra no va a significar nada. Todos ustedes compartirán la cuenta entre ustedes. Como no puedo tocar los fondos fiduciarios que el ERP estableció para ustedes, tendré que conformarme con recortarles el sueldo. Tal vez la próxima vez, el resto de ustedes puede convencer a Gallant a que no invite a su novia”
Las protestas se superpusieron. “¡Su hermana estaba en el banco! ¡Ella hubiera ido de todos modos!” “¡Comienzo la universidad el próximo otoño!”
La Directora Piggot simplemente aguantó los argumentos y las quejas. Una persona más cínica incluso podría sugerir que disfrutaba oyéndolas. Cuando pasaron uno o dos minutos y estaba claro que ella no iba a responder o ser arrastrada a una discusión, los jóvenes héroes se sumieron en un huraño silencio. Se aclaró la garganta y habló de nuevo.
“Kid Win. Estoy muy interesada en saber de esta arma que desplegaste en el campo de batalla.”
“¿Mi Cañón Alternador?” Preguntó Kid Win, encogiéndose solo un poco.
“Tendrás que perdonarme”, sonrió Piggot, “El papeleo llega a ser un poco demasiado a veces. ¿Tal vez sabes dónde encontrar la documentación de nuestros equipos militares y científicos para este Cañón Alternador?”
“Dios, Kid”, Aegis gimió por lo bajo, con su voz arruinada.
Kid Win parecía más molesto por la reacción de Aegis que por otra cosa, “Yo, uh. Aún no lo he aclarado oficialmente. Solo pensé que sería mejor usar el cañón y hacer todo lo posible para detener el robo.”
“Ahí es donde estarías equivocado”, le dijo Piggot, “La realidad es que el dinero que se tomó del banco está muy abajo en mi lista de prioridades. Incluso puedes llegar a sugerir que no me importa.”
“Director-” comenzó Aegis. Él no llegó a terminar.
“Lo que me importa es la percepción pública de las capas. Me importa asegurarme de que obtengamos suficientes fondos para mantener a los Custodios, el Protectorado y los escuadrones del ERP pagados y equipados. Sin eso, todo lo que he trabajado para construir se viene abajo.”
“¿Qué vas a hacer?”, Le preguntó Kid Win.
“El cañón se desmantela, primero que nada.”
“¡No!” Aegis y Kid Win hablaron al mismo tiempo. La Directora Piggot pareció brevemente sorprendida por el desafío.
“Empecé con el Cañón Alternador, así tendría algo que sacar en caso de una amenaza de Clase A”, dijo Kid Win, “Deshacerse de él sería un total desperdicio. No me importa si nunca puedo usarlo de nuevo. Dáselo a tu escuadrón ERP. Le enseñaré a alguien cómo funciona. Puedes montarlo en uno de tus camiones o algo así.”
La Directora Piggot frunció el ceño, “La cantidad de tiempo y dinero que eso requeriría, para un evento que podría nunca ocurrir... no. Supongo que puedes quedarte el cañón.”
Kid Win prácticamente se hundió con alivio.
“Pero cualquiera que sea la fuente de poder, la vas a remover, y la mantendré bajo llave. Si una amenaza Clase A entra en juego, te la entregaré. Y el cañón todavía pasa por el proceso de revisión estándar para todo el material creado por Artesanos. Si no pasa la revisión, si estabas poniendo a las personas y a la propiedad en riesgo indebido con lo que hiciste hoy, me temo que podrías enfrentar una multa sustancial o un tiempo en la cárcel.”
Kid Win empalideció.
“¡Directora!” Aegis gruñó la palabra, dando un paso adelante.
“Cállate, Aegis”, gruñó Piggot, “Escucharte tratando de hablar con un pulmón perforado me duele a mí, y por mucho que admiro que defiendas a tu equipo, tu única bocanada de aire se desperdicia aquí.”
Kid Win se volvió hacia Aegis y le ofreció una pequeña sonrisa de disculpa.
“Kid Win, vienes con nosotros para una revisión disciplinaria. Todos los demás pueden retirarse. El grupo de turistas pasará por su alojamiento en una hora, y es probable que haya más de unos pocos periodistas mirando por la ventana. Traten de limpiarse para las fotos que indudablemente van a aparecer en los periódicos de mañana. Por favor.”
Los dos hombres vestidos de traje marcharon al miserable Kid Win por la puerta después de la Directora Piggot. Kid Win le lanzó una mirada preocupada a su equipo antes de que lo sacaran de la vista.
“Hagamos un recuento”, Aegis gruñó, “Gallant o Clockblocker al frente, ustedes decidan quién.”
El equipo salió caminando de la sala de reuniones y se dirigió a su ascensor reservado. Fue diseñado por Artesanos para impresionar a los turistas y ser mucho más seguro. Las secciones entrelazadas de metal se desplegaron y se deslizaron fuera del camino mientras se acercaban, luego se cerraron detrás de ellos. Bajaba de forma tan suave que era casi imposible saber si el ascensor se estaba moviendo.
Salieron a un largo pasillo de acero cromado.
“Voy a tener pesadillas”, gruñó Clockblocker, mientras tocaba con cuidado las ronchas alrededor de su nariz y boca, “Pesadillas con montones y montones de arañas.”
En el otro extremo del pasillo, llegaron a una terminal de seguridad. Aegis señaló a Clockblocker.
“¿Usualmente no lo haces tu?”
“Puede que tenga la retina desprendida”, admitió Aegis con su voz vacilante, “No quiero fallar el escaneo.”
Clockblocker asintió vacilante, luego se inclinó hacia delante para dejar que el terminal escrutara sus ojos. Las puertas de acero hicieron clic, luego se abrieron con un zumbido apenas audible, dejando que los jóvenes héroes y heroínas se abrieran camino en el área principal de su cuartel general.
La habitación tenía forma de cúpula, pero había secciones de pared que podían desmontarse y reordenarse sobre la marcha. Algunos habían sido creados para darles a los diferentes miembros del equipo sus habitaciones individuales, mientras que otros enmarcaban los umbrales que conducían a las duchas, el cuarto de archivo y su sala de prensa / reunión. Una serie de computadoras y monitores de gran tamaño estaban conectadas en red a un lado de la sala, rodeados por media docena de sillas. Uno de los monitores mostraba una cuenta atrás para el siguiente grupo de turistas, mientras que otros mostraban imágenes de cámaras en ubicaciones clave de la ciudad. El Banco Central era uno de ellos, una imagen oscura marcada por el rojo y el azul de las sirenas de la policía.
“¿Shadow Stalker está ausente?”, Preguntó Gallant.
“No pudo llegar a tiempo”, gruñó Aegis, “le dije que se quedara dónde estaba.”
“Ella va a odiar eso. ¿No tiene un gran odio por Grue?”, Preguntó Clockblocker.
“Parte de la razón”, Aegis gruñó las palabras, “le dije que se quedara. No necesito eso. Voy a ducharme. Curarme las heridas. Ustedes hagan el recuento de los hechos.”
“Claro que sí, Jefe,” Clockblocker saludó estilo militar. “Que te mejores.”
"Putos perros mutantes", murmuró Aegis, mientras se dirigía al baño. Se quito la mitad superior de su disfraz hecho jirones antes de que cruzar la puerta.
“¿Vista? ¿Puedes ir a agarrar la pizarra? Trae dos.” Gallant se volvió hacia su miembro más joven. Vista casi saltó en su apuro para seguir la orden.
“¿Qué le va a pasar a Kid?” Browbeat habló por primera vez, “No sé cómo funciona todo esto. ¿Es serio?”
Gallant consideró por un momento, “Podría ser, pero mi instinto me dice que Piggy solo quiere asustarlo. Tiene que dejar de probar los límites con las personas a cargo, o va a tener problemas reales en algún momento.”
“Entonces, no es exactamente el mejor comienzo para tu nueva carrera, ¿eh?” Clockblocker giró hacia Browbeat.
“Caraja, no me molestaría tanto si supiera lo que sucedió”, Browbeat se estiró, y sus músculos comenzaron a disminuir de tamaño, “Al menos entonces podría averiguar qué hacer mejor la próxima vez. Todo lo que sé es que de repente estaba ciego y sordo, y cuando traté de moverme, todo se torció por el camino equivocado. Entonces creo que me aturdieron.”
Vista regresó, arrastrando un par de pizarras en marcos de ruedas detrás de ella.
“Mantén ese pensamiento”, Gallant le dijo a su miembro más nuevo, “Hey, Clock, ¿no te importa si tomo el mando?”
Clockblocker aún usaba las yemas de sus dedos para explorar los bultos levantados en su rostro, “Adelante. Voy a posponer las cosas lo más que pueda en lo del liderazgo.”
“Eres el más viejo después de Carlos. ¿Solo serán tres o cuatro meses antes de que seas el miembro más antiguo?”
“Y mantendré esa posición ni siquiera el resto del verano antes de graduarme y pasarte el manto a ti,” Clockblocker sonrió despreocupadamente, “No te preocupes. Toma el control.”
Gallant se quitó el casco y lo sostuvo en una mano, pasándose los dedos por el cabello rubio húmedo por el sudor. Sonrió triunfante a Vista mientras colocaba las pizarras blancas para que todos pudieran verlas, “Gracias.”
Gallant no necesitó usar su poder para obtener una respuesta emocional de la heroína de trece años. Ella se puso de un rosa brillante. No podría haber ninguna duda para los presentes de que le gustaba su compañero de equipo mayor.
“De acuerdo muchachos”, dijo Gallant, “antes de comenzar, creo que es importante aclarar algunas cosas. En primer lugar, lo más importante, hoy no fue un fracaso. Incluso diría que hoy fue una victoria para los buenos, y comenzamos a establecer eso aquí y ahora.”
Se tomó un segundo para medir las reacciones incrédulas de su audiencia, luego sonrió.
“Los Undersiders. Hasta el momento, han pasado desapercibidos, pero más recientemente han comenzado a realizar trabajos de mayor perfil. Golpearon al casino Ruby Dreams hace cinco semanas, y ahora acaban de robar el banco más grande de Brockton Bay. Esta vez tuvimos la suerte de ponernos en su camino. Eso significa que finalmente tenemos información sobre su grupo.”
Se volvió hacia la pizarra y escribió los nombres de sus oponentes. Grue, Tattletale y Hellhound fueron al primer tablero, con líneas que separan el tablero en tres columnas. Escribió a Regent en el segundo tablero, trazó una línea y luego dudó en la quinta y última columna. "¿Se nombró a sí mismo? ¿El tipo con los bichos?”
“Chica”, lo corrigió Clockblocker, “estaba hablando con los rehenes después de que los Undersiders se escaparon. Dijo que tenía miedo de moverse porque ella iba a hacer que lo mordiera. Me llevó un poco darme cuenta de lo que quería decir exactamente. El pobre tipo estaba en estado de shock.”
“¿Pero no sabemos cómo se llamaba a sí misma?”
Nadie tenía ninguna respuesta a eso.
“Entonces tenemos que acordar un nombre para ella, o la documentación va a ser inconsistente. ¿Sugerencias para un nombre para la chica bicho?”
“¿Larva? ¿Gusano?” Browbeat le ofreció, “¿Pegarle un nombre de porquería?”
“No queremos hacer eso”, suspiró Clockblocker, “Tal vez si hubiésemos ganado, podríamos salirnos con la nuestra, pero no se ve tan bien si la prensa informa que nos pateó el culo alguien llamado gusano.”
“¿Stinger?
[
[2]](file:///C:/Users/Fernando/Documents/Books/Wildbow/Worm%201%20espa%C3%B1ol.docx#_ftn2)¿Pestilence?” Sugirió Vista.
Clockblocker se giró en la silla y tecleó los nombres en la computadora, “Tomados. Stinger es un villano en California con armadura de poder, un jetpack y misiles guiados, y Pestilence es un psicópata espeluznante en Londres.”
"¿Skitter?" Gallant soltó el nombre al aire.
Hubo un ruido de teclas cuando Clockblocker tecleó, “No está tomado.”
“Entonces sirve”, Gallant escribió el nombre en la pizarra, “Ahora intercambiamos ideas. Aquí es donde recuperamos nuestras pérdidas del día, calculamos un ángulo para poder ganar la próxima vez. Así que no se contengan. Compartan cualquier detalle, sin importar cuán insignificante sea.”
“El poder de Grue no es solo la oscuridad. No puedes escuchar allí tampoco. Y también se siente extraño”, dijo Browbeat, “Hay resistencia, como si estuvieras bajo el agua, pero no flotando.”
“Bien”, Gallant escribió eso en la columna de Grue, “¿Siguiente?”
“Los mutantes que hace Hellhound. ¿Los perros? Ella no los controla con su mente. Están entrenados”, ofreció Vista, “Ella les dice qué hacer con silbidos, gestos.”
“Sí, buen punto, me di cuenta de eso”, respondió Gallant, agregando con entusiasmo otra nota a la pizarra.
“La chica con los bichos... Skitter. Es todo lo contrario. Ella tiene un gran control sobre ellos”, agregó Clockblocker.
“¡Sí!”
“Además, según la rehén con la que hablé, ella dijo que puede sentir las cosas a través de sus bichos, que es cómo vigilaba a los rehenes.”
No pasó mucho tiempo antes de que la mayoría de las columnas estuvieran lo suficientemente llenas como para que Gallant tuviera que girar las pizarras para usar las partes traseras.
Carlos regresó de la ducha, con pantalones deportivos y una toalla alrededor de los hombros. Era puertorriqueño, su cabello largo. Su cuerpo estaba limpio de sangre, salvo algunos residuos de restos de heridas irregulares en sus brazos, estómago y pecho. Había cosido torpemente los cortes y las hendiduras, lo que hizo sorprendentemente poco para que fueran más fáciles de ver. Se sentó en una silla y agregó su aporte para las listas, que no fue demasiado. Había estado incapacitado durante demasiado de la pelea para tener mucho que decir.
Hubo un ruido abrasivo de la computadora ya que cada monitor de repente brilló en amarillo. Los Wards se apresuraron a ponerse sus máscaras. Aegis agarró una de repuesto de un cajón de las computadoras.
La entrada se abrió con un zumbido y Armsmaster entró, acompañado por la atractiva Miss Militia. Vestía un uniforme militar modificado, lo suficientemente ajustado en las áreas esenciales para acentuar sus curvas, luciendo un pañuelo alrededor de la boca con una bandera estadounidense bordada y una faja similar alrededor de la cintura. Lo más llamativo, sin embargo, fue el gran lanzacohetes que sostenía sobre sus hombros de la misma manera que un levantador de pesas podría sostener una barra.
“Armsmaster", Gallant se puso de pie, "Es bueno verlo, señor. Miss Militia, siempre es un placer.”
“Siempre el caballero”, los ojos de Miss Militia insinuaron la sonrisa detrás de su bufanda, “Trajimos un invitado.”
Siguiendo detrás de Armsmaster y Miss Militia, estaba una adolescente con una túnica blanca envolvente. Panacea. Ella tenía una tarjeta de identificación con un cordón alrededor de su cuello, con su foto y la palabra "INVITADO" en letras azules brillantes.
“Ella tuvo la amabilidad de ofrecerse voluntariamente para venir y curarlos”, Miss Militia les dijo a los jóvenes héroes, “No puedo enviarlos a casa con heridas horribles y cientos de picaduras de insectos, ¿o sí? Eso los dejaría en evidencia.”
Cambió la posición del lanzacohetes sobre sus hombros, y se disolvió en una mancha de energía verde-negra. La energía se encendió y se arqueó alrededor de ella por unos breves instantes, luego se materializó en una ametralladora. Solo mantuvo esa forma durante unos segundos antes de parpadear y solidificarse en un rifle de francotirador, luego un arma de arpón, y finalmente se quedó en la forma de un par de uzis, uno en cada una de sus manos. Ella apenas parecía darse cuenta, más allá de la acción automática de enfundar las armas.
“Quería agradecerles por venir a salvarme”, dijo Panacea, tímidamente, “y por dejar que Glory Girl venga con ustedes.”
Gallant sonrió, luego, en un tono más preocupado, preguntó: “¿Ustedes dos están bien?”
Panacea negó con la cabeza, “Tattletale encontró una forma de atravesar la invencibilidad de mi hermana. Glory Girl fue picada bastante mal, por eso no vine antes. Creo que te golpea más fuerte, psicológicamente, cuando eres prácticamente invencible pero te lastiman de todos modos. Pero estamos bien ahora. Ella ha sanado, pero está malhumorada. Yo-- Yo estoy bien. Un golpe en mi cabeza, pero estoy bien.”
“Bien.”
Armsmaster estaba en la pizarra, repasando los puntos. “Me gusta esto. Pero esta...” Tocó la columna titulada Tattletale, “Casi vacía.”
“Ninguno de nosotros se encontró con ella, y los rehenes no tenían nada que decir sobre ella”, respondió Gallant.
“Panacea podría ayudar allí”, ofreció Miss Militia.
Todos los ojos se volvieron hacia la chica.
“Yo-- Pasaron muchas cosas", se cubrió Panacea.
“Cualquier detalle ayuda.”
“Um. Lo siento”, dijo, mirando hacia abajo al suelo, “me golpearon en la cabeza, pero mi poder no funciona conmigo misma, y no soy del tipo de personas que salen disfrazadas y se meten en peleas, así que temiendo por mi vida… no lo sé. Todo eso… No puedo ordenar mis pensamientos todavía.”
“Cuanto antes-” comenzó Armsmaster.
“Está bien”, lo interrumpió Miss Militia, “Amy, ¿por qué no empiezas a ocuparte de los Custodios? Si algo te viene a la mente, cualquier cosa que los Undersiders hayan dicho o hecho, o cualquier pista que creas que pueda ayudar, compártelo después, ¿está bien?”
Panacea sonrió agradecida a la heroína, luego se volvió hacia el grupo, “¿Quién necesita más ayuda? ¿Aegis?”
“Viviré”, dijo Aegis, “puedo ser el último.”
Gallant levantó vacilante su mano, “Uno de los perros del Hellhound se estrelló contra mí. Creo que podría tener una costilla rota. Los paramédicos me dieron el visto bueno, pero quiero estar más seguro de que no estoy arriesgando un pulmón perforado o algo así.”
Panacea frunció el ceño, luego hizo un gesto hacia el otro extremo de la habitación, “Te echaré un vistazo allí, ¿está bien?”
“Que sorpresa, el novio de Glory Girl recibe un tratamiento especial”, Clockblocker sonrió para dejar en claro que solo estaba bromeando. Gallant solo sonrió en respuesta.
La pareja fue a la alcoba de Gallant, y ella lo sentó en la cama antes de ponerle una mano en el hombro. Se echó la capucha hacia atrás y frunció el ceño.
“No tienes un pulmón perforado. Tienes una costilla fracturada, pero ni siquiera tienes tanto dolor. Por qué-”
“Mentí. Quería hablar contigo, solo”, le tomó la mano.
Ella frunció el ceño y retiró su mano como si la hubiera mordido. Como para asegurarse doblemente de que no volvería a agarrar su mano, se cruzó de brazos.
“Sabes que puedo percibir emociones”, dijo, “Las emociones de todos, como una nube de colores a su alrededor. No puedo apagarlo. Es solo como veo el mundo.”
“Victoria lo mencionó.”
“Por eso eres un libro abierto para mí. Sé que tienes miedo. No… estás aterrorizada, y es por eso que no estás hablando.”
Suspiró y se sentó en la cama, tan lejos de Gallant como pudo.
“Nunca quise estos poderes. Nunca quise poderes, punto.”
El asintió.
“Pero los obtuve de todos modos, y recibí atención internacional por eso. La sanadora. La chica que podría curar el cáncer con un toque, hacer a alguien diez años más joven, volver a crecer miembros perdidos. Estoy obligada a ser un héroe. Cargada con esta obligación. No podría vivir conmigo misma si no usara este poder. Es una gran oportunidad para salvar vidas.”
“¿Pero?”
“Pero al mismo tiempo… no puedo curar a todos. Incluso si voy al hospital todas las noches durante dos o tres horas a la vez, hay miles de otros hospitales que no puedo visitar, decenas de millones de personas con una enfermedad terminal o que viven en un infierno personal donde están paralizadas. o en constante dolor. Estas personas no merecen enfrentar eso, pero no puedo ayudarlos a todos. No puedo ayudar al uno por ciento de ellos aun si invierto unas veinte horas al día.”
“Tienes que concentrarte en lo que puedes hacer”, le dijo Gallant.
“Suena más fácil de lo que es,” contestó Panacea, con un toque de amargura, “¿Entiendes lo que significa curar a algunas de estas personas? Siento que cada segundo que me tomo es un segundo que he fallado de alguna manera. Durante dos años, ha sido esta… presión. Me acuesto en la cama, me despierto por la noche y no puedo dormir. Entonces me levanto y voy al hospital a medianoche. Voy a pediatría, curo a algunos niños. Voy a la unidad de cuidados intensivos, salvo algunas vidas… y lo hago de forma automática. Ni siquiera puedo recordar a las ultimas personas que salvé.”
Ella suspiró de nuevo, “¿La última persona que realmente recuerdo? Fue quizás hace una semana, estaba trabajando en un niño. Él era solo un niño pequeño, un inmigrante de El Cairo, creo. Ectopia Cordis. Eso es cuando naces con tu corazón fuera de tu cuerpo. Estaba poniendo todo en el lugar correcto, dándole la oportunidad de una vida normal.”
“¿Qué lo hizo tan memorable?”
“Lo resentía. Estaba acostado allí, profundamente dormido, como un ángel, y por solo un segundo, consideré simplemente dejarlo. Los doctores podrían haber terminado el trabajo, pero hubiera sido peligroso. Podría haber muerto si lo hubiera dejado sobre la mesa, el trabajo a medio hacer. Lo odiaba.”
Gallant no dijo nada. Frunciendo el ceño, Panacea miró hacia abajo al suelo.
“No, odiaba que él tendría una vida normal, porque había renunciado a la mía. Tenía miedo de cometer un error intencionalmente. Que podría dejarme estropear el procedimiento en este niño. Podría haberlo matado o arruinado su vida, pero habría aliviado la presión. Bajar las expectativas, ¿sabes? Tal vez incluso hubiera rebajado mis propias expectativas sobre mí. Yo… Yo estaba tan cansada. Tan exhausta. En verdad consideré, por el momento más breve, abandonar a un niño para que sufra o muera.”
“Eso suena más que solo agotamiento”, respondió Gallant, en voz baja.
“¿Es así como comienza? ¿Es este el punto en que empiezo a ser como mi padre, quienquiera que sea?”
Gallant dejó escapar un suspiro lento, “Podría decir que no, que nunca vas a ser como tu padre. Pero estaría mintiendo. Cualquiera de nosotros, todos nosotros, corremos el riesgo de encontrar nuestro propio camino por ese sendero. Puedo ver la tensión que estás experimentando, el estrés. He visto gente quebrarse por menos. Así que sí. Es posible.”
“Está bien”, dijo, en voz baja. Esperó a que ella elaborara, pero no lo hizo.
“Toma un descanso. Piensa en ello como algo que tienes que hacer, para recargar tus baterías y ayudar a más personas a largo plazo.”
“No creo que pueda.”
Se sentaron en silencio por unos momentos.
Se volvió hacia ella, “Entonces, ¿qué tiene esto que ver con lo que sucedió en el banco?”
“Ella sabía todo. Esa chica Tattletale. Dijo que es psíquica, y por lo que dijo, lo que sabía, lo creo.”
Gallant asintió.
“¿Sabes cómo es hablar con gente como ella? ¿Como tú? Sin ofender. Construyes esta máscara, te engañas pensando que todo es normal y te obligas a mirar más allá de los peores aspectos de ti mismo... y luego estos Gallants y Tattletales simplemente te desnudan. Te obligan a enfrentarlo todo.”
“Lo siento.”
“Dijiste que no puedes apagarlo, ¿verdad? Realmente no puedo culparte. Es solo… es difícil estar cerca. Especialmente después de lidiar con Tattletale.”
“¿Qué dijo ella?”
“Ella amenazó con hablar sobre cosas. Cosas más difíciles de lo que acabo de contarte, supongo. Amenazó con decirme cosas que simplemente no quiero saber. Dijo que usaría lo que sabía para arruinar mi relación con Victoria y el resto de mi familia”, Amy se abrazó sola.
“Mi hermana es todo lo que tengo. La única persona sin expectativas, que me conoce como persona. Carol nunca realmente me quiso. Mark está clínicamente deprimido, así que por más agradable que sea, está demasiado concentrado en sí mismo para ser realmente un padre. Mi tía y mi tío son dulces, pero tienen sus propios problemas. Entonces somos solo yo y Victoria. Ha sido así casi desde el principio. Ese petulante pequeño monstruo amenazó con separarnos a mi hermana y a mí usando otra cosa más que yo no quería, otra cosa sobre la que no tenía control.”
Gallant comenzó a hablar y luego se detuvo.
“¿Qué?”
“¿Esto… tiene algo que ver con los… sentimientos bastante fuertes que tienes hacia mí?”
Panacea se quedó quieta.
“Lo siento”, se apresuró a decir, “No debería haberlo mencionado.”
“No deberías haberlo hecho”, se levantó y comenzó a caminar hacia la puerta.
“Mira, si alguna vez necesitas hablar…” ofreció.
“Yo-”
“Probablemente no quieras que sea yo, está bien. Pero mi puerta siempre está abierta, y puedes llamarme a cualquier hora. Sólo para que lo sepas.”
“Está bien”, respondió ella. Luego ella se acercó a él y le tocó el hombro, “Listo. Hematomas desaparecidos, retocadas las costillas.”
“Gracias”, respondió, abriendo la puerta para ella.
“Cuida a mi hermana, ¿está bien? ¿Hazla feliz?”, Murmuró, mientras dudaba en la puerta.
“No hace falta decirlo.” Se reincorporaron al grupo principal.
Cada cabeza en la habitación se volvió cuando Panacea tomó el marcador junto a las computadoras. Con una expresión sombría en su rostro, comenzó a llenar la sección de Tattletale de la pizarra.
[1] Golden child:La niña mimada, hija favorita, de la que la familia siempre se pone de lado.
[2]Stinger: Aguijón

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2017.08.08 08:52 Subversivos FEMINISMO ISLAMICO

El portal asociado a este artículo
Símbolo del feminismo islámico. Feminismo islámico es un movimiento que reivindica el papel de las mujeres en Islam. Aboga por la igualdad completa de todos los musulmanes, sin importar el sexo o género, tanto en la vida pública, como en la vida privada y por la justicia social, en un contexto islámico. Aunque arraigado en el Islam, el movimiento también ha tenido como referencia los discursos feministas seculares o no musulmanes y se reconoce como parte integrante del movimiento feminista.
Las voceras del movimiento intentan destacar las enseñanzas de igualdad profundamente arraigadas en el Corán y animar la crítica de la interpretación patriarcal de las enseñanzas del Corán (libro sagrado), el hadiz (refranes de Mahoma) y la sharía (ley) y el estudio de los textos considerados sagrados en orden de lograr la equidad de géneros, contribuyendo a la construcción de una sociedad más equitativa.
El feminismo islámico intenta crear un espacio entre dos posiciones contrarias, pero complementarias y muy divulgadas ambas, que niegan la posibilidad misma de existencia de tal feminismo: de un lado, el fundamentalismo islámico que considera al feminismo como una invención occidental, resultado de la aborrecida modernidad y del otro lado las posturas feministas o liberales que sostienen la incompatibilidad entre el feminismo y el Islam, opinión a veces acompañada por la negación de la existencia de movimientos feministas en los países musulmanes. Valentine Moghadam, socióloga y jefa de la sección de "Igualdad de Géneros y Desarrollo" de la Unesco, considera que esas dos posiciones extremas no permiten comprender el surgimiento de los movimientos reformistas.[1]​
El feminismo islámico está presente en diferentes países, desde el Maghreb, el Máshreq y Asia, hasta Europa y Estados Unidos, movilizándose contra el patriarcado a partir de referencias musulmanas.[2]​ Un Congreso Internacional sobre el Feminismo Musulmán se llevó a cabo en Barcelona del 27 al 29 de octubre de 2005.[3]​
El feminismo musulmán se funda en el ijtihad, o interpretación del Corán, para cuestionar el lugar de las mujeres en los países musulmanes y en el Islam. Otorga un papel central a la educación como elemento de autonomía de las mujeres.[2]​
El concepto de "feminismo islámico" fue elaborado después de 1990 principalmente por las mujeres iraníes, laicas que se interesaron en el surgimiento del movimiento feminista después de 1980 y reformularon la problemática del feminismo al interior del paradigma islámico. Las tesis de las iraníes circularon en Sudáfrica, Egipto, Turquía, Europa y Estados Unidos.[4]​
Este movimiento convergió en la revista Zanan (Mujeres), fundada por Shahla Sherkat, que planteó el debate sobre las relaciones de género al interior del Islam, y la compatibilidad entre Islam y feminismo.[1]​ La revista Zanan enfatizó el origen social y político de la inequidad de género, y criticó el derecho musulmán como fundado en una interpretación patriarcal del Corán,[1]​ levantando así la cuestión del ijtihad en cuanto derecho de las mujeres a reinterpretar la fiqh, la jurisprudencia musulmana.[1]​ En Irán, Egipto, Marruecos y Yemen, las feministas musulmanas han atacado al derecho de familia patriarcal.[1]​ En la República Islámica de Irán algunas feministas se reivindican partidarias del fundamentalismo islámico en el plano político, en tanto que otras rechazan cualquier apelación a esa doctrina.[1]​
El movimiento se apoya en los cuestionamientos hechos por los intelectuales musulmanes, con respecto a las relaciones entre el Islam, la democracia y los derechos humanos, por ejemplo, Abdulkarim Soroush, Mohsen Kadivar, Hassan Yousefi–Eshkevari y otros conocidos como Nueva Intelectualidad Religiosa en Irán; el difunto Mahmoud Taha en Sudán; Hassan Hanafi en Egipto y el exiliado Zeid Abu Nasr; Mohammed Arkoun de Argelia, profesor de la Sorbona; Chandra Muzzafar de Malasia, Fathi Osman, entre otros.[1]​ Además del derecho a interpretar el Corán, las feministas islámicas reivindican el derecho a participar en las oraciones y oficios religiosos mixtos.[1]​
Para Margot Badran, investigadora del Centro por la comprensión entre musulmanes y cristianos del príncipe saudita Al Walid bin Talal, en la Universidad de Georgetown (Estados Unidos), los conceptos centrales de este movimiento son la igualdad de las mujeres y la justicia social.[4]​ Escribe Badran:
«El Islam es la única de las tres religiones del Libro, que ha incluido en los textos –del Corán considerado como la palabra de Dios– la idea de la igualdad fundamental de la mujer y el hombre (tanto la una como el otro considerados como seres humanos o insan) y en ello incluye la cuestión de los derechos de la mujer y de la justicia social. Este es un mensaje que ha sido pervertido a nombre del Islam mismo. El patriarcado preexistente, que el Corán ha llegado a atemperar y finalmente a erradicar (...) ha demostrado ser muy resistente. Y es a pesar de la persistencia del patriarcado que la religión musulmana fue adoptada. La manipulación por las fracciones dominantes de la sociedad fue tal que el Islam terminó por ser percibido como naturalmente patriarcal, hasta el punto de borrar la contradicción inherente entre la palabra revelada y el patriarcado y de aniquilar toda reivindicación islámica en favor de la igualdad de los sexos y de la justicia social. Esta no es la menor paradoja de constatar que la única religión que ha inscrito el reconocimiento de la igualdad de los sexos en sus textos, sea actualmente considerada como la más machista de todas. Los machistas musulmanes en el ámbito estatal, social o familiar y los detractores del Islam tienen un interés común, aunque por razones diferentes, para perpetuar tal ficción e un Islam patriarcal.»[4]​
Margot Badran afirma que el feminismo islámico reivindica una concepción igualitaria de la umma, o comunidad de los creyentes, la cual transciende las divisiones Oriente/Occidente, público/privado, seculareligioso y desecha la idea de un Estado islámico.[4]​ Según Valentine Moghadam, el feminismo musulmán en conjunto con el feminismo cristiano y el feminismo judío, se arraiga en una perspectiva religiosa.[1]​
Índice Antecedentes del movimiento Editar
Los Tuareg del Sahara son creyentes musulmanes que siguen el Corán pero mantienen sus leyes propias tradicionales y no la Sharia ni la Hiyab. Las mujeres participan activamente en las asambleas de las comunidades, expresan pública y privadamente sus opiniones, conversan tranquilamente con los hombres, no se cubren el rostro con el velo, pueden exigir el divorcio y son propietarias de diversos bienes. La filiación es matrilineal y la herencia se transmite por ĺinea femenina.[5]​ El islamismo tuareg practica entonces, desde hace mucho tiempo, un derecho civil, de familia y político y una vida cotidiana, que coincide con algunas reivindicaciones del feminismo islámico.
En Egipto, el término «feminismo» fue utilizado ya hacia 1920, por las mujeres musulmanas participantes en los movimientos de liberación de la mujer, al mismo tiempo que en Estados Unidos.[4]​ Kumari Jayawardena demostró en 1986, en su estudio sobre los movimiento feministas orientales, que las feministas egipcias no tomaron prestada la noción de feminismo a Occidente[4]​ y rechazó por consiguiente la afirmación según la cual el feminismo sería un invento occidental[4]​ La lucha por la igualdad de derechos acompañó, en Egipto, el anticolonialismo, luchando a la vez contra el patriarcado autóctono y contra el colonialismo patriarcal.[4]​ De hecho los lazos con el nacionalismo, causaron que se le designara como «feminismo laico», sinónimo, según Badran, de «feminismo nacional» (egipcio, sirio, etc.).[4]​ Huda Sharawi, quien llegó a ser la presidenta del Comité Central del Wafd, el partido nacionalista y que había fundado en 1923 la Unión Feminista Egipcia, el mismo año se quitó públicamente el velo, siendo la primera mujer egipcia en realizar dicho gesto.
Mientras al interior del mundo musulmán los movimientos feministas laicos se desarrollan dentro de un marco nacional, el feminismo islámico se concibe como movimiento universal, que trasciende las fronteras estatales.[4]​
Con el surgimiento del islam político, hacia 1970, que restableció la distinción entre lo secular y los religiosos, las feministas musulmanas fueron denigradas como musulmanas desviadas y descritas vulgarmente como «cepillos para brillar al Occidente» o «cepillos para brillar el laicismo».[4]​ A estos ataques se unieron los de algunas feministas laicas, que las criticaron por depender de una religión esencialmente sexista, cliché que persiste incluso actualmente.[4]​
En los países en los cuales el fundamentalismo islámico conduce a una serie de regresiones importantes en el espacio de las mujeres en la sociedad,[4]​ los fundamentalistas condenan a las organizaciones feministas laicas como RAWA en Afganistán y como Al-Fanar, que en los Territorios Palestinos se dedica a cuestionar los asesinatos por «honor familiar». Los fundamentalistas acusan a las feministas de ser «corrompidas y licenciosas renegadas»[6]​ Sin embargo, los intercambios entre feministas islámicas y laicas son hoy muy importantes.[4]​ El movimiento feminista musulmán se desarrolla incluso al interior de los movimientos islámicos mismos, como pasa, por ejemplo, en Turquía.[4]​ En Sudáfrica surgió en la lucha contra el apartheid.[4]​ El feminismo emerge en todos los dominios, incluso en el religioso, como resultado del acceso a la educación, la extensión de las comunicaciones y especialmente debido a la urbanización.[4]​
Interpretaciones del Corán Editar
El movimiento islámico feminista se basa en la idea de igualdad entre mujer y hombre introducida por el propio Corán mediante la noción d insan[4]​ que permite relacionar el principio de equilibrio (tawwazun) con el principio de igualdad[4]​ y postular que «el Corán no asigna roles sociales específicos» y en cambio formula «la noción de mutualidad en las relaciones conyugales: los esposos se deben mutuamente protección y asistencia».[4]​
El rechazo a la autenticidad de ciertos hadices misóginos[4]​ ha sido sostenido por la socióloga marroquí Fatima Mernissi y la estudiosa turca Hidayet Tuksal, analizándolos mediante los métodos clásicos de examen de los textos islámicos.[4]​ Tuksal trabaja con el Departamento de Asuntos Religiosos de Turquía (Dinayet) en un proyecto para retirar los hadith misóginos de las colecciones que esa institución publica y distribuye a 76.000 mezquitas e todo el mundo.[4]​
Las feministas musulmanas han trabajado también en la Fiqh, jurisprudencia musulmana, poco divulgada después de su elaboración y cristalización en cuatro escuelas jurídicas. También han participado en la reforma del derecho de familia en Marruecos (Moudawana), estableciendo la igualdad de la mujer con el hombre en tanto jefes de hogar, eliminado cualquier forma de poligamia y haciendo posible el divorcio para la mujer tanto como para el hombre.[4]​
El sitio de las mujeres en el espacio religioso Editar
En la Universidad Al-Azhar de El Cairo, las mujeres musulmanas han obtenido un papel igual al del hombre como ulemas, consiguiendo así equipararse al hombre no solamente en la esféra pública secular sino en el ámbito religioso.[4]​ El investigador de la jurisprudencia islámica comparada y profesor de Al-Azhar, Souad Salih realiza una campaña para que las mujeres puedan ser designadas en Egipto oficialmente en el cargo de muftis.[4]​
Aunque hombres y mujeres, cuando van a la hajj (peregrinación), oran conjuntamente en la Gran Mezquita y se reúnen en el mathaf (espacio de deambulación) en el momento de regresar a la Kaaba,[4]​ las mujeres son generalmente colocadas detrás de los hombres en las mezquitas y no pueden decir sermones. Desde mediados de los años 90, en la Mezquita Claremont de El Cabo (Sudáfrica), las mujeres se ubican en filas paralelas a las de los hombres. Además ha predicado allí un sermón la teóloga americana Amina Wadud.[4]​
El caso francés (controversias) Editar
En Francia, la ley sobre laicidad (Ley n° 2004-228 del 15 de marzo de 2004), que prohíbe el uso de símbolos religiosos en la escuela y considera como tal al velo, ha causado un debate entre partidarios y adversarios de la prohibición del velo, marcando una frontera entre quienes la consideran una manifestación de la emancipación de la mujer con respecto a los prejuicios de la religión y quienes la critican como instrumentalización del feminismo por parte de la derecha para imponer el racismo, el etnocentrismo y la xenofobia.[7]​[8]​[9]​[10]​
Houria Bouteldja, portavoz del colectivo Indígenas de la República, ve una continuidad entre la situación de 1958 en plena Guerra de Argelia y cita a Frantz Fanon cuando dijo que no habría liberación de las mujeres argelinas por invitación de Francia.[9]​ Bouteldja critica la asociación Ni putas ni sumisas, a la que califica de aparato ideológico de estado.[9]​
Malika Abdelaziz recuerda que el uso del velo fue un símbolo de resistencia contra la tiranía del Shah en Irán, defiende el derecho de las mujeres a elegir llevar o no llevar el velo y concluye que «el núcleo de la cuestión es que, para nadie y nunca más, ser musulmana e identificada como tal, tenga como significado la carencia de autonomía y derechos.».[11]​
Véase también Editar
Purplewashing Ver el portal sobre Feminismo Portal:Feminismo. Contenido relacionado con Feminismo. Referencias Editar
↑ a b c d e f g h i Valentine Moghadam, "Qu'est-ce que le féminisme musulman? Pour la promotion d'un changement culturel en faveur de l'égalité des genres", in 'Existe-t-il un féminisme musulman?, livre issu d'un colloque à Paris, septembre 2006, organisé par la Commission Islam et laïcité, en collaboration avec l'Unesco. En-ligne, pp.43-49 (en francés) ↑ a b Existe-t-il un féminisme musulman?, livre issu d'un colloque à Paris, septembre 2006, organisé par la Commission Islam et laïcité de la Ligue des droits de l'homme (LDH), en collaboration avec l'Unesco. En-ligne, p.7 (en francés) ↑ Fue organizado por la Junta Islámica Catalana con el apoyo del Centro de Cataluña de la Unesco. Ver sus Conclusiones ↑ a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r s t u v w x y z aa Margot Badran, "Le féminisme islamique en mouvement", in 'Existe-t-il un féminisme musulman?, livre issu d'un colloque à Paris, septembre 2006, organisé par la Commission Islam et laïcité, en collaboration avec l'Unesco. En-ligne, pp.49-71 (en francés) ↑ Las Razas Humanas 2:238-239. Barcelona:Compañía Internacional Editora, 1981. ISBN 84-85004-89-2 ↑ Al-Fanar, association féministe palestinienne, A propos du fondamentalisme dans notre pays (en francés) ↑ Sylvie Tissot, Bilan d’un féminisme d’État, in Plein Droit n°75, diciembre de 2007 (en francés) ↑ Elsa Dorlin, « Pas en notre nom !» - Contre la récupération raciste du féminisme par la droite française L'Autre Campagne (en francés) ↑ a b c Houria Bouteldja, De la cérémonie du dévoilement à Alger (1958) à Ni Putes Ni Soumises: l’instrumentalisation coloniale et néo-coloniale de la cause des femmes., Ni putes ni soumises, un appareil idéologique d’État, junio de 2007 (en francés) ↑ Appel des indigènes de la République, Sous le Haut Marrainage de Solitude, héroïne de la révolte des esclaves guadeloupéens contre le rétablissement de l’esclavage par Napoléon (en francés) ↑ Malika Abdelaziz, Velo sobre las mujeres El Periódico Feminista. 2007. Lista de feministas musulmanas Editar
Asma Barlas (Estados Unidos) Amina Wadud (Estados Unidos) Irshad Manji (Canadá) Shahla Sherkat, fundadora de la revista Zanan Azzam Taleghani (Irán) Riffat Hassan (Estados Unidos) Azizah al–Hibri (Estados Unidos) Leila Ahmed (Estados Unidos) Margot Badran (Estados Unidos) Ziba Mir–Hosseini (Irán y Reino Unido) Shamima Shaikh (1960-1998, Sudáfrica) Huda Sharawi (1879-1947, fundadora de la Unión Feminista Egipcia) Bchira Ben Mrad, fundadora de la Unión Musulmana de Mujeres de Túnez (UMFT: 1936-1956) Sisters in Islam (Malasia) Asociación de Nigerianas Baobab Fatima Mernissi Estas dos últimas organizaciones afiliadas a Women Living under Muslim Laws (Mujeres viviendo bajo leyes musulmanas).
Enlaces externos Editar
Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre Feminismo islámico. Commons Las tradiciones islámicas y el movimiento feminista Revista Alif Nûn nº 80, marzo de 2010.
submitted by Subversivos to podemos [link] [comments]


2017.04.08 19:45 mhsalimdaas La agresión de Trump y el atentado en Suecia

El ataque norteamericano de Trump a la base aérea Siria sin esperar a que una comisión de la ONU investigue quienes han sido los autores del uso de armas químicas en Siria es claramente un apoyo a la potencia-referencia del Yihadismo Salafista que es Arabia Saudí y la financiación de estos Yihadistas, crueles y asesinos de 127 nacionalidades no solamente por parte de Arabia Saudí, sino también de los países del Golfo y la cobertura de los países dela zona incluido Israel, desde cuyas aguas territoriales se ejecuto el ataque de Trump a la base aérea Siria. El ataque estaba programado antes de la tragedia criminal de la zona de Idlip. La zona de Idlip es la zona de refugio del grueso de los mercenarios-yihadistas cuya referencia ideológica es Arabia Saudí. Posiblemente de los últimos refugios potentes de este Yihadismo cruel y asesino sin escrúpulos que posee armas químicas según todos analistas (como J.M. Gil Garré y Núñez). Estos mercenarios-yihadistas ya existían antes de la aparición del DAESH.
Al-Nusra es el brazo armado de los Hermanos Musulmanes cuya referencia ideológica y financiamiento es Arabia Saudí, en cuyo seno aglomeraba a mercenarios-yihadistas de estos 127 países. Todos tenemos memoria reciente de las crueldades cometidas por estos terroristas asesinos contra civiles Sirios empezando por los cristianos y los musulmanes no practicantes, extendiéndolo a ciudadanos de otras tendencias religiosas (nacionales y extranjeros), crueldades que van desde violaciones a degollamientos transmitidos por canales de TV. A estas alturas nadie duda de la imposición de la Sharia y la ausencia total de respeto a los Derechos Humanos. Las estructuras militares de estos mercenarios-asesinos son de la misma marca (Hermanos Musulmanes pro-Saudíes). Tanto Al-Nusra como DAESH y Ahrar El-Sham van trasvasando yihadistas de una Organización a otra a medida que se van quemando por sus atrocidades y crueldades de terrorismo salvaje y sin escrúpulos.
Trump, al margen de su acción unilateral y sin esperar la resolución de la ONU, quería parar la caída de su popularidad en E.E.U.U. y sobretodo alargar la guerra en Siria para beneficiar a la Industria de Armamento Norteamericana. Veremos como dentro de muy poco E.E.U.U. firmara un contrato potente de venta de armas a los países del Golfo, en especial con Arabia Saudí, cuya política genocida también en el Yemen no tiene limites. En dicho país (Yemen) no han dejado piedra sobre piedra. Han arrasado todas las infraestructuras de este país, desde Hospitales, pasando por Escuelas, Centros de Salud,... etc hasta fabricas de pan.
La Industria Armamentística global esta frotándose las manos ante la posibilidad de que se alargue la guerra en Siria y en Yemen. Aquí en España tenemos el ejemplo de la venta de bombas a Arabia Saudí para su uso genocida en Yemen.
El ejemplo de un bombero en el País Vaco, negándose a cargar y descargar pallets llenos de bombas destinadas a ese uso, es merecedor de la Solidaridad y el Apoyo de todos por este gesto que le honra.
Deseo que este gesto se extienda a este colectivo tanto a novel Nacional como en el resto de países a nivel global. La función concreta de un bombero es apagar fuegos y salvar personas, no someterse a la Industria del Armamento y fabricación de bombas en provocarlos y causar el asesinato de miles de personas cargando y descargando pallets de bombas.
Escucho a los tertulianos, los de siempre, justificando la fabricación y venta de armamento a este país genocida (Arabia Saudí). Argumentos como "si no vendemos nosotros a ese país, lo harán otros países" o " la industria del armamento crea empleo" a pesar de su uso genocida al que hice referencia anteriormente.
Enlazando con lo expuesto hasta ahora, muchos hemos dejado de asumir eso de las coincidencias en relación con el atentado terrorista en Suecia, país que el 13 de Marzo de 2015 suspendió todo acuerdo de venta de armamento a Arabia Saudí en defensa de la ausencia absoluta de los Derechos Humanos en este país y su política genocida en Yemen.
En aquel momento la Liga Árabe anuló una conferencia que la Ministra de Asuntos Exteriores de Suecia iba a dar en la Sede de la Liga Árabe en El Cairo por imposición-presión de la protesta de Arabia Saudí, ya que la Ministra había salido en defensa del bloguero Raif Badaui condenado a 1000 latigazos, pero sobretodo por la posición del Gobierno Sueco (Gobierno de Coalición de Izquierdas) ante los derechos de las mujeres en Arabia Saudí.
Volviendo al tema del atentado terrorista en Estocolmo, no me cabe la menor duda que los autores cumplen con su identidad ideológica del país de referencia del Yihadismo.
También me acuerdo que hace unas semanas, el dia 19 de Febrero de este año para ser precisos, Trump aludió en un acto público ante sus seguidores en Florida que había ocurrido un atentado la noche anterior en Suecia...
¿Se adelanto el presidente Trump a la fecha del atentado !? NO, lo siento, pero no creo en las coincidencias, el Yihadismo Saudí y los intereses de las Industria Armamentística van de la mano.
submitted by mhsalimdaas to podemos [link] [comments]


2016.10.12 20:38 pdpirri POR UNA MAREA ANDALUZA: Un pie en las instituciones, mil pies en las calles, dijimos tantas veces. Pusimos un pie en las instituciones, toca poner los mil pies en las calles, las plazas, los pueblos y los barrios de Andalucía

FIRMA DEL MANIFIESTO: http://porunamareaandaluza.info/firma/ Aqui os dejo la web para informeis y estampeis vuestra firma de apoyo. II ASAMBLEA CIUDADANA DE PODEMOS ANDALUCÍA Por una marea andaluza: mil pies en las calles.
El 10 de febrero de 2016 el pleno del Parlamento rechazó la toma en consideración de una ley que el Grupo Parlamentario de Podemos Andalucía había presentado, adaptando al marco competencial andaluz la Ley de Emergencia Habitacional y Pobreza Energética que el Parlamento de Cataluña había aprobado por unanimidad en julio de 2015.
Se trataba de una Iniciativa Legislativa Popular de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Uno de los ponentes de la ILP intervino en la cámara catalana con el corazón en la garganta. Utilizó una frase que resume muy bien el proceso de lucha y resistencia que, a veces en grandes plazas y a veces en pequeños hogares, había protagonizado la ciudadanía, víctima inocente de la crisis y de la agresividad de los gobiernos. Y dijo: “hemos conquistado nuestros derechos, hemos desobedecido leyes injustas y hoy estamos aquí para cambiarlas”. La esencia, el leitmotiv, la génesis del Podemos más genuino.
Siete meses después, sometiéndose a consideración la misma Ley, los mismos grupos políticos (PP, PSOE y C’s) deciden en una votación no admitirla siquiera a trámite en Andalucía. ¿Qué ha cambiado en esos siete meses? Lo que ha cambiado es el tipo de trabajo de las fuerzas del cambio. El haber pasado de la ilusión social de que sólo la expresión colectiva de la indignación en las plazas cambiaría las cosas, a la ilusión institucional de que sólo ocupando escaños en las cámaras legislativas y consistoriales podríamos cambiar la realidad, de que lo que “tocaba ahora” era presentarse a las elecciones, hacer mociones y abandonar las calles.
Echamos de menos el rumor de las olas del mar. De ese mar de fondo que había agitado un temporal de olas de dignidad en aquel mayo de 2011 en todas las plazas de pueblos y ciudades de Andalucía, y de España, y de Atenas, y de Nueva York. Y antes de Túnez y El Cairo.
Las Setas, El Carmen, El Palillero, La Constitución, la Plaza del Educador, la Plaza de las Monjas, El Bulevar. Es aquella MAREA, la que necesitamos invocar. Porque frente a ella, frente a la PAH que no ocupaba entonces ningún escaño en la cámara catalana, ningún diputado o diputada se atrevió siquiera a pensar en la posibilidad de votar en contra aquel día de julio.
Podemos discurre por un camino con dos desfiladeros de impotencia: la nostalgia y la domesticación. La construcción del espacio seguro de las identidades como habitaciones cerradas y la insignificancia del runrún parlamentario, de la mímesis con la moqueta. Atravesar cada mañana el dintel de “absténganse los impuros” o elegir la puerta que dice “abandone aquí toda esperanza”.
Nosotras y nosotros aspiramos a construir un partido movimiento, no un partido sello electoral, no un partido gabinete de prensa. Un partido movimiento. Esto no consiste en elegir entre la calle y la institución, entre los movimientos sociales ya existentes o crear nuevos espacios de apoyo mutuo (la PAH era un poco ambas cosas), entre el discurso respetable que a todos guste y la irreverencia (¿ha existido algo más trasversal que la PAH, de nuevo?) Se trata de construir un nuevo sentido común haciendo crujir viejos consensos. Se trata de generar experiencias que politicen y abran espacio, no sólo de ocupar el existente. Se trata de ser útiles haciendo crecer la conciencia que sólo se adquiere cuando las victorias se conquistan con nuestras propias manos. Porque tenemos la certeza de que lo que se gana sin lucha se pierde sin resistencia.
En Andalucía sabemos lo que es cambiar el rumbo de la historia en las calles. El 4 de diciembre de 1977 el pueblo andaluz, armado con las banderas clandestinas que cosieron las abuelas enarboladas en palos de escoba, salió masivamente a las calles a reivindicarse como sujeto con derechos, a conquistar el futuro de sus hijos y de sus nietas. Salió para sintetizar en la palabra “Autonomía” todo un campo semántico de derechos y libertades similares al más cercano en el tiempo “Pan, trabajo, techo y dignidad”. Sin embargo, después de casi 40 años, el PSOE de Andalucía se empeña sistemáticamente en borrar el recuerdo de aquella hazaña, en reescribir la historia y el significado de aquel proceso en dos direcciones: tratando de arrojar la bandera de Andalucía como una piedra contra el deseo de decidir por sí mismos de otros pueblos y diciéndonos cada día que las cosas no pueden ir mejor a pesar de que nuestros hijos e hijas tengan que volver a hacer las maletas como hicieron nuestras madres y nuestros abuelos.
Con la realidad de las cifras de desempleo, precariedad, riesgo de exclusión social, desigualdad social, sexual y racial, depredación del medio natural, raquitismo, dependencia y subalternidad en nuestro modelo económico, recortes en nuestros servicios públicos, pasividad de las administraciones ante los abusos laborales y los fraudes de las grandes empresas para apropiarse de lo que es nuestro, podemos hacer dos cosas: trabajar en que despierte y salga a la luz el conflicto real que viven millones de andaluces y andaluzas en su día a día o adormecerlo con el cloroformo de las instituciones del régimen y enquistarlo y naturalizarlo definitivamente en el corazón y la conciencia del pueblo.
Andalucía necesita extraer lecciones de los procesos políticos que han tratado de constituir lógicas disruptivas con el neoliberalismo. A la vista de la experiencia griega ya no debe quedar duda de que no hay salida a la austeridad en el Sur de Europa que no suponga hacer una reflexión profunda sobre los límites de esta Unión Europea y del Euro tal como lo conocemos. Si de verdad queremos ganar en el sentido integral del término, ganar para vivir mejor, se necesita al menos poner en tensión y confrontar esta arquitectura europea que sólo sirve a una minoría. Una de las primeras lecciones de Grecia es la necesidad imperiosa de tener un plan, de anticiparnos. Los debates sobre la banca, la democratización de la gestión de los recursos, la deuda, el Euro, sobre cómo combatir el TTIP y sus homónimos, sobre la construcción de un movimiento popular auto organizado y consciente, etc., no son debates académicos, deben incorporarse a nuestras discusiones estratégicas y nuestras tareas diarias para salir del permanente coyunturalismo de lo inmediato, de lo mediático, de lo meramente electoral.
Una organización andaluza, autónoma, de base asamblearia, feminista, ecologista, defensora de los derechos de los animales, municipalista, que tiende la mano a las personas refugiadas y defiende los Derechos Humanos, contraria a la conversión de las personas en herramientas objeto de explotación y precariedad y de la transformación del sostenimiento de la vida en una mercancía o en una cadena precaria que ata perpetuamente a las mujeres con su trabajo invisible e impagado, un partido que fomenta la auto organización de la gente en su seno y en la sociedad, atenta permanentemente a las reivindicaciones de los movimientos sociales, que construye el cambio dando luz sobre los conflictos y alimentando las soluciones colectivas, necesita tener la mínima coherencia de reproducir en su seno, en su forma de hacer, la sociedad que quiere construir. En ese sentido necesitamos transitar de una organización meramente plebiscitaria –en la que a las preguntas se ofrecen siempre respuestas cerradas- a una organización en la que todos y todas las que se esfuerzan por construirla cada día, desde el lugar en el que viven, tengan el derecho de plantear las preguntas y construir colectivamente las respuestas. Y esto no es sólo un mandato democrático de principios. En una Andalucía de ciudades y comarcas, o conectamos el esfuerzo colectivo de cientos de círculos, candidaturas municipalistas e iniciativas sociales unitarias y plurales o las posibilidades de éxito se reducirán aceleradamente. El modelo organizativo nacido de Vistalegre y de la gestión de su aplicación necesita un cambio profundo. Necesitamos estructuras locales, comarcales y autonómicas fuertemente controladas por las bases de Podemos Andalucía. Necesitamos acabar con la lógica de autonomización de los órganos de dirección que por la vía de los hechos en no pocas ocasiones no rinden cuentas ante ninguna asamblea. Por otra parte somos conscientes de lo solos que han estado nuestros círculos, concejales y concejalas, alcaldes y alcaldesas que necesitan del abrigo de una organización que les facilite cada día su trabajo diligentemente. Tenemos que construir de manera inminente mecanismos para la colaboración, el apoyo, la asistencia y el reconocimiento político de todas las candidaturas municipalistas que quieran converger con nosotros y nosotras. Echar raíces, desde abajo, siendo miles y no un grupo reducido de caras visibles, es la única forma de mirar al poder a los ojos sin miedo de que nos asimile o nos haga pedazos, sin miedo de que nos envuelva o nos golpee. Así somos más fuertes, sólo así podemos ganar Andalucía.
Nos sentimos depositarios de una herencia tejida con un hilo verde y blanco. Andalucía es nuestra matria, una comunidad que encuentra su sentido en el cuidado de sus componentes, en la identidad compartida hacia adentro y en la solidaridad con otras comunidades. Una matria que pone en el centro la defensa de la vida. De la misma manera que conquistamos la Autonomía y el estatus de comunidad histórica, contra todo pronóstico, necesitamos también una organización andaluza federable en el seno del proyecto estatal de Podemos. Creemos imperativo transitar hacia un modelo descentralizado donde Andalucía pueda decidir por sí misma sus ritmos y sus destinos conforme a su realidad. No sólo por una cuestión histórica, identitaria y democrática sino porque estamos convencidas y convencidos de que sólo así podremos salir de las lógicas de subalternización históricas a las que Andalucía ha sido sometida y calibrar nuestro partido para que sea la herramienta más precisa de mejora de la vida de nuestra gente. Para nosotros y nosotras el partido no es un fin en sí mismo, en ese sentido aspiramos a poner el proyecto generosamente a disposición de todo lo que construya lógicas emancipatorias en Andalucía. No queremos ser las representantes de un partido “en” Andalucía, sino andaluces y andaluzas que construimos Andalucía y construimos Podemos desde el lugar en el que respiramos y nos sentimos, desde el lugar, no solo geográfico, desde el que vemos el mundo y la vida.
Y por último, una organización que se pretenda de protagonismo popular y ciudadano como rezaba nuestra primera consigna en el Teatro del Barrio aquel 17 de enero de 2014, tiene que estar atravesada por una estricta ética plebeya. Asumimos temporalmente la representación del conflicto social en la medida en que lo vivamos día a día. Cualquier camino hacia la profesionalización de nuestros cargos públicos u orgánicos, cualquier camino hacia la aceptación de privilegios de cualquier índole a quienes se ofrecen de manera voluntaria para ponerse al frente es un paso atrás en la construcción de la sociedad igualitaria, justa y feliz que llevamos en nuestros corazones. Necesitamos sustituir la lógica de la burocracia por la lógica de la militancia o acabaremos pareciéndonos a aquellos a los que combatimos. Asimismo necesitamos transitar hacia una organización de liderazgos compartidos y plurales que tenga muchas voces porque ninguna sea imprescindible y todas sean necesarias. Ello nos hará más fuertes, menos dependientes de los errores y de los aciertos personales para el aprovechamiento de la enorme potencialidad de la inteligencia y los afectos colectivos.
Por ello, llegados a este punto desde el día de hoy la iniciativa “Por una Marea Andaluza” dará comienzo a un proceso de asambleas por provincia entre quienes se adhieran a este manifiesto porque compartan sus tesis. Asambleas en las que debatiremos sobre todo y construiremos nuestra línea política y nuestra visión organizativa. Este será el punto de partida para acabar en una asamblea andaluza de la iniciativa el 22 de octubre en la que pongamos en común todas las aportaciones provinciales y sectoriales y construiremos nuestros documentos para la II Asamblea Ciudadana de Podemos. Asimismo, la lista que se vinculará a este manifiesto incluirá a personas elegidas directamente en las asambleas provinciales de la iniciativa.
Queremos crear una marea. Y una marea la constituyen miles de olas. Y cada ola está compuesta por miles de gotas de mar que tienen como sentido decidir el rumbo de nuestra Marea Andaluza.
Un pie en las instituciones, mil pies en las calles, dijimos tantas veces. Pusimos un pie en las instituciones, toca poner los mil pies en las calles, las plazas, los pueblos y los barrios de Andalucía.
En Andalucía, a 30 de septiembre de 2016
submitted by pdpirri to PlazaUtrera [link] [comments]


2016.10.12 20:28 pdpirri POR UNA MAREA ANDALUZA: Un pie en las instituciones, mil pies en las calles, dijimos tantas veces. Pusimos un pie en las instituciones, toca poner los mil pies en las calles, las plazas, los pueblos y los barrios de Andalucía.

FIRMA DEL MANIFIESTO: http://porunamareaandaluza.info/firma/ Aqui os dejo la web para informeis y estampeis vuestra firma de apoyo. II ASAMBLEA CIUDADANA DE PODEMOS ANDALUCÍA Por una marea andaluza: mil pies en las calles.
El 10 de febrero de 2016 el pleno del Parlamento rechazó la toma en consideración de una ley que el Grupo Parlamentario de Podemos Andalucía había presentado, adaptando al marco competencial andaluz la Ley de Emergencia Habitacional y Pobreza Energética que el Parlamento de Cataluña había aprobado por unanimidad en julio de 2015.
Se trataba de una Iniciativa Legislativa Popular de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Uno de los ponentes de la ILP intervino en la cámara catalana con el corazón en la garganta. Utilizó una frase que resume muy bien el proceso de lucha y resistencia que, a veces en grandes plazas y a veces en pequeños hogares, había protagonizado la ciudadanía, víctima inocente de la crisis y de la agresividad de los gobiernos. Y dijo: “hemos conquistado nuestros derechos, hemos desobedecido leyes injustas y hoy estamos aquí para cambiarlas”. La esencia, el leitmotiv, la génesis del Podemos más genuino.
Siete meses después, sometiéndose a consideración la misma Ley, los mismos grupos políticos (PP, PSOE y C’s) deciden en una votación no admitirla siquiera a trámite en Andalucía. ¿Qué ha cambiado en esos siete meses? Lo que ha cambiado es el tipo de trabajo de las fuerzas del cambio. El haber pasado de la ilusión social de que sólo la expresión colectiva de la indignación en las plazas cambiaría las cosas, a la ilusión institucional de que sólo ocupando escaños en las cámaras legislativas y consistoriales podríamos cambiar la realidad, de que lo que “tocaba ahora” era presentarse a las elecciones, hacer mociones y abandonar las calles.
Echamos de menos el rumor de las olas del mar. De ese mar de fondo que había agitado un temporal de olas de dignidad en aquel mayo de 2011 en todas las plazas de pueblos y ciudades de Andalucía, y de España, y de Atenas, y de Nueva York. Y antes de Túnez y El Cairo.
Las Setas, El Carmen, El Palillero, La Constitución, la Plaza del Educador, la Plaza de las Monjas, El Bulevar. Es aquella MAREA, la que necesitamos invocar. Porque frente a ella, frente a la PAH que no ocupaba entonces ningún escaño en la cámara catalana, ningún diputado o diputada se atrevió siquiera a pensar en la posibilidad de votar en contra aquel día de julio.
Podemos discurre por un camino con dos desfiladeros de impotencia: la nostalgia y la domesticación. La construcción del espacio seguro de las identidades como habitaciones cerradas y la insignificancia del runrún parlamentario, de la mímesis con la moqueta. Atravesar cada mañana el dintel de “absténganse los impuros” o elegir la puerta que dice “abandone aquí toda esperanza”.
Nosotras y nosotros aspiramos a construir un partido movimiento, no un partido sello electoral, no un partido gabinete de prensa. Un partido movimiento. Esto no consiste en elegir entre la calle y la institución, entre los movimientos sociales ya existentes o crear nuevos espacios de apoyo mutuo (la PAH era un poco ambas cosas), entre el discurso respetable que a todos guste y la irreverencia (¿ha existido algo más trasversal que la PAH, de nuevo?) Se trata de construir un nuevo sentido común haciendo crujir viejos consensos. Se trata de generar experiencias que politicen y abran espacio, no sólo de ocupar el existente. Se trata de ser útiles haciendo crecer la conciencia que sólo se adquiere cuando las victorias se conquistan con nuestras propias manos. Porque tenemos la certeza de que lo que se gana sin lucha se pierde sin resistencia.
En Andalucía sabemos lo que es cambiar el rumbo de la historia en las calles. El 4 de diciembre de 1977 el pueblo andaluz, armado con las banderas clandestinas que cosieron las abuelas enarboladas en palos de escoba, salió masivamente a las calles a reivindicarse como sujeto con derechos, a conquistar el futuro de sus hijos y de sus nietas. Salió para sintetizar en la palabra “Autonomía” todo un campo semántico de derechos y libertades similares al más cercano en el tiempo “Pan, trabajo, techo y dignidad”. Sin embargo, después de casi 40 años, el PSOE de Andalucía se empeña sistemáticamente en borrar el recuerdo de aquella hazaña, en reescribir la historia y el significado de aquel proceso en dos direcciones: tratando de arrojar la bandera de Andalucía como una piedra contra el deseo de decidir por sí mismos de otros pueblos y diciéndonos cada día que las cosas no pueden ir mejor a pesar de que nuestros hijos e hijas tengan que volver a hacer las maletas como hicieron nuestras madres y nuestros abuelos.
Con la realidad de las cifras de desempleo, precariedad, riesgo de exclusión social, desigualdad social, sexual y racial, depredación del medio natural, raquitismo, dependencia y subalternidad en nuestro modelo económico, recortes en nuestros servicios públicos, pasividad de las administraciones ante los abusos laborales y los fraudes de las grandes empresas para apropiarse de lo que es nuestro, podemos hacer dos cosas: trabajar en que despierte y salga a la luz el conflicto real que viven millones de andaluces y andaluzas en su día a día o adormecerlo con el cloroformo de las instituciones del régimen y enquistarlo y naturalizarlo definitivamente en el corazón y la conciencia del pueblo.
Andalucía necesita extraer lecciones de los procesos políticos que han tratado de constituir lógicas disruptivas con el neoliberalismo. A la vista de la experiencia griega ya no debe quedar duda de que no hay salida a la austeridad en el Sur de Europa que no suponga hacer una reflexión profunda sobre los límites de esta Unión Europea y del Euro tal como lo conocemos. Si de verdad queremos ganar en el sentido integral del término, ganar para vivir mejor, se necesita al menos poner en tensión y confrontar esta arquitectura europea que sólo sirve a una minoría. Una de las primeras lecciones de Grecia es la necesidad imperiosa de tener un plan, de anticiparnos. Los debates sobre la banca, la democratización de la gestión de los recursos, la deuda, el Euro, sobre cómo combatir el TTIP y sus homónimos, sobre la construcción de un movimiento popular auto organizado y consciente, etc., no son debates académicos, deben incorporarse a nuestras discusiones estratégicas y nuestras tareas diarias para salir del permanente coyunturalismo de lo inmediato, de lo mediático, de lo meramente electoral.
Una organización andaluza, autónoma, de base asamblearia, feminista, ecologista, defensora de los derechos de los animales, municipalista, que tiende la mano a las personas refugiadas y defiende los Derechos Humanos, contraria a la conversión de las personas en herramientas objeto de explotación y precariedad y de la transformación del sostenimiento de la vida en una mercancía o en una cadena precaria que ata perpetuamente a las mujeres con su trabajo invisible e impagado, un partido que fomenta la auto organización de la gente en su seno y en la sociedad, atenta permanentemente a las reivindicaciones de los movimientos sociales, que construye el cambio dando luz sobre los conflictos y alimentando las soluciones colectivas, necesita tener la mínima coherencia de reproducir en su seno, en su forma de hacer, la sociedad que quiere construir. En ese sentido necesitamos transitar de una organización meramente plebiscitaria –en la que a las preguntas se ofrecen siempre respuestas cerradas- a una organización en la que todos y todas las que se esfuerzan por construirla cada día, desde el lugar en el que viven, tengan el derecho de plantear las preguntas y construir colectivamente las respuestas. Y esto no es sólo un mandato democrático de principios. En una Andalucía de ciudades y comarcas, o conectamos el esfuerzo colectivo de cientos de círculos, candidaturas municipalistas e iniciativas sociales unitarias y plurales o las posibilidades de éxito se reducirán aceleradamente. El modelo organizativo nacido de Vistalegre y de la gestión de su aplicación necesita un cambio profundo. Necesitamos estructuras locales, comarcales y autonómicas fuertemente controladas por las bases de Podemos Andalucía. Necesitamos acabar con la lógica de autonomización de los órganos de dirección que por la vía de los hechos en no pocas ocasiones no rinden cuentas ante ninguna asamblea. Por otra parte somos conscientes de lo solos que han estado nuestros círculos, concejales y concejalas, alcaldes y alcaldesas que necesitan del abrigo de una organización que les facilite cada día su trabajo diligentemente. Tenemos que construir de manera inminente mecanismos para la colaboración, el apoyo, la asistencia y el reconocimiento político de todas las candidaturas municipalistas que quieran converger con nosotros y nosotras. Echar raíces, desde abajo, siendo miles y no un grupo reducido de caras visibles, es la única forma de mirar al poder a los ojos sin miedo de que nos asimile o nos haga pedazos, sin miedo de que nos envuelva o nos golpee. Así somos más fuertes, sólo así podemos ganar Andalucía.
Nos sentimos depositarios de una herencia tejida con un hilo verde y blanco. Andalucía es nuestra matria, una comunidad que encuentra su sentido en el cuidado de sus componentes, en la identidad compartida hacia adentro y en la solidaridad con otras comunidades. Una matria que pone en el centro la defensa de la vida. De la misma manera que conquistamos la Autonomía y el estatus de comunidad histórica, contra todo pronóstico, necesitamos también una organización andaluza federable en el seno del proyecto estatal de Podemos. Creemos imperativo transitar hacia un modelo descentralizado donde Andalucía pueda decidir por sí misma sus ritmos y sus destinos conforme a su realidad. No sólo por una cuestión histórica, identitaria y democrática sino porque estamos convencidas y convencidos de que sólo así podremos salir de las lógicas de subalternización históricas a las que Andalucía ha sido sometida y calibrar nuestro partido para que sea la herramienta más precisa de mejora de la vida de nuestra gente. Para nosotros y nosotras el partido no es un fin en sí mismo, en ese sentido aspiramos a poner el proyecto generosamente a disposición de todo lo que construya lógicas emancipatorias en Andalucía. No queremos ser las representantes de un partido “en” Andalucía, sino andaluces y andaluzas que construimos Andalucía y construimos Podemos desde el lugar en el que respiramos y nos sentimos, desde el lugar, no solo geográfico, desde el que vemos el mundo y la vida.
Y por último, una organización que se pretenda de protagonismo popular y ciudadano como rezaba nuestra primera consigna en el Teatro del Barrio aquel 17 de enero de 2014, tiene que estar atravesada por una estricta ética plebeya. Asumimos temporalmente la representación del conflicto social en la medida en que lo vivamos día a día. Cualquier camino hacia la profesionalización de nuestros cargos públicos u orgánicos, cualquier camino hacia la aceptación de privilegios de cualquier índole a quienes se ofrecen de manera voluntaria para ponerse al frente es un paso atrás en la construcción de la sociedad igualitaria, justa y feliz que llevamos en nuestros corazones. Necesitamos sustituir la lógica de la burocracia por la lógica de la militancia o acabaremos pareciéndonos a aquellos a los que combatimos. Asimismo necesitamos transitar hacia una organización de liderazgos compartidos y plurales que tenga muchas voces porque ninguna sea imprescindible y todas sean necesarias. Ello nos hará más fuertes, menos dependientes de los errores y de los aciertos personales para el aprovechamiento de la enorme potencialidad de la inteligencia y los afectos colectivos.
Por ello, llegados a este punto desde el día de hoy la iniciativa “Por una Marea Andaluza” dará comienzo a un proceso de asambleas por provincia entre quienes se adhieran a este manifiesto porque compartan sus tesis. Asambleas en las que debatiremos sobre todo y construiremos nuestra línea política y nuestra visión organizativa. Este será el punto de partida para acabar en una asamblea andaluza de la iniciativa el 22 de octubre en la que pongamos en común todas las aportaciones provinciales y sectoriales y construiremos nuestros documentos para la II Asamblea Ciudadana de Podemos. Asimismo, la lista que se vinculará a este manifiesto incluirá a personas elegidas directamente en las asambleas provinciales de la iniciativa.
Queremos crear una marea. Y una marea la constituyen miles de olas. Y cada ola está compuesta por miles de gotas de mar que tienen como sentido decidir el rumbo de nuestra Marea Andaluza.
Un pie en las instituciones, mil pies en las calles, dijimos tantas veces. Pusimos un pie en las instituciones, toca poner los mil pies en las calles, las plazas, los pueblos y los barrios de Andalucía.
En Andalucía, a 30 de septiembre de 2016
submitted by pdpirri to PlazaAndalucia [link] [comments]


2016.06.05 18:11 ShaunaDorothy Golpe de estado en Egipto: El sanguinario ejército derroca al reaccionario Morsi (Septiembre de 2013)

https://archive.is/zNYOE
Espartaco No. 39 Septiembre de 2013
Golpe de estado en Egipto:
El sanguinario ejército derroca al reaccionario Morsi
Traducido de Workers Vanguard No. 1027 (12 de julio).
8 DE JULIO—Cinco días después de haber derrocado al reaccionario gobierno de Mohamed Morsi y la Hermandad Musulmana, el ejército egipcio derribó a tiros a más de 50 partidarios de Morsi afuera del club de oficiales de la Guardia Republicana en El Cairo, donde se cree que está detenido el líder islamista. Con esta masacre, los militares han enviado un mensaje: lo que hoy están haciendo a los seguidores de la Hermandad, se lo harán mañana al que sea un obstáculo al orden.
El golpe del 3 de julio tuvo lugar después de días de protestas masivas en todo el país exigiendo la renuncia de Morsi, cuyo año en el poder estuvo marcado por el continuo colapso económico, la creciente escasez de combustible y otros bienes y los intentos implacables de reforzar la regimentación islámica en la ley y en la sociedad. Los cientos de miles de manifestantes que se habían congregado en la Plaza Tahrir de El Cairo recibieron con júbilo las noticias del golpe y la detención de Morsi. Los helicópteros militares y los jets de combate sobrevolaron la plaza, enviando el mensaje de que los generales eran “defensores de la nación” y los árbitros definitivos que deciden quién gobierna. En los choques nocturnos entre los partidarios de Morsi y sus adversarios, ambos bandos sufrieron muchas bajas. Ahora, tras el baño de sangre de hoy, la Hermandad Musulmana ha llamado a convertir las protestas en un levantamiento nacional.
Como marxistas, nos oponemos tajantemente tanto al golpe como al gobierno de los islamistas. Muchas de las organizaciones nacionalistas-burguesas o liberales reformistas que ayudaron a desatar las protestas contra Morsi han tratado de lavarle la cara al golpe, que los militares habían anunciado con bastante anticipación, afirmando que son las masas en las calles las que están determinando los sucesos. Los oportunistas Socialistas Revolucionarios, que hace un año llamaron a votar por Morsi, ahora se llenan la boca hablando de una “segunda revolución”. Las masas que hace dos años se levantaron contra el odiado régimen bonapartista de Hosni Mubarak buscaban un cambio fundamental en sus condiciones de pobreza, opresión brutal y falta de derechos democráticos. Mubarak fue derrocado, pero lo que obtuvieron los trabajadores y los oprimidos no fue una revolución sino un nuevo rostro del mismo sistema de opresión capitalista —primero bajo el Supremo Consejo de las Fuerzas Armadas (SCFA), luego mediante la presidencia electa de Morsi y ahora de vuelta al gobierno militar directo—. Como escribimos en 2011 tras el derrocamiento del régimen de Mubarak:
“Los marxistas rechazamos este marco reformista en bancarrota, que no le plantea más que dos ‘opciones’ a la clase obrera egipcia: o capitular a un régimen nacionalista burgués ‘secular’ apoyado por el ejército o capitular al Islam político. De hecho, éstos no son sino modos alternativos de reforzar el dominio capitalista, el sistema que le asegura una vasta riqueza a los gobernantes y una horrible pobreza a las masas urbanas y rurales. En cambio, buscamos la movilización revolucionaria del proletariado egipcio, marchando al frente de todos los oprimidos, en una lucha por la revolución socialista, lo único que puede resolver los problemas fundamentales que enfrentan las masas”.
—“Pandering to Reactionary Muslim Brotherhood” [Alcahuetes de la reaccionaria Hermandad Musulmana] (WV No. 974, 18 de febrero de 2011)
Las mismas fuerzas armadas a las que se les aplaudió en la Plaza Tahrir rodearon en 2011 a miles de manifestantes, para someterlos a choques eléctricos y otras torturas brutales. La “Calle de los Ojos de la Libertad” de la Plaza Tahrir se ganó ese apelativo tras un ataque cruel y deliberado por parte de las fuerzas de seguridad contra los rostros de los manifestantes que protestaban contra el gobierno del SCFA. Durante la masacre de Maspero del 9 de octubre de 2011, vehículos militares blindados, coludidos con la policía y los islamistas, dispararon contra decenas de cristianos coptos que protestaban por la quema de sus hogares e iglesias. Las manifestantes detenidas por el ejército fueron sometidas a humillantes “pruebas de virginidad”. Ahora nuevamente hay un gran número de mujeres manifestantes que están sufriendo violaciones tumultuarias y otros ataques bajo la mirada de las fuerzas de seguridad.
Como era de esperar, durante el golpe los funcionarios egipcios se mantuvieron en constante comunicación telefónica con sus contrapartes estadounidenses. El ejército egipcio depende de los mil 300 millones de dólares en ayuda que recibe anualmente de Washington. El general Abdul Fattah Al Sisi, figura central del golpe (y ministro de defensa de Morsi) fue entrenado en el Colegio de Guerra del ejército estadounidense y mantiene estrechas relaciones con los altos mandos militares de Estados Unidos. También Washington le dejó claro a Morsi que había llegado su hora. Usando una referencia común a Estados Unidos, poco antes del golpe un ayudante de Morsi le envió un texto a un colaborador: “Madre acaba de decirnos que dejaremos de jugar en una hora”.
El ejército —que junto con la policía ha constituido la espina dorsal de los regímenes capitalistas egipcios— procedió a detener el descontento social para parar el colapso económico, que ha afectado a toda la sociedad egipcia salvo a sus capas superiores. La deuda pública ha aumentado en 10 mil millones de dólares en los últimos dos años y las reservas de divisas del país se está agotando rápidamente. La vital industria turística ha llegado al borde del colapso desde las primeras protestas de 2011. El valor de la libra egipcia se desplomó durante el año pasado, mientras el precio de los alimentos se disparaba. El desempleo juvenil llega casi al 80 por ciento.
A los ojos de los capitalistas, la única política con la que se puede enfrentar semejante crisis es hacérsela pagar a los trabajadores. Mientras quebraba huelgas, el gobierno de Morsi comenzó a introducir crueles medidas de austeridad contra los pobres para cumplir las condiciones para recibir un préstamo del FMI. La clase obrera no podía esperar menos del SCFA, que tiene un largo y sangriento historial de represión de las luchas obreras y la disidencia política. Para ello, los generales están recurriendo nuevamente a los veteranos del régimen de Mubarak. Adly Mansur, un viejo compinche de Mubarak, fue nombrado para remplazar a Morsi. Otros hombres del llamado “Estado Profundo” de Mubarak también se han puesto al frente del gobierno.
Una tarea clave de los marxistas revolucionarios es el combatir la extendida ideología nacionalista evidente entre los manifestantes que ondean banderas egipcias y le aplauden al ejército, e incluso a la policía, como aliados. La semana pasada, las multitudes opuestas a Morsi coreaban, “El pueblo y la policía son una sola mano”, mientras combatían a los partidarios de la Hermandad Musulmana. Incluso el New York Times (6 de julio) consideró aquello “un espectáculo curioso, pues la policía era ampliamente repudiada por haber matado manifestantes durante el levantamiento contra Mubarak”. Especialmente entre la pequeña burguesía, hay sentimientos por hacer que la policía vuelva a las calles a restaurar “la ley y el orden”.
Las ilusiones en el ejército son particularmente profundas en Egipto, donde los oficiales dirigidos por Gamal Abdel Nasser derrocaron a la monarquía respaldada por los británicos en 1952. Pese a las pretensiones del “socialismo árabe” de Nasser, su régimen torturó, mató y desapareció a cientos de opositores, incluyendo a obreros y comunistas. También fue hábil para cooptar a comunistas y otros, quienes le juraron lealtad.
Durante los levantamientos de la “Primavera Árabe” de Túnez y Egipto en 2011, señalamos que la clase obrera, cuyas huelgas cumplieron una función central en el derrocamiento de ambos regímenes despóticos, era la potencial sepulturera del orden burgués. Subrayamos la urgente necesidad de que el proletariado actuara en defensa de todas las capas oprimidas de la sociedad, incluyendo a las mujeres, los coptos y los campesinos pobres. La clase obrera sigue librando luchas económicas, como la del pasado abril, cuando una huelga nacional de los conductores de trenes paralizó el servicio ferroviario egipcio durante varios días. Sin embargo, políticamente, el proletariado sigue subordinado a fuerzas burguesas.
La única manera de acabar con la explotación de los trabajadores y de conseguir la emancipación de la mujer y la liberación de las masas campesinas es mediante una revolución proletaria que barra el estado burgués, expropie a los capitalistas como clase y proceda a establecer una economía colectivizada. No hay ningún camino nacionalmente limitado hacia la emancipación de los obreros y los oprimidos. El poderoso proletariado egipcio puede ser la fuerza dirigente en la lucha por una federación socialista del Medio Oriente, parte de la lucha por la revolución proletaria internacionalmente, que de manera crucial incluya a los centros imperialistas. Llevarle esa perspectiva a la clase obrera exige la construcción de un partido leninista de vanguardia, que se forjará en la lucha política contra los reformistas, los liberales y todo aquél que busque subordinar a la clase obrera a los imperialistas, los nacionalistas o las fuerzas de la reacción islámica.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/39/morsi.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.04 20:58 ShaunaDorothy Egipto: Los militares en el poder otorgan la presidencia a la Hermandad Musulmana - Los “Socialistas Revolucionarios” en la cama con la reacción islámica (Septiembre de 2012)

https://archive.is/Gl1hg
Espartaco No. 36 Septiembre de 2012
El siguiente artículo ha sido traducido de Workers Vanguard No. 1005 (6 de julio de 2012), periódico de nuestros camaradas de la Spartacist League/U.S.
En las primeras semanas de 2011 el mundo fue testigo de las extraordinarias escenas de millones de egipcios, de prácticamente todas las clases sociales, protestando a lo largo del país, desafiando las balas y los ataques de la policía. Bajo la consigna “El pueblo exige la caída del régimen”, lograron derrocar al odiado dictador Hosni Mubarak, aunque el resultado fue que el ejército asumió el poder en su propio nombre. En el año y medio desde entonces, la euforia en torno a la “Revolución Egipcia” ha dado paso a la dura realidad del sangriento gobierno militar, el declive aún mayor de las condiciones económicas y el ascenso de la reacción islámica: la Hermandad Musulmana y los incluso más derechistas salafistas.
A mediados de junio, los egipcios se encontraron ante una elección cuyas “alternativas” eran dos candidatos presidenciales que encarnan a las fuerzas más poderosas y mejor organizadas del país: Ahmed Shafik, antiguo comandante de la Fuerza Aérea y último primer ministro de Mubarak, en representación del ejército, y Mohamed Morsi, de la Hermandad Musulmana. Aunque muchos liberales y supuestos izquierdistas denunciaron la elección como un golpe contra la “democracia” establecida por la “Revolución Egipcia”, el resultado deriva directamente de la política de unidad nacional contra Mubarak que dominó las protestas, en las que la clase obrera no fue nunca un factor por sí misma y, en cambio, quedó subordinada a las fuerzas políticas burguesas.
El 24 de junio Morsi fue declarado ganador. Shafik, ante la amenaza de enfrentar cargos de corrupción, abandonó el país junto con la mayor parte de su familia. En esencia, el ejército permitió que la Hermandad asumiera la presidencia como una fachada para preservar el dominio del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA). Anticipando una victoria de la Hermandad, el CSFA se movilizó en el periodo preelectoral para afianzar su sangriento control sobre la sociedad. Disolvió el parlamento elegido seis meses atrás, que estaba en manos de los islamistas y en esencia carecía de poder, después de que una corte encontrara “irregularidades electorales”. Otorgó a la policía militar el poder de arrestar civiles, incluidos los obreros en huelga. Aunque una corte revocó esa medida y otras tantas, la verdad es que el ejército estaba tratando de formalizar lo que ya es una realidad: más de 10 mil civiles han sido juzgados por tribunales militares desde febrero de 2011.
Los comentaristas burgueses y los izquierdistas “socialistas” en Egipto y el extranjero utilizan con descaro el término “revolución” para describir el levantamiento del año pasado. Grupos como los Socialistas Revolucionarios (SR) egipcios llaman a derrotar la “contrarrevolución” apoyando a la reaccionaria Hermandad. En las calles de El Cairo, anuncios colocados por las diversas fuerzas políticas, incluido el ejército, cantan loas a la “Revolución del 25 de Enero”. Pintas en los muros celebran a los “mártires de la revolución”, las casi mil personas que murieron durante el levantamiento y los muchos más que el ejército ha masacrado desde entonces.
Pero hay que decir la verdad: ésta no fue una revolución. Miles y miles tomaron las calles de El Cairo, Alejandría y otras ciudades más pequeñas impulsados por la pobreza y el deseo intenso de deshacerse del gobierno militar y la opresión multilateral endémica al capitalismo egipcio. Pero todo lo que ofrecieron las fuerzas políticas al mando del levantamiento fue otra forma de dictadura de la clase capitalista. Aunque los trabajadores han protagonizado huelgas y paros durante la última década, alcanzando su clímax en 2011, la clase obrera no ha entrado en la escena política bajo su propia bandera, luchando por sus propios intereses de clase.
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales, Hamdin Sabahi recibió gran parte del voto obrero, quedando en tercer lugar con casi 21 por ciento de la votación. Sabahi obtuvo mucho apoyo haciendo referencia al Coronel Gamal Abdel Nasser, un líder nacionalista de izquierda con un programa de nacionalizaciones, las cuales su régimen combinó con la represión brutal. Aunque estos votos son una expresión del deseo de muchos trabajadores de rechazar tanto al ejército como a los islamistas, también son una demostración de la subordinación política del proletariado a su enemigo de clase capitalista. Durante muchos años, el ejército ha aprovechado las grandes reservas de nacionalismo —representado en las protestas del año pasado por la omnipresente bandera egipcia y la idea de que el ejército era “uno con el pueblo”— para oscurecer la división de clases entre la diminuta capa de capitalistas asquerosamente ricos en la cima y los obreros y campesinos brutalmente explotados en el fondo.
Egipto es el país árabe con mayor población. Su clase obrera es una de las más numerosas, más combativas y potencialmente más poderosas de la región. No obstante el dominio militar, Egipto sigue siendo una sociedad profundamente inestable. A pesar de las semanas de interminables campañas electorales y de la presión para votar, más de la mitad del electorado no se tomó siquiera la molestia de participar en la farsa electoral del CSFA. Las condiciones materiales de vida para la abrumadora mayoría de la población de hecho han decaído, en tanto que los precios de los alimentos y el desempleo han aumentado drásticamente. Las odiadas fuerzas policiacas, incluidas las Fuerzas Centrales de Seguridad, permanecen intactas y pronto volverán a las calles a mantener “la ley y el orden”. Tanto el ejército como la Hermandad han dejado clara su intención de recuperar la “estabilidad”, lo que incluirá reprimir las huelgas.
La situación exige la construcción de un partido obrero internacionalista. Como escribimos después de la caída de Mubarak (“Egipto: El ejército en el poder apuntala al régimen capitalista”, Espartaco No. 33, primavera de 2011):
“Derechos democráticos elementales como la igualdad legal de la mujer y la plena separación entre la religión y el estado; la revolución agraria que le dé tierra a los campesinos; el fin del desempleo y la miseria absoluta: las aspiraciones básicas de las masas no pueden verse satisfechas sin derrocar al orden capitalista bonapartista. El instrumento indispensable para que la clase obrera asuma la dirección es un partido revolucionario, que sólo puede construirse mediante una lucha implacable contra todas las fuerzas burguesas, desde el ejército hasta la Hermandad y los liberales que falsamente dicen apoyar la lucha de las masas. Un partido así debe actuar, en palabras del líder bolchevique V.I. Lenin, como un ‘tribuno del pueblo’, luchando contra la opresión de la mujer, los campesinos, los cristianos coptos, los homosexuales y las minorías étnicas”.
Postrándose ante la Hermandad
Los grupos que reclaman la bandera del socialismo en Egipto son un obstáculo en la lucha por el poder obrero, al disolver los intereses de clase propios del proletariado en la supuesta necesidad de unir al “pueblo” para “continuar la revolución”. El más importante es el grupo Socialistas Revolucionarios, una tendencia asociada con el fallecido Tony Cliff, y vinculada con la International Socialist Organization (ISO, Organización Socialista Internacional) estadounidense y con el Socialist Workers Party (SWP, Partido Obrero Socialista) británico. Particularmente desde el levantamiento del año pasado, los SR se han convertido en el grupo más influyente de la “extrema izquierda” en Egipto. Sus declaraciones y artículos son traducidos y leídos por organizaciones izquierdistas alrededor del mundo.
Los SR causaron algo de descontento entre sus filas cuando anunciaron formalmente su apoyo a Morsi, candidato de la Hermandad Musulmana, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Los orígenes de esta capitulación a los enemigos mortales de las mujeres, los obreros y las minorías religiosas pueden trazarse hasta la fundación misma de los SR en los 90, cuando se opusieron a la hostilidad de otros izquierdistas hacia el Islam político. Los SR afirman que la Hermandad, debido a su base de masas, tiene contradicciones que los socialistas pueden explotar (ver “Pandering to Reactionary Muslim Brotherhood” [Capitulando a la reaccionaria Hermandad Musulmana], WV No. 974, 18 de febrero de 2011). El 28 de mayo, los SR emitieron una declaración llamando por “un frente nacional que se oponga al candidato de la contrarrevolución”, Shafik.
Más tarde, el 4 de junio, vino una declaración con el título “A los camaradas”, que admitía que la declaración del 28 de mayo había “provocado una respuesta negativa entre cierto número de miembros de los SR”. A pesar de ello, los SR continuaron defendiendo su apoyo a la Hermandad alegando la necesidad de derrotar la “contrarrevolución”. Y aun así, el 4 de junio los SR publicaron una declaración distinta (reimpresa en el número del 8 de junio de su periódico, El Socialista) que llamaba a boicotear las elecciones si la “Ley de exclusión política” —que fue aprobada por el parlamento a principios de año para impedir que los altos mandos del gobierno de Mubarak participen en las elecciones— no era implementada. Dado que el principal candidato asociado con Mubarak era Shafik, esta línea no era sino una forma de apoyo encubierto a la Hermandad. (La ley no se aplicó.)
En su declaración “A los camaradas”, los SR describen a la Hermandad como “una organización llena de contradicciones de clase encubiertas por consignas religiosas vagas”. ¡No! Se trata de una organización burguesa basada en la religión. Y su programa religioso no tiene nada de “vago”. Durante mucho tiempo, Egipto ha sufrido la influencia del sofocante hedor de la Hermandad. Las mujeres no están obligadas por ley a usar la mascada y, sin embargo, la gran mayoría la usa por la presión social ejercida por la Hermandad Musulmana y por los salafistas, aún más fundamentalistas que ésta. Los cristianos coptos de Egipto están aterrados justificadamente tras la victoria de la Hermandad. Las mujeres, por su parte, enfrentan un futuro aún más obscuro. Para darse una idea de lo que preparan los islamistas, basta con echar un vistazo a dos propuestas de ley que presentaron en el parlamento ahora disuelto. Una, que introdujo un salafista, planteaba legalizar una vez más la horrenda práctica de la mutilación genital femenina, que de cualquier modo es ampliamente ejercida. Otra buscaba reducir la edad mínima para que una mujer contraiga matrimonio a los 14 años.
Los SR tratan de justificar su escandaloso apoyo a la Hermandad con la línea de que los “feloul” —es decir, los “remanentes” del régimen de Mubarak— deben ser derrotados a toda costa. Pero aunque los SR actualmente braman sobre los peligros del gobierno militar, cuando se desplegó al ejército en las calles de El Cairo justo antes de la renuncia de Mubarak, los SR se unieron a la celebración nacionalista. En medio de las ilusiones dominantes en el ejército, los SR se quejaban, en una declaración del 1º de febrero de 2011, de que “éste ya no es el ejército del pueblo”. El ejército de los regímenes capitalistas de Nasser, Sadat y Mubarak nunca fue “el ejército del pueblo”. Los SR incluso promovieron ilusiones en la policía, celebrando en una declaración del 13 de febrero de 2011 que “la ola de la revolución social se ensancha día con día conforme nuevos sectores se unen a las protestas, incluyendo a los policías, los mujabarín [agentes de inteligencia] y los oficiales de policía”.
Como marxistas rechazamos el marco de los SR, que plantea sólo dos opciones: capitular a las fuerzas “seculares” respaldadas por el ejército, como Shafik, o a los islamistas como la Hermandad. De hecho, ambas son formas alternativas de apuntalar el dominio capitalista. En contraste con el apoyo que dieron los SR a la Hermandad, nuestros camaradas del Grupo Trotskista de Grecia dieron apoyo crítico al Partido Comunista Griego (KKE) en las recientes elecciones griegas (ver “¡Votar por el KKE! ¡Ni un voto a Syriza!”, suplemento de Espartaco, julio de 2012). En breve, el KKE, un partido obrero, trazó, a pesar de su colaboracionismo de clases estalinista, una cruda línea de clase contra la Unión Europea imperialista en estas elecciones y afirma odiar el capitalismo. La reaccionaria Hermandad, como admiten incluso los propios cliffistas, ¡adora el capitalismo!
La incoherencia de la incoherencia
¿Qué fue lo que hicieron realmente los miembros de los SR el día de la elección? No queda más que adivinar. Sin embargo, sus correligionarios en el SWP británico apoyaron completamente su llamado a votar por Morsi. Anne Alexander escribió en un artículo de Socialist Worker del 16 de junio: “Votar por Morsi contra Shafik es un paso importante para construir un movimiento revolucionario más allá de las elecciones”. Para darse una idea del apoyo que uno puede esperar de las fuerzas islámicas basta con ver a Túnez, cuna de la “Primavera Árabe” y la sociedad históricamente más secular del norte de África. Bajo el gobierno islamista “moderado” del Ennahda, los salafistas incendian oficinas de la federación sindical UGTT y presiden un régimen de terror contra las mujeres en las universidades. En Egipto, los salafistas ya han provocado alborotos, quemando casinos, bares, tiendas de licores y supuestos burdeles, así como presionando intensamente a las mujeres para que adopten el niqab (velo) de pies a cabeza.
Los cliffistas estadounidenses de la ISO encontraron “sorprendente” la línea del voto para Morsi de los SR, añadiendo que su declaración del 28 de mayo “plantea muchas preguntas problemáticas”. Sus diferencias, sin embargo, son puramente tácticas. En “Egypt’s Election Dead End” [El callejón sin salida de las elecciones en Egipto], Alan Maass, de la ISO, se queja de que la Hermandad “vaciló durante la rebelión de 2011” y “una y otra vez se ha demostrado incapaz de defender la revolución” (socialistworker.org, 31 de mayo). Aunque Maass añade que la Hermandad es un “partidario entusiasta de las políticas de libre mercado” y “es, en general, conservadora en varios temas sociales”, la “alternativa” de la ISO y su colaboracionismo de clase fue ir a la cola del político nasserista Sabahi.
Las siempre tibias críticas de Maass no fueron bien recibidas por Mustafá Ali, de los SR, y otros, a juzgar por los comentarios en el sitio de la ISO. En un comentario del 3 de junio, Ali criticó a Maass por usar, “de manera unilateral”, “el compromiso de la Hermandad con el capitalismo como barómetro para tomar decisiones sobre si votar por ellos o no”. Ali asegura a los lectores que desde la primera vuelta de las elecciones “podemos contar ahora con millones [de personas] para presionar a la Hermandad Musulmana a cada paso”. Al día siguiente, Bill Crane, de la ISO, declaró en respuesta a Maass: “Los líderes de la Hermandad, a pesar de su política reaccionaria, tienen un interés directo en preservar las conquistas de la revolución como la democracia política y el fin de la represión estatal”.
Esta línea hace eco del apoyo por parte de diversas organizaciones oportunistas de izquierda, en Irán e internacionalmente, a la llegada al poder del Ayatollah Jomeini en la “revolución islámica” de 1978-79, que dio fin al odiado régimen del Shá, respaldado por Estados Unidos. Subrayando el poder del proletariado iraní nosotros levantamos las consignas: ¡Abajo el Shá! ¡No a los mullahs! ¡Obreros al poder! Por su parte, la ISO y el SWP se contaban entre los más entusiastas porristas de la reacción islámica. La ISO incluso tituló un artículo: “La forma: religiosa; el espíritu: la revolución” (Socialist Worker, enero de 1979). Cuando los islamistas llegaron al poder implementaron una oleada asesina de represión contra las mujeres, los homosexuales y las minorías religiosas, étnicas y nacionales, además de masacrar a los propios izquierdistas que los habían estado promoviendo como una fuerza “antiimperialista”.
El apoyo de los SR a la Hermandad Musulmana egipcia puede dar resultados igualmente suicidas. A finales del año pasado, los islamistas iniciaron una salvaje campaña contra los SR, a la que se sumaron las fuerzas de seguridad y que fue propagada en gran parte de los medios burgueses. El periódico de la Hermandad Musulmana imprimió un artículo de portada que acusaba a los SR de violentos, mientras que el partido Al-Nour salafista acusa a la organización de “anarquía” y de ser financiada por la CIA —un llamado abierto a encarcelarlos o hacerles incluso cosas peores—. Y, aun así, los SR continúan con su peculiar fascinación con los islamistas. Y no sólo los de la Hermandad: Hossam el-Hamalawy, dirigente de los SR, describió emocionado en un blog, hablando de la participación de su grupo en protestas organizadas por los salafistas, cómo los SR “están llegando al ala más revolucionaria del movimiento salafista y ganándose su respeto”.
Una “carta abierta” del 5 de junio escrita por la Tendencia Marxista Internacional (TMI) de Alan Woods y dirigida a los SR, plantea la preocupación de que el apoyo a la Hermandad “dañe la reputación y la influencia de los Socialistas Revolucionarios entre los obreros y, más ampliamente, las masas”. Como la ISO, la TMI promovió al candidato nasserista Sabahi quien, según un artículo de Woods del 1º de junio, “muestra un enorme potencial para la futura victoria de la izquierda en Egipto”. El apoyo a esa clase de fuerzas burguesas está en la naturaleza de la TMI, algunas de cuyas secciones han existido durante años al interior de partidos burgueses como el Partido Popular de Pakistán.
El apoyo al nacionalismo árabe ha conducido a sangrientas derrotas para el movimiento obrero a lo largo del Medio Oriente. Egipto no es la excepción: Nasser llegó al poder apoyado por los estalinistas sólo para suprimirlos brutalmente una vez ahí. En Egipto y a lo largo del Medio Oriente, el crecimiento del Islam político, que se alimenta de la miseria y la pobreza de las masas, se debe a la bancarrota absoluta del nacionalismo burgués y a la política estalinista de subordinación a esas fuerzas.
En su literatura para justificar el voto a Morsi, los SR esencialmente presentan a la Hermandad como si hubiera estado siempre en conflicto con los gobernantes de Egipto. Bajo Nasser, Anwar Sadat y Mubarak, los islamistas fueron reprimidos en algunas ocasiones, pero tolerados e incluso fomentados en otras. A principios de la década de 1970, Sadat desató a la Hermandad, cuchillos en mano, para aplastar a los comunistas en las universidades. Mubarak, por su parte, encontró útil tolerar a la Hermandad para presentar su régimen como el único obstáculo en el camino hacia un régimen islámico.
En el fondo, hay dos alternativas para las masas trabajadoras en Egipto: ya sea la pobreza y la intensa opresión social bajo una forma u otra de dominio burgués, o el dominio obrero y la extensión de la revolución socialista a lo largo del Norte de África y el Medio Oriente y a los centros imperialistas. Como explicó León Trotsky al desarrollar su teoría de la revolución permanente, en los países de desarrollo capitalista atrasado la burguesía es muy débil, atrasada y dependiente del imperialismo para lograr la modernización y el desarrollo general de esas sociedades. Como escribimos en “Egypt: Military and Islamists Target Women, Copts, Workers” (Egipto: Mujeres, coptos y obreros en la mira del ejército y los islamistas, WV No. 994, 20 de enero):
“La liberación de las masas egipcias requiere del derrocamiento no sólo de los militares, sino también de los capitalistas, los terratenientes, el clero islámico y de los imperialistas que lucran con la aplastante opresión de la población. El poder para lograrlo está en manos de la clase obrera, cuya conciencia debe ser transformada de la de una clase en sí, que lucha para mejorar sus condiciones en el marco del capitalismo, a la de una clase para sí, realizando su potencial histórico de dirigir a todos los oprimidos en una lucha revolucionaria contra el sistema capitalista”.
La crisis económica capitalista que ha devastado el nivel de vida y las vidas mismas de los trabajadores desde el Norte de África hasta Europa, Norteamérica y Japón subraya aún más la necesidad de una perspectiva que sea al mismo tiempo revolucionaria, proletaria e internacionalista. Para llevar a cabo esta perspectiva, el factor crucial necesario es la dirección proletaria. La tarea es construir partidos obreros revolucionarios basados en la independencia respecto a todas las fuerzas burguesas y comprometidos con la lucha por un orden socialista mundial.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/36/egipto.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.04 03:57 ShaunaDorothy Levantamiento de masas derroca al odiado Mubarak - Egipto: El ejército en el poder apuntala al régimen capitalista ¡Por un partido obrero revolucionario! ¡Por un gobierno obrero y campesino! (Primavera de 2011)

https://archive.is/j4eck
Espartaco No. 33 Primavera de 2011
El siguiente artículo ha sido traducido de Workers Vanguard No. 974 (18 de febrero de 2011), periódico de nuestros camaradas de la Spartacist League/U.S.
14 DE FEBRERO—Gobernó Egipto con mano de hierro por cerca de 30 años. Pero el 11 de febrero, después de 18 días de un levantamiento sin precedentes coronado por una ola de huelgas, Hosni Mubarak finalmente se vio forzado a renunciar a la presidencia egipcia, entregándole el poder al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas. En la Plaza Tahrir (Liberación) en El Cairo y en ciudades de todo el país, estallaron celebraciones masivas de millones de personas de todos los sectores sociales; es el júbilo por lo que parece ser el final de una dictadura venal y corrupta que gobernó el país bajo leyes de excepción, encarcelando y desapareciendo a sus opositores en las vastas cámaras de tortura de Egipto.
Inspirado por el levantamiento de Túnez, donde los manifestantes desafiaron una severa represión para derrocar a la dictadura de Zine al-Abidine Ben Ali, Egipto estalló a partir del 25 de enero. Los manifestantes enfrentaron valerosamente una enorme arremetida de las odiadas Fuerzas Centrales de Seguridad, que dejó al menos 300 muertos. En todo el país —desde la capital hasta Alejandría en el norte y Aswan en el sur, y desde los centros industriales como Mahalla al-Kobra, Suez y Puerto Said hasta las ciudades del desierto como Jarga en el Sahara y al-Arish en el Sinaí—, los manifestantes desataron su furia contra el régimen dirigiéndose contra los edificios de la policía y de seguridad, así como los del gobernante Partido Nacional Democrático.
Mubarak fue derrocado. Pero el pilar más importante del aparato estatal capitalista bonapartista de Egipto, el ejército, ocupa hoy el poder directamente. Los militares anunciaron la disolución del parlamento títere de Mubarak y la formación de un panel para enmendar una constitución que ni siquiera vale el papel en el que está impresa. Como advertimos en nuestro último artículo sobre las protestas de Egipto, “Que quede claro: independientemente de lo que ocurra con Mubarak, sigue planteada la amenaza grave de que los gobernantes burgueses de Egipto exijan una represión salvaje para restaurar y mantener el ‘orden’ capitalista” (WV No. 973, 4 de febrero). Han habido escaramuzas entre los manifestantes de la Plaza Tahrir y los soldados que intentan evacuarlos. El 14 de febrero, mientras circulaban rumores de que el régimen prohibiría las huelgas, el ejército emitió el Comunicado No. 5, en el que denunciaba las huelgas argumentando que conducirían a “resultados negativos” y ordenaba a los obreros que volvieran al trabajo.
Todos los opositores burgueses —desde demócratas liberales como Mohamed ElBaradei y su Asociación Nacional por el Cambio, George Ishak de la organización Kefaya y Ayman Nour del partido Ghad, hasta la reaccionaria Hermandad Musulmana— han recibido al ejército con los brazos abiertos con el fin de restaurar la estabilidad. Las omnipresentes banderas egipcias que se ondean en las manifestaciones, las cuales movilizaron a todos los sectores de la sociedad salvo a las capas más altas de la burguesía, reflejan una muy arraigada conciencia nacionalista. Surgido de una historia de subyugación imperialista, el nacionalismo ha servido por mucho tiempo a los gobernantes burgueses de Egipto para oscurecer la división de clases entre la diminuta capa superior asquerosamente rica y la brutalmente explotada y empobrecida clase obrera.
Hoy, este nacionalismo se expresa con la mayor claridad en la creencia de que el ejército es el “amigo del pueblo”. Desde el golpe de estado dirigido por Gamal Abdel Nasser y sus Oficiales Libres en 1952, que derrocó a la monarquía y puso fin a la ocupación británica del país, el ejército ha sido considerado el garante de la soberanía nacional egipcia. De hecho, desde 1952, el ejército ha sido la columna vertebral de una dictadura tras otra. Ese año, Nasser lo movilizó para disparar contra obreros textiles en huelga en Kafr Al-Dawwar, cerca de Alejandría. En 1977, Anwar el-Sadat lo movilizó para “restaurar el orden” tras un levantamiento nacional de dos días en respuesta al precio del pan. Apenas la semana pasada, el ejército facilitó los ataques asesinos de policías vestidos de civil y golpeadores a sueldo del régimen contra los manifestantes que ocupaban la Plaza Tahrir. Pese a declarar que no se opone a los manifestantes anti-Mubarak, el ejército arrestó a cientos y torturó a muchos. ¡Abajo la ley de excepción! ¡Libertad a todas las víctimas de la represión estatal bonapartista!
Junto con la policía, los tribunales y las cárceles, el ejército constituye el núcleo del estado capitalista, un aparato para la represión violenta de la clase obrera y los oprimidos. Sobre todo, la campaña por “restaurar la estabilidad” va dirigida contra la clase obrera. En medio de las protestas contra Mubarak, decenas de miles de obreros estallaron huelgas que continúan hasta hoy. Éstas abarcan a los cerca de seis mil obreros del Canal de Suez, por el que atraviesa el ocho por ciento del comercio mundial. Sin embargo, los pilotos del Canal siguen trabajando, asegurando el tránsito de los barcos. Miles de obreros textiles y metalúrgicos se fueron a huelga en la ciudad industrial de Suez, escenario de algunas de las protestas más combativas. Según el Guardian londinense (28 de enero), ahí los manifestantes “tomaron las armas almacenadas en una comisaría y pidieron a los policías que salieran del edificio, para después quemarlo”. Los trabajadores del transporte público de El Cairo siguen en huelga mientras que, tras la caída de Mubarak, las huelgas se han extendido a los obreros metalúrgicos fuera de la capital, los trabajadores de correos, los obreros textiles de Mansoura y otras ciudades, así como a miles de trabajadores petroleros y del gas.
Al luchar por demandas económicas —contra los salarios de hambre, los empleos eventuales y la constante humillación por parte de los patrones— la clase obrera está demostrando la posición excepcional que detenta al echar a andar los engranajes de la economía capitalista. Este poder social confiere a la clase obrera el potencial de dirigir a las masas empobrecidas en la lucha contra su condición abyecta. En un país en el que casi la mitad de la población vive con dos dólares o menos al día y donde la miseria está reforzada por la represión de un estado policiaco, las aspiraciones democráticas de las masas están entrelazadas con la lucha en contra de sus condiciones económicas.
Derechos democráticos elementales como la igualdad legal de la mujer y la plena separación entre la religión y el estado; la revolución agraria que le dé tierra a los campesinos; el fin del desempleo y la miseria absoluta: las aspiraciones básicas de las masas no pueden verse satisfechas sin derrocar al orden capitalista bonapartista. El instrumento indispensable para que la clase obrera asuma la dirección es un partido revolucionario, que sólo puede construirse mediante una lucha implacable contra todas las fuerzas burguesas, desde el ejército hasta la Hermandad y los liberales que falsamente dicen apoyar la lucha de las masas. Un partido así debe actuar, en palabras del líder bolchevique V.I. Lenin, como un “tribuno del pueblo”, luchando contra la opresión de la mujer, los campesinos, los cristianos coptos, los homosexuales y las minorías étnicas.
La liberación de las fuerzas productivas de las cadenas con que las ciñen los imperialistas y sus agentes económicos y políticos de la burguesía egipcia sólo puede venir a través de la conquista del poder por parte de la clase obrera, al frente de todos los oprimidos. Esto se consiguió por primera y única vez con la victoria de la Revolución de Octubre de 1917 en Rusia. Dirigida por el Partido Bolchevique, la clase obrera derrocó el orden burgués, liberando al país del yugo imperialista, aboliendo la propiedad privada de la tierra y liberando a una miríada de naciones y pueblos oprimidos del antiguo imperio zarista. La solución de estas tareas democráticas se combinó con la expropiación de los medios de producción por parte del estado obrero, lo que sentó las bases para el desarrollo de una economía colectivizada y planificada.
¡Por la revolución permanente!
Egipto es un país de desarrollo desigual y combinado. Junto con la industria moderna, existe un vasto campesinado sin tierra bajo la bota de terratenientes implacables. El país tiene un pequeño sector de jóvenes tecnológicamente al día y altamente educados junto con una tasa de alfabetización de apenas 71 por ciento (59 por ciento en el caso de las mujeres). Alminares medievales y edificios modernos rivalizan en el horizonte de El Cairo, mientras en sus calles los automóviles modernos luchan por abrirse paso entre rebaños de cabras y ovejas y carros tirados por burros. Una inmundicia y una pobreza inhumanas compiten con despliegues grotescos de riqueza. Desde el enclave obscenamente próspero de Zamalek puede verse, del otro lado del Nilo, el barrio miserable de Imbaba, donde los niños beben de las coladeras abiertas y a veces son devorados vivos por perros y ratas. El odio popular contra Mubarak se alimenta en buena parte de la enorme fortuna que ha amasado su familia, estimada en cerca de 70 mil millones de dólares.
Una potencia regional por derecho propio, Egipto es sin embargo una neocolonia, cuya brutal y asesina burguesía está atada —y necesariamente tiene que estarlo— por un millón de lazos al imperialismo mundial, que se beneficia de la explotación, opresión y degradación de sus masas. Durante décadas, el principal apoyo del régimen de Mubarak fue el imperialismo estadounidense, al que Egipto sirve como eje para el dominio del Medio Oriente rico en petróleo. Comenzando con el gobierno de Sadat, Egipto ha sido un aliado estratégico del Israel sionista y en los últimos años ha ayudado al bloqueo hambreador de los palestinos de Gaza, inclusive sellando la frontera en el Sinaí.
Durante el levantamiento contra Mubarak, el gobierno de Obama osciló entre expresiones de apoyo a su régimen —especialmente a las “reformas” que prometió su vicepresidente Omar Suleiman, quien por mucho tiempo ha desempeñado un papel clave en el programa de rendición y tortura de la “guerra contra el terrorismo” de Washington— y críticas vociferantes del gobierno. Estados Unidos ha destinado mil 300 millones de dólares cada año para armar al ejército egipcio. Tras la renuncia de Mubarak, Obama declamó que Estados Unidos estaba “dispuesto a dar toda la asistencia necesaria —y solicitada— para buscar una transición hacia la democracia que tenga credibilidad”.
Para darse una idea de lo que Washington quiere decir cuando habla de democracia, basta desplazar la mirada más hacia el este, a los cadáveres de más de un millón de iraquíes que murieron como resultado de la invasión y ocupación de 2003, así como a la barbarie imperialista que las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN infligieron a los pueblos de Afganistán. Sólo hay que mirar a los jeques, déspotas y caudillos que abundan en el Medio Oriente y que, junto con los gobernantes israelíes, actúan como agentes del imperialismo estadounidense. Cuando Obama dice que quiere una “transición ordenada del poder” en Egipto, quiere decir que desea un Egipto “estable”, con el ejército cumpliendo su papel en la región en nombre de Estados Unidos.
La auténtica liberación nacional y social requiere que el proletariado se movilice en una lucha revolucionaria contra los imperialistas y la burguesía nacional. Una revolución proletaria en Egipto tendría un efecto electrizante entre los obreros y oprimidos de todo el Norte de África, el Medio Oriente y más allá. Más de una cuarta parte de todos los hablantes de árabe vive en Egipto, un país de más de 80 millones de habitantes y que tiene al proletariado más numeroso de la región. Ya han estallado protestas desde Marruecos hasta Jordania y Yemen —estados clientes de EE.UU.— en solidaridad con las masas egipcias y en contra de sus propios gobernantes déspotas. El 12 de febrero, en Argel cerca de 35 mil policías se lanzaron sobre una protesta de diez mil manifestantes que exigían la renuncia de Abdelaziz Bouteflika y arrestaron a cientos.
En Gaza, miles se movilizaron tras la renuncia de Mubarak, ondeando banderas palestinas y egipcias, y deseando desesperadamente que un nuevo régimen egipcio alivie su hambruna. Antes del 11 de febrero, tanto Hamas en Gaza como la Autoridad Palestina en Cisjordania habían tratado de sofocar toda manifestación de solidaridad. Una revolución socialista en Egipto abriría una perspectiva de liberación nacional y social ante las oprimidas masas palestinas y, al extender una mano de solidaridad obrera al proletariado hebreoparlante de Israel, ayudaría a sentar las bases para destruir desde dentro al estado-guarnición sionista de Israel mediante una revolución obrera árabe-hebrea.
De manera crucial, una revolución proletaria en Egipto encararía inmediatamente la necesidad de extenderse a los países capitalistas avanzados de Europa Occidental y Norteamérica, lo que sentaría las bases para la eliminación de la escasez mediante el establecimiento de una economía socialista planificada al nivel internacional. Como subrayó León Trotsky, dirigente junto con Lenin de la Revolución Rusa, en su libro de 1930, La revolución permanente:
“La conquista del poder por el proletariado no significa el coronamiento de la revolución, sino simplemente su iniciación. La edificación socialista sólo se concibe sobre la base de la lucha de clases en el terreno nacional e internacional...
“La revolución socialista empieza en la palestra nacional, se desarrolla en la internacional y llega a su término y remate en la mundial. Por lo tanto, la revolución socialista se convierte en permanente en un sentido nuevo y más amplio de la palabra: en el sentido de que sólo se consuma con la victoria definitiva de la nueva sociedad en todo el planeta”.
¡Romper con el nacionalismo burgués!
La presente situación en Egipto ofrece una apertura extraordinaria para que los marxistas planteemos una serie de demandas transicionales que vinculen las actuales luchas de la clase obrera y los oprimidos con la conquista del poder proletario. Pero prácticamente toda la izquierda internacionalmente se ha limitado ha ofrecer un vacuo aplauso a lo que llama la “Revolución Egipcia”. Esto queda ejemplificado por el Workers World Party [Partido Mundo Obrero] de Estados Unidos que, cuando el ejército asumió el control del país el 11 de febrero, publicó un encabezado que decía: “El WWP se regocija junto con el pueblo egipcio”.
En Egipto, el grupo Socialistas Revolucionarios (SR), inspirado por el Socialist Workers Party británico del fallecido Tony Cliff, emitió una declaración el 1º de febrero llamando a que los obreros egipcios “¡usen su poder y la victoria será nuestra!” Pero esto no era un llamado a que la clase obrera luchara por el poder. Por el contrario, los SR disuelven a la clase obrera en la exigencia no clasista de “todo el poder al pueblo” y en la consigna de “revolución popular”. Cuando dicen “¡Abajo el sistema!”, los SR identifican al “sistema” con el régimen de Mubarak, no con el orden capitalista. En toda la declaración no se menciona siquiera la palabra “socialismo”. Tampoco hay la menor indicación de oposición a los demócratas liberales burgueses como ElBaradei, la reaccionaria Hermandad Musulmana o el extendido nacionalismo que sirve para atar a los explotados y oprimidos con la burguesía egipcia. De hecho, los SR apelan al craso nacionalismo egipcio al declarar: “La revolución debe restaurar la independencia de Egipto, su dignidad y su papel dirigente en la región”.
En medio de las rampantes ilusiones en el ejército, los SR se quejaban de que “éste ya no es el ejército del pueblo”. El ejército de los regímenes capitalistas de Nasser, Sadat y Mubarak no fue nunca el “ejército del pueblo”. ¡Ahora, estos reformistas están promoviendo incluso a la odiada policía, regocijándose en su declaración del 13 de febrero de que “la ola de la revolución social se ensancha día con día conforme nuevos sectores se unen a las protestas, incluyendo a los policías, los mujabarín [agentes de inteligencia] y los oficiales de policía”! Tan profundas son las ilusiones de los SR en la benevolencia del estado capitalista que abrazan a los carniceros, violadores y torturadores del régimen, las mismas fuerzas que por años han aterrorizado a la población, que en las últimas semanas han asesinado a más de 300 manifestantes y que el 2 de febrero ayudaron a organizar el asalto a la Plaza Tahrir.
La clase obrera debe tomar la dirección
Los jóvenes egipcios que iniciaron la “Revolución del 25 de enero” han sido aclamados por todos, desde los opositores burgueses hasta los medios de comunicación estatales que, hasta la caída de Mubarak, los habían denunciado como agentes extranjeros. Entre estos jóvenes, en su mayoría pequeñoburgueses, un buen número estuvo animado no sólo por sus propios reclamos, sino particularmente por el inquieto proletariado egipcio, que en la última década ha participado en una ola de luchas que ha abarcado a más de dos millones de obreros que han tomado parte en más de tres mil huelgas, plantones y demás acciones. Éstas se llevaron a cabo desafiando a la corrupta dirigencia de la Federación Sindical Egipcia, que Nasser estableció en 1957 como brazo del estado.
En el fondo, la pequeña burguesía —una clase intermedia que abarca muchas capas con intereses diversos— es incapaz de postular una perspectiva coherente e independiente, y necesariamente caerá bajo el influjo de una de las dos clases principales de la sociedad capitalista: la burguesía o el proletariado. Entre estos jóvenes militantes, que mostraron una increíble valentía al enfrentar al régimen de Mubarak, los que estén comprometidos a luchar en nombre de los desposeídos deben ser ganados al programa revolucionario e internacionalista del trotskismo. Estos elementos serán críticos para forjar un partido revolucionario que, como los bolcheviques de Lenin, se fundará mediante la fusión de los obreros más avanzados con intelectuales desclasados.
En oposición a una perspectiva proletaria y revolucionaria, los reformistas del Secretariado Unificado (S.U.) presentan la democracia burguesa como el fin último de la lucha. En un artículo de enero de 2011 publicado en Internet bajo el título “Las revoluciones están en marcha en Túnez y Egipto”, el S.U. exige “iniciar un proceso de elecciones libres para una Asamblea constituyente”, presentando esto como parte de un “programa de un gobierno democrático que estaría al servicio de los obreros y la población”.
Ningún gobierno “estaría al servicio de los obreros y la población” sin el derrocamiento de la burguesía. Como escribió Lenin en sus “Tesis sobre la Asamblea Constituyente” de diciembre de 1917: “Todo intento, directo o indirecto, de plantear la cuestión de la Asamblea Constituyente —desde un punto de vista jurídico, formal, dentro del marco de la democracia burguesa corriente, sin tener en cuenta la lucha de clases y la guerra civil— es una traición a la causa del proletariado y la adopción del punto de vista de la burguesía”. Estamos por que los obreros y campesinos expulsen a los funcionarios del gobierno nombrados desde arriba. Exigimos el fin de la prohibición de los partidos políticos y llamamos por una asamblea constituyente revolucionaria basada en el sufragio universal. Lograr esta demanda requiere una insurrección popular que derroque el régimen militar. Al mismo tiempo, los marxistas deben luchar por organizaciones obreras masivas e incluyentes como órganos embrionarios del poder estatal proletario.
Nuestro propósito es ganar a los oprimidos y desposeídos al lado de la clase obrera, contraponiendo su poder social y liderazgo a todas las alas de la burguesía nacional egipcia y luchando por arrancar a las masas de sus ilusiones en la democracia burguesa. A lo largo de las huelgas de la última década y durante el actual levantamiento, los obreros formaron comités de huelga y otros organismos para coordinar sus acciones. Estos órganos de lucha plantean directamente la necesidad de sindicatos independientes del estado capitalista y todas las fuerzas burguesas. Hoy, existe una base palpable para impulsar la perspectiva de construir organizaciones obreras más amplias. Éstas incluirían comités de huelga conjuntos, que reúnan obreros de diferentes fábricas en huelga; guardias de defensa obreras, organizadas independientemente del ejército para defenderse contra los golpeadores y rompehuelgas del régimen; y comités populares basados en la clase obrera que se encarguen de la distribución de alimentos y otros bienes ante la escasez y la corrupción del mercado negro.
El surgimiento de estas organizaciones, culminando con consejos de obreros, plantearía la cuestión de qué clase gobierna la sociedad. Al actuar como un pivote en torno al cual millones de trabajadores estén unidos en sus luchas contra los explotadores, los consejos de obreros, como los soviets que surgieron durante la Revolución Rusa, serían órganos de poder dual, que competirían por el poder con la burguesía. Sólo cuando la clase obrera se erija como un contendiente serio por el poder, la base conscripta del ejército, extraída en su gran mayoría de la clase obrera y el campesinado, podrá ser escindida de la oficialidad burguesa y ganada al lado del proletariado.
¡Por la liberación de la mujer mediante la revolución socialista!
Si bien las protestas en Egipto han estado centradas en exigencias seculares y democráticas, las imágenes de las protestas muestran repetidas sesiones de rezos —no sólo islámicos, sino también coptos en la Plaza Tahrir el domingo 6 de febrero, “Día de los Mártires”—. La religión es omnipresente en Egipto, promovida por los islamistas, la iglesia copta y el gobierno, cuyo argumento se puede resumir así: si no pueden tener comida, que tengan a Dios. Esta profunda religiosidad pesa como una roca sobre las mujeres, cuyas condiciones de vida se han deteriorado en las últimas décadas. Cualquier organización socialista que no asuma la lucha por la liberación de la mujer en Egipto será una farsa y un obstáculo para la liberación humana.
La mayoría de las mujeres que salieron a la Plaza Tahrir y otros lugares de Egipto llevaban la mascada que cubre el cabello y el cuello (hijab). Más del 80 por ciento de las mujeres egipcias lleva el hijab —no por ley, sino forzadas por una norma social basada en el oscurantismo— para consternación de muchas de sus madres, que décadas antes lucharon por quitárselo.
La opresión de la mujer forma parte del núcleo de la sociedad egipcia. De igual forma que el predominio de la religión, ésta tiene sus raíces en el atraso del país, el cual es reforzado a su vez por la subyugación imperialista. La ley egipcia codifica esta opresión. La constitución declara: “El Estado garantizará la coordinación de los deberes de la mujer para con su familia y su trabajo en la sociedad” y “la fuente principal de la legislación es la Jurisprudencia Islámica (Sharia)”. La poligamia es legal, al igual que el repudio (en el que un hombre puede divorciarse de su esposa simplemente diciéndole “me divorcio de ti”). El aborto es ilegal, con muy pocas excepciones, y la mujer está subordinada por ley a su padre o a su esposo. La ley egipcia trata el adulterio del hombre y de la mujer de maneras muy diferentes, siendo el segundo mucho más grave.
Aunque es ilegal, la mutilación genital femenina prolifera, tanto entre musulmanes como entre cristianos. Según la Organización de las Naciones Unidas, el 96 por ciento de las mujeres entre los 15 y los 49 años de edad han sufrido la mutilación genital. Los “asesinatos de honor” también son rampantes entre los musulmanes y los cristianos, aunque las estadísticas son imposibles de encontrar ya que éstos no se reportan o se reportan como suicidios. Una rápida ojeada al cine y la televisión egipcios basta para mostrar hasta qué punto esta barbaridad es una tradición valorada y respetada. La ley egipcia contiene excepciones atenuantes al castigo del homicidio, que permiten a los jueces reducir las sentencias de los hombres que asesinan a mujeres como resultado de “crímenes pasionales”.
La valerosa socialista y feminista egipcia Nawal El-Saadawi ha escrito numerosas obras sobre la opresión de la mujer en el Medio Oriente. En su clásico de 1980, The Hidden Face of Eve [La cara oculta de Eva], habla de la arraigada obsesión con el “honor”:
“La sociedad árabe aún considera que la fina membrana que cubre la apertura de los órganos genitales externos es la parte más preciada e importante del cuerpo de una niña, mucho más valiosa que un ojo, un brazo o una pierna. Una familia árabe no sufre tanto si una chica pierde un ojo como si pierde la virginidad. De hecho, si una niña pierde la vida, sería una catástrofe menor comparada con la que sería si pierde el himen”.
Al mismo tiempo, las mujeres conforman una parte decisiva de la clase obrera, donde han desempeñado un papel dirigente en las huelgas de la última década, especialmente en la industria textil. Una de las más dramáticas fue la huelga textil de diciembre de 2006 en Mahalla al-Kobra. Más de 20 mil trabajadores pararon. Y fueron mujeres quienes la dirigieron, iniciando la huelga mientras los hombres seguían trabajando. Durante su protesta a las afueras de la fábrica, comenzaron a corear: “¿Dónde están los hombres? ¡Aquí están las mujeres!” Esto tuvo el efecto deseado, pues los hombres se les unieron, lanzando una de las huelgas más grandes que Egipto haya presenciado en años.
Puede que la mujer egipcia sea la esclava de los esclavos, pero también es una parte vital de la misma clase que sentará las bases materiales de su liberación al romper las cadenas del atraso social y el oscurantismo religioso mediante la revolución socialista. Como enfatizó Trotsky en un discurso de 1924, “Perspectivas y tareas en el Lejano Oriente”, “no habrá mejor comunista en Oriente, ni mejor combatiente por las ideas de la revolución y del comunismo, que la mujer obrera que ha despertado”.
La bancarrota del nacionalismo egipcio
Durante mucho tiempo, los gobernantes egipcios se han aprovechado de que las fronteras modernas de su país, de manera única en el Norte de África y el Medio Oriente, son similares a las antiguas. Esto supuestamente confirma la creencia de que la nación egipcia se remonta a los albores de la civilización. En realidad, el nacionalismo egipcio es producto de la obra modernizadora de principios del siglo XIX del gobernante otomano albanés Mohammed Ali, quien creó las primeras escuelas seculares, estableció el primer ejército nacional y sentó las bases para el surgimiento de una burguesía nacional. Sin embargo, Egipto siguió subyugado por las potencias coloniales europeas.
La fuerza de la mitología nacionalista egipcia también ha podido verse en la adulación al gobierno del coronel Nasser, un caudillo nacionalista de izquierda, en la que ha participado buena parte de la izquierda. Un elemento central de la fe popular en el ejército es el hecho de que el régimen de Nasser marcó la primera vez que los egipcios gobernaban el país desde la conquista persa en el año 526 antes de nuestra era. Desde que Nasser tomó el poder en 1952 todos los gobernantes egipcios han salido del ejército.
El ejército egipcio también es el único en el mundo árabe que ha logrado acertarle un golpe severo al ejército israelí, durante la guerra árabe-israelí de 1973 (tras haber sufrido una derrota humillante en 1967). Hablando de cómo el ejército “ya no es el ejército del pueblo”, el grupo de los Socialistas Revolucionarios escribió en su declaración del 1º de febrero: “Este ejército ya no es aquel que derrotó al enemigo sionista en octubre de 1973” (la guerra terminó en un empate). De hecho, la guerra de 1973, así como la de 1967 y la de 1948, no fue sino una batalla entre dos potencias regionales por sus propios intereses, en la que el proletariado no tenía bando. En cambio, la clase obrera internacional tenía el deber de defender a Egipto contra el ataque imperialista durante la guerra de 1956, que comenzó después de que Nasser nacionalizara el Canal de Suez.
En cuanto a Israel, no hay duda de que el estado sionista es el enemigo brutal de las masas palestinas, y exigimos la retirada inmediata de todas las tropas y colonos israelíes de los territorios ocupados. Pero también lo son los gobernantes árabes, que tienen las manos manchadas con la sangre de decenas de miles de palestinos. La liberación social y nacional de los palestinos no sólo requiere barrer con el estado sionista, sino también derrocar a los gobernantes capitalistas árabes en Jordania, donde la mitad de la población es palestina, y en el resto de la región. Entendemos que no será una tarea fácil arrancar al proletariado hebreo parlante de las garras del sionismo; pero cualquier perspectiva para Israel que rechace la revolución obrera árabe-hebrea condena a las masas palestinas a la opresión nacional.
El apoyo al nacionalismo árabe ha llevado a derrotas sangrientas del movimiento obrero en todo el Medio Oriente, y de manera notable en Egipto, donde Nasser llegó al poder apoyado por los estalinistas egipcios. Al llegar al poder, Nasser trató de apelar a Estados Unidos, pero fue rechazado; entonces volvió los ojos al estado obrero degenerado soviético en busca de asistencia financiera, militar y política. Al mismo tiempo, para consolidar su dominio, suprimió a los comunistas, a los cuales apresó, torturó y asesinó. Pero incluso mientras esto ocurría, el Partido Comunista siguió apoyando a Nasser y en 1965 se liquidó en su Unión Socialista Árabe.
Detrás de esta abyecta capitulación estaba el esquema estalinista de la “revolución por etapas”, que pospone la revolución socialista para un futuro indefinido mientras en la primera etapa, la “democrática”, el proletariado se subordina a una burguesía nacional supuestamente “antiimperialista”. La historia ha demostrado que la “segunda etapa” consiste en asesinar a los comunistas y masacrar a los obreros. Millones de obreros que buscaron la dirección de los partidos comunistas en Irak, Irán y otros lugares fueron traicionados por sus falsos líderes estalinistas. En Egipto, esta traición se presentó como apoyo al “socialismo árabe” de Nasser.
De hecho, el “socialismo árabe” era un mito que consistía en un capitalismo con una fuerte inversión estatal. Estaba diseñado para suprimir al proletariado, que se había lanzado a luchas sustanciales en el periodo que siguió a la Segunda Guerra Mundial, incluyendo luchas contra la ocupación británica. El papel que Nasser le confería a los obreros quedó capturado en su declaración: “Los obreros no exigen; nosotros damos”. A cambio de la pasividad del proletariado, Nasser implementó varias reformas que aumentaron los salarios y redujeron el desempleo. Sin embargo, con el tiempo, la inversión estatal terminó por agotarse, y ya no quedó mucho para “dar”.
Tras la llegada de Sadat al poder en 1970, los comunistas quisieron reorganizarse. Sadat respondió desatando a la Hermandad Musulmana para que los aplastara de manera efectiva. También expulsó a los asesores soviéticos (tras haber usado el armamento soviético contra Israel en la guerra de 1973) e instituyó la política de “puertas abiertas” a la liberalización económica, recortando los subsidios alimenticios y de otros tipos como un medio de enfrentar el estancamiento económico. Mubarak llevó esto aún más lejos y más profundo con su programa neoliberal de privatizaciones masivas. En contraste con las ilusiones populares, Mubarak no representó una ruptura con el nasserismo, sino su legado. Bajo Nasser, Sadat y Mubarak, Egipto ha permanecido subyugado al mercado mundial imperialista y sus dictados. La diferencia real entre Nasser y Mubarak se remite a que, mientras el primero era un gobernante bonapartista genuinamente popular, el segundo era ampliamente odiado.
Si el poderoso y combativo proletariado egipcio ha de ponerse a la cabeza de los oprimidos para luchar por su propio gobierno, debe romper con sus ilusiones nacionalistas. Lo que hoy se plantea con urgencia es la construcción de un partido obrero, sección de una IV Internacional trotskista reforjada, que luche por un Egipto proletario, como parte de una federación socialista del Medio Oriente.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/33/egipto.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.03.13 01:19 scienceofsin 16 cities for S2. Which new ones do you want to see?

UPDATE! (06/2/16) Four new locations appear to be confirmed:
Confirmed filmed:
Sao Paulo: http://o2filmes.com.b3163/SENSE_8_NA_O2 http://www.newnownext.com/sense8-cast-marches-in-sao-paulo-pride-max-riemelt-and-brian-j-smith-make-out/05/2016/
Naples/Rome, Italy: https://www.reddit.com/Sense8/comments/4d5rqj/my_buddy_is_road_tripping_down_the_amalfi_coast/ https://www.instagram.com/p/BDyrIzFIIN6/?taken-by=miguelangelsilvestre https://twitter.com/tinadesai07/status/717247856298565632 http://www.forbes.com/sites/dongroves/2016/04/07/the-wachowskis-and-sense8-season-2-an-insiders-perspective/2/#766308bd42d1
Amsterdam: http://www.telegraaf.nl/binnenland/25215535/__Netflix_filmt_in_Amsterdam__.html http://www.forbes.com/sites/dongroves/2016/04/07/the-wachowskis-and-sense8-season-2-an-insiders-perspective/2/#766308bd42d1
Los Angeles: https://www.instagram.com/p/BIsZAr3hp6Y/?taken-by=sense8
Appear confirmed:
Namibia: http://www.forbes.com/sites/dongroves/2016/04/07/the-wachowskis-and-sense8-season-2-an-insiders-perspective/2/#766308bd42d1
Malta: http://www.mujer.es/ellos/moda_y_accesorios/Miguel-Angel-Silvestre-tortilla-Unidos_0_1603039965.html
Three possible locations based on MAS's (Lito) instagram video: https://www.instagram.com/p/BDYX28_oIG4/?taken-by=miguelangelsilvestre
Somewhere in Nunavut, Canada — Cambridge Bay? (https://www.dropbox.com/s/5kfc6btucwrfofw/1.jpg?dl=0) Somewhere on Eastern Seaboard of US — Washington, D.C.? (https://www.dropbox.com/s/5kfc6btucwrfofw/1.jpg?dl=0) Somewhere along Mediterranean? — Barcelona? (https://www.dropbox.com/s/mgpx6gnijyy2ydl/5.jpg?dl=0)
Copenhagen? https://youtu.be/VN_RJcV64ME?t=822
Since it seems there will be 16 cities in S2 - which cities do you hope/think/need to see on Sense8?
I'm assuming we get SF, Chicago, Berlin, Mumbai, Mexico City, Nairobi, Seoul, London, and (probably) Reykjavik.
I'd like to see:
10: Rio de Janeiro Sao Paulo confirmed
11: Sydney Los Angeles confirmed
12: Shanghai
13: Istanbul Malta appears confirmed
14: Casablanca Amsterdam confirmed
15: Johannesburg Namibia appears confirmed
16: St. Petersburg Naples/Amalfi coast/Rome, Italy confirmed
I picked cities that were reasonable to film in - big security risks/war zones were obviously left off the list (eg Baghdad, Kabul, Cairo)
(Source: http://news.asiaone.com/news/showbiz/bae-doo-na-breaks-through-borders-netflix-sci-fi-series)
submitted by scienceofsin to Sense8 [link] [comments]


2016.01.10 16:46 felipustero De fuera vendrán y a nuestras mujeres violarán: racismo y xenofobia disfrazados de feminismo

La jugada, en este caso, consiste en hacerle un lavado de cara feminista a políticas represivas de corte fascista y racista: alimentar la xenofobia para defender a “nuestras mujeres”, de pronto amenazadas por esa masa de machos violentos que vienen de más allá de nuestras paradisíacas fronteras (Brigitte Vasallo)
Los medios de comunicación se han volcado en informar sobre una “ola” de violaciones en Colonia, Alemania. ¿Qué tiene este caso de especial? ¿Alzamos ya las copas para celebrar que ¡por fin! los medios dan la importancia que merece a las agresiones en entornos de fiesta? ¿Que por fin la violencia sexual es una cuestión de Estado? ¿O estamos ante un caso típico de ‘purplewashing’, donde las luchas de las mujeres se utilizan para criminalizar a segmentos de la población y aplicar políticas racistas?
La noticia de mil de hombres organizados para robar y violar a mujeres en Colonia durante la celebración de la Nochevieja ha saltado los periódicos. Mil hombres que, a medida que transcurren las horas, van tomando forma de “árabes o norteafricanos” y cuyo fantasma ha ido azuzando el racismo y la xenofobia de la población blanca, ahora bajo una “nueva dimensión de la delincuencia”, como han titulado algunos medios. La noticia ha tenido una inusitada repercusión en los espacios de comunicación convencionales, siempre reacios a nombrar como tal la violencia de género. “Indignación en Alemania por la ola de agresiones a mujeres en Nochevieja”, titulaba El País, o “Conmoción en Colonia por la ola de agresiones sexuales en Nochevieja”, en El Mundo, por citar algunos.
Sobre este caso hay un baile de cifras que arriesga a desviar el debate de donde realmente hace daño. No dudo que en los próximos días los mil hombres iniciales se rebajen a unos cuantos, como tampoco dudo que las 90 denuncias presentadas son completamente reales. Mil, noventa o cinco no cambia el hecho de que hubo agresiones y de que es escandaloso que se sigan produciendo. Y las hubo, sin duda alguna; para que no las haya es necesario establecer un protocolo específico y hacer un esfuerzo colectivo. Y aún así, se siguen produciendo, como bien sabe cualquiera que haya organizado eventos con mirada de género. Tampoco dudo que sigan apareciendo denuncias, cuando en este caso, por fin, se ha creado un ambiente receptivo en el sistema policial y judicial a las denuncias por tocamientos, algo generalmente impensable y que debería ser la norma.
Lo específico de este caso es que ha puesto el foco en el origen supuesto de los agresores. Norteafricanos. Extranjeros. Incluso hay medios que apuntan a que eran refugiados, así, directamente. Bajemos las copas, pues, porque el acento puesto en esa particularidad es extremadamente preocupante. Y es una trampa. Europa no se ha vuelto feminista con el Año Nuevo, sino que sigue siendo tan racista como siempre. Porque lo que tienen en común las agresiones sexuales en espacios de fiesta, todas, las que suceden en Colonia, en Cairo o en Barcelona, no es el origen o el color de los agresores, sino la construcción que les permite pensar a estos hombres que la agresión puede formar parte de su sexualidad. Los agresores no son blancos o negros, cristianos o musulmanes: son hombres construidos en la masculinidad hegemónica. Sin más. Ni menos.
Esta lectura que propongo, claro, no contará con el aplauso de la extrema derecha, de la derechona tradicional y del machismo de izquierdas, que se han vuelto feministas por un rato para denunciar la violencia que vivimos cada día las y los que somos leídos como violables (con el masculino que incluye también a hombres trans, a niños y a homosexuales). Y, sin embargo, es la lectura que nos permite plantarnos, como feministas, contra el racismo y seguir exigiendo medidas contundentes contra estas agresiones.
De la cultura de la violación, desgraciadamente, no se libra nadie. Ni los norteafricanos. Todos los hombres del mundo globalizado, desde que nacen, son alentados a violar. Todos los que crecen con el cine mainstream, los que tienen conexión a internet, los que tienen como única educación sexual los manuales de biología y el porno online más chusco. Todos los que han crecido en sociedades patriarcales donde la demostración de la masculinidad pasa por una sexualización agresiva y conquistadora. Todos son incitados a violar de una u otra manera, con violencia, por insistencia, o por cansancio, todos aprenden que un “no” es un tal vez, que tocarle el culo a una chavala en el autobús sale gratis y que si te pones caliente tienes derecho a exigir tu recompensa. Que “robar un beso”, es decir, besar a alguien en contra de su voluntad, es un acto romántico y pedir permiso es símbolo de debilidad (y le quita el morbo al asunto).
Que todos sean incitados a violar, claro, no quiere decir que todos violen. Porque los hay que resisten a toda esa mierda, los hay que se deconstruyen, y los hay que, simplemente, no quieren ser machos así. Y todos estos saben de las violencias que supone resistir a lo hegemónico. Porque lo que se premia es violar, no lo contrario.
El terror renovado que produce la idea de hordas de señores venidos de fuera dispuestos a violarnos a la primera de cambio es una trampa de la cultura de la violación, que ha logrado naturalizar que, realmente, cada vez que salimos de fiesta hay hordas de chavales programados para esperar que estemos lo bastante borrachas como para dejarnos follar sin consentimiento alguno. Que cuando denunciamos una violación se busca primero en nosotras la causa de los sucedido (que si la ropa que llevamos, que si nos habíamos drogado, que si habíamos tonteado con el violador). Generar el terror en los otros hace que pensemos que esa amenaza no existe más allá de los otros. Que no vivimos en esa amenaza constantemente.
Si la caverna se ha encabritado esta vez, es porque son otros los que nos violan. Y a nosotras solo tienen derecho a violarnos nuestros hombres. La cultura de la violación está en plena salud, y cualquier intento de denunciarla genera una enorme violencia. Así, mil hombres agrediendo a mujeres en una noche de fiesta no es una nueva dimensión de la delincuencia: es la misma dimensión de siempre.
La jugada, en este caso, se llama purplewashing: hacerle un lavado de cara feminista a políticas represivas de corte fascista y racista. Alimentar la xenofobia para defender a “nuestras mujeres” a “nuestros homosexuales”, “a nuestras personas trans”, de pronto amenazadas por esa masa de machos violentos y LGTBI-fóbicos que vienen de más allá de nuestras paradisíacas fronteras. Cuando hace apenas una semana del asesinato de Alan por parte de compañeros y compañeras acosadoras de un instituto de Barcelona con el beneplácito de todo el entorno silencioso, no podemos permitir que se use nuestro nombre en vano. No son ellos: somos todos.
El racismo y la xenofobia que quiere encender la caverna apunta y criminaliza a toda una franja de población, también mujeres, hombres homosexuales, personas trans y de hombres que reniegan de esas construcciones hegemónicas, un sinfín de identidades que son nuestras aliadas, y que sufren en su día a día la violencia de la masculinidad guerrera, de la masculinidad violenta, del macho conquistador. Desviar la atención de las agresiones sexuales hacia el color, el origen, la clase o la religión del agresor solo hace obviar la cruda realidad: que las agresiones sexuales son sistémicas, y es el sistema el que hay que cambiar. Por entero. Y eso a la caverna ya no le hace tanta gracia.
Tan inútil será el feminismo que no atienda a opresión de raza, como una lucha antirracista que no atienda al género. Precisamente porque se está utilizando el género para alimentar el racismo, y el racismo para alimentar el machismo más casposo. Porque son parte del mismo desastre, necesitamos alianzas urgentes para parar esto con todos los brazos, todos los gritos y todos los cuerpos posibles. Para que denunciar las violaciones no se utilice para construir racismo, para que podamos denunciar siempre, para que siempre salga en los periódicos, para que siempre los alcaldes y las alcaldesas tomen medidas de urgencia. Para que esas medidas apunten a donde tienen que apuntar: ni la clase, ni la raza, ni el origen. Sino a la construcción de la masculinidad guerrera, conquistadora y violadora.
Brigitte Vasallo
http://elventano.es/2016/01/de-fuera-vendran-y-a-nuestras-mujeres-violaran-racismo-y-xenofobia-disfrazados-de-feminismo.html
submitted by felipustero to podemos [link] [comments]


2014.12.26 11:23 koldoeskarpe Podemos, desde Podemos www.pensamientocritico.org

Podemos, desde Podemos Luis Alejos
"Cambiar la vida. Transformar la sociedad." 
Paris, Mayo del 68
Como todo fenómeno novedoso e innovador, Podemos conlleva paradojas. Algunas aparecen en hemerotecas y mediatecas, otras requieren análisis de proximidad. Lo vamos a abordar desde un círculo de Podemos, asumiendo el riesgo de equivocarnos, dando validez general a experiencias concretas. Se trata de una mirada crítica, basada en la convicción de que la autocomplacencia conduce al fracaso. En cualquier caso, Podemos seguirá dando sorpresas, continuará incidiendo en la agenda política, sin contar todavía con presencia en instituciones estatales. No teniendo cuentas pendientes con el pasado, basta que gestione con acierto su logro inicial: afrontar el reto de entrar en política de la forma más audaz, en el momento más inoportuno para el bipartidismo. Militancia de nuevo tipo Para quien ha militado en un partido político durante el franquismo o la transición, lo primero que sorprende en Podemos es el método de adhesión. En aquellos tiempos, la captación de simpatizantes era tarea ardua, con escasos resultados. En los orígenes de Podemos, la incorporación de gente procedente del 15-M fue espontánea, sin requerir campaña de captación, convirtiéndose en avalancha, en aluvión, tras las elecciones europeas. El proceso ha sido en cierto modo similar a lo ocurrido antes y después de las elecciones generales del 77 en los partidos que iban a protagonizar la transición. Enunciado el paralelismo, mejor no aventurar hipótesis mirando al pasado para predecir el futuro. Dado que en sus orígenes el ideario de Podemos seguía el modelo del 15-M, es preciso recordar que en dicho movimiento las decisiones se tomaban por consenso, siendo las portavocías plurales y rotatorias. No es ese el rumbo que lleva Podemos a partir de la elección de su secretario general y del consejo ciudadano estatal. La forma de elección apunta al distanciamiento respecto al 15-M, evidencia la adhesión al líder que se profesa en la generalidad de los partidos. Aquí enlazamos con otros dos aspectos esenciales: el registro digital y la repercusión interna de la imagen mediática de sus dirigentes. Inscribirse en Podemos es tan fácil como darse de alta en una red social. Para participar en la toma de decisiones no se requiere acudir a los debates de los círculos; se puede votar sin conocer los documentos sometidos a discusión. El resultado está cantado de antemano: gana quien aparece más veces en las pantallas de TV y tiene más seguidores en los clubes de fans de las redes sociales. Iglesias accede a la secretaría general con un apoyo del 96.87%, el segundo clasificado se queda en el 1.01%. Metamorfosis orgánica El detonante constitutivo de Podemos fue una consigna que tiene connotaciones nostálgicas: “Todo el poder a los círculos”, acompañada de otra equivalente: “Soberanía de los círculos”. Se abogaba por un entramado de círculos territoriales y sectoriales, conectados de forma tangencial mediante coordinadoras sin poder de decisión, resultando una estructura orgánica de pirámide invertida, cuyo punto de equilibrio lo formaría un equipo de portavoces que ejercería una mera labor de gestión semejante al “mandar obedeciendo” del sub Marcos. El proceso constituyente de Podemos está configurando una estructura orgánica equivalente a la de cualquier partido político. En la cúpula está el secretario general; no habrá portavocía plural, rotatoria y colegiada. Los círculos actúan en compartimentos estancos, sin apenas intercambio de información entre ellos, pese a la existencia de coordinadoras. Los debates se eternizan en busca de consenso, hasta que llegan directrices de Madrid, con frecuencia a través de medios de comunicación. Se están constituyendo los consejos ciudadanos, tendrán carácter electo y representativo, siendo inevitable que generen hábitos burocráticos. A diferencia de los partidos que se dicen de izquierda, Podemos no ha regulado el funcionamiento de corrientes de opinión. Tal excepcionalidad se basa en cálculos difíciles de asumir. Negar tal posibilidad empuja a los grupos organizados, sean plataformas políticas o movimientos sociales, a actuar poco menos que en condiciones de clandestinidad. Descartados métodos expeditivos de “caza de brujas” con resultados abominables, en Podemos hay y habrá grupos organizados. El sistema de elección de cargos internos se diseñó para conseguir mayorías fuertes, apartando a las minorías de los órganos de gestión. Si Podemos reconociese e integrase en sus estructuras organizativas a las minorías, su núcleo dirigente sería plural, no monolítico. El núcleo dirigente de Podemos constituye un bastión inexpugnable, a nivel estatal no hay posibilidad de tocar poder desde una minoría. La “lucha de líneas” entre la corriente oficialista y las tendencias organizadas se va a dirimir en los escalones intermedios de la estructura organizativa. Se da ya entre las candidaturas que aspiran a formar parte de los consejos ciudadanos de ámbito municipal. Venimos hablando de correlación de fuerzas entre corrientes internas; al pasar al espacio público, el de la política profesional, es previsible que entren en liza arribistas, oportunistas y otras especies de buscavidas. Puede ser la etapa del “Podemos, versus pillemos”, que justifica la decisión de salvaguardar la imagen de Podemos no presentándose con listas propias a las elecciones municipales. La red de círculos de Podemos, más que una tela de araña recuerda el modelo radial de la red de carreteras españolas. Tanto la toma de decisiones como el intercambio de información se ramifican y confluyen en Madrid. Las normas que regulan la creación y funcionamiento de los consejos territoriales son minuciosas y estrictas, apenas dejan margen para poder adaptarse a la realidad y a los cambios. La constitución de los consejos regionales o nacionales debería marcar la pauta para transformar las actuales relaciones de dependencia en fraternales, estableciendo en el plano interno el derecho a decidir que Podemos reconoce y ampara en el orden político. Programa, programa, programa El equipo que encabeza Pablo Iglesias y dirige Podemos, va adaptando la línea programática a las exigencias del momento. En el periodo inicial de acumulación de fuerzas, sin perspectivas de llegar a gobernar, se asumió la “lluvia de ideas” que engloba las aspiraciones del 15-M. El programa electoral de la campaña europea era un compendio de reivindicaciones promovidas desde los círculos. El documento “Un proyecto económico para la gente”, recientemente publicado, muestra que al acercarse las elecciones generales se afianza el posibilismo. Heriberto Cairo, decano de la Facultad de Políticas y Sociología de la Complutense, lo explica en estos términos: “Son pragmáticos. Si tienen que cambiar el discurso para alcanzar sus metas lo cambiarán. Lo cual es bueno.” Salvo para quienes compiten electoralmente con Podemos, resulta atractivo el programa económico elaborado por Navarro y Torres. Pero se trata de eso, un programa electoral, donde no caben medidas contrarias a los intereses de sectores amplios de la población, aunque sean justas. La situación de emergencia que afecta al país requeriría aplicar una consigna coreada en las movilizaciones en demanda de empleo, expuesta por el economista Serge Latouche en estos términos: “Hay que trabajar menos horas para que trabajemos todos, pero, sobre todo, trabajar menos para vivir mejor.” Candidaturas abiertas, sin bloquear. Depende Abrir las listas electorales a la participación de toda la ciudadanía, incluso en la fase de elaboración, yendo más allá de la mera ratificación en las urnas de una candidatura cerrada y bloqueada, aplicar el método cremallera (mujer, hombre, mujer, hombre, o viceversa) para asegurar la proporcionalidad de las listas, son iniciativas exclusivas de Podemos que han supuesto un notable avance en la democratización de los procesos electorales. Sin ser todavía una exigencia legal, esa práctica está incidiendo en los métodos de elaboración de candidaturas de otras formaciones políticas. Sin embargo, el equipo de trabajo que planificó el proceso constituyente denominado “Asamblea Ciudadana. Sí se puede”, fue elegido en lista cerrada y bloqueada, en vez de utilizar, como en los comicios europeos, una lista única, abierta. El consejo ciudadano estatal se vota mediante listas cerradas confrontadas que, sin estar bloqueadas, tienen en la práctica efecto candado. La utilización de modelos de listas diferentes, en función de que se trate de cargos internos o públicos, podría tener sentido si los puestos orgánicos se adjudicasen en votaciones presenciales y los institucionales mediante técnicas telemáticas. No es el caso; en Podemos se vota todo con el mando a distancia. El espejismo de la democracia virtual Podemos alcanza la excelencia en la utilización con fines políticos de herramientas telemáticas; constituye otra gran aportación, junto al empoderamiento de la ciudadanía en todas las fases de las consultas electorales. Funciona de forma magistral la democracia virtual, sin ser necesariamente compatible con la real. Trasladar ese método al plano interno, conforme se hace en las votaciones del proceso constituyente, plantea serias dudas. La democracia directa practicada en los debates de los círculos se transforma en plebiscitaria al tomar decisiones mediante consultas electrónicas abiertas a quienes desconocen los términos de cualquier discusión orgánica. El espacio de deliberación a distancia de “Plaza Podemos” no es equivalente ni puede reemplazar al debate de las reuniones presenciales de los círculos. Una de las razones: tal acumulación de información, opiniones, controversias, provoca desinformación. Además, no cabe ignorar la existencia de una brecha digital que no da opción a participar (votar) en las consultas promovidas por Podemos al 30% de la población, con el consiguiente sesgo en los resultados de las votaciones. La reciente distribución en zonas rurales de una publicación impresa, confirma esa realidad. La cuestión del poder Cuando todavía no era europarlamentario, Pablo Iglesias tuvo que reconsiderar algunas decisiones, siendo la más sonora el intento de designar a Jorge Verstrynge asesor personal. En la actualidad no cabe imaginar que los círculos puedan ganar ningún pulso al secretario general. El voto telemático de 95.311 personas le concede atribuciones equivalentes a las de cualquier secretario general plenipotenciario. La convicción de que el escrutinio ha sido correcto no borra la sensación de alarma, incluso pensando que tal grado de unanimidad falsea la realidad interna de Podemos. Queremos creer que Podemos sigue siendo un movimiento social y político plural, donde caben diversas corrientes de opinión, aunque algunos datos lo desmientan. En los círculos todavía se promueve el consenso, pese a que a nivel estructural se imponga el funcionamiento por mayorías, plasmado en la expresión de Iglesias “echarse a un lado” dirigida a las propuestas perdedoras. Las discrepancias que se manifiestan en Podemos se ciñen al plano organizativo, siendo casi inexistentes en cuanto a principios éticos y escasas a nivel político. De modo que no es una cuestión ética o ideológica, sino de poder. Sin embargo, nadie cuestiona el liderazgo de Iglesias; hasta el europarlamentario Pablo Echenique declara su adhesión al líder. Ese resultado tan abultado, conviene recordarlo, guarda relación con unos criterios de votación que imposibilitaban siquiera el reconocimiento de una oposición leal y responsable. Antes o después, será preciso establecer sistemas de representación y gestión más integradores. Convendría que también esa tarea se abordase en los procesos de constitución de consejos ciudadanos nacionales, regionales, insulares o autonómicos, conforme se determine en cada territorio. Vocación de gobierno “Ejercer el poder corrompe, someterse al poder degrada”, decía Bakunin. En este caso, el riesgo no está en la ambición económica, ni en el sometimiento voluntario, sino en el reto del poder por el poder mismo. Cuando Pablo Iglesias declara que “Podemos ha nacido con vocación de gobierno” y que quiere “ocupar la centralidad del tablero”, quienes aspiramos a la regeneración política, a dignificar la res pública, sentimos cierta inquietud. La obsesión por llegar al gobierno, sin voluntad de aunar fuerzas, puede acabar en una gran decepción. Los gobiernos no gobiernan; son meros gestores de intereses obscenos. Lo sabemos porque Pablo Iglesias lo ha proclamado desde la cátedra de los medios de comunicación de masas. La apuesta de Iglesias y su equipo es arriesgada: si no llega al gobierno defrauda a seguidores inscritos en Podemos con la convicción de ser hinchas del equipo ganador. Si consigue ocupar “el centro del tablero”, pero fracasa al intentar aplicar su programa, son tales las expectativas creadas, que el conjunto del país sufrirá el impacto, con una más que probable regresión a la situación anterior. José Luis Rodríguez Zapatero tuvo ocasión de dimitir, pasando a la historia como un héroe, en vez de convertirse en villano acatando la exigencia de modificar el artículo 135 de la Constitución para priorizar el pago de la deuda. Si Pablo Iglesias llega a La Moncloa no tendrá esa oportunidad, dado que fue él quien nos hizo perder la inocencia, proclamando que los gobiernos cumplen los designios de la Troika y del Ibex 35. Concluyendo Tanto a la juventud indignada del 15-M, como a los rebeldes sin causa del Mayo-68, nos suena bien la música de Podemos. Sin embargo, las experiencias adquiridas con perspectiva generacional, conllevan visiones distintas que se distancian: quienes antaño proclamamos con Tomás Moro una república comunitaria en la isla Utopía, acabamos como Sancho Panza, abandonando la ínsula Barataria con las alforjas cargadas de escepticismo. En Podemos comienza a darse el inevitable conflicto entre democracia participativa y oligarquía, libertad de expresión y disciplina, acción directa y burocracia. No sabemos si logrará mantener parte de las señas de identidad originarias. En cuanto a objetivos, conseguir una “democracia real ya” parece una meta suficientemente ambiciosa. Aspiramos a que al concluir el proceso constituyente, Podemos conserve del 15-M algo más que la imagen de una ovación moviendo las manos con los brazos en alto. Queremos que falle la profecía de Alberto Garzón: “Podemos no es una organización política, es una exitosa maquinaria electoral”. Deseamos que tampoco acierte aquella frase de Mayo del 68: "No es una revolución, majestad, es una mutación".
Luis Alejos, licenciado en sociología por las facultades de ciencias sociales de las universidades de Deusto y de Estrasburgo, es miembro de Podemos Bilbao.
http://www.pensamientocritico.org/Luiale1214.htm 12.14
submitted by koldoeskarpe to podemos [link] [comments]