Cotizaciones felices

"LA FELICIDAD TECNOLOGICA" Andrés Herrero. (Entrega No. 11) *El capitalismo es el sistema que más puestos de parado crea*

2016.10.11 22:45 RaulMarti "LA FELICIDAD TECNOLOGICA" Andrés Herrero. (Entrega No. 11) *El capitalismo es el sistema que más puestos de parado crea*

Los pajarillos tal vez se alimenten gratis como afirma la Biblia, pero los humanos lo hacen con la cesta de la compra.
 _______________________ 
Los asalariados solo son libres de elegir amo; libres de morirse de hambre o aceptar lo que les echen.
Si su empresa va bien, se permitirá el lujo de prescindir de los que estime oportuno; si entra en bancarrota, el trabajador se hundirá con ella.
Lo que antes eran derechos, ahora se consideran privilegios.
Las reivindicaciones de los trabajadores han sido sustituidas por las del capital (rebaja de cotizaciones sociales, de impuestos, de salarios, etc.).
El capitalismo es el sistema que más puestos de parado crea.
Nada puede escapar al sistema dinero, ni nadie que no sea rentable, sobrevivirá.
** En vez de mostrar los dientes y los músculos como los antiguos esclavos, los asalariados enseñan su currículo, y las cadenas que portan son el móvil y la sonrisa profidén pegada a la cara.**
Estabulados en fábricas, oficinas, granjas y talleres, su suerte será mejor o peor, dependiendo de que estén adscritos a un género de explotación intensiva, extensiva o tercermundista.
El trabajador frente al empresario es la repetición de la vieja historia de David frente Goliat.
Nada puede haber más injusto que la supuesta libertad de los desiguales; la gacela jamás podrá ser libre frente al león: si no se escapa, la devorarán.
El problema no es de libertad, sino de poder… ¿y quién lo ostenta, el asalariado o el patrón?... ¿qué clase de libertad puede haber en aceptar empleos mal pagados, extenuantes y nocivos para la salud y la integridad de la persona?...
Los pajarillos tal vez se alimenten gratis como afirma la Biblia, pero los humanos lo hacen con la cesta de la compra.
La nuestra es una sociedad alienada que mutila al ser humano.
El ciudadano civilizado lleva permanentemente puesta la soga al cuello: que se la aprieten más o menos dependerá de la coyuntura.
Toda su vida se halla a merced de la empresa.
Desde que abre los ojos a toque de despertador, ya no es dueño de su persona.
Si quiere escapar del paro, tendrá que estar más tiempo en ella que con su familia, viendo más rato a su jefe que a su mujer o sus hijos.
Como las máquinas no descansan, ha de rendir a tope como ellas.
La tecnología lo acorrala, suprimiendo los tiempos muertos y disolviendo las fronteras entre vida y trabajo.
Los ordenadores y las cadenas automatizadas se han convertido en el más fiel e insobornable de los capataces, capaces de fiscalizar no solo la cantidad y calidad de la producción del empleado, sino de chequear su actividad, grado de dedicación y entrega.
Desde que dejó de ser una persona para convertirse en el último decimal de la cuenta de resultados, en un cero a la derecha, “su bienestar material ha ido acompañado de un empobrecimiento existencial”.
El capital tiene derechos, el trabajador no; el capital necesita protección y garantías, mientras que al asalariado no le hacen falta, porque le sobran agallas.
El capital es cobarde y demanda seguridad; los empleados por el contrario, no la necesitan, porque cuanto más precarios, más libres y felices de echar currículos están.
Curiosamente, aunque “el millonario y el parado, son libres de dormir bajo el puente, solo uno de ellos lo hace”, como recuerda oportunamente el científico Henry Laborit
¿Cómo va a ser libre alguien que depende de otros?...
Una regulación de plantilla o un repentino cambio de humor del jefe y toda su vida será arrojada de golpe por la borda.
Ninguna actividad lícita o ilícita reporta más beneficios que la compraventa desigual de la fuerza de trabajo, ni existe ganado más rentable que el humano.
A mayor número de cabezas, mayor ganancia porque, como apuntó Bakunin, “donde hay rebaño – sea de trabajadores, espectadores, compradores, votantes o fieles-, nunca pueden faltar esquiladores”.
En los últimos 30 años las vacas han triplicado su producción de leche, sin beneficiarse de tan notable avance, y los humanos llevamos el mismo camino que ellas.
** El peso de los salarios en el Producto Interior Bruto está adelgazando tanto que se está quedando en los huesos**.
No son las empresas sino el ser humano el que está en quiebra, y cuanto más prosperan ellas, peor le va a él.
«El capitalismo es un sistema en el que el progreso tecnológico no acorta la jornada laboral, sino que la alarga y precariza.
Un sistema en el que la posibilidad de descansar se transforma en paro, en el que la guerra, la peor de las calamidades para el ser humano, se convierte en el mejor estimulante económico y que, a la destrucción del planeta, la denomina crecimiento.
Todo aquello que para los seres humanos es un problema, resulta para la economía una solución, y lo que para ellos es una solución, para la economía es un problema».
El mérito de transformar la explotación laboral en una disciplina científica, corresponde al ingeniero americano Fredrick Taylor que, en fecha tan temprana como 1903, postuló que:
«La máxima prosperidad es el resultado de la máxima productividad, que a su vez se obtiene por la eliminación de movimientos innecesarios, y la sustitución de los lentos e ineficientes por otros rápidos.
La estandarización de todos los detalles y métodos resulta indispensable para calcular el tiempo apropiado en el que debe hacerse cada operación, y para obligar a que se haga en el tiempo asignado.
La racionalización de los procesos productivos, el diferenciar las tareas de creación y ejecución, o lo que es lo mismo, el separar por completo los aspectos mentales de los manuales, y las tareas de organización de las tareas mecánicas, asegura un mayor control de la producción por parte de los directivos.
Si en el pasado, el hombre lo era todo, en el futuro, el sistema debe ser lo principal; un sistema capaz de convertir al hombre en un mero autómata.
El trabajador de la cadena de montaje se tiene que comportar como un mono bien adiestrado».
En “un trabajador tipo buey”, como lo calificaba el propio Taylor. Una dócil máquina de carne.
Su método sacrificaba la persona a la producción para optimizar el rendimiento y maximizar el beneficio.
Hasta que llegó él con sus revolucionarias teorías, las fábricas se limitaban a establecer la cantidad de bienes que los obreros debían producir, concediéndoles plena libertad para organizarse y realizar su cometido como mejor les viniera en gana.
La irrupción de Taylor liquidó definitivamente ese funcionamiento semiartesanal.
Pensar era algo que tenía que hacer el capital, no el trabajador, partiendo de la idea de que “si se trata a las personas como borricos, ellas actuarán como tales”.
Las necesidades de la producción se situaban por encima de las humanas.
Lo bueno coincidía con lo útil, y nada podía serlo más que ganar cuanto más dinero mejor.
El lucro individual y empresarial, convertido en el principio más noble de la creación, ascendía así al podio de la sociedad.
Henry Ford (“no busques el fallo, encuentra el remedio”, “imposible significa que no has hallado la solución”, “los que renuncian son más numerosos que los que fracasan”), recogió a la perfección el legado de Taylor, llevando sus teorías a la máxima expresión.
La clave de su éxito fue la reducción de costes mediante la producción en serie.
Su método, inspirado en el sistema de despiece de los mataderos de Detroit, consistió en instalar una línea de montaje a base de correas de transmisión, cintas transportadoras y guías de deslizamiento que iban desplazando automáticamente el chasis y piezas del automóvil hacia los lugares donde los operarios esperaban para realizar las tareas de ensamblaje.
El vehículo a motor que hasta entonces había sido un objeto de fabricación artesanal y coste prohibitivo, destinado a un público selecto, Ford lo puso al alcance de las clases medias.
Los componentes intercambiables permitían que cada operación quedara compartimentada en una serie de tareas mecánicas y repetitivas, con lo que dejaba de tener importancia la destreza de los operarios, y esa descualificación de la mano de obra debilitaba sus reivindicaciones al tiempo que la dirección de la empresa adquiría un control absoluto sobre el ritmo de trabajo de los obreros, determinado por la velocidad que imprimía a la cadena de montaje.
En 1913 las condiciones de trabajo en Detroit eran tan duras que la fábrica conoció una rotación de obreros del 400% en el espacio de un año, pese a que sus salarios de 5 dólares a la hora, eran por aquel entonces los más altos de la industria americana.
Más que un coche, lo que Ford produjo fue un nuevo modelo de obrero.
 __________________________ 
CONTINUARA-* Si antes el capital tenía que molestarse en ir a buscar esclavos a África, ahora acuden gratis en patera*
submitted by RaulMarti to podemos [link] [comments]


2016.05.06 09:57 josebaortiz "Un espía en el PP" El mercenario que lava más limpio. (Cap. 4 y último)

Bueno, ya podemos estar tranquilos, la mediocridad de la clase política ha dejado paso a una nueva estrella, aspecto impecable, verbo florido, joven, dinámico, diciendo verdades como puños, hablando de regeneración y lucha implacable contra la corrupción, de la necesidad de un cambio. ¿Será demasiado “cool” para ser verdad?¿Y si es como un detergente 90% marketing?
En la intervención del diputado Sr. Truán en la tribuna de oradores durante la sesión fallida de investidura de Sánchez - magnífica intervención por cierto- nos dijo que si alguien pensaba que C’s era un partido de progreso, que no se preocupara ”que eso se cura en Catalunya”. Allí los conocen bien. Llevan sufriéndolos desde hace 9 años. Quien también los conoce bien es el presidente del Sabadell, si… ese de la frase genial del ”Podemos de derechas”. Sabemos que los del IBEX35 son muy brutos, pero muy, muy brutos. ¿Y que se les ocurrió? Pues juntar a un partido de extrema derecha catalana con un partido de extremo centro madrileño que se llamó UPyD (q.e.p.d. aunque quieren resucitarlo). Solo había un “problemilla”, la dueña del cortijo quería ser la jefa y eso no entraba en los planes, hacía falta alguien disciplinado y obediente. No, una cabra montesa no daba el perfil, sin embargo un tal Rivera con su piquito de oro podría funcionar.
Bien ya tienen el personaje central, pero faltan muchos acompañantes más para que aquello pueda parecer que tiene “cuerpo”, y lo más fácil y rápido (no había mucho tiempo) era comprar “mercenarios”, los había a cientos… exPP, exP—E, exUPyD, adornados con algún “independiente” como Garicano,.. vale… que colaboró con FAES….tampoco se van a poner exquisitos…. Esto trae complicaciones, no te puedes fiar del personal así que te dedicas a poner investigadores privados para que te informen, no vaya a ser que empiecen a saltar las minas por todas partes y aquello sea un fiasco….¿Some problems about Panama papers, honey?
Se les ha llamado muchas cosas, ninguna bonita, pero hay que reconocerles el mérito de que han intentado ganarse el sueldo. Como los números del 20D no daban para poner al PP otros cuatro años más haciendo barbaridades, necesitaban al P—E para que se abstuviera. Pero así a pelo, pues como que no. Entonces en el PP pergeñan un plan para incinerar a Sánchez, pero necesitan la “colaboración” de los mercenarios. Se les transmite la orden y allá que van felices y en tropel. Ni preguntan cómo es el final, ni si aquello va en serio, nada de nada. Desde el PP la información e instrucciones les llegan escasas y opacas. Una vez hecho su trabajo y pensado que iban a gobernar con el PP, se destapa el pastel y se encuentran con un pacto con el P—E que es como el protagonista de “La cena de los idiotas”. De gobernar con el PP nada, de abstenerse el PP nada de nada, de sentarse a negociar con ellos, menos…. ¿Fue entonces cuando se dieron cuenta que el PP les ninguneaba y que se empezaban a oler como que se la tenían jurada? El “monaguillo” lo intentó, insistió, perseveró, fue un “coñazo”…. Hasta que Rafael Hernando, tan encantador él, dijo por la tele que ”a ver qué era eso de que le llamen por teléfono a uno a las 10:30 de la noche cuando está viendo el partido de la tele”. Al día siguiente se les vio a ambos por los pasillos del Congreso aclarando “conceptos”, bueno, Hernando se los aclaraba….
Hay quien dice que son de derechas, humildemente, discrepo. No son de derechas, salvo que reubiquemos el eje de coordenadas izquierda y derecha. Si el PP es muy pero que muy y muchísimo de derechas, --y no solamente en lo económico-- estos son ultraliberales pero muy de muchísimo ultraliberales. En dos palabras: Despido Único, perdón contrato único; en que estaría yo pensando… Los salarios no importa que sean bajos, es más a los empresarios que menos paguen que no se preocupen, para que sus trabajadores no se mueran de hambre y sigan produciendo, les vamos a dar con los impuestos de los demás trabajadores (que son los únicos con obligación de pagar impuestos) un “complemento”. Así con un par… ¿Cómo no se nos había ocurrido antes? Son unos genios…. transmitiendo las ideas del IBEX35. Los trabajadores se pagan el sueldo ¡ellos mismos!
El pago de las cotizaciones de la S.S. es un lastre para el empleo, como defienden el pleno empleo, que ya han descubierto cómo sale muy barato, no van a estropearlo teniendo que cotizar a la S.S. Bueno pero ¿qué hacemos con las pensiones? Nada, cuando se termine la hucha de la S.S. pues que la gente se hubiera hecho un plan privado, que para eso estaban y se lo llevan avisando mucho tiempo. Sinceramente, me siento abrumado…. ¿Cómo no se nos ha ocurrido antes? Nosotros defendiendo que hay que subir el salario mínimo para aumentar el consumo, y no nos habíamos dado cuenta que el empleo lo crean los empresarios….¡Gratis! Perdone Sr. Garicano, una preguntita, ¿Y han pensado a quién le van a vender los empresarios lo que produzcan los trabajadores gratuitos? Ah, todo para la exportación… Porque si no cobran no pagan impuestos y entonces ¿de dónde sale el “complemento”? ¿Y los pensionistas sin pensión que van a comprar? Ah, que luego ya….
Quién nos iba a decir que Adolfo Suarez se iba a reencarnar en un tal Rivera. Este chico apunta maneras de “gran líder”, transmite….confianza. Basta echar un vistazo a los 3,6 millones de votos que obtuvieron el 20D. Voy a tratar de diseccionarlos: 2 millones vienen de votantes del PP que se creyeron lo de la “regeneración”, y que seguir votando a Rajoy les empezaba a producir arcadas; 1 millón de votantes de UPyD que se habían quedado huérfanos y 0,6 millones de los que se creyeron que eran de “centroizquierda”. Para haberse gastado 4,6 millones de euros y haber tenido un apoyo mediático ilimitado, parece muy poco. Desde luego pinta de que puedan ser el recambio del PP, lavado y planchado, como que no; es más, por su culpa el PP no obtuvo mayoría absoluta el 20D. Si al final habrá que darles las gracias porque soportar cuatro años más de barbaridades del PP hubiera sido insufrible. No les pueden hacer “desaparecer” de repente, así que se los van a tener que tragar y compartir votos con ellos, nuevamente debemos darles las gracias. Van a intentar desactivarlos retirándoles el apoyo mediático ilimitado y lanzándoles a la máquina del fango, lo que ya se está viendo en progreso.
¿Entonces qué hacemos con ellos? Se están preguntando en el IBEX35. Porque si como parece el PP aguanta, la ostia se la tienen que dar C’s y P—E, porque votante nuevo no va a haber, y la abstención tiene toda la pinta que va a aumentar en ese lado del campo. El riesgo es que PP y C's no solo no sumen 176, sino que se queden muy lejos, así que tendrán que meter al P—E en el lío, sí o sí. La única opción que tienen de sumar es formar el trío “Los de siempre”, que de esa forma sí les darán los números o eso creen. A nosotros nos harían un favor…. 12 millones de votos a repartir entre tres….nos vamos a divertir….
¿Y qué pasa con la pasta? Bajo control centralizado, todo lo que se recauda en los ayuntamientos se deriva a una cuenta bajo el mando de un tal Villegas. ¿Qué eso no es legal? ¿Qué tienen una querella criminal ante la Fiscalía Anticorrupción? ¿Qué dices que tienen cuantos electos imputados? ¿Más que el PP? No creo, si dicen que son la “regeneración” y la “transparencia”, tienes que estar equivocado. Si hasta tienen un certificado de una organización opaca de ser los más “transparentes”, vamos garantía total, si se les vota y resulta que son unos “kinkis” te devuelven el voto, lavado, planchado y almidonado con olor a Chanel nº5 y todo… lo que se dice de toda confianza.
¿Y si resulta que el mercenario que lava más blanco tiene las manos muy sucias?
PD: Hilo reeditado a las 10:41 del 06/05/2016
submitted by josebaortiz to podemos [link] [comments]