Si yo era una niña lo que sería mi nombre sea

~Historia de suspenso~

2020.10.20 01:34 chonny433 ~Historia de suspenso~

Me encontré esta historia en inglés, me gusto mucho y quise traducirla.
Mi nombre es Dania, tengo 19 años, soy la mayor de tres hermanas y un hombre. Hace un año que estoy en esta celda fría y alejada de las demás reclusas.. me consideran de muy alto riesgo y he sido condenada a la inyección letal... Tengo una celda para mi sola y no salgo de aquí, me dan de comer por medio de una puerta, jumm. .. me tienen miedo. El psiquiatra que viene a verme necesita ayuda me sedán primero con un dardo como si fuera una bestia.. ja ja ja me tiene miedo mi diagnóstico es desequilibrio mental con triple personalidad pero mas bien creo que lo que temen es que les haga lo que les hice a esos hombres...le temen a mis ojos azules celeste, mis labios carmesí, mi piel blanca y buen trasero, bubys de buen tamaño y firmes y mi sensual manera de ver y moverme, se nota que se ponen nerviosos lo que no saben es que si hice todo eso es por que me sentía asustada y solo me defendía.. Hace 11 años vivía con mi madre y mis cuatro hermanos en un poblado de Texas, mi madre de sangre latina es mexicana, mi padre... solo se que era francés y que mi madre se embarazo de mi en un baile en su pueblo allá en Michoacan, México. Y que se vino a USA sin saber qué estaba embarazada aquí nací, mi madre se llamaba Fabiola era bonita una gran mujer muy sensual... pero muy puta. Mis hermanas son de diferente hombres y mi hermano es de mi padrastro Javier un mexicano borracho, con aires de macho. Mi madre trabajaba en un bar de quinta mal oliente para poder mantener a su macho. Por que yo a mis ocho años no estudio tengo que trabajar vendiendo galletas y ayudando en una tienda a un viejo loco que me daba asco y miedo pero necesitaba llevar de comer a mis hermanos. Un día mi madre se fue a su gran trabajo y me dejo como siempre al cuidado de mis hermanos recuerdo la fecha como si fuera ayer era un 20 de abril era ya de noche y venía una tormenta yo abrigue a mis hermanos y los lleve a la cama todos dormíamos en una sola cama todos apretados, Javier no estaba..... Así que me apure a hacer todo recoger lo que mi madre no hacía por dormir todo el día, lave trastos y recogí todo me sentía cansada y tenia frío la tormenta azotaba con todo y por primera vez sentí miedo, miraba como las gotas de lluvia resbalaban en las ventanas el aire soplaba con fuerza y entre la oscuridad al irse la luz vi una sombrita era mi hermanito de un año que gateando llegó a mi lado lo mire y me abrazo con fuerzas le dije que todo estaba bien y me quede sorprendida pues como se bajo de la cama fui a ver y la vieja cobija estaba tirada al parecer se cayo lo abrace y arrullé hasta que se durmió me quede acostada a su lado y me gano el sueño, de pronto escuche entre sueños una respiración agitada un olor putrefacto entre mal aliento, alcohol y cigarro, sentí como unas manos ásperas recorrían mis piernas y desperté asustada era Javier, quise pararme pero se acostó encima de mi su cuerpo gordo me ahogaba y me decía al oído que me cogeria asta hacerme gritar y aullar como perra... por un momento recordé que mis hermanos despertarian y se asustarían también recordé cuando mi madre se cogia a sus amantes siempre lo hizo frente de mi así que sabía lo que me pasaría y no podía escapar así que como pude le dije no aquí por favor... el me jalo al suelo y luego me jalo del cabello hasta la cocina me aventó con fuerza y caí al piso, el se paró frente mí y se bajo el pantalón y quedo al aire su pene, un pene grande y grueso muy erecto percudido y olía a pescado me puso de rodillas frente a él y me jalo del cabello me dijo mama perra sucia casi me daba vómito y como me vio arquear me bofeteo me dijo si no lo haces iré por tu hermana mis ojos se llenaron de lágrimas y quise gritar pero sabía que nadie podía ayudarme así que con todo el asco del mundo empecé a mamar ese asqueroso y pudriente pene cada vez gemía como loco trate de morderlo pero me miró y me dijo si me muerdes mató a tus hermanos así que seguí luego se vino en mi boca yo vomite pero me jalo y me arrancó mi ropa de un jalón, mi desnudez quedó frente a él, mi delgado cuerpo yacía frente a un tipo de 1.80 de estatura para ser mexicano era alto su robusto cuerpo pesaba aproximadamente 100 kilos, me trate de tapar pero fue en vano el me jalo hacia el y por un momento quise gritar sin embargo recordé a mis hermanos y caye, sus ásperas manos tomaron mi débil cuerpo y me tiro al suelo sujeto mis piernas y las abrió a par me se echó encima y con su pene traspaso mi vagina me tape la boca pues el dolor era horrible mis lágrimas rodaban por mi rostro y el embestía con rudeza el dolor era insoportable pero aun así no grite volteaba a ver a todos lados buscando con que quitármelo de encima pero no podía ni respirar, mientras el jadeaba en mi oído como cerdo y me decía maldita perra estas bien apretada me gusta como gimes y volvía a embestir después de un rato se vino y se salio de mi sentí que me partía en dos y quise moverme y huir sin embargo me jalo de mis pies y dijo a donde vas aún no termino de cogerte perra desgraciada y me volteo tomó con sus manos mi cadera y me puso de cuatro me penetró por el ano y la dejo ir toda sentí un inmenso dolor y mis lágrimas rodaban por mis mejillas el embestía con fuerza se aferraba a mi con los brazos y me la dejaba ir con todo sentí que el tiempo se detuvo y no terminaba mi dolor de repente se cayo encima de mi aplastandome no podía moverme y tampoco respirar el maldito se quedo dormido y su asqueroso pene dentro de mi... con la poca fuerza que me quedo y con mucho trabajo pude safarme pero no podía ni pararme, sangre escurría entre mis piernas y mi ano palpitaba con dolor con trabajos me arrastre hasta el baño abrí la regadera y me lave con jabón con un mecate me tallaba mi cuerpo queriendo arrancar mi piel y dejar de sentir sus asquerosas manos y su putrefacto aliento me quede bajo el agua llorando y deseando matarlo por primera vez sentí el sentimiento más fuerte en mi vida quería matarlo lo odie y odie a mi madre por no estar, la odie por permitir que esto me sucediera a mi corta edad, por no ser una madre como otras que llevaban a sus hijos al parque y les compraban un globo, a mis ocho años no tenia infancia tenía que ser madre de mis hermanos, yo los bañaba y les daba de comer. Odiaba ser la mayor y tener que vivir así, mire el espejo y lo rompí tome entre mis manos un pedazo y quise cortarme la garganta para terminar este infierno pero recordé a mis hermanos si yo moría mis hermanos se quedarían solos pues mi madre no los cuidaba el bebe moriría de hambre y de seguro Javier tomaría a mis hermanas para saciarse así que sólo lloré en silencio, con trabajos me pare y busque una toalla sanitaria para ponérmela pues aun sangraba salí del baño y vi a Javier tirado en el viejo sillón ya se había puesto la ropa y roncara como cerdo quise enterrarle un cuchillo pero me dio miedo así que camine a el cuarto busque mi ropa y me vestí gracias a Dios mis hermanos no despertaron tome un trapo y limpie mi sangre, todo me dolía me fui a la cama y lloré un buen rato hasta que escuche llegar a mi madre para variar ebria ya no dormí, pronto el sol entró por la ventana entre las rotas y viejas cortinas mi hermanito despertó y me abrazo yo lo abrace también, como pude me pare fui a la cocina y le serví leche, mis hermanas se levantaron y desayunaron con leche y Marin la más chica me abrazo y vio mis ojos rojos e inchados mi labio abierto y me pregunto que te paso? Cattia y Mirelle me miraron y me abrazaron les dije nada me caí anoche soy muy torpe. Después salí a la tienda del viejo loco para trabajar pero cada vez que me movía sentía que filosas navajas me cortaban por dentro llegue hasta la tienda y el viejo me miró sus ojos se llenaron de lágrimas y me dijo que te hicieron yo sorprendida pues siempre le tuve miedo y asco pero me tomo de la mano y me ayudó a sentarme en verdad solté un grito de dolor y lloré como nunca grite y el me abrazo con delicadeza le dije me quiero me quiero morir... el viejo me dijo no hija aún eres un pequeña no pienses así se que te lastimaron y que no eres feliz pero no pienses así me tomo entre sus brazos y me cargo me llevo asta su casa que estaba atrás de la tienda me acostó en su cama y me puso un medicamento para el dolor me lavo y me reviso me dijo te lastimó muy feo ese hijo de puta pero verás lo mataré yo le dije no yo lo haré..después perdí el conocimiento me desmaye.. Cuando desperté me sentía mejor y vi a mi alrededor vi medallas de honor y la bandera de México y Estados Unidos una gran foto de un joven militar me senté y ya no sentí dolor en eso entró el viejo le pregunte quien es el??... el sonrió y dijo no siempre fui feo y viejo... soy yo fui militar ahora estoy retirado soy latino mis padres fueron mexicanos y yo nací aquí me metí al ejército y por una metralla me retire pues me destrozo los nervios de mi pie y ya no servía para el ejército... También vi una escopeta y le dije enséñame a disparar me miró y dijo aún eres muy pequeña para aguantar el golpe de una escopeta y conteste si aguante las cógidas de ese cerdo sin gritar que no aguante eso... me miró y sus ojos se llenaron de lágrimas y me dijo esta bien pero te enseñaré primero con una pequeña... mañana lo haré ahora es muy tarde para eso pregunté que hora es y me dijo ya son las 6 me pare rápido y no sentí dolor y le dije que me hizo ya no siento dolor y me contesto te puse un medicamento para el dolor el que tomo para mi dolor del pie durará el efecto hasta mañana y entonces te pondré otra pero ahora a donde vas??? Le dije voy a mi casa mis hermanos están solos y no quiero que les hagan lo mismo que a mi me dijo y di vuelve a atacarte no niña yo iré y lo denunciare le dije no yo me vengare además mis hermanos me necesitan así que salí de ahí y regrese no negaré que tenia miedo pero cuando llegue mi madre me pregunto que por que tarde la vi con el ojo morado y pregunté que te paso me contesto ese pendej0 me pego y se llevó mi dinero y tu donde diablos andabas y que te paso le dije que me había caído pues si le decía la verdad no me creería y de seguro también me golpearia... por un mes Javier no volvió y mientras tanto yo planeaba mi venganza y el viejo Antony me enseñaba todo lo que sabía y yo con el hambre de venganza aprendí todo pronto cumpliría 9 años y yo ya era una experta en armas y tácticas de defensa cada noche que mi madre se iba esperaba que llegara Javier pero no llegaba mientras tanto yo planeaba mi venganza...una tarde cuando regresaba de la tienda a casa vi a Javier en el pueblo con siempre borracho así que corrí a la casa mis hermanos estaban jugando mi madre se fue y les dije entren les di de cenar y les dije a mis hermanas yo saldré pero quiero que se queden no habrán a nadie atranque la puerta por dentro y cuando llegue yo les silvaré tres veces y entonces abren... me metí a bañar tome un vestido de cantinera de mi madre y me lo puse me maquille y pinte mis labios de rojo me puse una peluca de mi madre pelirroja y su perfume barato... A pesar de ser niña era alta y me veía bien salí de casa y me fui en busca de Javier no tarde mucho estaba en un bar entre y me acerqué a el me miró y le dije ven el se paró y yo camine apresurada salí del bar y el detrás mío, camine por un sendero con arbustos para seguir por el bosque el detrás mío caminé hasta estar lo suficientemente lejos del pueblo y me detuve lo mire y me miró me dijo perra te gustó como te cogi que vienes por más yo le conteste si me gusta tu verga y quiero que me cojas el se desabrochó el pantalón y le dije espera primero brindemos y saque de mis ropas una cerveza a la cual ya le había puesto somníferos lo suficiente para inmovilizarlo pero no dormirlo le dio dos tragos y se la acabo yo hice que me quitaría la ropa pero pronto cayó como gran cerdo lo desnude le rompí la ropa con un cuchillo muy bien afilado y lo amarre de pies y manos el asustado me decía que le haría y le dije.... Lo mismo que me hiciste le puse una mordaza en la boca y prendí una fogata y puse un palo a arder con la punta ya a rojo vivo el carbón se lo metí por el ano... ja ja ja ja el hijo de puta se retorcía como vil gusano y gritaba pero no se oía pues su boca estaba tapada... lo embestía duro y sacaba y metía y el se retorcía luego apague cigarros en su asquerosa humanidad y con el cuchillo le corte el pene y los huevos ja ja ja fue mi parte favorita pues se sacudía como cerdo en matadero gritaba y gemía lloraba y suplicaba pero yo gozaba de su dolor después ya sin fuerzas le quite la mordaza y le metí su pene en la boca con todo y huevos y le cerré la boca y cosí con hilo y aguja.. Sus ojos se pusieron blancos y su cara roja se asfixiaba y poco a poco murió debo confesar que por primera vez me excite y sentí placer al ver como moría luego con gasolina rocíe su cuerpo y puse leña encima de él y prendí fuego era increíble ver como se movía el cuerpo y se quemaba lentamente parecía que se pararía pero no ya estaba muerto... esa noche llegue a casa silve y mis hermanos me abrieron sentí paz y satisfacción me metí a bañar metí la ropa y peluca a la basura y la queme y me fui a dormir al otro día la noticia en el pueblo una persona había sido encontrado calcinado casi echo cenizas sólo los huesos quedaron y ya sabían quien era pues encontraron su identificación tirada era Javier mi madre lloraba amargamente y la odie... en el pueblo rumoraban que una mujer pelirroja lo había sacado del bar pero nadie sabía quién era y yo gozaba de venganza... seguí trabajando en la tienda el viejo Antony me dijo fuiste tu verdad y le sonreí jamás hablamos del tema y mi vida siguió pasaron dos años y nunca supieron que le paso a Javier yo cumplí 11 y para entonces ya empezaba a desarrollarme y muchos niños me veían con ganas de hablarme pero yo era tímida y callada... una tarde cuándo regresaba de la tienda entre a la casa y encontré a mi madre casi cogiendo en la cocina y mis hermanos presentes... entre y dije madre ella me miró con irá y me dijo que diablos quieres le dije no hagas eso delante de mis hermanos tome a mis hermanos y los lleve al cuarto mientras ella y el fulano se marchaban esta vez el tipo se llamaba Carlos era un licenciado que era venezolano y estaba de paso en el pueblo un tipo moreno alto delgado bien vestido pero algo no me gustaba de él... esa noche no pude dormir pues la cara de Carlos se aparecía en mis sueños y no entendía por qué, paso el tiempo dos meses para ser exacta Carlos había pasado de nuevo al pueblo y busco a mi madre se quedo varios días en el pueblo y mi madre y el salían yo igual que siempre en el rol de madre de mis hermanos salía de casa y a trabajar una tarde llegue a casa con un pastel pues mi hermano cumplía tres años abrí la puerta y casi me desmayo mis hermanas estaban sangrando de la boca y nariz tire el pastel y vi a mi madre tirada en el viejo sillón completamente ebria abrace a mis hermanas y les pregunté que paso de pronto me acorde de mi hermano y les pregunté donde esta el bebé catty me miró y señaló el cuarto y lloro con fuerzas yo corrí al cuarto para ver la peor escena de mi vida mi hermanito mi bebé tirado sin ropa y sangrando de su trasero apenas y respiraba lo tome en mis brazos y grite noooooo por que el, corrí con mis hermanas y les dije que paso quien fue y catty dijo fue Carlos llegó empezó a tomar con mi madre después que mi madre cayó el fue al cuarto y agarro al bebe el dormía yo le dije no y me golpeó luego fue en contra de mis hermanas y también las golpeó yo trate de defenderlos pero no pude desnudo al bebé y lo lastimó lloraba y el no lo soltaba mamá nunca despertó.. mi corazón se murió y mi cabeza se nubló voltee a ver a mi madre y la odie más tome a mi hermanito y mis hermanas salimos de la casa y lleve a mi hermano con Antony lo llevamos al hospital del pueblo pero mi hermano llegó muerto murió entre mis brazos mientras le iba cantando de cuna... llegamos al hospital y los doctores lo revisaron pero me miraron y me dijeron lo lamentamos ya esta muerto...en ese momento sentí que mi corazón murió y mi alma salió de mi cuerpo mi cabeza se nubló y salí corriendo de ahí...de pronto mi mente se puso negra y recordaba sus risas, todas las mañanas me despertaba con besos y un te quelo mamá, sus pequeñas manos me abrazaban y sus lindos ojos sonreían con gran dulzura e inocencia y ese maldito se la arrebato.. entre a la casa y mi madre seguía tirada la mire con rabia mi sangre hervía tome el lazo de las cortinas la amarre de pies y manos y arroje agua hirviendo en sus piernas ella despertó y grito me miró asustada y aterrada y me dijo que diablos haces la mire y la golpee con todas mis fuerzas y grito ella estas loca y le dije eres una puta mientras tu te caes de borracha ese hijo de puta violó y mató a mi bebe me miró confundida y pidió perdón suplicaba que la dejará y yo la tome de los cabellos y con un cuchillo corte su garganta su sangre salía a chorros y ella se ahogaba mientras tanto la bañe de gasolina y fui a la cocina abrí el gas y puse un cigarro en la mesa salí corriendo de ahí y a lo lejos una explosión sentí placer y corrí a casa de Antony tome ropa y me bañe tire la que manche de la sucia sangre de mi madre y la queme después fui a el hospital a recoger el cuerpo de mi hermano lo lleve a la funeraria y después a sepultarlo frente a su fría tumba juré vengar su muerte ese día enterré a mi hermano y con el mi infancia e inocencia y nació una asesina llena de venganza... abrace a mis hermanas y cuando salíamos del panteón el pueblo entero llegó con cara de sorprendidos pues mi casa se quemo y dentro de ella mi madre me miraban con lástima pero no sabían que yo era la asesina, mi inocencia fue arrebatada y mi corazón endurecido. Para ellos era una inocente niña en tragedia más ese día nació mi locura y mi sed de venganza... Después de ese día busque a Carlos hasta debajo de las piedras,pero nadie sabía de él... paso un año y mi desarrollo era evidente parecía una chica de 15 y seguía trabajando en la tienda y vivíamos con Antony el era como un padre nos cuidaba en mis ratos libres planeaba mi venganza y buscaba a ese bastardo... un día llegó a la tienda un chico se llamaba Frank era muy apuesto era el popular de la secundaria del pueblo iba en 9no grado era un chico guapo me impacto al momento me saludo y pidió una gaseosa y me agarro la mano cuando le cobre me sonroje y se río me pregunto mi nombre y le dije Dania el me dijo soy Frank y quiero invitarte al cinema hoy en la noche yo dije si claro esa noche fuimos vimos la película de terror la matanza de Texas hay me di ideas de lo que le haría a Carlos... término la película y salimos caminando del cinema y me dijo vamos a ver las estrellas me llevo a un lugar retirado del pueblo y nos acostamos en la hierba vimos las estrellas de repente el se acostó encima de mi y me beso por primera vez sentí un beso rico mi corazón latía rápido y sentí mi vagina palpitar el empezó a acariciarme y me estremecí de pronto levantó mi falda y metió su mano en mi ropa interior y me sobada con delicadeza yo sentía arder quise parar pero mi cuerpo no respondió y el me penetró con sus dedos me hizo gemir y entonces me bajo mi ropa y su pene algo grande y gordo bien erecto me penetró y yo gemía de placer de repente en mi mente recordé a Javier y me asuste pero el lo hacía tan bien que seguí luego yo se lo mame y se vino me dijo wuooo eres una experta y le dije no tú me provocas luego nos vestimos y nos fuimos a casa.. esa noche soñé con el y me volví a mojar.. al otro día salí directo a la escuela para verlo pero entonces vi a Frank con otros chicos y estos le daban dinero y dijo apuesta cumplida y entre su pantalón saco mi sostén sentí rabia y mi sangre hirvio me retire sin que se diera cuenta y mi plan empezó... después en la tarde fue a verme quise golpearlo pero me aguante y lo recibí con una sonrisa pero dentro de mi planeaba como hacerlo pagar. El sonrió y me acarició el rostro me dijo que me deseaba yo le dije que también deseaba ser suya entonces me dijo vamos te tengo una sorpresa. Camine con el hasta una cabaña vieja y abandonada en medio de la nada entramos y en seguida empezó a besarme con pasión yo sentía mi cuerpo encender y mi respiración se agitaba, sus manos recorrían mi cuerpo y terminaban apretando mis nalgas luego me abrazaba con fuerza y me pegaba a el su miembro estaba duro y seguía besándome con desesperación y sus manos empezaron a levantar mi vestido y llegaron hasta mi vagina la cual ya estaba mojada de la excitación que tenia bajo mi ropa interior y con sus dedos jugaba con mis labios y clitoris, mientras su boca bajaba por mi cuello hacia mi escote y con una mano desabrochó mi vestido y con la otra seguía jugando con mi vagina, mi vestido se abrió y dejo al descubierto mis senos de buen tamaño los cuales chupaba con ansias y mordía mis pezónes despacio y con un dedo penetraba mi vagina eso me hacía gemir como loca después me volteo y empezó a penetrarme con su pene me tomaba de la cadera y tiraba hacia el con fuerza y luego me alejaba, mis nalgas topaban con su cuerpo y eso me excitaba más luego se estremeció pues se vino dentro de mi pero yo no termine así que lo tire en el piso y me monte en el me sentía morir de placer de pronto vi un martillo lo tome con mi mano y entre el vaivén de mi cuerpo tome el martillo y lo levante el tenía cerrados los ojos y cuando lo iba bajando con fuerzas me vio abrió grandes los ojos y solté el martillo contra su cabeza con fuerzas su cuerpo convulsiono y su sangre corrió por el piso seguí golpiando al ritmo de mi cuerpo encima de él y pedazos de su cerebro con hueso volaban mi excitación fue tanta que sentí varios orgasmos juntos, después me vestí y con una hacha lo partí en pedazos la sangre salpicaba todo. Tome sus partes del cuerpo y las metí en varias bolsas de plástico Ya era de noche así que corrí a casa entre a escondidas me bañe y queme mi ropa manchada, tome la camioneta de Antony y la acerque lo más que pude a la cabaña y empezó a llover muy fuerte y yo entre a la cabaña y empecé a subir sus partes a la camioneta primero una pierna, luego un brazo, después la cabeza y así.. maneje toda la noche ya casi de madrugada llegue a un pantano la verdad no recuerdo como llegue hasta ahí pero baje y vi que había pantanos y cocodrilos empecé a bajar todo y lo saque de la bolsa me retire y los cocodrilos hicieron todo se lo comieron y hasta que terminaron todo regrese y las bolsas las tire en un contenedor de basura y me fui a casa llegue un poco tarde lave la camioneta muy bien y me fui a la tienda Antony me dijo donde estabas le dije fui a al otro pueblo a dejar un pedido me dijo sabes andan buscando a un chico ayer no llego a su casa y lo andan buscando yo le dije que no sabia nada me dijo vi que ayer vino y te fuiste con el.. y entonces le dije aa es Frank si ayer fuimos a el campo deportivo luego llegó un tipo algo molesto y me dejo ahí se fue en una camioneta con ese tipo y yo regrese para entregar el pedido del señor del rancho del otro pueblo y me quede varada por la tormenta pero no se que mas paso con el...Antony me miró y me dijo se muy bien que hiciste a mi no me mientes entonces sonreí y le dije yo momento hice nada.. entre a casa y hice de comer a mis hermanas.. luego me fui a la cabaña pero ya no estaba estaba quemada no entendía como se veía que apenas se había quemado me fui a casa y Antony me dijo no creas que solo tu puedes desaparecer evidencias... Así que seguí con mi vida todos buscaban a Frank pero no lo encontraban y como es un pueblo nada sospechaban. Mientras tanto seguí buscando en otros pueblos a Carlos pero no lo encontraba así que empecé a viajar a otros estados para ver si lo encontraba así paso un año más hasta que una mañana en mi mismo pueblo apareció Carlos con un cambio muy drástico
Estaba rapado y había engordado vestía como un vaquero su apariencia era otra pero su maldito rostro nunca lo olvidé lo seguí hasta que llego a una casa cual seria mi sorpresa el llegó a casa de Frank me quede sorprendida y cuando entro la madre de Frank lo abrazo y el lloro... iba pasando un chico y le pregunte oye ese tipo quien es y me dijo a Es el padre de Frank vino a ver si ya encontraron a Frank pues no es de acá me cayo un balde de agua fría en la espalda quien diría que yo le arrebate a el asesino de mi bebé su propio hijo mi cara sonrió y ahora empezaría a planear bien su muerte lenta y larga.. Me fui a la casa me bañe me puse un pantalón de hombre me corte el cabello como hombre y me puse una venda en mis senos luego me puse una camisa y una chamarra me puse una gorra, me puse pupilentes cafés y me fui al pueblo camine hasta encontrarme a Carlos me miró y sonrió yo lo salude entonces El me siguió me metí a un bar y este entró detrás mío le invite un trago y me pregunto mi nombre le dije me llamo Daniel empezó a contarme su patética vida y yo le dije que ya me iba ya era de noche entonces me tomo del brazo y dijo si a mi me gustaban los hombres y dije si entonces me dijo que quería pasar un rato conmigo le dije que estaba bien que en una casa abandonada sería mejor así salimos del bar asta una casa abandonada yo le dije toma un trago más y este se lo bebió de pronto me dijo vamos déjame tenerte y le dije yo te quiero mamar la verg∆ y luego me lo metes y yo a ti el dijo si pero el efecto de los somníferos empezó y se cayo, lo levante y dije déjate amarrar para que sea mejor pero se desmayo así que lo amarre y lo colgué cuando despertó yo estaba ya vestida de mujer y el desnudo amarrado de pies y manos y colgado le dije sabes lo que le paso a tu hijo y le conté a detalle lloro como maricon y me decía que lo perdonará que lo dejara ir suplicaba y entonces le corte la verg∆ y la cocine delante de él luego se lo hice tragar mientras se desangraba y luego tome un tubo al cual le solde pequeñas navajas lo metí de golpe en su culo y bramo, gimió y grito yo lo sacaba con un furia y lo metía cada vez que lo sacaba pedazos de intestino salían con mierda luego puse la escopeta en su culo y salieron volando sus cesos por donde quiera ja ja ja ja ja ja ja por fin el hijo de puta murió luego corte su cuerpo en pedazos y con la trituradora de ramas lo moli después y embolse todo el puré ja ja ja después lo lleve a la presa y lo arroje sin bolsas y los peces se lo tragaban después fui a la casa y limpie todo y me fui... por fin me sentí excitada fácinada... paso el tiempo y en el pueblo seguían buscando a Frank y Carlos creyeron se fue y yo feliz..en el pueblo hay fiesta un nuevo pastor llegó y una familia llegó a vivir junto a casa un padre amoroso viudo y dos niñas Britany de 10 años y la pequeña Rocíe de 5 años mis hermanas y ellas iban al templo a orar yo cuidaba a mis hermanas... todo parecía estar bien hasta que un día Mirelle mi hermana de 11 años me dijo que el pastor jugaba con ellas en un cuarto y que había hecho llorar a Rocío mi sangre se calentó y le dije que tipo de juego me dijo que les pedía que le besaran el gusano y que a Rocío la había sentado sobre el gusano mi cabeza se nubló y le dije a ti o Catty o a quien más le a hecho eso entonces dijo no sólo a Rocío a mi y a Britany nos hace besarle entonces abrace a mi hermana y después fui al templo ya de noche me subí por un árbol y llegue a donde dormía el pastor lo vi ahí desnudo flajelandose y fotos de mi hermana y de las niñas luego se masturbaba y besaba las fotos me fui y empecé a pensar mi plan... Una noche después de unos días y evitar que fueran las niñas al templo me metí a la habitación del pastor me desnude y me puse perfume luego me puse un velo rojo y me acosté en la cama mi desnudes estaba perfecta el pastor entró y me vio le dije ven tomame el me miró y se paralizó baje de la cama y me inque ante el le baje el pantalón y su pene estaba erecto lo puse en mi boca y este gimió lo mame con delicadeza y este se vino en mi boca luego lo avente a la cama y lo amarre le dije hoy lo haré morir de placer amarre su boca y pase mi lengua por todo su cuerpo y gemía y se retorcía luego me monte en el y me daba sentones y cuando estaba a punto de venirme tome un cuchillo y lo apuñale varias veces hasta venirme uffff que rico su sangre me baño y yo estaba excitada me baje y me metí a bañar luego le metí por el culo juegos artificiales y por todos lados también pólvora después lo arrastre hasta el patio del templo con trabajo subí su cuerpo en un poste lo amarre regrese a limpiar todo el colchón lo saque y lo queme con todo lo que ensucie después me volví a bañar y me cambie toque las campanas y prendí mecha el pueblo se junto y pufff explotó ja ja ja ja todos salpicados y asustados yo muerta de risa me fui a casa y le dije a mis hermanas que cualquier tipo o quien sea las molestará o dañará debían decirme... el pueblo estaba asustado ya nadie salía de noche y tampoco iban al templo y yo como si nada.. seguí en el pueblo tranquila los años pasaron cuando cumplí 18 años era aún más hermosa todos querían conmigo casados viudos divorciados de todo yo a nadie le daba importancia pues trabajaba para mantener a mis hermanas mi vida ya era feliz hasta que un día salimos con mis hermanas a dar un paseo y cuando regresamos Antony yacía en el piso corrimos y estaba muerto un paro cardíaco fulminante lo mató lo enterramos y un licenciado se acercó dijo este es el testamento nos había dejado mucho dinero 2 millones de dólares y la casa yo decidí salir del pueblo a empezar una vida nueva nos fuimos a Phoenix a empezar una nueva vida olvidar todo pero no fue asi después de comprar una casa y vivir bien un 30 de mayo la vida venía a cobrarme todo mi hermana Catty salió a comprar y cuando regresaba unos tipos la golpearon y la violaron la dejaron tirada en un estacionamiento esa noche llegó la policía tocó salí y me dijeron su hermana esta en el hospital fue agredida por varios necesitamos nos acompañe llegue al hospital y la vi golpeada y asustada lloraba desconsolada la mire y abrace le dije quien fue y ella me dijo los chicos del parque cuantos fueron y me dijo todos mi corazón se rompió eran 20 tipos que la habían violado tuvieron que quitarle la matriz y la trataron de 2 enfermedades venéreas sífilis y gonorrea.. deje pasar el tiempo para planear todo un día llegue al parque y los invite a una fiesta yo vestía un diminuto vestido todos dijeron si los lleve a mi casa a mis hermanas las lleve a Mexico a Michoacan al pueblo de mi madre con los abuelos les deje todo el dinero a Catty y le dije que lo cuidará e invertiera en negocios y cuidará a las pequeñas..ese día llegaron todos les invite bebidas y tomaron luego todos no se podían mover los recargue en las sillas y aun podían ver que en mi mano llevaba una motosierra la encendí y uno a uno les corte la cabeza no podían gritan sólo miraban y sus lágrimas rodaban ese fue un baño de sangre ja ja ja ja yo partía sus cabezas y los apuñalaba, luego prendí fuego a la casa y me fui pase a México y llegue con mis hermanas para entonces la policía sabía que fui yo quien los mató mi error fue que alguien me vio una anciana vio cuando salía de esa casa me buscaron por meses y no me encontraban hasta que por récord de mi madre decía de donde era un día decidí irme pero deje a mis hermanas y abuelos en otro estado en coahuila y yo regrese a michoacan a vender la casa y ahí me agarraron la policía de México por que la DEA me buscaba los policías me tenían miedo y pidieron mi ex tradición a USA sabía que no me dejarían para ellos era asesina de 20 personas y merecía morir cuando hablo conmigo el juez le conté con detalle todo lo de Javier, mi madre,Frank, Carlos el pastor y los chicos y ahora estoy aquí encerrada esperando mi muerte pero saben algo no me arrepiento de nada...
submitted by chonny433 to HistoriasdeTerror [link] [comments]


2020.09.07 19:39 Sukuh1029 ⏤ ⏤ ✎ .ೃ ˗ˏˋ 🍉 ˎˊ˗ Real Nini: Es argentina, Escribe canciones en "Coreañol" y Representa el K-Pop Latino ˗ˏˋ 🍉 ˎˊ˗ !↴

⏤ ⏤ ✎ .ೃ ˗ˏˋ 🍉 ˎˊ˗ Real Nini: Es argentina, Escribe canciones en
Post : 🥑 : ᴀʀɢᴇɴᴛɪɴᴀ 🥑 : 1O:43 ᴘᴍ 🥑 : 07 / O9 / 2020 ¡Hola gente! Bienvenidos a mi nueva publicación. ¿De qué se trata? Esta publicación trata sobre Nini Fernández, más conocida como Real Nini, es una cantautora argentina de K-Pop latino. Nini Fernández Lisazo, más conocida por su nombre artístico, Real Nini, tiene 27 años y la palabra que más la define es "Artista". No solo canta, sino que también baila, compone, produce y es pionera en el género que eligió: "Latin K-Pop".
Nació en Buenos Aires, pero desde los 2 años vivió en la ciudad de Cutral Có, ubicada en la provincia argentina de Neuquén. Fue allí, durante su infancia, que comenzó a bailar frente a los árboles e imaginar que eran un público masivo. Hoy Nini es un crisol de culturas: su madre es uruguaya, amante del candombe y las murgas del vecino país; Su padre, natural de Chivilcoy, es un enamorado del tango y el folclore. La música nunca faltaba en casa, siempre sonaba algo diferente y no podía evitar bailar cada vez que escuchaba una canción.
"Me influyó toda esa conjunción de géneros musicales tan distintos, y al mismo tiempo, desde niña me gustaba el Pop; por eso me costaba identificar por dónde iría mi camino", dice en un diálogo telefónico con LA NACION. Fue en esa búsqueda que comenzó a estudiar ballet a los 6 años. Su espíritu era tan inquieto que con el tiempo también tomó clases de Flamenco, Jazz y Comedia Musical. El baile ya formaba parte de su día a día, y cuando cumplió 15 años surgió su otra faceta: cantar. Una maestra la animó a conocer el potencial de su voz y ella se animó tímidamente a cantar "Luna tucumana" de Atahualpa Yupanqui. Poco después, ingresó al Coro Inicial Plaza Huincul, donde permaneció como soprano.
"Aprendí a conocer mi voz y descubrí cómo podía usarla. Entendí que el talento muchas veces se construye a base de esfuerzo, y no siempre se nace con el don", reflexiona al recordar sus primeros pasos en el mundo del arte.
A aquella adolescente también le atraían los instrumentos, y aunque una de sus hermanas eligió la batería, su pasión se definió en primer lugar por las cuerdas de la guitarra. Con el tiempo se fueron sumando la flauta traversa, el cajón peruano y el piano.
https://preview.redd.it/ayqjyutqfrl51.jpg?width=512&format=pjpg&auto=webp&s=b7a4ef1bf885cccec4a7135d405d9c27216d5e5a
Nini se volvió multifacética y mientras seguía acumulando conocimientos empezaba a convertirse en una verdadera "artista". Su vida siempre fue muy agitada y llena de contrastes. Por aquel entonces todavía estaba en la secundaria, y mientras la mayoría de las chicas de su edad se decidían por un bachiller comercial o humanístico, ella optó por la escuela industrial; así que a la mañana revocaba paredes y a la tarde se ponía sus zapatillas de ballet y posaba en "palomita".
Volar del nido : de vuelta en la gran ciudad
Después de recibirse de Maestro mayor de obras, -así como se oye- decidió viajar a Buenos Aires para estudiar la Licenciatura en Música en la Universidad de La Plata. La chica que dibujaba planos y cavaba zanjas colgó el guardapolvo y se puso los tacos con la intención de bailar y agarrar un micrófono.
Una vez más, sintió que podía combinar todas sus pasiones y apostó a tener un ingreso económico dando clases de baile: a estas alturas ya no sólo era bailarina de danza clásica, sino también de salsa y bachata.
"El estudio te da herramientas", ese es el lema de Nini. Siempre apostó a seguir formándose y hasta dio clases gratuitas para compartir sus conocimientos. Sin embargo, la vida del artista independiente tiene sus vaivenes, y el dinero no le alcanzaba, así que también se animó a llevar su arte a los subtes, trenes, y algunas reconocidas esquinas porteñas. A sus 19 años andaba de aquí para allá con su guitarra al hombro, cantando esos mismos temas que la enamoraron cuando era pequeña.
"Saber que la persona que se quedó a escucharme, lo hizo por pura elección tiene un significado muy valioso para mí", confiesa. Y agrega: "No hay nada que la obligue a quedarse, no hay una entrada comprada, y es gratificante que alguien se conmueva con tu voz y te ponga unos pesos en la gorra".
De día en la universidad, de tarde en el transporte público, y de noche el regreso a casa. Esa era su rutina, y al analizarlo a la distancia siente que no fue nada sencillo independizarse: "En esta profesión, como en muchas otras, mantener una economía estable no es fácil porque invertimos lo poco que tenemos en cumplir nuestros sueños, y a veces parece que todo estuviera en contra".
Fue justo cuando estaba en tercer año de la carrera que fue diagnosticada como paciente inmunodeprimida. Como si esto fuera poco, también en la misma época supo que era celíaca y tuvo que cambiar su régimen alimenticio por completo.
https://preview.redd.it/jp75ghsfgrl51.jpg?width=275&format=pjpg&auto=webp&s=a425a35dcbd0f9621a81edd80b4b354a3c84fd9f
La dieta libre de gluten no era la primera dificultad que le tocaba afrontar: desde los 11 años padece de "llagas crónicas", y llegó a tener hasta doce úlceras por semana en la boca y en la garganta, lo que le impedía comer por el dolor.
"Todavía no tengo un diagnóstico certero del porqué convivo con estas lesiones en mi día a día. Me hice muchos estudios y aún no saben si tiene que ver con una falla en mi sistema inmunológico o con otro aspecto", revela Nini.
Aunque su salud mejoró gracias al cambio en la alimentación, y se pudo reducir la aparición de aftas a cinco por semana, lo cierto es que las secuelas del dolor siguen presentes:"Fue un arduo proceso de análisis e internaciones, tuve que dejar mis estudios y volverme a Neuquén durante un tiempo para recuperarme".
Conmovida, recuerda lo difícil que fue hacer una pausa y dejar de hacer lo que ama: "No podía cantar por lo dolorosas que eran esas úlceras, una especie de cráteres que me impidieron seguir entonando melodías".
Sin límites , el ansiado primer disco
Nini confiesa que escribir canciones fue su gran terapia para afrontar cada obstáculo, y fue justamente así como nació su primer disco, Sin límites. Volvió a pensar en la pregunta que siempre le hacían y le costaba responder: "¿Vos qué música hacés?".
"Creé las canciones empezando por la letra, y después le agregué la música según como me iba surgiendo. Confié en que primero llegaría la canción y después identificaría el género que le correspondía", cuenta.

Gracias a su persistencia y la ayuda de algunos amigos, cuando recuperó fuerzas finalmente tuvo en sus manos su primer álbum independiente: ocho canciones y cuatro idiomas diferentes representaron el concepto de que en su música no existen barreras de ningún tipo.
Inglés, portugués, español y coreano fueron las lenguas presentes en el disco. También hubo un despliegue de géneros: desde el pop hasta un carnavalito norteño que compuso especialmente para representar el amor hacia su familia.
Para Nini la decisión estaba tomada, pero no siempre se encontró con personas que la apoyaran. "El camino del arte es muy juzgado, porque si estudiás contabilidad o arquitectura, te llevas una materia y todos te apoyan; pero si te decidís por el arte, te hacen sentir que es únicamente tu responsabilidad que te vaya mal", cuestiona.
"¿Por qué haces esto Nini? Esa es una pregunta que me hacen muchas veces, y la verdad yo siento que es como preguntarme por qué tomo mate", bromea, y no puede evitar reírse cuando se da cuenta de lo natural que es para ella elegir la música como parte fundamental de su existencia.
Contra todo prejuicio, persiguió su sueño, y descubrió que el amor por la cultura asiática seguía muy presente en su vida. Empezó escuchando referentes del K-Pop como Super Junior, Girls Generation, 2NE1, Wonder Girls, entre muchos otros, y eso la inspiró a repensar el pop coreano.
Componer en coreano: todo un desafío
En 2018 tuvo otra de sus ideas innovadoras: fusionar el tango con una canción de la reconocida banda surcoreanaBTS. Lo bautizó como "K-Pop en Caminito", y esta vez no prestó su voz, pero sí su faceta de productora y bailarina.
La banda sonora que acompañó los icónicos paisajes de La Boca fue "Airplane Pt.2", y ella se lookeó para la ocasión con un vestido rojo tanguero en la primera parte del videoclip, y en la segunda lució un estilo urbano, donde bailó al ritmo del pop.
Processing img b040l9wpgrl51...
Contrario a lo que cualquiera podría sospechar, Nini no tiene ningún familiar asiático. Sí comparte con sus dos hermanas la pasión por la música coreana, y también por los animes, pero su amor por este estilo musical no tiene ningún componente genético.
"Estudio coreano hace cuatro años, y también incursioné en el japonés. Una vez que aprendí más el idioma me sentí mucho más segura para fusionarlo con el español", relata.
EXO, Blackpink, Mamamoo,Chung Ha, son algunos de las bandas surcoreanas que siempre están en la lista de influencias artísticas de Nini. Pero lo curioso es que una vez más fue más allá y decidió no sólo hacer "covers" de canciones, sino también crear las suyas, aportando su toque argentino a cada melodía.
Casi como un pulpo que despliega todos sus talentos a la vez, apostó por una "composición integral": escribió un nuevo single, lo musicalizó, y grabó un videoclip para el que también creó el guión y la coreografía de baile.
"Cumanhe" -que en español significa algo similar a las expresión "Basta", o "No va más"- fue su primera canción en "coreañol", y también su primer contenido representativo del "K-Pop latino".
A pesar del conocimiento avanzado que tiene del idioma coreano, no es sencillo combinarlo con el español, y Nini enfrenta este desafío cada vez que deja fluir su creatividad: "Puedo componer oraciones completas, pero no siempre las palabras van con la melodía, porque tiene que representar la idea general de la canción".
El K-Pop latino, una fusión de culturas
"El K-Pop latino ya existe, y se está expandiendo a nivel mundial, pero a veces pasa inadvertido y darle ese nombre sirve para identificarlo claramente como un género", sostiene.
Incluso revela que lo eligió como objeto de estudio en su tesis de grado, y en eso también fue pionera, porque la temática no había sido explorada hasta el momento en la casa de altos estudios y ni siquiera a nivel académico existe tanta profundización sobre este tipo de fusión de culturas musicales.
"El pop coreano se alió con la música latina y muchas bandas tienen el gesto de incluir palabras en español en sus canciones como un guiño para su público latinoamericano", señala.
Este nuevo "formato" de productos musicales, tal como cuenta Nini, combina varios géneros, y hasta el reggaetón está presente en la vestimenta y los escenarios urbanos de los videos musicales: "Es un fenómeno que involucra a mucha población joven y ya hay concursos internacionales de K-Pop, eventos latinoamericanos que son hits en diferentes países, y hasta radios de pop coreano".
Los logros de Nini en el mundo del K-Pop
Hace ya más de ocho años que lleva como bandera su deseo de difundir el pop coreano fusionado con los ritmos latinos, y en ese tiempo pudo recoger varios frutos de su cosecha artística.
En febrero de 2018 interpretó el himno nacional japonés durante el mundial de boxeo femenino, transmitido en vivo por TyC Sports. Luego, principios de 2019 llegó otra gratificante experiencia: fue la representante argentina en la semifinal del concurso "Stage K" en la Ciudad de México, patrocinado por la cadena de televisión coreana JTBC.
En septiembre del año pasado formó parte del equipo de trabajo de la película coreana New Year Blues, protagonizada por Yoo Yeon Seok y Lee Yoon Hee. En una de las escenas más destacadas del film, grabada en el puerto de Buenos Aires, los actores bailaron al ritmo del "2x4", y fue Nini quien ofició como instructora coreográfica de tango junto a la directora, Hong Jiyoung.
El 2020 tuvo como principal traspié la pandemia de coronavirus, que la limitó a producir contenidos desde su casa, pero antes de la cuarentena obligatoria participó de Todo puede pasar (elnueve), el programa conducido por Nicolás Occhiato, donde se coronó como una de las finalistas, y actualmente sigue a la espera del final del concurso cuando sea posible retomarlo.
Durante el confinamiento las redes sociales tuvieron un rol clave para Nini, ya que también formó parte del primer festival mundial online "Unidxs por la música", producido por Billboard Argentina.
"Es un evento muy importante con llegada internacional, y que la Argentina haya generado un festival solidario fue un grandioso. Luciano Pereyra y Marcela Morelo fueron algunos de los grandes artistas que también participaron, y poder conectarme con ellos en un mismo espacio era impensado para mí", confiesa emocionada.
Real Nini, un nombre artístico con simbolismo
En febrero último lanzó su nuevo single, "Es mi vida", que también cuenta con un videoclip. El mensaje detrás de esta canción es una metáfora de los obstáculos que atravesó en su carrera artística, y una forma de expresar que sólo ella sabe cuánto le costó dar cada pequeño gran paso.
Así surgió su alterego, "Real Nini", un nuevo nombre artístico que deja atrás a Nini Fernández, como solía llamarse antes. La conexión con la cultura asiática fue notoria una vez más cuando descubrió que ese adjetivo en inglés que tanto le gusta, "real", también lo utiliza otro cantante de K-Pop a quien admira: se trata de Park Chanyeol, integrante de EXO, y conocido en sus redes como Real PCY.
Además siente que existe una vocación de servicio en su interior, y por eso mantiene en su lista de aspiraciones un gran sueño al que ella llamó "K-Project School": "Es un proyecto de escuela. Sería una de las primeras empresas productoras de K-Pop en Argentina porque aunque existen algunas que traen bailarines y cantantes del exterior, yo tengo ganas de ayudar a los artistas de nuestro país".
Su intención es generar exponentes nacionales del K-pop latino, y utilizar su experiencia como productora musical para brindar herramientas. Justamente las posibilidades que desea ofrecer son aquellas que no existían cuando ella se lanzó al mundo artístico.
Los primeros pasos hacia la concreción de este sueño fueron algunas charlas informativas que pudo brindar en Ushuaia, y los encuentros virtuales organizados en colaboración con el Centro Cultural Coreano: "Me gusta la idea de que sea una escuela itinerante, no con una sede fija solamente, sino que se puedan repartir conocimientos en distintos lugares del país".
La historia de Real Nini es la de una mujer valiente, que eligió un género relativamente desconocido para muchos, y lo estudió hasta el punto de convertirse en una experta. Incluso hoy es fuente de consulta recurrente y una gran exponente del género por su calidez a la hora de explicar de qué se trata y la pasión que transmite cuando cuenta el porqué de su amor hacia la cultura asiática.
Nunca conoció Corea del Sur y es un gran pendiente en su vida. Su mayor anhelo era viajar a finales de este año para el estreno de la película New Year Blues, de la que participó en el equipo de producción, pero la pandemia puso todo en pausa y la incertidumbre acerca de cuándo podrá pisar suelo coreano reina en sus días.
"Lento, pero seguro", repite cuando piensa en los logros que ya tiene en su haber. Firme en sus convicciones, resiliente ante las dificultades y las miradas de incomprensión, Nini deja en claro que cuando se trata del K-Pop, ella es como su primer disco: No tiene límites.
Processing img r9etwzv5irl51...
submitted by Sukuh1029 to u/Sukuh1029 [link] [comments]


2020.08.27 16:33 Abner2345 Casi hago que mis compañeros no se gradúen de la preparatoria, por una simple carta…


Ya hacía un tiempo que quería contar esto, sin embargo, no sé si este sea el lugar adecuado para hacerlo, por lo que de no ser así, me disculpo por mi impertinencia, no obstante, me veo en la necesidad de contar esto que ha acontecido y que no conté nunca a nadie.
A veces las historias se reducen a un elemento muy muy simple, a un factor decisivo para que tales sucesos tomasen lugar, a una cosa que define el desenlace de la misma. El factor clave de esta historia se basa únicamente en una carta, y a algo que la desencadeno. Pero, esta no es la historia de esa carta que menciono en el título de este post, (e incluso, realmente no importa que decía realmente esa carta). Sino del origen de la misma. Y los sucesos que voy a contar a continuación, darán pie a desvelar que decía aquella carta que yo mismo redacte. No puedo decir si en esta historia, soy el héroe o el villano. Eso solo lo decidirá cada uno. Tampoco pretendo justificar nada de lo que hice, sea bueno o malo. Solo diré que si tuviera la oportunidad de volverlo a hacer, seguramente lo haría, sí.
Esto paso a finales de mayo, yo estaba a punto de concluir la preparatoria. Yo siempre fui el tipo, solitario y que no encajaba con los demás, cosa que tiene su por que. Esto es una larga historia, pero, en resumen, yo no quería entrar a esa escuela, pero mis padres me metieron. Esta era la típica escuela privada, cuyo alumnado suele ser bastante elitista y con aires de superioridad. Desde el primer día no encaje con ellos, si bien hice algunos amigos, tuvimos nuestras diferencias que poco a poco, nos distanciaron, fui traicionado por otros, en fin. Cosas de la agradable vida estudiantil.
Unos días antes del cierre de curso, y de graduarnos de la preparatoria, muchos de mis compañeros, empezaron a planear una ´´broma´´ de fin de año, como muchas otras que ya habían llevado a cabo, como era la ´´tradición´´. Pero esta era diferente…
Consistía en hacer lo que, en Estados Unidos, se conoce como ´´Ditch Day´´, o algo así. Esta es una pseudo tradición estudiantil, en la que todos los alumnos ya sea de un grupo o de toda la escuela, se ausentan un día en específico. Se que suena muy estúpido, y la verdad, es que así es. Yo cuando escuche esto, pensé que no se llevaría a cabo, o que se olvidaría de semejante estupidez, al cabo de unos días, pero mis queridos compañeros, empezaron a hacer planes con respecto a esto, y es ahí donde yo me di cuenta de que aquello iba enserio. Pero pensé que solo serían unos cuantos, o los idiotas que se sumaran a esa causa. Y lo siguieron haciendo, ganando apoyo de muchos, se podría decir que a prácticamente toda mi generación le agrado la idea, solo había unos cuantos detractores de la idea, y si, entre ellos, obviamente estaba yo. Luego comenzaron a exhortar a toda mi generación para que se sumaran a la broma, y muchos lo hicieron, no porque les pareciera cool la idea, simplemente porque no querían quedar mal con sus amigos, y no querían quedarse solos, a causa de eso. Idiotas, débiles y cobardes. Pero como mencione, hubo gente que no estuvo de acuerdo, un viejo conocido que no mencionare su nombre, y otro más, pero este último cayo presa del miedo y decidió hacer lo que los demás. Hasta que al final solo quedamos, mi camarada ya mencionado y yo. Faltando un día para llevar a cabo este plan, los cabecillas de todo este complot, organizaron una junta, con todos nosotros. Esto ocurrió mientras estábamos en una clase, y mi compañero y yo, al principio nos negamos a ir, pero el profesor de esa clase, que por cierto también era nuestro coordinador académico, nos dijo que teníamos que ir todos, o no iría nadie, así que fuimos. Jamás olvidare esa maldita junta, aquí estaban diciendo, de forma sutil, que todos teníamos que faltar sí o sí. Estaban teniendo cuidado, de que los coordinadores no escucharan la plática y se arruinara todo el plan. ´´Solo es un día´´, ´´no nos pueden suspender a todos´´. Esas eran las opiniones que daban. Pero lo que me hizo estallar, fue lo que paso unos minutos más tarde. Tengo que mencionar que, a ciencia cierta, nunca supe quien fue al que se le ocurrió la idea originalmente, si tenía algunas sospechas, pero todo era una suposición mía. Lo cierto es que, la mayoría de los involucrados y organizadores de la broma eran mujeres, ya saben, las típicas que se creen inalcanzables, y creen que pueden hacer lo que quieran. Porque no me sorprende…
Ellas eran quienes daban esos argumentos tan estúpidos y carentes de sentido. Y también había un idiota de otro grupo diferente al mío, que también parecía estar involucrado en la ideación de la broma. Se consideraba a sí mismo, como la máxima autoridad, y se creía invencible y por encima de todo, típico. El caso es que, entre esas niñas, había una en particular, la cual debo admitir, que me gustaba. Era muy linda físicamente, pero nunca le hable, porque tenía muchos pretendientes y no me gustaba para nada ser parte de su ´´ganado´´ o de su grupo de pretendientes, a decir verdad, se notaba que era bastante creída, pareciera que ella era una mamá, de todos. Cuando estábamos todos reunidos ahí, ella pregunto qué, quien si asistiría el día de mañana. Como o era de esperarse, nadie levanto la mano, volvemos a lo mismo, miedo al rechazo. Y cuando preguntaron lo contrario, todos levantaron la mano… pero yo y mi camarada no la levantamos ninguna de las veces, y esto obviamente llamo la atención, y esta niña, señalo y me pregunto ´´ ¿Vas a venir mañana? ´´. En cuanto me dijo esto, me entro una colera, que no había sentido desde hacía mucho tiempo, en verdad, muchísimo tiempo. Esto me lleno de rabia pura. Pero no dije una palabra. Desvié la mirada rápidamente, alguien saco otro tema y todas las miradas que estaba sobre mí, se desviaron también. Pero la furia interna que sentía en ese momento, no era solo porque la persona que tanto me gustaba me hubiera expuesto, de esa manera, sino que yo note la impotencia y el miedo, de muchos otros compañeros que decidieron sumarse a la broma solo por los temores ya mencionados, y tenía otro compañero que se le podía notar en la cara la tristeza, la impotencia de no poder hacer nada y tener que someterse. Este muchacho tenia, problemas con su padre e imagino que por eso su reacción. Ya imagino, como le hubiera ido en su casa…
Y muchos estaban en la misma situación, pero con tal de encajar en un grupo social, decidieron someterse. Yo todo esto lo pensé en una fracción de segundo, y entre todos estos pensamientos, y la rabia monumental que me corría por las venas en ese momento, me dije a mi mismo ´´la escuela siempre ha sido algo que me tomo muy, muy enserio, y que venga una manada de idiotas a decirme que tengo que faltar solo porque así lo quieren ellos, es inaudito, realmente aquí se ve que son unos hipócritas, exigen libertades a los maestros y al director, pero no dejan que sus propios compañeros, tomen sus decisiones y elijan lo que crean es mejor para ellos, nuestros coordinadores académicos eran los mejores que podemos desear, y han hecho mucho por nosotros, nos han salvado de represalias por parte del director, infinidad de veces, y con esto les estamos fallando e insultando, en la cara, ellos confían en nosotros, sino fuera así, ni siquiera nos hubiesen dejado hacer esa junta, solo entre nosotros, ¡yo no me voy a dejar someter, y si no puedo impedir que hagan esto, al menos voy a castigarlos de alguna manera´´. Dicen, que del odio al amor hay un paso, yo prefiero decir que, del amor al odio, hay solo medio paso, y desde ese momento, empecé a guardarle rencor a esa muchacha, y a todos los involucrados. La junta termino, y mi amigo y yo estábamos decididos a venir el día de mañana, cada uno por sus propios motivos personales. Incluso si eso implicaba darles la espalada a nuestros nefastos compañeros. Admito, que fueron muy estúpidos al creer que yo me iba a someter, y a faltar un día solo porque ellos así lo querían. Yo sabía que, con que solo uno asistiera, era más que suficiente para meterlos en un serio aprieto, y yo sería quien iría.
´´Meterse conmigo, siempre es un grave error´´, pensaba.
Esa misma tarde, muchas compañeras me mandaron mensajes a mi Facebook, preguntándome que, si iba a ir a la escuela, porque como dije, yo no indique ni que sí, ni que no. A ninguna le respondí.
En la noche yo pensaba en lo que acababa de hacer, ellos no se imaginaban que alguien los traicionaría. Pero yo ya lo había hecho. Y no había vuelta atrás, todo eso era como una manera de vengar a todos los que no se dejaron influenciar.
Al día siguiente al llegar, a la escuela, estaba casi desierta, los muy imbéciles en serio lo habían hecho. Solo estaban los alumnos de grados inferiores al nuestro. Los maestros estaban confundidos, se les notaba. El director estaba furioso. En total solo asistimos, como 7 u 8 personas, de casi 60 que éramos. No había razón para impartir clases, con 7 alumnos, así que nos dijeron que podíamos retirarnos, e incluso unos nos agradecieron por haber asistido. Nuestro coordinador estaba muy, molesto también y preocupado y nos pidió que le explicáramos que demonios estaba pasando, y así lo hicimos. Pero para mi sorpresa, al día siguiente, el tipo ´´inalcanzable´´ y las niñas creídas, tenían planeado hacer otra broma, que consistía en hacer una serie de carteles, con frases típicas que decían los profesores con los que teníamos clase. Y yo no iba a permitir que hicieran otra broma más.
Yo estaba decidido a arruinarles todo el plan. Así que empecé a trazar el mío propio. Debía ser muy cauteloso con lo que hiciera. Entonces se me ocurrió una idea, a través de una carta, contacte al director de la escuela de forma anónima. La escribí, de tal manera de que no pudiera saber de quién era la caligrafía, y le expliqué toda la situación. Al terminarla, antes de irme a mi casa, fui sin que nadie me viera y la hice pasar por debajo de la puerta de su oficina, porque no estaba en ella en ese momento.
Yo sabía que las represalias, para todos ellos, serían severas, muy severas, pero no imagine que tanto.
Al día siguiente, el caos se desato.
El director, detuvo la broma, antes de que siquiera empezara. Y mando a todos a sus salones, pero detuvo al tipo y al grupo de mujeres ya mencionado. Al parecer, si había leído mi carta.
Todos recibimos un regaño por las dos bromas. Los que habían faltado por el Ditch Day, el día anterior, no recibieron ninguna represalia mayor, que el fuerte regaño. Pero el director, decidió que mandaría al grupito de mujeres y al tipo, a extraordinarios de todas las materias, como un castigo, o que incluso no pudieran graduarse. Yo no tuve la fortuna de presenciar ese hermoso momento, pero solo con imaginarme las caras que habrán puesto las mujeres en ese momento, y como seguramente entre lágrimas hubieran suplicado al director, ya me era suficiente. Mas tarde durante una ceremonia de fin de curso, el tipo que mencione, estaba sentado al lado de mí, llorando como un niño. Al parecer, se dio cuenta de que por su culpa todos iban a pagar unas muy grandes consecuencias. Admito que me dio un poco de pena, pero, por otro lado, fue un deleite y un gusto verlo sufrir y verlo completamente derrotado. Hice un esfuerzo muy grande, por no reírme.
Pero luego paso algo inesperado…
En la ceremonia de graduación, el director se acercó al lugar donde estaba mi familia y yo, mientras me felicitaban por haber concluido la preparatoria. Se presento con mi familia, y luego se me acerco me tomo del hombro y discretamente me dijo, ´´gracias, por lo que hiciste, ya sé que fuiste tu quien me envió esa carta, y déjame decirte que fuiste muy valiente, y que me hiciste un gran favor´´. Luego me dio la mano, en señal de agradecimiento. Resulta que luego de todo el caos de aquel día, él le pidió al técnico que le mostrara las cámaras de seguridad (las cuales, según yo, no estaban operacionales, así que cuando deje la carta no me preocupe por eso), y es ahí donde supo que había sido yo.
Ninguno de mis compañeros supo que había sido yo, quien los delato, esto no se lo conté a nadie, ni siquiera a mi amigo que también se negó a faltar aquel día.
Al final mis adorados compañeros, se graduaron, luego de que los coordinadores llegaran a un acuerdo con el director. Otra vez, salvándonos, a pesar de todo.

Ya había posteado esto antes esto que voy a comentar, pero, por motivos personales lo borre.
Muchas gracias a todos aquellos que se dieron el tiempo de leer mi post anterior, y a aquellos que comentaron al respecto y dieron su opinión, sea mala o buena. Quiero disculparme si cometí algunas faltas ortográficas, pero no soy escritor, ni estoy cerca de serlo, lo digo porque por lo que veo, aquí la gente quiere evitar las faltas de ortografía como la lepra. Otra cosa, todavía no entiendo muy bien cómo funciona esto de Reddit, no me he dado a la tarea de estudiarlo con detenimiento, soy un estudiante en proceso de admisión a la universidad, con mejores cosas que hacer, como te podrás imaginar.
Ahora hablando de la historia, eres totalmente libre de discernir por ti mismo su nivel de veracidad.
He de decir, que omití muchos detalles en la misma, pues de no hacerlo esta hubiera quedado aun mas extensa de lo que de por si es. Lo que hice, fue acortarla y resumirla lo más posible, tomando solo los detalles fundamentales, pero que a la vez tuviera coherencia. Por lo que, si notas detalles que quedan al aire o que no tienen ninguna explicación, ya sabes la razón.
De hecho, ocurrieron muchas cosas previas a todo ese escándalo, que ayudaron a encender la mecha de todo lo sucedido, inclusive posterior a todo eso que conté, también ocurrieron algún que otro suceso importante. Como, por ejemplo, el baile de graduación.
Solo para aclarar, ya se que mencione la ceremonia de graduación, pero era eso, una ceremonia de graduación, el baile propiamente dicho iba a ser aparte, y no era organizado por la institución, sino por la sociedad de padres de familia, en colaboración con la sociedad de alumnos, de la cual, la mayoría de sus miembros eran excompañeras y excompañeros míos, que estuvieron involucrados en las bromitas.
Pero, en fin, eso ya es otra historia.
Gracias nuevamente.
submitted by Abner2345 to espanol [link] [comments]


2020.08.18 03:10 KiaritaBlack Karen quiere sobarme un juego y acaba traumando a su hijo, el padre tampoco ayuda

Ufff Hola Reddit a pasado un tiempo je, esta mañana me pasó algo muy gracioso y penoso pero tenía tarea así que tuve que esperar a escribirlo, ahora he de advertir que si bien la historia no es fuerte y no tiene nada muy explícito, es una historia que maneja algo un poco adulto, continue bajo su propio riesgo, ya saben el móvil hace que el formato sea raro
Historia de fondo Fui de las pocas desafortunadas que no paró clases durante la cuarentena así que tuve unos 4 meses muy, muy estresantes, y ya que mi padre me a estado pagando por ayudarle a manejar sus nuevos dispositivos electrónicos, tenía mucho estrés y bastante dinero así que dije, ¿Porque no iré a comprar algo para quitarme el estrés? Y no, no es el juego del título
Elenco
Yo: ¿Quien mas? H: Hermano Karen: La karen que trató de robar mi pelota de pelo de gato para su hija alérgica a los gatos HD: Hijo con Derecho (Y ahora con un enorme trauma) S: Seguridad SS: Señorita de la Sexshop
Con estos personajes creo que ya vas viendo por donde va el asunto, así que bueno a la historia
Como era un bello día decidí que iría a un centro comercial medio "especial" a hacer unas compras, cajas de palomitas con mantequilla, una caja con botes pequeños de pringles, una caja grande de oreos, un litro de helado de vainilla con chispas de chocolate, Pollo estilo KFC, jarabe de chocolate, ramen instantáneo y una enorme botella de jugo, esa era mi lista de la compra, literalmente tenía mucho dinero, pero tantas cosas eran para justificar un pequeño gasto extra, no es que mis padres cuenten mi dinero centavo por centavo pero tienen una noción de lo que recibo y les preocupa que lo malgaste, si bien no estaban de acuerdo con tanta comida chatarra lo permitieron porque me habían visto los últimos días de clase así que con ya el permiso y un plan en mente me cambié, tomé una mochila y fui a despedirme cuando mi hermano llegó
H: ¿A donde vas?
Yo: Al [Inserte nombre del centro Comercial] a comprar frituras para disfrutar mis vacaciones, ¿Quieres algo?
H: Oh, ya que vaz, ¿Puedes ver si está la copia de pokemon escudo que encargué?
Cuando accedí me dio dinero y asi me fui, el centro comercial no esta realmente muy lejos pero lo suficiente para que haya tenido que subirme al autobus, 15 minutos después llegué, fui a dejar mi mochila al área de paquetería y fui a buscar una canasta, tomé la última y cuando me alejo alguien me grita, pero la voz me parecía extrañamente familiar, me doy la vuelta y que veo, ¡La madre de la niña alérgica a los gatos que trató de robarse mi pelota de pelo de gato!
Karen: ¡Oye tu necesito eso!
Yo: Nope, nope, nope, nope nope, nope
Y como si fuera una especie de comedia salí corriendo diciendo "Nope", cabe aclarar que la señora esta vez tenía un adolescente con ella, tal vez el hermano mayor de la niña el cual tenía las mismas pintas de malcriado que su hermana, ella gritó un poco mas pero estaba demasiado centrada en alejarme como para prestarle atención, me interné en la tienda y corrí a mi primera parada donde sabía que no me encontraría, Una Sexshop.... En donde vivo en ese centro comercial hay una muy escondida, corrí al pasillo de los licores y me metí por detrás de un estante, ahí detrás hay una pequeña puerta a una Sexshop, también hay una puerta en un negocio mas adelante parece que antes era un almacén compartido o algo, no se porqué la pusieron ahí o porqué el centro comercial lo permite, así que mejor no me lo preguntes, entré y comencé a pasearme por los estantes, había cosas caras y otras baratas, pero solo quería algo que me quitara el estrés, tomé algo pequeño, no creo necesario especificar que compré mas allá de decir que fue un vibrador, una botella de lubricante pequeña y ya, SS me cobró y puso todo en una bolsa negra (Tenga en mente la bolsa negra) la cual puse en mi canasta, salí de ahí y pronto la cubrí con mis compras por lo que no fue un gran problema llevarla, todo fue normal y pensé que Karen había ido a joder a alguien mas, por fortuna así fue, pues no la vi por un buen rato, pero sería una historia muy aburrida si la dejara aquí y el universo lo sabe, después de pagar y meter las cosas que se podían en mi mochila fui a la tienda de juegos y ahí estaba la Karen con su mocoso, esperaba que no me vieran y por fortuna de momento no lo hicieron hasta que el chico del mostrador me entregó el pedido, el HD chilló como un niño pequeño haciendo que me sumbaran los oídos por un momento
HD: ¡Mamá, ese es el juego que yo quiero!
Karen: No, mi hijo no va a jugar con esas cosas Satánicas
HD: Pero mamá yo lo quiero
Karen: ¿No quieres algo menos pecaminoso?
HD: Pokemon no es satánico mamá.... Quiero ese juego, dijiste que podía tener un juego que yo quisiera
Como si fuese un bebé comenzó a llorar y la Karen literalmente lo cargó para arrullarlo, yo solo pagué y tomé el juego el cual me dieron en una BOLSA NEGRA (Creo que sabes bien lo que va a pasar) y me apresuré a meterlo a mi mochila mientras la madre se acercaba al mostrador para pedir el mismo juego, chillando como un cerdo sobre lo caro que era, no quería escuchar y salí, estaba cerca de la puerta cuando vi a SS, iba a saludarla cuando algo me agarra de mi mochila y empieza a tirar de ella, era la Karen esta miró a SS y comenzó a gritar
Karen: Ayuda, llama a seguridad, esta chica se robó el juego de mi bebé y nos atacó ahora trata de escapar
Yo: ¡Otra vez la burra al trigo! Es mi juego.... Llama a seguridad para que esta loca me suelte
Comencé a moverme para intentar soltarme y que la Karen soltase mi mochila pero estaba realmente enojada por mi comentario, supongo que no me reconocía por como estaba tratando la situación, creo que hubiera sido peor si se hubiera acordado, cuando ella sacó de mi mochila una bolsa negra llegó SS con el de seguridad el cual nos separó
S: ¿Que esta pasando aquí?
Karen: Esa chiquilla de ahí me agredió y le robó un juego carísimo a mi hijo y me atacó cuando trataba de recuperarlo, aparte me insultó
Yo: No es cierto, es mío y ella me atacó
La madre con derecho le dio la bolsa a su niño y como podrás adivinar, no sacó la bolsa del juego, la forma de la bolsa no apuntaba por ninguna parte a una caja pequeña de un juego de Switch y de hecho mirando mi mochila ni siquiera abrió el cierre correcto, por lo que el HD solo podría estar sosteniendo una cosa, y creo que SS se dio cuenta porque comenzó a reir
SS: Que juegos mas raros le compras a tu hijo en ese caso.... Yo diría que no es legal darle algo como eso a un niño
Karen: También pienso que esos juegos satánicos no deberían venderse pero no hay nada que rezarle al señor no cure
Yo: Aparentemente tu estupidez ni con un milagro se te quita, ¿Que no aprendiste con lo que le pasó a tu hija?
La Karen me miró mejor y reconoció cierta bolita colgante de mi mochila, el de seguridad tuvo que sujetarla porque quiso tirarse me encima
Karen: ¡Señor está sosteniendo a la persona equivocada! ¡Esa perra casi mató a mi hija!
La situación no podía ser peor pero sabes que lo fue cuando el niño habló
ND: Mamá aquí no hay un juego, solo un nepe verde y un dulce muy rico
A un lado estaba el niño con cara de asco mostrándole a su madre mi vibrador y con la cara llena de lubricante, SS comenzó a partirse de la risa y la madre estaba horrorizada, este niño no solo sujetaba una caja con un nepe ¡si no que se había tragado mi maldito lubricante de moras azules! SS estaba prácticamente explotando en risas y la madre tuvo que ser sometida por que trató de atacarme nuevamente y atacó a S, dijo todas las amenazas de muerte que parecía conocer por "pervertido y envenenar la mente de su hijo", yo estaba demasiado apenada como para opinar, la policía fue llamada y Karen esposada, porque claro, el chico de los juegos habló y el ticket del juego así como las cámaras me respaldaron, no había nada que Karen pudiese hacer, recuperé mi juguete y el niño ahora estaba pálido, tuvo que ser retenido hasta que su padre llegara por él pero se veía muy mal, en un principio pensé que el comerse el lubricante lo había enfermado, pero por un comentario que dijo a su padre cuando llegó, creo que revisó la etiqueta para exigir mas dulce como este, pero por si fuera poco la botella no era muy discreta que digamos pues también tenía un enorme nepe pintado de azul y a una mujer lamiéndolo, el pobre chico preguntó muy apenado a su padre si cuando la "leche" salía de colores era de saborea también, el padre se echó a reir y dijo que si haciendo que el niño palideciera mas (Vaya troll pero he de admitir que también me hizo gracia) él chico estaba tratando de limpiarse tan rápido como le era posible mientras yo guardaba todo, SS se fue y regresó con una botella del mismo sabor pero mas grande y me la regaló, el padre se disculpó y finalmente pude ir a casa para acabar mi tarea
Edit: Estaba un poco cansada y recién me doy cuenta de que escribí mal el título
submitted by KiaritaBlack to PadresConDerechos [link] [comments]


2020.08.01 05:57 vicvegajuas_36 Aquellas veces que vi a la muerte.

Supongo que para estar al borde de llegar al 20% de mi vida (suponiendo que no muera antes de los 80) la muerte ha estado muy presente en mi corta vida. Tengo 5 "historias" que creo que valen la pena contar. En cada una el miedo estaba presente, y más que nada en la última. Pero empecemos por el principio.
Si no mal recuerdo, la primera experiencia que tuve fue con algún pez. Siempre he sido un fan de la acuariofilia. Obviamente que a mi temprana edad de 3 o 4 años no podía meter mano en la pecera, ese era un asunto más de mis padres. Pero era el que más la miraba. Vaya, que mi vista estaba perdida en ese tanque lleno de peces coloridos y hermosos. Y sin venir a cuento, miro por donde la vista usualmente no llega, y ahí está... Un pez que le han arrancado la cabeza mientras es devorado por los demás. Por aquellos compañeros con los que compartió su vida. No sabía muy bien qué pasaba, así que lo trataba de ignorar, aun cuando me daba cierto disgusto.
Pero eso solo fue el principio. Me gustaría que, en beneficio de la narrativa pudiera ir subiendo las cosas poco a poco, pero la vida no me dejó. Mi siguiente experiencia fue no un peldaño más arriba, sino un piso.
Vacaciones, en algún punto entre 2009 y 2011. Un pariente lejano fue asesinado a tiros. Yo no sabía quién era, ni siquiera a que familiares debería apuntar la mirada para medianamente comprender a quienes estábamos yendo a visitar al otro lado de país. Un viaje en carretera sorprendentemente divertido de unas 7 horas fue lo primero que me tocó. Hasta hubo una "canción de viaje" (Vuela Vuela, de Magneto. Aunque estoy seguro que realmente me estoy equivocando). Vamos, que por al menos un rato, todo parecía un viaje de vacaciones. Hasta que llegamos a una parte donde un cartel verde enorme anunciaba en una forma medio tenebrosa el nombre de aquel pueblo. Recuerdo que, casi de forma automática, apagaron la música. Pregunté el por qué, y la respuesta fue "Respeto al muerto"
No creo que pueda entender, incluso aun hoy en día el porqué de eso. No creo que ningún muerto pierda el tiempo en ir a regañarte, gritando "¡Apaga tu puta música, o no me muero!" Da igual.
Y la duda en mí no paró. Llegamos a la casa de esas personas una hora después. Me quedé pensando si el muerto me estaba oyendo. Y en el momento que una nota saliera del auto, reviviría o algo. Llegamos a la casa de la madre de este chico, todo era lúgubre. En este hermoso país (México), la muerte es diferente en cada lugar. Hay algunos que celebran casi de forma literal, va medio pueblo, tiran cohetes, sirven comida... y en otros es más ligero. Entierra y vámonos. Esa vez, era lo primero. Dios, pero vaya que era raro. Medio mundo estaba pálido. La madre del chico no la recuerdo mucho, pero era la que mejor se lo tomaba por lo que podía ver. Y ahí estuve, preguntándome si debía estar triste, o normal por una persona que ni siquiera sabía cómo era su cara, pero cuyo cuerpo en medio de la casa, guardado en una caja blanca. (y la vida me enseñaría, casi una década después de lo mal que estaba en sentirme "normal" ante la muerte de un desconocido, pero en un momento vamos a eso)
Siguiente día. Toda la familia está con mejor "ánimo". Era hora de llevar el cuerpo. Llegamos al cementerio, y nosotros nos mantenemos alejados del lugar de la familia. Y la madre, abrió el cajón, miró el cadáver, lloró, y lo cerró. Fue algo corto. Pero mi mente me ponía esa morbosidad de querer ver el cuerpo. Pensaba que aún tenía agujeros, o que estaría sangrando. Cierran finalmente ese cajón, y con una grúa, en un hoyo probablemente hecho en la madrugada, metieron el cajón. Ahí pasaron muchas cosas que pude comprender a medias. Alguien se tira a ese hoyo, lleva una especie de jícara con lo que creo que eran gusanos, y los coloca dentro del ataúd, abriéndolo lo justo para meter eso. Después, a todos nos dan una rosa. Aun me pregunto qué estaba pasando por mi cabeza, pero sentía que era un juego. Quien pudiera tirarla en el mero centro del cajón, ganaba. ¿Por? No lo sé, ideas retorcidas de un niño. Y se acabó. Cuando nos largamos de ahí, ya en la noche, me puse un poco feliz.
Al fin podía escuchar música de nuevo.
El tiempo pasó, e ignorando a la muerte de un perro que convivió con nosotros menos de una semana, y uno que otro pez... todo estaba tranquilo.
Lo más cercano que llegué a ver a eso, fueron mis propios intentos de matarme. No, nunca fue nada peligroso, pero supongo que estuve cerca. Lo peor que me pasó es que me drogué con unas pastillas que ni siquiera sabía para qué eran. Y, ahora que lo pienso, diablos. Tenía unos 9 años cuando eso pasó. En ese momento estaba mal, pero no sé qué me llevó a pensar a hacer eso. Supongo que la idea de que jodería a todos haciendo que no pudieran escuchar música por semanas jeje. Y lo peor no me llegaría, eso sería para la secundaria. Pero eso ya es harina de otro costal, otro costal feo y enorme.
Mi abuela falleció a la mitad de la secundaria. No te engañaré, era una persona que amaba mucho. No solo por la gran persona que era, si no por su relación conmigo. Vamos, que era el nieto preferido (de entre unos 15) y era un honor. Más que nada creo que porque éramos amigos. Buenos amigos...
Todo fue repentino. Esteba en el cine junto a mi papá en una noche de jueves, viendo el estreno de "Star wars: Los ultimos jedi", y mi madre le habla a mi padre. Me dice con cierta tranquilidad que mi abuela está mal, y si deberíamos salirnos e ir a verla. Pero su tono de voz era muy casual. Demasiado... No era la primera vez que ella se ponía mal. Venga, que ya llevaba 85 primaveras. Así que le dije que mejor la buscaríamos mañana.
Viernes. Es un día espectacularmente feliz. Tenía mi clase favorita, a mis amigos, y simplemente era el hecho de ser viernes. Pero a la salida veo a mi madre, vestida de negro. La saludo, y la noto muy seria. Mi primera pregunta, era como estaba mi abuela. No hay respuesta. Insisto. No hay respuesta. Me enojo un poco, y tratando de dejar de lado ese pensamiento que estaba dominando mi cerebro le pregunto una vez más. Todos los hijos conocemos a ese lado inusual de nuestros padres, aquel lado frio e incómodo. Y ese lado se manifestó al decirme que me diría en el auto.
Y sentado, un poco mareado y con mi corazón desbocándose fue como me enteré que mi abuela había muerto. Trataron de decirme de una forma dulce, pero creo que fue para peor. La verdad, fue todo muy triste al principio. Y fue por un par de años la vez que más miedo pasé. Llegar a una funeraria, y entrar a aquella sala privada, con mis familiares llorando y vestidos de nuevo de negro.
Pero cuando el miedo llegó sin avisar, fue cuando mi madre me obligó a ver al cadáver de mi abuela. Me resistí. No quería. Definitivamente no. Pero, una cuestión de religión, o, quizás la necesidad de que yo también sufriera lo que todos pasaban, tuve que verla tras ese cristal. Y ahí estaba. No sé qué decir realmente sobre esto. Se veía en paz al fin. Y eso era un poco reconfortante.
Las horas pasaron, y más gente llegaba. Hubo un rezo, en la última noche. No aguante. No, no podía soportar estar por media hora rogando porque el alma de mi abuela no fuera al purgatorio. Era algo horrible. Y, con todo respeto a la gente que cree en dios, todo aquello fue una de las razones por las que hoy en día me considero agnóstico. Ese tiempo durante el largo rezo fue horrible. No me sentía "agarrado" por dios. Me sentía simplemente abandonado, rezándole al aire por el alma de una persona que en vida fue un pan de... dios.
Pero llegó el siguiente día. Al entierro llegaron, al menos creo yo, más de 70 personas. Ahí me di cuenta de una cosa. Por más triste que fuera la cosa, mi abuela tuvo 85 años para hacer lo que quisiera con su vida. Y se veía reflejado en la cara de los demás. Más de 70 personas, deprimidas por la partida de una persona así. Y ahí... ahí más que nada empecé a sentir respeto. Su tiempo en esta tierra había terminado, pero la había usado para ser una gran persona. Y para sacar a adelante a los demás. Y, cuando la enterraron encima de mi abuelo, quien se había adelantado hacía más de 18 años, si, estaba llorando... pero al mismo tiempo no podía sentirme tan orgulloso y suertudo de haber compartido una buena parte de mi vida con alguien así.
Al menos yo sí... porque mis tíos... tremendos bastardos. Me reía de los chistes de los terrenos de la abuela, pero santo dios. No creía que en menos de 72 horas tras estar bajo el suelo, mis familiares mostrarían su verdadera... saña.
Cuando la navidad llegó, la familia estaba destrozada. Y no tenía miedo de que jamás nos veríamos de nuevo. De hecho... me sentía tranquilo al entender lo pendejos y roñosos que eran.
La muerte quiso divertirse una vez más. Y, en menos de un año, se llevó al tío más veterano. No habría pasado un mes de la muerte de mi abuela cuando el cáncer llegó.
Él fue una buena persona durante 60 de sus 61 años vividos. Pero cambió. No sé si culpar a algo en específico. Pero simplemente, algo salió de él. La verdad es que no me daría miedo decir que fue un poco cabrón un par de meses antes de la tragedia. Pero es lo que hay con la muerte. Y mi tío, mi tío sabía cuándo moriría. No creo que estuviera listo para ver a la muerte de frente los primeros meses (de ahí porque se convirtió en un cabrón), pero al final, él y su familia lo aceptaron. Y, la vida, como queriendo jugar con nosotros, de nuevo nos informó con una llamada mientras que estábamos viendo una película, de que estaba grave. Pero al menos esta vez, estábamos seguros de que "eso" pasaría.
Supongo que la historia se repite en gran parte. De nuevo entre a una funeraria llena de gente llorando, y de nuevo me obligaron a ver su cadáver. Si, se veía muy diferente a aquel tío que conocí en las reuniones familiares, fiestas y quien había sido la primera persona en darme dinero por trabajar.
No me sentía tan mal. De hecho, me sentía mal por no sentirme mal. Y peor aún me sentía porque me reí en su funeral. Estaba con una buena amiga, y la verdad, solo tratamos de animarnos un poco. No, no me burlaba de él. Si no, solo trataba de buscarle la irreverencia a todo esto. Además, si no lo hacía, mi ansiedad me mataría. No soporto los funerales. Es un NO para mí. Ese rollo de tener un cadáver rodeado de gente me parece medio diabólico. Más para ser algo usual en la religión. Aquí solo puedo decir que me sentí... triste de nuevo. Pero, también un poco... ¿agradecido? Por el hecho de que dejó de sufrir. Y, eso siempre es bueno.
Pero nada me prepararía para ver la transformación de la muerte en carne propia.
Pasaron 2 años. Y finalmente estaba en la preparatoria. No me iba mal. Me sentía en un lugar donde, aunque aún estaba la inmadurez clásica de adolescente, no todos eran unos sínicos de morondanga. Las personas que odiaba se habían ido, y aquellos que no, pareció que el hecho de que los "malotes" dejarán el colegio, les había dado la libertad para actuar como eran realmente.
Llega el día. Viernes, última clase. Aquel maestro de Física que era apodado de forma cariñosa como "Frozono" por su aspecto ridículamente parecido al personaje de Pixar dejó un proyecto:
Ir a un parque de atracciones y hacer los cálculos para medir cuanta velocidad hace un juego.
¿Sencillo, no?
Además, iría con mi equipo de física. Sería la primera vez que saldría con mis amigos un día entero por decisión propia (bueno, obligada por un maestro solo un poco).
Sentí un poco como si creciera. Que ya estaba haciéndome el "adulto" (con 14 años...)
Y llegó el sábado. Inclusive me levanté temprano ese día. Salí con mi madre y llegué al lugar donde debíamos ir. Y los encontré en la mera entrada. Nos saludamos, reímos y entramos... sin saber que habíamos entrado en una ruleta rusa de 20 personas.
Hicimos esa madre de experimento. Y, algo que noté desde el principio era que todo era viejo. Pero suponía que era normal, con la "historia" tan larga de ese lugar. Tras subirnos a ese juego, y tomar el tiempo, suponíamos que era todo. Pero, la única adulta que estaba en ese momento con nosotros, decidió que nos compraría un pase para todo el día. Su hijo es una persona solitaria, y se sentía feliz de vernos juntos como amigos.
Y el revólver con veinte balas comenzó a girar. Con las balas yendo y viniendo. Sin saber si dispararía las veinte, o si se atascaría...
Mi amigo estaba aterrado de mi propuesta de subirnos a todas las montañas rusas. Y yo quería empezar con la más vieja. Una bella montaña de madera blanca. Pero a él le aterraba. Y no lo negaré, a mí también. Pero yo estaba convencido que debía perderles el miedo. Por lo que di la idea de finalmente ir primero a la más nueva. Una de metal que parecía no tener más de 5 años ahí.
Vamos, y la fila es sorprendentemente corta. No más de 30 personas. Llegamos. Va la primera vuelta. Seguimos siendo treinta. Hablamos de cosas banales. Segunda vuelta. La fila preferencial nos mantiene con 25 personas. Ahora nos quedamos sin temas de conversación. Tercera vuelta. No había muchos en esa fila preferencial, por lo que ahora somos 16. Bromeo con la película de Destino Final 3 al ver bien el juego, que estaba en terrible estado. Risas. Silencio. Cuarta vuelta. Parece ser nuestro turno. Pero esa fila preferencial... esa cosa salvó a aquellos que pagaron un poco más. El número se queda así y seguimos de pie... Quinta vuelta. Durante esta, llega un par de parejas. Jóvenes. Nunca me dirigieron la palabra, pero automáticamente me cayeron bien. No llega nadie por la fila preferencial. Al fin vamos todos. Estoy un poco nervioso, pero sorprendentemente feliz para lo que estaba a punto de hacer. Los tres queríamos ir en la parte de atrás. "¡Se siente mejor!" o "está con madre el jalón"
Pero, hubo algo en mí, que me dijo que deberíamos respetar la fila. Casi cuando mis amigos estaban por entrar en el vagón. Y nos metimos al penúltimo. Ahora estaba muy feliz. Y la máquina comenzó a andar justo cuando el dichoso último vagón estaba siendo asegurado. Ahí iban esas dos parejas. El juego comienza. Una enorme cuesta nos presenta el camino. Y sin saberlo, el revólver ya estaba listo, cargado y apuntando. Llegamos a la bajada. El juego para un poco sin detenerse.
Y caemos. Empiezo a gritar. Estoy gozando esto. Estoy feliz. Ya no le tenía miedo. Bajamos a más de 60 kilómetros por hora. Tomamos una curva y el juego vuelve a subir.
Y caemos. Pero esta vez llega mi mayor miedo. Los loops. 2. Los tomamos sin siquiera darnos cuenta de lo que pasaba. Volvemos a subir una vez más a por el último loop.
Y caemos. Tomamos el loop, estoy gritando a todo pulmón. Una fuerza gigantesca provoca que mi cuerpo vaya hacia abajo. Un fuerte golpe se escucha. Mi pierna. Mi pierna duele mucho de la nada. Subimos de nuevo.
Y caen. Una pequeña bajada es tomada con mucha fuerza, pero la subida ya no. El tren empieza a columpiarse al no tener fuerza. Puedo levantar al fin la mirada.
Mi primer pensamiento fue que había sucedido un error. Que pronto volvería a su normalidad y terminaríamos el recorrido. Mi siguiente pensamiento fue que estaban ya preparándose para Halloween desde septiembre, ya que había un vagón estrellado en el suelo. Simulando un accidente.
Tuvieron que pasar segundos para que mi mente se coordinara con mis ojos. Ese adorno tenía a dos personas. Y aquel vagón no era un adorno. Hace menos de cinco segundos estaba detrás de nosotros.
A algo se dirige mi vista. Como cuando la pecera. A ese lugar incómodo donde la vista no debía ir.
Ahí estaba el pez. Solo que era el joven simpático. Y al igual que ese pez, le faltaba una parte de la cabeza. Sentí una coordinación bizarra, ya que cuando comprendí lo que estaba pasando, y empecé a gritar, todos los demás se me unieron.
Miré a mi amigo. Tenía sangre en la cara. De nuevo voltee a mirar el juego. La sangre estaba hasta lo más alto de este. Y vuelvo a mirar a ese joven. Está aún vivo. Con un espacio en su cabeza donde hay un charco de sangre, más otro que hay en el suelo con restos de carne. Y ahí fue la vez que más miedo sentí en mi vida. Estaba viendo por primera vez a la muerte en todas sus fases. Ví como el chico, desorientado y con su playera blanca que revelaba la cantidad de sangre que perdía, tratando de mirar a su pareja. Tratando de abrazarla. Tratando de levantar su cabeza, ya que por la posición del carro literalmente se le estaba saliendo el cerebro. Y finalmente, se dejó de mover, en los brazos de su novia.
Casi dos minutos después alguien se asoma a ver que estaba pasando. Cuando esas personas que parecían no ser las que deberían salvarnos, hacían lo que podían por sacarnos de ahí me dí cuenta de algo. Faltaban los otros dos. Y le preguntaba a mi amigo que tenía la cara pálida, y la sangre cayendo por su mejilla donde estaban. Nada. No hay respuesta. Y sin saberlo, uno de ellos estaba tirado un poco adelante del vagón, sin que ninguno de nosotros lo viéramos. Muerto. Y la otra chica, estaba viva, pero aun así tirada.
Nos quitan la seguridad y nos ayudan a bajar. Sigo aterrado por ver como ese tipo esta palidecía más y más con una cara perdida. Y su novia solo lo abrazaba. Aún caía la sangre de su cabeza.
Cuando pude bajar sentí el dolor en mi pierna. Casi tropiezo. Doy una mirada al charco de sangre. Y escucho algo que me parte el corazón. Una niña. No debía de tener más de 10 años. Le llora a su papá por que pisó un pedazo de cerebro. Alguien comienza a vomitar. Una guardia nos abraza y nos dice que todo estará bien. Y, como una última broma de ese macabro juego, miro al suelo tratando de tranquilizarme. Como en una película veo gotas de sangre que cada vez se hacen más grandes hasta que llegan a un pedazo de cráneo con un poco de cerebro. Con una voz débil le pregunto a la guardia si eso es lo que creo, a lo que me dice que sí, y que siguiera.
Nos encerraron en una habitación.
No revisiones médicas, ni tranquilidad.
No escucho nada. Mi cabeza repite una y otra vez la escena.
Cuando recuperé un poco el sentido de todo, solo era caos y más caos. Gente llorando. Gente abrazando a sus familiares. Mi amigo peleando con un guardia y la madre de mi amigo abrazándolo entre lágrimas.
Y al fin, tras lo que pudieron ser 5 minutos, pero se sintieron horas, comprendí lo que pasó.
Vi a alguien morir.
No creo que sea necesario detallar que pasó después. Simplemente tuvimos que salir corriendo de ese lugar. Tuve que dejar la escuela por un mes. Y tuve que tomar hasta una medicación. Me hundí en una depresión y la ansiedad me asesinaba.
Lo pienso, y es irónico. Pero la muerte por la que más he sufrido fue de un completo extraño.
Reflexionado un poco sobre esto, ya a casi un puto año de eso, aquí me doy cuenta de que esa fue la vez que más miedo pasé. No solo por la impresión. Fue algo tan fuerte que hizo que un escritor de horror, que le gusta escribir y ver escenas gore estuviera perturbado por algo así.
No solo porque el tipo murió en manos de su novia.
No solo porque no debía tener más de 20 años.
No solo por la sangre.
Si no por el hecho de ver todo. A lujo de detalle. Y pensar que de alguna forma esa persona estaba viva. Y además, por el hecho de que por nada pude haber sido el que hubiera tenido la cabeza partida. Por un largo momento me culpé a mí mismo. Que yo los había asesinado. Y que era mi culpa. El miedo estuvo conmigo por más de 5 meses. Empecé a verlo. Con la cabeza abierta, sangrando y parado en la puerta de mi cuarto en la madrugada. Ese mismo miedo me perturbó el sueño. Cada que soñaba, era lo mismo. Sangre y montañas. (Inclusive ahora, me tiemblan un poco las manos y me cuesta tantito respirar al escribir esto)
Y, si lo de mi abuela no me había hecho completamente agnóstico, esto si.
Todo mundo le agradecía a dios que estaba vivo. Cosa que creo entender. Lo que ya no, es que me pidieran que yo hiciera lo mismo. ¿Qué le voy a agradecer a dios? ¿Qué me salvó por alguna razón a mí, mientras dejaba que otros dos murieran en mi cara? ¿No pudo evitar todo desde el principio?
Lo dejé en claro. Dios me ha abandonado. Desde hace mucho tiempo. Y yo no tengo ningún problema con eso. Es más, me siento más libre. Y no pienso en creer en algo así. Pero por favor. No me hagan creer en que debo de estar en deuda o algo.
Como dijo en su tiempo el Sr. Ricky Gervais: "Al final se morirán tus padres, tus amigos, y tú"
Y como dijo... (¿Era un filósofo o un científico?) Una persona más inteligente que yo hace mucho tiempo: "El orden de los factores no afecta a el producto"
Juro por dios (espera...) que no quiero terminar en una nota baja porque puedo. Así que tomen esto como una nota cruda, realista y atemorizante que puede que casualmente sea baja.
La muerte es inevitable. Eso es obvio. Y cada quien la verá sí o sí. Si tienes suerte de que de alguna forma nadie de tus cercanos muera, tú lo harás. Ella nos está acechando. Y debemos vivir con eso. Ya ni siquiera creo que debamos actuar como paranoicos. Digo, no te estoy pidiendo que seas imprudente. Matate tú, no a otros. Y si es mejor, deja que algo más allá que tus propias manos lo hagan. No vale la pena. Y si lo vas a hacer, asegúrate de que funcione. Porque si no... Sigues vivo, y arruinado. Da igual. Solo hay dos formas de morir. Sabiendo que lo harás, o no. Vive la vida con prudencia. No te estanques en pensar que de algo hay que morir. Solo acéptalo y continua.
Estoy marcado por la muerte. Mi "corta" edad ya sirve para contar malas historias con ella. Y mi futuro estará ligado con ella. Me gusta el horror. Matar gente con solo el poder de los dedos. Y, además quisiera ser un paleontólogo. Básicamente investigar cosas que están tan muertas que son rocas. Rayos. Yo solo me metí el pie con esto. Mi mayor miedo, creo que no es que me muera, si no que los demás lo hagan. Y tremendas profesiones agarré para tener miedo.
Pero supongo que está bien. Al fin y al cabo la vida termina de un momento a otro. "Estás vivo" "¡Pues ya no, felicidades!"
Es, por más rudo que suene, es un 50% suerte y un 50% tu responsabilidad mantenerte vivo. Una ruleta rusa que te dará sí o sí. Creo que lo que quiero concluir es que por algo estamos vivos. Y también por algo nos morimos tan fácil. Al final eso no importa. Como dicen "Vales más por cómo viviste que por cómo moriste" Cuando estés en el suelo sangrando, en el hospital entubado, cayendo de un avión, o siendo prendido en llamas por un loco, al final solo valdrá la pregunta "¿Hice algo bueno con mi vida?
Y mirarás a la muerte directo a los ojos por primera y única vez, mientras todo se apaga lentamente y tu existencia termina...
submitted by vicvegajuas_36 to eldiario [link] [comments]


2020.07.31 09:29 curiosaentodo ¿Soy la mala por negarme a pagar quinientos a una compañera?

Bien, no sé si esta publicación rompe con alguna regla, lo siento si es así. Sólo que esto me ha puesto muy pensativa desde que sucedió y necesito saber si soy la mala. Siéntanse en libertad de eliminarla si es así. También la publico aquí porque mi inglés es un asco. Comencemos (es una historia larga y es MI VERSIÓN entonces pónganse cómodos y tomen algo pues esto será MUY largo). Es mi primera publicación así que lamento si está revuelto o algo.
Todo comienza cuando conocí a esta chica, la cual nombraremos como Berta, habrán más personajes pero bueno, Berta es la principal aquí (a demás de mí) la conocí en la preparatoria, en las primeras semanas de clases, (yo realmente soy alguien que no hace amigos con facilidad, soy tímida, insegura y casi nada sociable, pero intento acercarme pues me gusta conocer gente y tener amigos aunque son muy poquitos los que tengo). Me costó acercarme, era muy cortante conmigo; con el tiempo pude conversar con ella más ya que en los proyectos nos juntábamos en el mismo equipo.
Me cambié de colegio para la prepa. No estaba para nada acostumbrada a trabajar en un equipo donde uno hace todo y los demás sólo te ven trabajar o hacen casi nada. En mi antigua escuela si no trabajas, te sacaban del equipo sin excepción. En este nuevo colegio todos eran más tranquilos, y yo no sabía cómo comportarme, era muy estricta en los trabajos en equipo y durante un semestre entero me peleaba mucho con el equipo que compartíamos Berta y yo. Al final decidí salirme y ella se fue también, ambas estábamos cansadas de pelear y gastar horas de sueño.
No, no estábamos haciéndonos mejores amigas ni nada pero coincidíamos en que no era bueno para ninguna quedarse. Terminamos en diferentes equipos. El siguiente semestre tuve realmente muchísimos problemas y me la viví llorando, apagada, y con mucho estrés (cosas que contaré en otra historia) y de vez en cuando ella me llegó a hablar y escuchar, lo cual me hizo pensar que era una niña muy linda y comprensiva, realmente la admiraba, es alguien que siempre tiene ideas, talento artístico, y sabe sacar mucha plática. Me hacía sentir bien cuando platicábamos.
Poco a poco me di cuenta de cosas que no me agradaban mucho como el hecho de que siempre tenía ideas pero no permitía que otros aportaran, es decir que siempre le gustaban las cosas a su modo. También que le gustaba destacar en trabajos y que sólo trabajaba en cosas que le interesaban. (Claro, en alguien muy creativo, es más fácil trabajar en cosas así y no en física o matemáticas si estas no son tu fuerte) pero era extraño que cuando eran trabajos como escribir una canción o grabar un comercial, estaba muy dispuesta. Si era para un trabajo de laboratorio o una tarea de investigación siempre estaba ocupada en la calle, se quedó dormida, etc. Había pretextos. De todos modos, como trabajaba bien en otras cosas, lo dejábamos pasar. También noté que le gustaba restar un poco a los demás y comencé a sentir que no trabajaba bien en equipo.
Todos en el salón sabíamos que estaba loca por un maestro en específico, aquí es un ejemplo de cómo quiso destacar en un trabajo y hacernos ver mal a nosotros (o bueno, se puso como la heroína y aunque lo fue, no fue del modo que cuenta). En este caso se tenía que escribir una canción, yo tenía una idea tranquila pero no sabía expresarla, al final ella dijo que se encargaría (esto es algo que también es común en ella, cuando no quiere trabajar, se ofrecía a hacerlo en su casa o a veces era porque sólo ella se entendía) pero resultó que le pidió ayuda a un amigo para que se la escribiera y ya sólo era cantarla, ella la pasó a su instrumento. Al momento de redactar el documento de cómo se escribió la canción, puso algo como "Nosotros realmente no estamos familiarizados con esto de escribir canciones, pero para Berta no fue así, gracias a sus poemas y ayuda de su instrumento, la canción fue posible" no recuerdo las palabras pero bueno, el punto es que fue evidente el porqué hizo esto: el maestro que se sabroseaba era quien lo calificaba. Bien, no es para tanto, al menos quiso ayudar al equipo. Y lo hizo.
Ok, no nos hizo ver mal tal cual, pero sí me sorprendió. Pasemos a otro trabajo, en este caso, era hacer una reseña donde grabábamos un vídeo para yt y hablábamos sobre un libro; ella, yo y otra persona nos tocó ser quienes salían en el vídeo. Inventamos un guion y nos pusimos a ensayar. Se le ocurrió decir que dijéramos que era su canal y que nos retaba a leer un libro, ok nada mal, pero luego propuso que me preguntara porqué me puse de grosera y enojona cuando me "recomendó" el libro. No lo vi necesario, ni para hacerlo más real, porqué esa necesidad de que me vea como la "mala" del cuento, pero bueno accedí a la mala.
Son cosas que puedes dejar pasar, al cabo sólo era un trabajo. Fuera de los estudios yo intentaba acercarme, como dije, me sentía cómoda con ella. Pero siempre quería estar cerca de su bff que llamaremos "Ruth". Cuando llegaba al colegio y me acercaba a saludar, me preguntaba si había visto a "Ruth bebé" (sí, así lo decía), y en varios momentos, sólo quería estar con ella. (supongo que es algo normal, todos queremos estar con un amigo más cercano) lo raro era que una vez hablamos y me dijo que se sentía mal porque Ruth la cambiaba por otras personas y se sentía más alejada y en nuestros retiros donde nos abríamos entre el salón, decía que le gustaría que más personas se le acercaran, entonces me preguntaba si no se daba cuenta de que yo me acercaba. Incluso en el último retiro, ELLA propuso que nos juntáramos Yo, ella, Paola y Esperanza (nombres cambiados, por supuesto) a ver películas en una casa. Yo estaba más que feliz, no hay nada mejor que convivir con tus amigas, creí que era una oportunidad para acercarnos más. Pero unos días después de que no hubiesen tocado el tema den nuevo les comenté a Paola y Esperanza que le preguntaría a Berta cuándo le parece juntarnos; a lo que ellas respondieron: oh no, nos canceló. Dijo que las vería con Ruth. Me decepcioné porque bueno, siempre era así. Al menos así podría acercarse a Ruth denuevo.
Finalmente entramos a un nuevo año de prepa, ergo: nuevo salón, nuevos compañeros. Las listas me informaron que Paola y Esperanza este año estarían en mi salón (el pasado no lo estuvieron) al igual que Berta. Yo estaba muy feliz, tenía la esperanza de que este fuera un gran año. Esta escuela AMA poner trabajos en equipo, yo no los disfruto del todo, se me da más trabajar sola pero no me gustaba la idea de dejar a Paola, Esperanza y Berta solas. Esto lo digo porque los equipos que se formaban eran de este modo:
Maestro: FORMEN EQUIPOS DE SEIS PERSONAS PARA TODO EL SEMESTRE
-Se forman equipos de ocho, cinco y siete- Por lo que sólo estábamos Paola, Esperanza, Berta y yo. Los equipos que les faltaban integrantes eran esos donde una trabaja todo el documento y otra trae el cutter y ambas consiguen la misma calificación (Historia real) por lo que no era viable eso, y los que les sobraban eran de personas "combo", todos juntos sí o sí. Bueno, Berta es muy lista, yo también soy muy buena estudiante al igual que Esperanza, Paola no era la mejor en cuanto investigar pero siempre aportaba algo. No tenía problema, pero qué sucede, resulta que mientras hacíamos la corta lista de cuatro integrantes para trabajos de seis personas, me dice Ruth "no, espera, estoy pensando en irme con el equipo que tiene ocho personas" me quedé muy sorprendida, me dolió, ( debo aceptar que, como eran trabajos de debate y el equipo de ocho estaba formado con dos integrantes del club de debate bastante buenos, entendería porqué no quería competir contra ellos o era más beneficioso trabajar con ellos) pero pues... viendo que de por sí somos un equipo pequeño, reducirlo a uno de tres, sí me dejó un mal sabor de boca, sin decir nada taché su nombre y entregué el papel. El profesor me miró sorprendido y me advirtió que sería un año pesado con un equipo tan corto.
(PD: En el primer debate ganamos, el profesor incluso me dijo que debería entrar al equipo de debate, esto me hizo ver que nadie puede decirnos que somos tontas ni nada a pesar de lo que aparentamos, esto lo escribo porque supe que Berta creyó que no sabíamos trabajar. Así que pudimos seguir adelante todo el año). El último semestre ella se cambió con nosotras, yo gustosa la acepté, olvidé todo. Oh no, gran error.
Semestre final = HARTOS TRABAJOS EN EQUIPOS
Me saltaré varios proyectos de aquí, pues casi todos terminaban con una pequeña pelea o Berta saliiéndose del trabajo porque no hizo su parte y prefería abandonar a desvelarse. Cabe resaltar que , Paola y Esperanza son dos amigas mías quienes no dañan a nadie, son bien tranquilas, un pan de dios. Así que sólo peleábamos Berta y yo.
Aquí es cuando Berta comenzó a actuar muy diferente.
Última presentación antes de la pandemia, hacer una investigación con conclusiones tipo PROPUESTAS. Como podrán suponer, era en equipos, y no era de un tema creativo. Decidimos hacerlo en línea, pero Berta nunca apareció, ella estaba ocupada, ya habíamos acabado con la parte informativa y aparece Berta preguntando en qué ayudaba. Yo le propuse que buscara info para agregar, pero dijo que ya habíamos puesto todo, entonces le propuse que escribiera las propuestas pero ella dijo "bueno, leyendo lo que pusieron, no encuentro propuestas así que pondré mi conclusión". Le comenté de nuevo que eran propuestas pero dijo que ella sabía qué poner y escribió algo tan personal que no aportó al trabajo, le pedí que escribiera lo que el profesor pedía pues era parte de la calificación pero se negó argumentando que "No había algo funcional para las propuestas" le pedí que incluso se inventara algo, al final sólo era un trabajo, y que incluso la ayudaremos a completar pero usó el pretexto más RIDÍCULO "No me engañaré a mí misma escribiendo algo que no creo" eso me dejó tan confundida, al final cada quién escribió una propuesta, ella no, dejó su opinión personalizada y así terminó esta conversación hasta que terminando de presentar chequé mi celular y vi un mensaje de ella diciendo que ya sabía qué poner. Aclaro que no vi el mensaje hasta después de presentar pero me reí un poco porque recordé lo que dijo la noche anterior.
Ahora sí, después de esta larga larga introducción de cómo fue trabajar con ella por dos años, puedo iniciar con lo que respecta a mi pregunta.
Desde que inició el último semestre se nos dejó un trabajo de ecología donde tendríamos que ayudar a una comunidad. Yo realmente en los proyectos, (y creo que todos) preferimos un trabajo donde no tengamos que poner mucho dinero. Vamos, es la prepa, ¿para qué gastar tanto en algo así? En fin, se me ocurría hacer algo con cosas reciclables, pero debo poner que los maestros que tenemos son bien dedicados a su trabajo, es decir, hacen el trabajo con pasión, lo aman realmente. La maestra de ecología era una total mujer verde, entonces cuando estábamos dando ideas para el trabajo, Berta propuso una granja de abejas (apiario) "estaría genial que tuviese cada una un apiario en su casa" bueno, realmente era un proyecto maravilloso, pero pues no ninguna tenía lugar dónde poner una caja así mas que Berta. "En tu cochera" dijo ella, "NO TE VAN A HACER NADA" (esto es más importante más adelante) la maestra finalmente se nos acercó para ver qué íbamos a hacer, le comenté mi propuesta y asintió, pero cuando Berta dijo "yo propongo un apiario" la maestra casi saltó de alegría, obviamente insistió en que ese fuera el proyecto, y bueno a regañadientes aceptamos. Lo hablamos y se ACORDÓ que como ninguna mamá de nosotras permitiría abejas en su casa y por la falta de espacio, sólo Berta tendría el apiario en su casa e iríamos con ella a ayudarla. (Lo hablé con mi mamá y divertida dijo que ni loca dejaría que abejas anduvieran en su casa, a demás de que tengo perros que no querría que destruyeran, atacaran o fueran atacados) El proyecto incluía hacer videos documentando el proceso.
No teníamos una caja de abejas (obviamente) y ella propuso que la HICIÉRAMOS NOSOTRAS MISMAS no hace falta decir que es un trabajo difícil si nunca has usado martillo, taladro, cierra, etc. A demás de lo costoso que sería conseguir los materiales, por lo que se descartó la idea al momento. Avance rápido y finalmente consigo (yo) una caja GRATIS por un contacto. Berta hizo lo que pudo para que nos dieran una pero nos iban a cobrar unos miles de pesos en la caja, la abeja reina, etc. (Hizo lo que pudo, pero ya verán porqué recalco algunas cosas) Estábamos satisfechas con que ya se reduciría el costo del proyecto; la caja estaba usada pero vacía, la llevamos a su casa y a petición de Berta, la dejamos en su cochera y llamé al contacto que me ayudó con la caja para que nos dieran tutoría pues ninguna sabe algo sobre cómo cuidar abejas. Compramos flores para que las abejas tuvieran de qué alimentarse, no fueron tan costosas. Nos fuimos todas tranquilas.
Cada parcial teníamos que entregar un avance del proyecto. (Yo trabajo con lo que tengo y me esfuerzo por conseguir lo mejor cuando puedo) Me ofrecí a editar el video con una app de celular, que era lo que tenía en ese entonces, todas aceptaron, ponía calco-manías de abejas, letreros... en fin, el video quedó "tierno" pero a Berta no le pareció, por lo que ella lo terminó editando a su gusto. La maestra podría decirse que yo era de sus favoritas, le gustaban mucho los trabajos que le entregaba, por lo que no veía el problema. En fin, menos trabajo para mí. Hubo dificultades para juntarnos, al ser forzosa la aparición de todos los integrantes en el video, teníamos que juntarnos al menos dos veces a la semana, oh pero Berta... Berta comentó que las tardes sólo podía ciertos días (al igual que nosotras por clases obligatorias de las tardes) sin embargo en los días libres Berta no podía faltar a sus clases de fuera de la escuela, citas con ciertas cosas que no mencionaré, trabajo, etc. (Puedo entender que sea una persona ocupada, pero entonces ¿porqué poner un proyecto tan difícil y hacerte responsable sabiendo que no puedes?
(Oh, y si se preguntan porqué no puse un alto, la maestra insistía que todo saldría de maravilla, no había vuelta atrás) Qué equivocada estaba la maestra.
Todo salió bien el primer parcial. Cuando inicia el encierro, es cuando las cosas salen mal, pues no podíamos juntarnos para continuar y sólo faltaba un vídeo.
Debo explicar algo:
El primer vídeo sólo era explicar el proyecto
El segundo era consiguiendo materiales e iniciando el proceso
El tercero eran los resultados, así que apenas en el tercero estarían entrando las abejas en la historia.

Un día cualquiera, recibimos en el grupo un mensaje de Berta totalmente asustada pues "¡Hay abejas en el apiario! (El tutor nos dijo que conseguir abejas sería rescatándolas, a un costo de 600-800 pesos no recuerdo. Milagrosamente, al tener la caja medio usada, las abejas aparecieron sin necesidad de gastar un solo peso, esto era lo mejor que nos pudo pasar, incluso con una abeja reina, Dios, Oddin, Buda, estaban de mi lado y en el de nuestras carteras) Me pidió que llamara inmediatamente al tutor que fuera a ayuarla, el apiario seguía en su cochera y tenía miedo de que LAS ABEJAS LE HICIERAN ALGO y yo estaba que me moría de risa por dentro porque ella misma dijo que LAS ABEJAS NO TE HACEN NADA, claro que no me puse a discutir y la tratamos de calmar mientras hablaba con él, lo mismo dijo, las abejas no te hacen nada. Pero no escuchó, después de un rato de alarme nos mandó un audio (o mensaje, no recuerdo) diciéndome que la había regado por completo. Se me heló la sangre, ¿qué había hecho?
Resulta que mientras yo hablaba con el tutor, ella llamó a otra persona y ellos eran los dueños oficiales de la caja que me habían prestado (la caja me la prestó un maestro, el tutor se la pidió) y pidieron que se las regresáramos. Le comenté al tutor esto, me dijo que si queríamos conservarla simplemente no le siguiésemos hablando, (sé que estaba mal, pero sólo eran unos meses, estaba desesperada y asustada) el señor pidió la dirección de Berta y ella se la pasó, también le comentó el señor que nos multarían por tener abejas sin permiso y blablablablabla, yo le insistía, suplicaba que no les dijera más pero ella dijo que sí se las entregaría y tendría que comprar otra de tres mil pesos masomenos. Estábamos muy molestas pero ya no había nada qué hacer. Ahora, ella dijo que alguna de nosotras tendría que ir a comprar la caja, yo no me muevo sola por la ciudad, tengo padres protectores, al igual que las otras dos (P Y E) por la pandemia mi familia ni loca quería salir, y bueno P Y E tendrían sus propias razones por las que no pudieron ir. Berta sí se puede mover sola, así que ella se el tutor fueron por la caja. Este ayudó a mover las abejas al nuevo apiario. Claro que los servicios del tutor no eran de a gratis y le cobró todo a Berta, acordamos pagarle cuando nos pudiésemos ver.
Como la pandemia se extendió la maestra CANCELÓ el proyecto y lo transforma en una forma de exentar. El proyecto nuevo era individual (Aleluya cñor Oddin, jebus o Buda) pero sólo quienes participen en la parte final del proyecto antiguo exentarían. Le preguntamos a Berta qué sucedería y dijo "pues yo lo voy a entregar" y mis ojos estaban como platos al leer ese mensaje, pero no soy alguien tranquila (creo que se dieron cuenta) y me puse a defender que nosotras igual deberíamos participar. (Estudiar online fue más complicado de lo que creíamos, exentar habría sido una bendición, así es HABRÍA SIDO) Creo que al final se dio cuenta de que ninguna pagaría si nos saca del proyecto. Ella ya había hecho supuesta mente 90% del vídeo, nos dio unas cuantas frases a narrar y se ofreció a editarlo.
Aquí termina la parte del proyecto por el momento, Berta nos comenta el total de todo y pone que son unos $430 cada una. Es el primer proyecto que pagaba más de doscientos y estaba algo molesta, pero aceptamos pagarle. Pero con la pandemia le pedimos tiempo pues nuestros padres no tenían el dinero por el momento. Ninguna tiene un nivel económico alto, así que entendíamos la situación de cada una. Hubo unos días que en el grupo pedía si ya se lo podíamos pagar, aquí fue cuando hubo algo que me llamó la atención. Berta comentaba que quería comprarse unas cosas de arte con el dinero que le pagaríamos, en mi caso y el de las demás igual el dinero mi familia lo estuvo usando para comida, nada de caprichos. Por lo que esperaba que mínimo diera tiempo para poder establecer el dinero.
Ahora pasemos a otro suceso de otra materia que tiene que ver con esto. Un proyecto algo largo de investigación y creación de infografías y carteles, éramos (como siempre) tres, era un proyecto de.... (adivinaron) seis personas. Mandé mensaje al profesor, quería saber si se podía con otros salones, dijo que sí. P y E insisten que invitemos a Berta al equipo, con tal de trabajar menos, estuvimos de acuerdo. Resumen de la conversación.
¿Tienes equipo?
No
¿Te nos unes?
No... esque como que no saben trabajar y tengo que corregirlas mucho y me canso... lo haré sola
Oh bueno, nice
Metimos a otra persona y empezamos a trabajar.
Unos 20 min después de empezar (Tardamos alrededor de unas 6 horas en el trabajo) Recibo un audio de Berta "Oye, siempre sí quiero trabajar, ya no me alcanza el tiempo para hacerlo sola" y pues me quedé como "pues..."
"Ah no, mejor sí lo hago sola" y dejó de contestar
Faltando DIEZ minutos para entregar el proyecto, Berta me manda un audio: Oye Unicornio, como ya las ayudé en entrar en el proyecto, ¿podrían meterme en el trabajo porfa?
Yo lo sentí un tipo amenaza en el momento, pues aún no se entregaba el proyecto, así que podía sacarnos aún, aunque ya no lo creo porque pues se arriesgaría a que no le pagáramos (cuánta guerra por un proyecto) en fin, lo pusimos.
Siguiente proyecto
¿Te nos unes?
Va, pero... nos faltan dos, ¿no?
Sí pero ya tienen todos equipos
¿Se puede con otros salones? (Me imagino que se quiso ir con Ruth)
Sí, también ya tienen equipo.
*Se desconecta*
Nosotras: ._____.
Trabajamos desde las cinco de la tarde hasta la una de la mañana y aún nos faltaba un poco para acabar. Sin ratros de Berta. Acordamos levantarnos temprano para acabarlo.
Faltando denuevo unos minutos para entregarlo, Berta aparece.
"Hola, supongo que ya me sacaron jajaja"
Ninguna respondió, estábamos molestas
"¿Ya acabaron o las ayudo en algo"
-Visto-
-¿Podría alguien responderme al menos?
POR PRIMERA VEZ PAOLA LA ENFRENTO, SE ME HIZO TAN TIERNO Y GLORIOSO
Sí, te sacamos, y ya lo acabamos.
Ok, perdón ¿Me entregan mi dinero?
Bien, aquí ha pasado un tiempo considerable, sin embargo como podrán suponer, las cosas no iban bien. Sólo yo respondí esta vez: Berta, te JURO pagarte, pero no es mi dinero, mis papás tienen que avisarme (cabe aclarar que igual estaban molestos por los sucesos que ocasionaron esto pero igual saben que pagar era lo correcto)
El día de entrega del vídeo Berta me manda mensaje diciéndome que la aplicación con la que editaba se estropeó, y bueno con lo que sucedió la vez pasada no creía que yo editando el video sería una gran opción. (A demás de que TODOS los demás vídeos de otras materias, yo los editaba por horas en un nuevo programa) pero ni P ni E sabían editar así que lo hice, lo edité como lo pidió y faltando una hora maso menos, mi computadora comenzó a fallar y se perdió el archivo y mi aplicación ya no quiso funcionar, me asusté tanto y les informé a mis compañeras, todas estaban asustadas mas ninguna me echó la culpa, hablamos con la maestra y nos dio tiempo de entregarlo. Cabe aclarar que ya todas habíamos entregado todo y este vídeo sólo era para asegurar un diez. Pero no hubo modo de que mi computadora funcionara a tiempo, así que el vídeo se perdió. Es decir, entregamos... nada. Me disculpe muchísimo con el equipo pero ninguna estaba molesta, sólo Berta porque el proyecto fue para nada.
En mi preparatoria si no tienes todo pagado, no te dejan ver tus calificaciones (sigo sin saber con qué promedio me gradué) no hemos podido pagar. Berta mandaba mensajes al grupo pidiendo su dinero en el grupo, yo le respondía que esperara, las demás nunca le respondieron. Hasta que me cansé y esperé a que me dijeran mis padres cuándo lo tendrían. (Son del tipo que si insistes se enojan mucho, dan miedo). Por lo que ya no respondía sus mensajes, siempre respondía lo mismo.Hasta que una vez me marcó, pidiéndome el dinero, la llamada fue la siguiente:
¿Hola?
ZOE ¿ya tienes el dinero?
Déjame ver -la pone en silencio-
Pa, que si ya tienes el dinero
Pues... sólo traigo este billete en mi cartera... pero bueno, dile que sí
-Suspiro- sí, ya lo tengo, puedes venir por él, trae cambio porfavor.
¿No me lo pueden traer?
-Miro a mi papá quien niega con la cabeza-
No, perdón, no podemos
Ok, a las cinco iré, ¿está bien?
Claro, aquí te espero
-No vino-
Insistió que se lo llevara a su casa, pero mi familia no estaba de acuerdo, por lo que me dio la opción de que se lo depositara. Le expliqué esto a mi papá y me dijo molesto que le dijera que no, que si lo necesitaba tanto, que viniera por él. Así lo hice. Ahí empieza el pleito pues Berta se molesta diciendo que no es justo, que no quería quedar mal conmigo, etc. "Te estoy dando opciones" no me estaba haciendo ningún favor realmente, pero pues como dije, mis padres no estaban contentos con esto. "No hubiese hecho el video y exentas que sí me pagas, y como no hiciste nada pues para qué" (borré todo, no recuerdo bien lo que decía) pero ese "No hiciste nada" me rompió, comencé a decirle todo, todo lo que pensaba, lo que sentía, lo que soportaba de ella, las frases que nos decía de lo mal que trabajamos. Fue una gran discusión, ella igual mencionó cosas de mí, no la representaré pues hay cosas que no pienso mencionar. al final de tantas palabras sólo dijo "Mañana voy por el dinero y ya" Estaba por decirle que trajera cambio exacto pero mi enojo y tristeza me hicieron decirle "Pues me la estoy pensando en si te pago o no" Aunque realmente quería decir "en ese momento" y eso la enojó más (por obvias razones) Finalmente le dije que igual molestara a las demás (investigando un poco, a las demás sólo les mandó uno o dos mensajes según me dijeron) Realmente sí quería pagar pero estaba muy molesta en ese momento, y le dije que ese dinero era de mi papá, lo único que había, pero terminó bloqueando mi celular.
No le entregué el dinero, a veces me siento mal por esto pero mis amigos insisten en que estuvo bien defenderme. ¿Uds qué opinan? Aclaro que sé que el dinero sin importar para qué lo quería, pues se lo tendría que pagar, pero sabiendo que es más para un capricho que para una emergencia, mínimo se pudo esperar.
Dudo que alguien lo lea completo pero si lo hacen, espero sus respuestas.
submitted by curiosaentodo to AskRedditespanol [link] [comments]


2020.07.09 00:07 Adalbroj Madre con derecho me arruina mi festejo de cumpleaños y me provoca una parálisis facial (historia Extra Larga XL)

Contexto: Soy una joven fan de los videojuegos que acaba de cumplir 20 hace un par de días, les comento, como es obvio, mis padres están muy en contra de mi afición por los videojuegos y quieren que le de más importancia a mi pasión por el arte (soy muy fan de la escritura, la música, la escultura, el dibujo, la pintura y la confección, y he aprovechado esta cuarentena para empezar a dar mis primeros pasos en estas áreas).
Y gracias a su postura todo lo que he conseguido para jugar lo he pagado con mi propio dinero desde los 12 años (aquí en México te contratan a esa edad aunque no tienes derechos de trabajador, por lo que la paga era mediocre), así que aún con todas las contras que tenían mis padres con mis juegos logré continuar con mi afición, por lo que de cumpleaños ellos mismos me regalaron mi primer teclado Gamer en un kit simple de teclado, mouse y mousepad, esto significó mucho para mí ya que significaba que por fin aceptaban mi pasión por los videojuegos, por lo cual el regalo valía más que oro para mi.
cabe mencionar que tengo problemas con mis nervios manifestados como problemas de ira por mi hermana menor que padece de Autismo severo, y con sus periodos se vuelve mucho más irritable de lo que suele ser, y gracias a esto tanto mi madre, mi hermana y yo padecemos de los nervios (si vas a comentar sobre que los niños autistas son inocentes y cosas así ahórratelo, no vives con ella así que no sabes lo que dices, y los estudios médicos no reflejan estos comportamientos)
también cabe mencionar que esta fiesta era muy especial, ya que fue el segundo cumpleaños que celebré, debido a que nunca he sido de muchos amigos, y ahora que he logrado tener un circulo de amigos que de verdad me apoyan y están conmigo decidí darme la oportunidad.
perdón por la tan larga explicación, pero todo eso es muy importante para que se entienda bien lo que sentí en ese momento.
ahora sí, el reparto:
MD: Madre con derecho ND: niño con derecho M: Mi madre Yo: Yo Merengues (mis amigos se mantuvieron fuera del problema hasta el final, por lo que no tienen diálogos)
Pues empecemos:
Desde el año pasado mi madre se emocionó cuando se enteró que tenia amigos en el colegio, éstos son menores que yo ya que perdí 2 años de colegio por razones que no quiero explicar para no hacer esto el doble de largo.
Volviendo con la emoción de mi madre, al enterarse de esto me felicitó y en las semanas posteriores se alegraba de que hablara tanto de ellos, así que propuso hacer una celebración de mis 20 años e invitar a mis amigos del colegio, y como me he llevado bastante bien con ellos decidí darme la oportunidad y aceptar su propuesta, por lo que desde ese día se puso a planear mi cumpleaños.
Un par de días después les comenté a mis amigas sobre la fiesta, con un poco de miedo a que pasara lo de mi fiesta anterior (ya se imaginarán que pasó para no volver a hacer otra fiesta después), pero afortunadamente todas aceptaron mi invitación.
Ya llegado el día de mi cumpleaños estaba nerviosa por que llegaran mis amigas, me levanté temprano y preparé todo para recibir a mis amigas, nada grande, solo decoramos la sala y ya.
Llegada la hora que habíamos acordado llegaron todas juntas, se habían juntado desde antes para llegar todas al mismo tiempo y no preocuparme por si alguna faltaba a su palabra, ya que les había contado lo que pasó en mi cumpleaños anterior y decidieron sorprenderme.
todo fue perfecto, platicamos mientras preparaba la comida con mi madre y comimos juntas mientras hacíamos nuestro escándalo de siempre, hasta que llego la madre con derecho.
esta señora era esposa de un amigo de la infancia de mis padres, y desde que al señor le empezó a ir bien económicamente se volvió con más derecho que nunca, por lo cual, sentía que tenía el derecho de llegar a nuestra casa cada que se le antojaba con sus hijos sin avisar, su esposo es educado y cada que sabe que ella vendrá avisa a mis padres, y ya ellos deciden si la reciben o no, ya que cuentan con el apoyo de él para que ella no venga si mis padres no quieren, pero esta vez ella vino sin que él se enterara, así que nadie sabía que llegaría.
cuando llegó a nuestra casa, como toda una madre con derecho, empezó a decirle a mi madre que porqué no la habíamos invitado a mi fiesta si ella y sus hijos son casi como mi tía y primos y que nos llevamos muy bien, (cosa que es mentira ya que desde siempre la he odiado por como trata a mi madre), y de manera pasiva empezó a exigir que la atendiéramos como si fueran los patrones, pidió comida para ella y sus hijos, también bebidas y que la atendieran casi por encima de todos los verdaderos invitados, por lo que desde ahí empecé a molestarme bastante, pero mi madre me dijo que ella se encargaba de ellos, que yo disfrutara mi fiesta, y como todo iba bien decidí hacerle caso, grave error.
regresé con mis amigas y nos pusimos a pasar mi pc de la oficina de mi padre a la sala para ver videos o una película.
cuando terminamos de pasar la pc y conectarla en la tv, mi madre junto con mi padre y mis hermanas me dijeron que tenían un regalo para mí, yo esperaba ropa como siempre, pero al abrirlo me lleve la gran sorpresa, era un teclado mecánico de gama media, algo un poco caro para nuestra familia ya que somos muy ahorradores (eran solo $1,500 pesos, para nosotros algo caro para un teclado), le agradecí a mi madre con toda mi alma por el regalo y a mi padre y hermanas les di un gran abrazo de agradecimiento, mis amigas me regalaron dinero, cada una me dio $500 dando un total de $2000, ya que les había dicho que el único regalo que quería era que fueran, todo iba bien hasta que la madre con derecho y sus hijos intervinieron, la cosa fue algo así:
MD: Wow!, que teclado mas bonito, se parece mucho a los teclados que te gustan hijo (dando una ligera palmada en la espalda a su hijo).
ND: Si!, está muy padre, me dejarías jugar con él?
Yo: Lo siento, pero me gustaría poder jugar con él primero, ya que ni siquiera lo he sacado de la caja, además, me gustaría hacerle una prueba de uso rudo.
el niño estuvo de acuerdo ya que la parte buena de su educación es por su padre, ya verán que educación recibe de su madre.
mis amigas ya sabían a que prueba me refería, pero preguntaron de todos modos:
A: Lo as a probar con tu juego de música?
Yo: Sí, ya sabes el tipo de niveles que juego, son bastante exigentes.
A: Pobre teclado no lo vayas a fastidiar, te lo acaban de dar.
Yo: se supone que son de "uso rudo", debería aguantar.
procedí a conectar el teclado a mi pc y me senté en el sofá con mis amigas, mi familia se sentó en el sofá de al lado y la madre con derecho se sentó en un sillón extra que teníamos, sus hijos se sentaron en el piso casi pegados al televisor, al conectarlo, el teclado se iluminó por completo, junto con el mouse, mis ojos brillaron en alegría y procedí a abrir mi prueba de rendimiento.
mi prueba es jugar un juego muy parecido a Guitar Hero llamado Clone Hero con 3 pruebas, uno de velocidad, que dura unos 30 segundos, uno de rendimiento que dura 20 minutos y uno de dificultad que dura casi media hora dividida en 3 canciones, por lo que eran 5 canciones para probar mi teclado, todos eran "solo medley" es decir, una recopilación de solos de varias canciones juntadas en una sola pista, por lo que no hay letra, son solos uno detrás de otro (dejo los nombres de las canciones al final por si las quieren escuchar).
mis padres nunca me habían visto jugar por lo que al ver cómo jugué la primera canción quedaron sorprendidos, fue uno que llamo "corto pero intenso" como en el Mario Maker.
los hijos de la madre con derecho empezaron a decir cosas sobre el juego, y la canción, ya que los juego en modo experto, con el teclado en "modo piano" y con velocidad 18 de 20, al ver este el niño empezó con su conducta de niño con derecho.
ND: Wow!, eso fue muy rápido y casi aciertas todo (no soy tan buena como para conseguir un 100% en todo, menos en estas canciones, pero soy bastante decente).
Yo: si, aunque como es nuevo el teclado no quiero ser tan agresiva con el.
ND: Ya puedo jugar?
Yo: Aún no, faltan varias canciones y después de esto mis amigas jugarán conmigo. (aunque eran muy malas les gustaba competir entre ellas a ver quien era la mejor, no me gusta competir contra ellas porque es muy obvio que les ganaré por mucho, además de que entre todas nos echamos unas buenas risas cada que compiten y si compito con ellas yo gano todo el protagonismo)
MD: No te preocupes hijo, déjala, ya podrás jugar con sus amigas
el niño esta de acuerdo y procedo a hacer la siguiente canción, mientras trato de pasarlo mis amigas empiezan a jugar con mi concentración, cosa que hacemos muy a menudo, tratan de distraerme sin meter sus manos en el teclado, esto porque era la prueba de rendimiento y estar 20 min. solo viendo sería un poco aburrido, así que continuamos hasta que terminó la prueba, y el niño ataca de nuevo.
ND: Ya puedo jugar ahora si?
Yo: aún quedan 3 canciones por hacer.
ND: pero te tardaste mucho con la anterior, mamá, dile que me deje jugar.
enseguida reconocí su plan, lo hacia cada que llegaba a casa y no lo dejaba jugar, y era señal de que se iba a apoderar de mi pc hasta la noche, mi enojo esta incrementando cada vez más, pero pude ocultarlo a la perfección.
MD: vamos, déjalo jugar, ya llevas mucho jugando y solo verte es aburrido
contuve mis ganas de remarcarle que nadie la había invitado, que solo era una entrometida entre otras cosas, solo respiré y le respondí
Yo: Pues te esperas, que aún no he terminado
ND: pero quiero jugar, ya me aburrí de verte
la madre con derecho se desespera y saca su verdadera conducta a la luz
MD: deja jugar a mi hijo seguramente le sacará más provecho al teclado, seguramente es mucho mejor que tu, así que dáselo
Yo: Puede que sea mejor que yo, pero la festejada soy yo, no tu hijo, así que tiene que esperarse
cabe mencionar que mi enojo ya se ha hecho un poco notable, pero solo mi madre pudo notarlo
M: por favor (ND) déjala jugar, otro día podrás jugar tu, o en la noche que terminen de usar la computadora
ND: no!, quiero jugar ahora
MD: niña, dale que juegue
Yo: Disculpe, pero estoy intentado disfrutar de mi regalo y pasarla bien con mis amigas
MD: Que se lo des
MD trata de arrebatarme el teclado sin éxito, así que se me ocurre una idea, la peor que pude tener en ese momento
Yo: mire, jugaré un VS con su hijo en este juego (aunque no es muy bueno, tiene modo de 2 jugadores, y con la configuración correcta puedes usar dos teclados al mismo tiempo), si él gana lo dejo jugar una hora ya que mis amigas y yo queremos ver una película, y si pierde tendrá que aguantarse hasta otro día para jugar
MD: esta bien, de todos modos mi niño es mucho mejor que tu, seguramente hará todo perfecto
le doy el teclado viejo al niño, lo configuro en el juego y pongo la primera canción de la prueba de dificultad, duraba unos 30 segundos como el de velocidad pero con la máxima dificultad
MD: porqué le das el teclado viejo a mi niño?
Yo: porque no le voy a confiar mi teclado nuevo. (por el motivo que explique el principio ya le tenía un apego muy grande al teclado)
MD: bueno, de todos modos te va a ganar, aunque tenga el teclado viejo
después de preparar la canción en Solo taps para que no tenga que tocar las notas abiertas y sea mas fácil, empieza y el niño se queja de nuevo
ND: no es justo, hay demasiadas notas juntas, esto es imposible, está demasiado lento
su velocidad estaba en 1 de 20, y en esa canción se necesitaba un mínimo de 10 de 20 para que no se viera la bola de notas todas juntas así que le respondo
Yo: es por la velocidad, tienes que subirla para que no se vea tan junto
ND: entonces ponme más velocidad
salgo de la canción y le pongo velocidad 5
Yo: así esta bien?
ND: súbele más
le subo a 10
Yo: ahí?
MD: no quieras hacer menos a mi hijo ponle la máxima velocidad
ND: Si, ponle al máximo, para que veas que soy mucho mejor que tu
lo puse en velocidad 20, cabe decir que ni yo que llevo años jugando puedo pasar a velocidad 20, ya que las notas se hacen prácticamente invisibles de lo rápido que bajan, y entre más grande sea la pantalla se nota menos cuando baja
Yo: ahí
MD: si, verás como mi hijo es mucho mejor que tu
ND: ya empieza entonces
por mi enojo ya no le advertí a MD sobre las notas casi invisibles, aunque seguramente me habría dicho que "no soy tan buena como para verlos" así que solo dejé que el juego hablara por si solo.
empezó el nivel y como era de esperar nadie pudo distinguir las notas, y ND se quejó de nuevo
ND: haces trampa, los hiciste invisibles para que no ganara
MD: no quieras ver la cara de estúpidos, haz las cosas bien
ND: quiero que se vean como el tuyo
Yo: entonces te pondré la misma velocidad que yo
salí otra vez de la canción y ya le puse la velocidad de 18 como yo y empezamos de nuevo era de esperarse que apenas si pudo conseguir un par de cientos de puntos en la canción. el niño trató de excusarse
ND: no estaba preparado
Yo: esta bien, iniciaremos el siguiente cuando estés listo
todos se mantuvieron en silencio mientras todo esto pasaba, menos la madre que animaba a ND casi en mi oído para distraerme
preparo la siguiente canción, este dura casi 20 minutos y es mucho más difícil que la anterior ya que ese era como una introducción y el que preparé era el cuerpo del solo medley con muchos solos demasiado complicados, lo suficiente como para que me tardara 2 años en poder completarlo sin perder
termino de preparar la canción
Yo: cuando estés listo niño
ND se pone a presionar teclas al azar tan rápido como puede imitando un piano de aire según haciendo un solo por su cuenta
ND: estoy listo
inicio la canción y el niño falla todas las notas, aun siendo un inicio fácil para este nivel de canciones, yo por mi práctica empiezo con una sección perfecta
ND: Tramposa, estoy apretando los botones y no funciona, me diste un teclado descompuesto
Yo: ese teclado funciona a la perfección, llevo usándolo por los últimos 2 años y nunca me ha fallado
Era obvio que era un pretexto para que le diera el teclado nuevo, pero siguió insistiendo
ND: mentirosa, no sirve, cámbiamelo!!
Yo: esta bien
me levanté del sofá por un teclado inalámbrico que usaba antes de comprarme uno de cable pero mi hermana mayor se ofreció a ir por él, ya que sabía que ND trataría de usar mi teclado nuevo, cuando regresó se lo di a ND
Yo: Toma, ese es mejor, es inalámbrico, y casi nunca lo uso
ND toma el teclado y una de mis amigas lo conecta, preparo el teclado de nuevo en el juego y empezamos el nivel de nuevo, y como es de esperar ND no acierta ninguna nota, y esta vez no me detengo
ND: tramposa, este tampoco sirve, dame el tuyo
Yo: no te lo daré, lo estoy usando yo
ND intenta desesperadamente acertar las notas pero solo acierta unas pocas
MD: Dale tu teclado AHORA!!
Yo: no, me lo acaban de dar y no quiero arriesgarlo a que lo rompa
en ese momento por la desesperación ND empezó a golpear con los puños el teclado que tenía
ND: No le doy a nada!!
MD se pone entre mi y la TV
MD: que le des ese teclado a mi hijo YA!
Yo: ya le dije que no se lo daré, me lo acaban de dar
MD: que se lo des ahora!!
Me arrebata el teclado y se lo da a su hijo dándome el inalámbrico, y aún así acierto la gran mayoría de notas, la madre al ver esto cambia de nuevo los teclados diciendo que no es posible que sea mejor que su hijo, que debe ser el teclado que estaba trucado
al ver que de todas maneras le ganaba a su hijo se desesperó y me arrebató mi teclado nuevo
MD: no dejaré que una niña le gane a mi hijo!!
seguido de esto levanta mi teclado y lo azota contra el piso, despegando todas las teclas, y luego lo pisotea varias veces hasta doblarlo, luego lo toma de nuevo y lo golpea contra mi PC partiendo el teclado a la mitad y doblando el gabinete de aluminio de mi pc ya que estaba abierto
todos nos quedamos en shock, mi familia no sabía que hacer y mis amigas se me quedaron viendo
ahí fue cuando yo misma me rompí, simplemente me levanté y tomé el teclado que tenía ND que seguía jugando diciendo que me iba ganando (en el juego cuando es un VS no se puede perder por notas fallidas), al quitárselo se empezó a quejar
ND: oye, no seas tramposa!
MD: si, regrésale el teclado a mi hijo!
yo con la voz más dulce que jamás había hecho, y con una cara sonriente le dije
Yo: qué acaba de hacer?
enseguida mis amigas notaron que mi ira estaba a punto de desbordarse por mi boca como lava hirviendo ya que me han visto así solo una vez en los 3 años que nos conocemos y sabían que nada bueno saldría de mi si MD me respondía mal, trataron de levantarse y alejar a MD, pero las detuve apenas las vi pararse
Yo: repito, qué acaba de hacer?
MD: impidiendo que una asquerosa como tu le gane a mi hijo, él se merece jugar más que tú, tu ya estás demasiado vieja como para seguir jugando esas cosas, además, que son $200 por esa porquería?
en ese momento mi enojo se desbordó, tomé a MD por el brazo y tomé a ND de la misma manera tratando de no hacerles daño y los arrastré a la calle
MD gritaba y lloriqueaba que la quería golpear y que la estaba amenazando de muerte, tanto que los vecinos salieron y nos vieron, al ver cómo estaba sonriendo mientras los sacaba de casa vieron que algo estaba mal, dejo a MD y a ND en la calle frente a nuestra casa y se acerca uno de mis vecinos, un señor mayor con quien me llevo muy bien, ya que le ayudo a reparar cosas y le suelo regalar las manualidades que hago o me ayuda a venderlas.
él se acerca y pregunta si estoy bien
MD: ayúdame!, me quiere matar, tiene un cuchillo escondido!
Vecino: señora cállese, es obvio que algo le hizo a esta jovencita, ella jamás se comporta así por gusto, qué le hizo?!
MD: no le hice nada!!
yo suelto a MD y le digo al vecino
Yo: no gaste su saliva con ella, ya se iba de mi casa, y ya no es bienvenida ni a acercase a mi, rebasó mi límite y no pienso tratar con ella nunca mas. así que si la ve cerca podría llamar a la policía?
el vecino asintió y regresó a su casa, diciéndome antes de entrar que no había olvidado que era mi cumpleaños, y que más tarde pasaría a felicitarme
yo solo asentí y regresé a casa
cuando entré mis padres ya habían recogido los restos del teclado y mis amigas se acercaron a mi a consolarme, todas me abrazaron y trataron de calmarme, logré controlarme y seguí en la fiesta como si nada, la tensión fue muy notable hasta que pusimos Ice Age (mi película favorita), las cosas se calmaron bastante y seguimos la fiesta como si nada
a la mañana siguiente amanecí con uno de mis ojos completamente rojo y con parálisis facial en ese mismo lado, fuimos al doctor y nos dijo que era temporal, y que fue por toda la rabia que contuve en ese momento, ese mismo día me llega una demanda de MD por daños a su persona ya que según le rompí el brazo a ella y a su hijo cuando los saqué de mi casa, el padre no la respaldó esta vez y se puso de mi lado, ayer fuimos a juicio y la madre perdió, ya que su esposo expuso su comportamiento y el diagnóstico del doctor demostró que la más afectada fui yo por la parálisis.
al solicitar las pruebas de que MD y ND de verdad estaban heridos por mi culpa, ya que solo llevaban vendajes simples en los brazos y no pudieron probar nada, al contrario, se demostró que no estaban rotos, estaban fingiendo
al final el señor me pagó el doble del teclado y MD tuvo que pagarme también el teclado junto con mis gastos médicos y una compensación de $10,000 MXN
ahora en esta casa no pueden entrar ni MD ni ND, solo el esposo y su hija, quien en todo momento se mantuvo con mis padres viendo las barbaridades de su madre

perdón por el tamaño de la historia, pero debía desahogarme, se que suena muy estúpido ponerme así por un simple teclado, pero como ya explique representaba algo muy importante en la relación con mis padres por lo que enseguida fue como un tesoro
muchas gracias por leer

Canciones de mis pruebas:
Facil: Casin GLUE70
Resistencia: Beyond the Wall of Sleep Solo Medley
Dificultad: 1.-Siavash Theme Aeon Bridge
2.- The Bard's Reprisal Solo Medley - Aeon Bridge
3.- The Bard's Return - Aeon Bridge
submitted by Adalbroj to padresconderecho [link] [comments]


2020.06.29 09:13 nenuFare Mi aportación al rincón del artista!

Post inicial.
Seguramente poca gente participe y esto a pocos le importe pero yo como persona que dijo de hacer esto voy a cumplir y mostrar lo que he hecho esta semana con el tema de los pecados capitales.
Me ha costado mucho porqué quise salir de mi zona de confort y hacer algo mucho las realista. Mi estilo de escritura es pomposo y casi idílico, por lo que lo que hice me da ganas de rellenarlo de metáforas, palabras rimbombantes y largas descripciones. Pero no se puede, este texto va sobre una carta de un chico asustado y encerrado por días así que no debería see ni coherente, ni estar adornado por bonitas palabras. En fin... No estoy orgulloso de esto pero igualmente lo enseñó.
[TRIGGER WARNING: tiene contenido explícito, si no soportas este tipo de materiales por favor no lo leas]
“Querida madre: No sé porqué me atrevo a escribir está carta pero, así lo hago, peor aún si es probable que no leas esto... ¿Sabes todo lo que ha pasado estos días?
Todo comenzó cuando llegué a la iglesia. El camino había sido frío y peligroso, lleno de lúgubres vegetaciones y rocas que muchas veces se entorpecían a las ruedas del carro donde yo iba. Casi como si esos pedruscos estuvieran avisándome de que debía dar media vuelta y jamás entrar en esta iglesia. Pero llegué y entre en la zona verjada, el sitio está abandonado por el exterior. Al inicio pensé que sería una mala broma pero no lo era. ¿Cómo se puede creer que un edificio con la cruz rota, las hiedras trepando y el césped tan alto como un gigante sea atractivo? Realmente el aspecto exterior de mi nueva residencia estas semanas iba ser horrorosa, una jungla que solo he explorado un par de veces y que está llena de pecados dolorosos que arañaran tu piel haciéndote sangrar.
Cuando pisé por primera vez este alocado jardín delantero, como ya te dije con hierba tan alta y espesa que no puedes ver lo que hay a tu alrededor cuando te adentras en ella, me perdí. El vago sendero que se marcaba por un césped mucho más marchito y sin ninguna hierba alta se fue de mi vista en algún mi momento y acabé asustado en medio de la marea verde salvaje que era la hierba. Camine a ciegas, intentando ver el cielo todo lo que podía en un intento fallido de no perderme, en orientarme. No funcionó. Acabe incluso más desorientado y cuando pensé que aquella marea de hierba podría incluso ser infinita vi un claro donde un hombre vestido con sotana estaba de espaldas a mi dirección. ¡Había encontrado a uno de los hermanos que vivirían conmigo! Madre, no sabes la felicidad que eso me provocó. Ya no estaba perdido, estaba con alguien que me ayudaría a salir de ese lugar.
El hermano que vi se llamaba Narciso, y convenientemente cultivaba narcisos en ese mismo instante, cuando agotado pero feliz de verle me acerqué con la respiración pesada. Recuerdo que la charla que inicialmente tuvimos, en la cúal me dijo su nombre, fue bastante superficial. Hablamos de la espesa hierba y sobre mi llegada mediante el salvaje camino, pero el hermano siempre terminaba alabando sus flores por lo que terminé esa conversaicón muy pronto. Era extraño pero lo deje pasar por la euforia de verme capaz de salir de ese laberinto asfixiante de hierba verde.
Me ayudó a salir, no dijo ninguna palabra en el momento y un camino perfectamente construido entre la hierba se dejó ver mientras él se dirigía a él. Me quedé impactado en ese momento. ¿Como había podido ignorar la presencia de tan bien acicalada ruta y haberme perdido en la marea alrededor? De verdad que me encontraba perplejo mientras seguía los pasos elegantes y lentos del otro hermano.
Me llevó dentro de la abadía y el sonido de nuestros zapatos rebotó por todas las paredes. El sitio estaba pulcramente limpio y estéril de mobiliario. Estaba cansado del viaje y desaproveche mi única oportunidad de ver el contenido de las zonas comunes de la casa. Le indique al hermano de mi necesidad de ir al baño, intenté hacer mis necesidades cuando había estado entre las hierbas pero el remordimiento de hacer mis heces en el patio frontal de mi futura vivienda me lo impidió. Narciso fue muy amable, conduciendome a través de un sombrío y estrecho pasillo hasta un pequeño baño donde solo habían un retrete, una pileta y una bañera con una cortina que me impedía ver si había agua dentro de ella. Él se marchó, diciendo que debía seguir cuidando de sus queridas flores y que yo podría rondar por el lugar mientras no fuera la hora de la comida. A esa hora todos se dirigieron afuera donde almorzarían juntos antes de retomar sus santas actividades. Se me helaron los pelos, por alguna extraña razón cuando la puerta se cerró y me dejó lo que aparentaba estar solo.
Estaba algo nervioso tras su marcha. No soy un hombre miedoso, eso lo sabes mamá, pero el paradigma de encontrarme solo en el desconocido y extraño lugar me aterro por unos segundos. Igualmente, aún con esos intensos sentimientos me atreví a levantar la tapa del baño y decidí hacer aquello por lo que venía. Me baje el pantalón y pude al fin sentirme más ligero. Deje que es estrés y angustia que aquel lugar y aquel hermano me provocaron desaparecieran por un instante antes de levantarme y limpiarme con el material que habían dejado al lado. Estaba de espaldas al retrete y enfocado en mi labor por lo que cuando termine con esta y me gire, una imagen horrenda apareció frente a mi.
Un hombre, parecía ser muy mayor y tener los rasgos sumamente marcados. Estaba de cuclillas frente al retrete, su cabeza completamente metida en el agujero y ruidos morbosos de estar alimentando salían de su boca. Aquel hombre estaba comiendo mis heces, las estaba engullendo como un completo festín que arañaba lo esquizofrénico y el movimiento compulsivo. No podía parar y no lo hizo hasta que de la porcelana blanca sucia solo quedaron lineas de materia marrón. Él se levantó y se giró, pude ver bien su cara. Sus ojos brillaban con fuerza, felices y alegres mientras una sonrisa casi agradecida aparecía en su demacrado y arrugado rostro. Uno en el que aún quedaban restos de su anterior alimento, los cuales quitaba con una larga lengua que dejaba marcas brillosas de saliva allá donde elimina residuos marrones.
Sentí ganas de vomitar y en un instinto casi natural salí corriendo, incapaz de seguir observando el perturbador rostro de ese hombre. Sobrelleve mis manos a la boca y ahogue el impulso de echar la verde bilis por mi fauce. Corrí tanto como mi pesada ropa y mochila, mis cansadas rodillas y mi angustioso y vomitivo estado me permitieron, buscando encontrar el lugar más alejado de aquella persona en la casa. Por un momento pensé en Narciso, un solo segundo que más próximamente me mataría. No sabes cuanto me arrepiento, madre, de haber pensado en ese desalmado con nombre de flor.
Era cuestión de tiempo que fuera hora de comer y yo aún seguía corriendo por la casa, atemorizado de ver al anciano perturbado. Supongo que fue el destino, o la maligna mano de Dios la que me llevó a las cocinas de la casa. Algo en mi estómago se removió por extraño que pareciera y termine por llenarme de coraje y entrar en aquel lugar. Estaba desierto, una olla grande de cobre estaba hasta arriba de lo que parecía ser un guiso mientras al lado yacía una tabla de cortar con pequeños pedazos de carne colocados al extremo contrario de donde estaba el cuchillo que seguramente los habría cortado. Recuerdo ese detalle a la perfección, un detalle que escondía un grave trasfondo siniestro.
Me aventure e incluso me acerque a la olla, cuando estaba por probar la comida una voz me sorprendió. En la sala había otra persona, por primera vez una mujer. Llevaba un traje de monja y su cara era rechoncha, se notaba bien que se alimentaba con suficiencia. A los segundos aprecio otra mujer, está era delgadas e incluso parecía estar en los huesos. Las dos eran monjas y pensé que quizas podrían explicarme algo de lo que me pasó en el baño pero antes siquiera de poder decirles algo, me vieron y me sujetaron de un brazo y me arrastraron fuera de la cocina, dirección a una sala anexa que no pude ver debido a que se encontraba a oscuras. Comenzaron a cuchichear fuera de donde yo estaba y en algún momento el ruido del filo de un cuchillo sonó. Me llene de terro y juro por ti, madre, que temí por mi vida. Las luces se encendieron y el lugar se dejo ver. Si antes temía por mi vida ahora de verdad que me planteé el hacer mi último rezo. Las estanterias, de lo que en un pasado fue la despensa, ahora estaban llenas de tarros con organos humanos en un extraño líquido que parecía simular a la salmuera. La mayoría de esos despieces que por el tamaño solo podian ser partes de cuerpos humanos, eran corazones. Las dos monjas se acercaron de la posición en la que estaban antes, en el marco de entrada al lugar. El cuchillo brillante y visiblemente bien afilado reposaba en la mano derecha de la mas gordita. Estaba lista para convertirme en trocitos y... Seguramente usarme como ingrediente para un hirviente guiso.
No sé si fue Dios que se apidió de mi o fue la mas misera suerte, pero el sonido de la tapa de la olla caerse sonó. Obviamente la comida dentro de la olla había comenzado a desbordarse debido a la temperatura superior a la necesaria para cocinar el plato. Ambas mujeres corrieron, incluso dejaron caer el cuchillo y yo me avalance a sujetarlo con mis manos. Me protegí y pude escuchar entonces como ambas se gritaban entre ellas y por primera vez entender algo nitdidamente en sus dialogos. Una se llamaba Jilito y la otra Pomme.
Estuve minutos pegado a una pared, con mis manos apretando tan fuerte el mango del cuchillo que comenzaron a doler. Ninguna de las dos vino, seguían en la cocina porque podía oírles mover cosas. Hubo un momento donde pensé que vendrían, escuche sus pasos muy cerca. Contuve el aliento y cuando pensé en que tendría que acabar con la vida de una persona una campana sonó segundos después de que los pasos pararan. Estaba en el lado contrario de la pared. Espere minutos de nuevo en mi lugar, la persona que había tocado la campana había vuelto a sus labores. Hubo un momento donde se escucho un carro moverse y cuberteria sacarse, supe de inmediato que estaba pasando. Era la hora de la comida. Podría volver con el único que parecia normal en este lugar que era Narciso. Algo en mi se tranquilizo y con una valentia desconocida salí de mi escondito y asome la cabeza. La gordita y la delgada estaban saliendo del sitio con lo que parecía ser comida para ochos. Les seguí, estoy seguro de que sabían que yo iba detras de ellas, aprovechando la mala y escasa iluminación de la construcción.
Salieron de la casa y aunque fue un sendero tormentoso para mi, puesto todo lo que había ocurrido, les imite y termine por salir de la casa. De nuevo estaba en el jardín frontal y grande fue mi sorpresa cuando toda la verde y gigantesca hierba estaba consumiendose en circulos de fuego que se entrecruzaban como foguera provocada ya casi muerta. Había una mesa y en ella estaban cinco personas, había caras conocida. Estaba Narciso, lo cúal me calmaba, pero también estaba el insano del baño.
Fue por la intensa mirada del primero nombrado que siquiera me atreví a seguir dando pasos y unirme junto a las dos monja a la mesa. Me quedé sentado entre dos completos desconocidos, estos dos también vestidos con sus trajes religiosos correspondientes. Una era monja de muy bellos atributos, y otro era monje de seria y recta cara, con la nariz ligeramente torcida.
En la mesa se presentaron dos platos, en uno de ellos había hostias consagradas (lo cúal me parecio de muy poco respeto por parte de personas creyentes como las que me rodeaban) y en el otro aquel guiso que Dios sabe que jamás metería la cuchara en él. Rezaron brevemente y comenzaron a comer, todos tenían un ritmo y un estilo diferente. La mujer gordita parecía desesperada por el alimento y se tomó casi tres platos llenos hasta arriba. Narciso parecio lleno con solo la mitad del plato, dejando el sobrante en el mismo. El hombre del baño, que ahora si llevaba un hábito puesto comió el plato entero, limpiando con la lengua los restos. La mujer delgada casi no probó bocado, solo tomando el líquido con una cuchara que no parecía relucir por su limpieza. Las otras tres personas que no conocía comían con calma, uno de ellos casi parecía llorar por cada bocado que tomaba.
En el momento en el que todo terminaron de comer, habrían pasado unos treinta minutos desde que habían comenzado, comenzaron a hablar en un idioma que no pude entender. Todos hablaban al mismo tiempo, tan confuso por la lengua y la rapidez con la que pronunciaban cada sonido que no me fije que la única persona que no hablaba era la monja a mi lado. Ella estaba asborta mirando al punto medio de mis pantalones de una forma que parecia una niña pequeña en el descubrimiento de aquello que se encuentra entre sus piernas. Unas manos aparecieron de los sobrantes de sus mangas y delicadas y femeninas rodearon mi pierna, tan provocativamente que me cuestioné que tipo de monja practicaba castidad de ese modo. Antes siquiera de que pudiera quejarme sus uñas, que hasta ese momento no había notado y eran sumamente largas, se clavaron en mi pierna y mis venas comenzarona chorrear con fuerza mientras mi mente parecia ser teletransportada a otro universo.
La mente se me volvió roja, mientras pequeñas flores de narcisos, corazones amputados y heces caían como si fueran pétalos de cerezo en la primavera japonesa. Mis oidos pitaron y luego el dulce sonido de una nana en el mismo idioma en el que las personas de la mesa hablaban comenzó a rondarme como mosca que vuela sobre carne muerta. Me sentí aturdido y volando, mientras que un calor abismal me rodeaba. Estaba tan confundido como cuando me perdí entre la hierba, tan asqueado como cuando ese hombre se comió mis heces y tan aterrado como cuando aquellas monjas quisieron descuartizarme vivo. Pero sobretodo, me estaba desangrandome y eso fue lo que me llevó de nuevo a la realidad.
Mis ojos volvieron a enfocar cuando un dolor mayor apareció. Cuando el espectaculo rojizo desapareció la imagen de una ensangrentada pierna se vió. La parte de mi pierna, de rodilla para abajo había sido amputada y eso es lo que le había devuelto a la realidad. Quise gritar de dolor pero, tal era ese dolor, que no pude. Me llevé mis manos a la boca pero inevitablemente vomité esta vez. Pasaron minutos mientras el dolor parecia adherirse y hacerse sencillo de sobrellevar, durante todo este tiempo mi sangre brotaba maligna de la zona cortada. Cuando al fin el dolor fue aguantable debido a la insistencia del mismo por quedarse y no desvanecerse pudo observar una grotesca imagen frente a mi.
El monje de cara seria deboraba mi pierna sobre la mesa, a cuatro patas y como un puro animal con rabia. Estaba colerico mientras la monja que le había clavado sus uñas trataba de arrancarle la parte arrancada. La monja gordita disfrutaba lamiendo los dedos de mi pie como si fuese un plato delicatesse y la delgada parecia muy intereseada en la pelea del monje serio y la monja de uñas largas. Narciso reía mientras usaba la sangre derramada por toda la extensa mesa como vino, algo en mi corazón se rompió mientras veía eso.
El resto pareció importarme poco al saber que no era libre, que nadie me apoyaría tras saber que Narciso no estaba interesado en ayudarme, sino al contrario que disfrutaba del morbido espectaculo que habían formado gracias a mi costa. Quise llorar y lo hice, sin saber que el monje frente a mi, ese que pareciera llorar por cada mordisco que dió mientras comían, respondió violentamente ante mi acción. Se volvió loco y saltó de su sitio, agarrando las hostias sagradas y cortando su piel tan rapido y tantas veces que solo pude perderme cuando un mar de sangre caía por sus antebrazos. Todo estaba rojo mientras el se cortaba con aquel pan seco, mientra el monje de cara seria devoraba una de mis extremidades inferiores, mientras la monja de uñas largas trataba de arrebatarsela y mientras el dúo de monjas sádicas disfrutaba de los despieces que los dos que peleaban dejaban. Sobretodo, todo se volvió rojo cuando Narciso lanzó su copa de vino llena de mi propia sangre en mi dirección y la oscuridad me abarcó, estallando en negro con tanta intensidad como la copa que me reventó en la frente, dejandome insconsciente.
No quiero preocuparte madre, pero desde ese incidente he estado encerrado por esas personas. Me desperté en la habitación en la que actualmente te escribo y hace unos minutos la mano de Narciso dejó estas hojas y esta pluma con tinta. Me mandó que escribiera todo lo ocurrido y luego dejará la carta al lado de la puerta. Dicen que te van a enviar esto, dudo de la veracidad de sus palabras pero, madre, estoy tan desesperado que ni la fé ni rezar sin parar todo el día pueden darme esperanzas de vida. Han curado mal la amputación y poco a poco se está volviendo verde algunas zonas. Me estoy muriendo y yo solo quiero decirte que te aprecio y que porfavor, jamas te acerques a está casa del infierno.
Con cariño, tu hijo Esaú."
submitted by nenuFare to jaimealtozano [link] [comments]


2020.06.08 07:38 Ariel4618 Tengo TID, pregunten lo que quieran

Hola, nos presentamos, somos Enzo y Ariel del sistema Decoded y tenemos TID. De momento somos dos alters (alter es la forma de llamar a una identidad del sistema aunque existen otros nombres pero prefiero llamarlo así). El TID o Trastorno de Identidad Disociativo se genera a raíz de un trauma en la infancia y un apego desorganizado cuando todavía los niños no han terminado de construir y unificar la identidad y personalidad, de esta manera las identidades empiezan a crecer por separado, hay muchas personas que no se dan cuenta de que tienen TID hasta ser adultos pero este no es el caso. Hago este post debido a que me preguntaron en esta misma comunidad a qué se debían mis ilusiones auditivas que tuve en algún tiempo y aveces sigo teniendo, no me sentía cómodo para responder pero creo que lo mejor sería contar sobre esto y estamos 100% abiertos a preguntas y creo que esto es algo muy difícil para mí porque he intentado esconder esto a la mayoría de personas en mí vida por miedo a que me vean mal pero ya ven como acabó la cosa. Pueden preguntar sobre como funciona, como surge, como se organiza, tratamientos, vida cotidiana, síntomas, etc. No tengan miedo a preguntar, no puedo explicarlo todo aquí porque es algo muy largo así que solo responderé las preguntas que tengan o que estén vinculadas a otra parte del tema que sea necesario saber para entender el que querían ^ ^
PD: Este post es algo viejo y cuando salió solo estaba conformado por dos alters pero recientemente llegó Rebeca (los que revisen los comentarios del post van a entender) y quería hacer un resumen breve ahora mismo (26/05/2020) sobre los trastornos y problemas que presentamos cada uno de nosotros
Yo (Enzo): Problemas de autoestima (pero va mejorando de a poco), tuve una depresión fuerte durante mi niñez y hasta hace casi más de un año, sensibilidad emocional
Ariel: Psicópata (aunque su Psicopatia está en disminución), Trastorno Anancástico de la Personalidad (esto me olvidé de decirlo en otros lados) y Trastorno Obsesivo Compulsivo de limpieza (por suerte este no está muy avanzado y creemos que está directamente conectado al Anancástico)
Rebeca: Problemas de ira y autocontrol
Edit 8 de julio del 2020: He pasado un tiempo con Rebeca, fue muy difícil acercarme pero ella fue quien se acercó cuando estaba mal. Resulta que no es quien yo creí que era, de hecho es como si fuese una niña, le estoy enseñando diversas cosas y parece entusiasmada por todo lo que la rodea, me da mucha felicidad verla así
Último edit: Si alguien ve este post (cosa que casi no pasa) no pregunten en este ya que me banearon de la comunidad, pueden preguntarme en espanol que lo volví a subir
submitted by Ariel4618 to preguntaleareddit [link] [comments]


2019.02.15 15:18 keylanaomi Defensa integral contra los argumentos anti-trans

Traducido del post original publicado por el usuario u/Dgunner para asktransgender
Link> Comprehensive Defense Against Anti-Trans Talking Points
Siento no poder traducir todos los links, ya que tampoco los leeré, (me gusta informarme pero tampoco soy tan minuciosa)

📷

Como veo que muchas personas dicen lo mismo una y otra vez, quise hacer una lista bien hecha con referencias. Lo estructuraré comenzando con un punto de conversación anti-trans de uso común, y luego intentaré refutar el punto de conversación. Tenged en cuenta que esto solo es aplicable si acepta a la Asociación Americana de Psiquiatría, la Organización Mundial de la Salud y el Centro Nacional de Información Biotecnológica como fuentes confiables de información sobre salud y bienestar psiquiátrico.
Para aquellxs de ustedes que no son de los Estados Unidos, el Manual estadístico y de diagnóstico de trastornos mentales de la APA versión 5 es muy similar a la Clasificación estadística internacional de enfermedades y problemas de salud relacionados de la Organización Mundial de la Salud (CIE-10), y Si bien algunas de las frases y la terminología son diferentes, la mayoría de los conceptos y principios fundamentales son los mismos.
Con eso dicho, aquí va.
1.) "Las personas transgénero tienen, por definición, un trastorno mental".
La organización responsable de definir qué es y no es un trastorno psiquiátrico , la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, tiene esto que decir al respecto (a través del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales Versión 5 (DSM-5 en breve, solo lo usaré la forma abreviada de aquí en adelante):
"El DSM-5 tiene como objetivo evitar el estigma y garantizar la atención clínica para las personas que se ven y sienten que son de un género diferente al género asignado. Reemplaza el nombre de diagnóstico" Trastorno de identidad de género "por" Disforia de género ", al igual que otros importantes aclaraciones en los criterios. Es importante tener en cuenta que la no conformidad de género no es en sí misma un trastorno mental. El elemento crítico de la disforia de género es la presencia de un trastorno clínicamente significativo asociado con la enfermedad ".
En resumen, las personas que literalmente escribieron la definición de trastorno mental, el 100% rechazan la idea de que ser transgénero significa ser un trastorno mental.
2.) "Las identidades transgénero son una ilusión/alucinación".
Una identidad transgénero no se ajusta a la definición psiquiátrica de "ilusión", ni ha sido codificada como tal en el DSM.
Si bien la definición de "ilusión" puede variar [1] [2] [3] [4] [5] , el consenso común parece ser que una ilusión es una creencia sostenida con una fuerte convicción a pesar de la evidencia superior al contrario.
Hay evidencia aquí en este post, y por todas partes si la buscas. La evidencia para apoyar tanto la legitimidad de las identidades no binarias y transgénero como fenómenos no disfuncionales, y pruebas que demuestran los beneficios clínicos significativos de lo que comúnmente se llama "atención afirmando" (intervención médica principalmente a través de la terapia de reemplazo hormonal y alteraciones quirúrgicas, diseñado para cambiar o "Transición" del cuerpo de una persona para ser más congruentes con el género que sienten que son).
Pruebas de apoyo = no ilusión.
3.) "Las estadísticas sobre las tasas de suicidio de personas transgénero demuestran que son mentalmente inestables".
Se acepta dentro de las comunidades médica, de salud mental y sociológica que estas estadísticas de suicidio adverso reflejan una combinación de estrés de minorías y falta de acceso a la afirmación de atención médica. Cuando se les da acceso a entornos de apoyo y atención médica, la calidad de vida de las personas transgénero (incluida la salud mental) no es significativamente diferente de la población general .
Este estrés minoritario se agrava cuando se considera que las personas transgénero lo están experimentando en relación con una parte gigantesca de la experiencia humana que nunca se ha cuestionado realmente antes, al menos no en los medios de comunicación tradicionales como lo ha hecho en los últimos años.
Hay que añadir el hecho de que todavía no comprendemos completamente el género en el cerebro, y ustedes tienen una receta para el estrés, la duda, el odio a sí mismo y un sentido de total desesperanza / pérdida de identidad. La receta perfecta para un ser humano que sufre emocionalmente.
4.) ¿Qué pasa con la teoría autoginefilia del Dr. Ray Blanchard?
La teoría del Dr. Blanchard se publicó por primera vez en 1985, y el último artículo se publicó en 1993. Han pasado muchas cosas en los últimos 30 años , y la autoginefilia de Blanchard ha regresado recientemente a la luz de la cal debido a la creciente conciencia y representación del transgénero. Personas en los medios de comunicación.
La teoría de Blanchard esencialmente sugiere que solo hay 2 clasificaciones de individuos transgénero, "transexuales homosexuales" y "transexuales heterosexuales".
(Transexual es un término anticuado, las personas que en realidad son "transexuales" ahora se llaman "intersexuales". El sexo es una descripción biológica del cuerpo físico, y no implica género , un fenómeno de la mente).
Los "transexuales homosexuales" de Blanchard:
Los "transexuales heterosexuales" de Blanchard:
Desde el BAT (juego de palabras destinado a [Teoría de Autogynephila de Blanchard]), esta teoría se puede descartar por el hecho de que no tiene responsabilidad ni explicación para los transgéneros entre mujeres y hombres, y géneros no binarios. De hecho, esas personas existen, por lo que la autoginefilia no explica o encapsula completamente la experiencia transgénero.
Otra crítica común de la investigación de Blanchard es que no solo se trata exclusivamente de personas transgénero de hombres a mujeres, sino que también se basa exclusivamente en la noción de hombres sexualmente agradables. No tiene en cuenta la idea de una mujer homosexual transexual real (una lesbiana). Las lesbianas no entienden la idea de sí mismas como mujeres, se desprenden al tener intimidad con otras mujeres por las que se sienten atraídas.
Además, el hecho de que la investigación de Blanchard no tenía un grupo de control, y gran parte de ella fue víctima del sesgo del observador , un fenómeno en el que la (s) persona (s) que realiza el estudio distorsiona los datos al no ser totalmente objetivo y metódico, es también Una buena refutación de la validez de su teoría.
La investigación de Blanchard también cometió los errores de confundir la correlación con la causalidad, y la combinación de la orientación sexual con la expresión de género, que eran errores bastante comunes de cometer hace 30 años . Sin embargo, dado que gran parte de su investigación se basó en estas conexiones falsas, no puede conciliarse con nuestra comprensión moderna del género y la sexualidad, o con los principios modernos del método científico. La correlación que confunde honestamente con la causalidad es bastante mala incluso hace 30 años.
Además, el estrés de las minorías era mucho más alto en el momento de las personas transgénero, y muchos de ellos sentían una presión inmensa para decir las cosas correctas, para que no se les negara el tratamiento o, peor aún, encerrados en un instituto mental. No fueron los sujetos más óptimos para un estudio psicológico.
En esencia, Autogynephilia es una teoría fechada que fue víctima de las visiones menos educadas de su tiempo, los sesgos de quienes dirigen el estudio y los temores dentro de los que se estudian. Expertos modernos en ciencia y medicina casi por unanimidad dan reseñas mordaces de BAT .
BAT no es aceptada por ninguna de las principales organizaciones psiquiátricas o de atención médica.
5.) "El género es simplemente una construcción social. No hay evidencia de que puedas tener un cerebro femenino en un cuerpo masculino o viceversa".
En realidad, hay pruebas muy sólidas de los orígenes biológicos de la identidad de género.
De Winneke et Al , Environmental Health Perspectives, 2013:
"... Llegamos a la conclusión de que existe evidencia suficiente de que las EDC modifican el dimorfismo sexual del comportamiento en los niños, presumiblemente al interactuar con el eje hipotálamo-pituitaria-gonadal (HPG)".
De Chung y Wilson , European Journal of Physiology, 2013:
"La diferenciación del cerebro dependiente del género se ha detectado en todos los niveles de organización (morfológica, neuroquímica y funcional) y se ha demostrado que está principalmente controlada por las diferencias de sexo en los niveles de hormonas esteroides gonadales durante el desarrollo perinatal".
De Swaab y Bao , Neurociencias en el siglo XXI, 2013:
"La identidad de género (la convicción de pertenecer al género masculino o femenino), la orientación sexual (hetero, homo o bisexualidad) ... están programadas en nuestro cerebro durante el desarrollo temprano. No hay evidencia de que los entornos sociales posnatales tengan alguna Efecto crucial en la identidad de género u orientación sexual ".
De Serkan Karaismailoğlu; Ayşen Erdem , Revista de la Asociación Ginecológica Turco-Alemana, 2013:
"En los machos humanos, mostramos que la variación en la testosterona fetal (FT) predice más tarde el volumen local de materia gris de regiones específicas del cerebro en una dirección que sea congruente con el dimorfismo sexual observado en una gran muestra independiente de machos y hembras de la misma edad del NIH Repositorio de datos de resonancia magnética pediátrica ".
De Jürgensen, et al. , Revista de endocrinología y metabolismo pediátrico, 2010:
"Hay pruebas sólidas de que las altas concentraciones de andrógenos conducen a un comportamiento más típico de los hombres y que esto también influye en la identidad de género".
Según estos y muchos otros médicos, las identidades de los transgéneros parecen ser un desajuste genuino entre las características sexuales primarias y los fenotipos neurológicos durante el desarrollo prenatal.
6.) "Estas personas necesitan asesoramiento sobre salud mental para corregir su identidad, no una intervención médica".
Cada organización médica y de salud mental importante en los Estados Unidos apoya oficialmente el acceso a la atención afirmativa. Esto se debe a que décadas de investigación revisada por pares han demostrado que es la forma más efectiva de tratar la disforia de género .
Se ha demostrado de manera abrumadora que afirmar que la atención médica es efectiva y tiene un beneficio clínico importante para las personas con disforia de género. Los estudios de seguimiento han demostrado un efecto benéfico innegable de la cirugía reconstructiva genital en los resultados postoperatorios, como el bienestar subjetivo, la cosmesis y la función sexual (DeCuypere et al., 2005; Gijs & Brewaeys, 2007; Klein & Gorzalka, 2009; Pfafflin & Junge, 1998). También se ha encontrado que GRS conduce a una disminución cuantitativa en los intentos de suicidio y el uso de drogas en poblaciones postoperatorias (C. Mate-Kole et al., 1990). En estudios donde se negó la atención afirmativa, los pacientes mostraron resultados significativamente peores (Ainsworth y Spiegel, 2010; C. Mate-Kole et al., 1990).
Además, se ha encontrado que la asesoría para cambiar la identidad de género es inefectiva y potencialmente dañina. El cuerpo principal de expertos médicos y de salud mental en el cuidado de personas transgénero, WPATH, tiene esto que decir acerca de cómo cambiar las identidades de género de las personas:
"El tratamiento dirigido a tratar de cambiar la identidad y expresión de género de una persona para que sea más congruente con el sexo asignado al nacer se intentó en el pasado sin éxito (Gelder y Marks, 1969; Greenson, 1964), particularmente a largo plazo (Cohen- Kettenis y Kuiper, 1984; Pauly, 1965). Tal tratamiento ya no se considera ético ".
En 2012, como resultado de fracasos pasados ​​y los daños observados, la Asociación Estadounidense de Psiquiatría emitió la siguiente declaración sobre los intentos de cambiar la identidad de género de una persona:
"La técnica psicoanalítica no abarca los intentos decididos de" convertir "," reparar ", cambiar o cambiar la orientación sexual, la identidad de género o la expresión de género de un individuo. Dichos esfuerzos dirigidos van en contra de los principios fundamentales del tratamiento psicoanalítico y con frecuencia resultan en un dolor psicológico sustancial al reforzar Dañar actitudes internalizadas ".
Los tribunales también están reconociendo esto. Los tribunales federales de Nueva Jersey y el Noveno Circuito acordaron que las afirmaciones de los defensores de la terapia reparativa para la identidad de género y la orientación sexual noestán respaldadas por la ciencia . El tribunal de distrito en Nueva Jersey también está permitiendo que los demandantes demanden por daños y perjuicios como resultado del daño causado por la terapia reparativa.
Simultáneamente, un nuevo estudio del Instituto Williams sobre consejería de salud mental para minorías sexuales muestra que aquellos que buscaron consejería de salud mental de un consejero religioso o espiritual (que es más probable que los inste a cambiar) tuvieron más probabilidades de intentar suicidarse posteriormente que aquellos que no buscó ningún tratamiento en absoluto.
7.) "XX Cromosomas = Mujer, XY = Hombre".
Así es como funcionan normalmente los cuerpos humanos, sí. Sin embargo, es posible tener síndrome completo de insensibilidad a los andrógenos (CAIS) , o deficiencia de 5-alfa-reductasa , o síndrome de Swyer , o [mosaicismo genético] ( https://en.m.wikipedia.org/wiki/Mosaic_ ( Genética)) ), o deficiencia de 17-beta-hidroxiesteroide deshidrogenasa III , o virilización inducida por progestina , o exposición prenatal a dietilestilbestrol , disforia de género , o cualquiera de una amplia gama de variaciones basadas en endocrina que pueden hacer que una persona tenga cromosomas. que no coinciden con sus características sexuales primarias o identidad de género.
En al menos un caso documentado, una mujer con cromosomas XY se desarrolló como una mujer normal, se sometió a la pubertad espontánea, alcanzó la menarquia, menstruó con regularidad, experimentó dos embarazos no asistidos y dio a luz a una hija 46, XY con disgenesia gonadal completa.
Es importante comprender la distinción entre cromosomas, rasgos sexuales primarios, genitales, orientación sexual y género. Todas estas son propiedades descriptivas separadas de los seres humanos.
Sus cromosomas no son más que estructuras similares a hilos de ácidos nucleicos y proteínas que se encuentran en los núcleos de la mayoría de las células vivas, y contienen información genética en forma de genes.
Los cromosomas no son una impresión azul, son una receta. Cada vez que pasas la receta, la naturaleza la altera solo un poco. A veces esas alteraciones no hacen nada médicamente significativo, a veces hacen que una persona sea diferente de lo que la mayoría consideraría "normal". Esto es simplemente un subproducto de la evolución y las copias imperfectas del ADN creado durante la reproducción.
Sus rasgos sexuales primarios son una descripción biológica de su cuerpo físico. ¿Esta persona tiene un pene o una vagina? ¿Pechos o no senos? ¿Ovarios o testículos? Etc.
Dado que los genitales (una subcategoría de rasgos sexuales primarios) deben explicarse por sí mismos, saltaré directamente al género.
Imagina al hombre más estereotípicamente físico y mentalmente masculino del mundo y a la mujer más estereotipada física y mentalmente femenina del mundo. Cada uno de los seres humanos que ha estado, y siempre estará vivo, se sienta en algún lugar en un espectro entre estas dos personas imaginarias (a excepción de los no binarios, sienten que no existen en ningún lugar en ese espectro).
El género es tu sentido general de dónde estás en ese espectro. Al igual que con muchas otras cosas, la diferencia entre dónde se encuentra y donde la sociedad cree que debería estar es donde reside la controversia.
La orientación sexual es lo que te atrae, física y mentalmente.
En términos generales, la mayoría de las personas se orientan en sus niveles más básicos por los rasgos sexuales primarios. Ven a una persona con un cuerpo femenino, masculino u otro atípico, y se sienten atraídos sexualmente por esa persona.
Muchas personas también se orientan por personalidad e inteligencia. Incluso hay algunas personas que se orientan casi exclusivamente por estos rasgos mentales. Estas personas son conocidas como pansexuales.
8.) "¿Cómo puede un niño saber si es o no transgénero? Cuando yo era niño quería ser (inserte un nombre arbitrario)".
En primer lugar, el argumento de "cuando era joven quería ser XYZ" es irrelevante porque las personas que lo usan están combinando el sentido constante de ser hombre, mujer u otro género, con el deseo pasajero de ser objetos inanimados. , personas completamente diferentes, ideas abstractas u otros conceptos intangibles, etc.
En segundo lugar, nada permanente le tiene que pasar al niño una vez que declaran que son transgénero. Ese no es el fin del mundo. No reciben de inmediato la cirugía reconstructiva genital o la terapia de reemplazo hormonal, ni nada de eso. En la mayoría de los casos, lo que sucede a continuación está determinado únicamente por los tutores legales del niño, quienes pueden elegir:
O...
Solo hay una opción en esta lista que puede causarle daño mental o físico inmediato al niñx, y eso es ignorar al niñx. Descubrir que tus padres no te apoyan simplemente por lo que eres (especialmente para un hijo único como yo) es devastador. Cuanto más joven es el niño, mayor es el daño que puede causar. El temor de que estos niños sean demasiado ignorantes para comprender sus propias identidades lo suficientemente bien como para hacer cambios permanentes en sus cuerpos es, en realidad, bastante noble.
Sin embargo, hay un gran problema en dejar que el miedo guíe la decisión de si el niñx recibe atención afirmativa ... Tiende a hacer más daño que beneficio . Lxs jóvenes transgénero son extremadamente vulnerables a una multitud de problemas, incluido el abuso de sustancias, el suicidio, el abuso infantil, el abuso / asalto sexual y los trastornos psiquiátricos. Grossman, Arnold H. y Anthony R. D'augelli. "Jóvenes transgénero: invisibles y vulnerables". Diario de la homosexualidad 51.1 (2006): 111-128. Negarles las hormonas no solo les causa agitación emocional, sino que también con frecuencia los lleva a obtener hormonas de todas formas por medios ilícitos, y posteriormente dañar sus cuerpos y exacerbar la angustia emocional de su disforia de género.
Investigaciones recientes han demostrado que en pacientes cuidadosamente seleccionados (seleccionados cuidadosamente para el tratamiento, no para los propósitos del estudio), las personas que hacen la transición a los jóvenes sufren pocos efectos adversos y mantienen un nivel de funcionamiento más alto que antes de la transición . Además, los resultados del tratamiento se consideran mejores cuando se ofrece a una edad más temprana. Cohen-Kettenis, P T. Dillen, C M. Gooren, L J. (2000) "Tratamiento de transexuales jóvenes en los Países Bajos" Nederlands Tijdschrift voor Geneeskunde 144 (15): 698-702, 8 de abril de 2000
Como advertencia final presentaré mi propia experiencia personal en el asunto. Cuando tenía aproximadamente 4-5 años, le dije a mi madre que quería ser una niña como ella cuando creciera, y la reacción que tuve, combinada con las reacciones que tuve en otras épocas durante mi juventud cuando mostraba rasgos femeninos. , me hizo interiorizar muchos aspectos de mi personalidad.
Ahora, más de dos décadas después, ya pasé la pubertad masculina, todavía me siento más como una mujer que como un hombre, pero mucho peor por esperar tanto tiempo. Por un lado, nunca me veré como me siento, porque la pubertad masculina ha terminado para mí y mis huesos han terminado de crecer y moldear. Por otra parte, ahora tengo más de 20 años de conflictos internos y el filtrado de la expresión para desactivar, y 20 años de tiempo perdido cultivando una versión masculina de mí mismo en lugar de descubrir quién soy realmente como persona, independientemente de si coincide con la forma en que otras personas Creo que debería serlo.
Entonces, si estás de acuerdo con que estos niñxs estén marcados emocionalmente por siempre, solo para adaptarse a las nociones regresivas y conservadoras del género, entonces no cambies. Solo recuerde que ignorar o racionalizar el dolor de un niño no hace que desaparezca. Te lo puedo decir personalmente, siempre estará ahí ...
Ahora tengo 27 años y no hay nada de lo que me arrepienta más en el mundo, que mi ingenua e impulsiva decisión de esconderme de esto cuando era un niño pequeño. No sabía nada mejor, solo quería que mamá y papá estuvieran orgullosos de mí y me di cuenta de que eso nunca sucedería mientras yo todavía quisiera ser una niña.
9.) "Nunca pasarás porque ________".
"La pubertad ha terminado, ya no tienes la estructura ósea correcta:"
Esta mujer transgénero comenzó cuando tenía 30 años.
Este hombre transgénero comenzó cuando tenía 27 años.
"Eres demasiado alto / bajo".
Esta es Jennifer Lacy, una jugadora de la WNBA de 6 pies y 3 pulgadas de alto, con género femenino al nacer.
Este es el famoso actor y comediante Kevin Hart, hombre de género al nacer, 5 pies y 3 pulgadas de alto.
"Todos sabrán, las personas transgénero nunca pasan".
Esta es Ines Rau, una mujer transgénero que trabaja como modelo.
Este es Shane Ortega, un hombre transgénero que es sargento en el ejército de los Estados Unidos.
Entiendo que algunos de estos son casos extremos, pero escúchame. La gente viene en todas las formas y tamaños. Si trabajas lo suficiente , todo es posible.
La forma en que se ve solo debería ser importante para usted, y ajustarse a un estereotipo visual para el género que quiere que se vea, es en cierto modo tan malo como ajustar un estereotipo visual para el género que las personas asumen que está basado en su sexo primario. rasgos Es una forma de esconderse del hecho de que cada persona es diferente.
Es triste que las personas juzguen a los demás de forma tan dura por su apariencia, pero no hay forma de escapar. No puedes cambiar la naturaleza humana, y con eso en mente hay un par de cosas importantes que debes considerar.
En primer lugar, decir que alguien parece demasiado masculino para ser mujer o demasiado femenino para ser hombre, no tiene en cuenta todo el increíble ingenio que los seres humanos pueden ejercer (jeje) cuando cambian y dan forma a sus cuerpos.
Hay hormonas, dieta, ejercicio, cirugía, corsés, pelucas, remeras, acolchados, acolchados, suplementos proteicos, trasplantes de cabello, afeitado, cuidado de la piel, propecia, rogaína, maquillaje, estilo de ropa y muchas otras formas de cambiar su apariencia física. a algo con lo que estás más bien.
La resistencia y la determinación son muy poderosas al unísono.
De cualquier manera, la mayoría de nosotros solo queremos que nos dejen solos para vivir nuestras vidas en paz, pero de una manera seremos absolutamente miserables y de la otra manera seremos felices, lo que me lleva a mi segundo punto ...
Decirle a alguien que nunca se verá como quiere es una de las cosas más malas que puedes decirle a alguien que nunca se ha visto como quiere.
Ser hiriente no va a traer progreso, no va a resolver nada. Ser hiriente es ceder al caos del problema, en lugar de actuar con la intención y tratar de resolverlo.
10.) "No me importa lo que tengan que decir los científicos y los psiquiatras: si naciste con un pene, eres un hombre, si no eres una mujer".
Más allá del hecho de que atacar a nuestra sociedad en general se considera una mala forma, esta línea de pensamiento no tiene en cuenta a las personas intersexuales (las personas cuyos cromosomas, genitales y rasgos sexuales primarios no coinciden "normalmente", y / o los genitales de quiénes son difíciles de distinguir como estrictamente hombres o mujeres). Como las personas intersexuales existen , los genitales claramente tampoco pueden ser el factor decisivo en el género.
Afortunadamente, las organizaciones de medicina y salud mental siguen una investigación revisada por pares cuando desarrollan políticas, y los tribunales a su vez se remiten a expertos reales en la materia, no a ideólogos, personas que falsifican sus investigaciones o expertos.
La creciente aceptación de la afirmación de atención en las comunidades médicas se debe al hecho de que la vasta preponderancia de la evidencia científica real sobre los problemas de las personas transgénero contradice directamente sus puntos de discusión anti-transgénero.
Sin embargo, si no te importa lo que la ciencia y la medicina modernas tienen que decir, entonces parece que hemos llegado a un punto muerto. Pero antes de irte, considera los siguientes sentimientos:
¿Desde cuándo algo sobre los seres humanos ha sido blanco o negro, sí o no, encendido o apagado? Casi nada de nosotros es tan simple, entonces, ¿por qué el género sería tan simple?
Los seres humanos son organismos complicados con decenas de miles de partes y piezas intrincadas en nuestros cuerpos y mentes, y casi todos pueden desarrollarse de manera insuficiente, desarrollarse demasiado, mutar, deformarse, fusionarse o saltearse durante el desarrollo prenatal.
El género está incluido en muchas de esas piezas, y las posibilidades de que todas se formen a la perfección son muy bajas. En consecuencia, a veces, las personas nacen mirando de una manera y sintiéndose de otra manera. Seguramente eso no puede ser demasiado extravagante u ofensivo para aceptar, ¿verdad?
Artículo original
EDITAR : Estaré revisando y editando esto a medida que encuentre nuevos recursos, y afinaré el tono y la expresión de las cosas en mi tiempo libre.
Planeo usar todo el muro de texto como respuestas de comentarios a comentarios ignorantes en subreddits de mierda de vez en cuando. Educar a la gente sobre el tema es la mejor manera de combatir la ignorancia y el odio. Paz.
EDITAR : Formato.
EDITAR : Se agregó una sección para jóvenes transgénero.
EDITAR : Stickied y oro! Enlace obligatorio
EDIT : ortografía y gramática.
EDITAR : Elaborado número 2 y enlaces agregados en el número 7. Fraseo y brevedad refinados.
EDITAR : Se agregó una sección sobre autogynephilia.
EDITAR : Se agregó una sección sobre "pasar".
submitted by keylanaomi to asktransgenderES [link] [comments]


2019.01.09 14:59 Asperger_Mgtow Carta abierta a las feministas

http://argentinatoday.org/2019/01/09/carta-abierta-al-colectivo-de-actrices-argentinas-por-carlos-balmaceda/
De mi mayor consideración: Les escribo en mi carácter de dramaturgo, actor y periodista, profundamente conmovido por las consecuencias políticas que su denuncia, -promovida en torno al presunto abuso sufrido por Thelma Fardín-, está desatando en la sociedad argentina.
Una nueva dinámica de vínculos, estigmatizaciones y prejuicios se ha iniciado a partir de la magnitud de su acto, y los efectos no deseados podrían convertirse incluso en un baldón para su propia causa, afectada por los arrebatos coléricos de una sociedad particularmente sensibilizada por estos eventos. Los episodios ocurridos en los últimos quince días, que incluyen dos suicidios instigados por los llamados “escraches”, evocan a ese aprendiz de brujo que, desbordado por su magia, pierde el control de sus actos con resultados catastróficos. Nadie, en este contexto de polarización, parece interesado en detener esta bola de nieve que solo beneficiará a los agentes de la distracción y el conflicto, jugando a favor de la manipulación de los poderosos y los intereses de una ingeniería social que busca dominarnos a través de la división entre argentinos. Por eso quiero llegar a ustedes, con el fin de que podamos debatir con franqueza y profundidad sobre las consecuencias de estos episodios. La justicia de su causa no puede ocultarles que ustedes ejecutaron una puesta en escena contando con la familiaridad y cercanía que otorgan la pantalla de cine o de televisión, y disponiendo de un oficio que las ha entrenado para emocionar a los espectadores, lo que les otorga un plus a la hora de convencer. Es decir, ustedes sabían que al convocar a su reclamo, contaban con una simpatía atizada por su condición de mujeres y su popularidad como actrices. De manera que ese pronunciamiento contó con una eficacia simbólica que ningún otro colectivo, profesional o artístico, dispone. Su oficio es el de la mímesis, la reproducción del drama y la evocación de la emoción. Como actor y dramaturgo, lejos estoy de criticar esa condición, inseparable hasta cierto punto de la propia identidad fogueada en la dialéctica de nuestro arte. Pero lo que es indiscutible es que esa eficacia potencia cualquier influencia sobre su público. Bien lo sabe la generación de actrices de la propia Thelma, que han visto crecer a sus “fans” adquiriendo no solo el merchandising, sino también la estética, la forma de relacionarse y hasta el lenguaje de los personajes que admiraban. Ustedes deberían haber sabido entonces que el efecto de la denuncia traspasaría largamente la dimensión racional de la empatía y produciría los resultados que, en horas, se desataron. Si no lo evaluaron todavía, con todo respeto las invito a esa reflexión, que podrá ahorrarnos conflictos, manipulaciones e incluso nuevas muertes. Por otra parte, su solidaridad con Thelma, la incuestionable búsqueda de justicia en torno a un hecho aborrecible, no debería distraerlas del contexto mundial en el que su acto se realiza, cuando las políticas de género se han convertido en un caballo de Troya: surgidas de espacios académicos ajenos a nuestra realidad, financiadas por fundaciones con sede en el norte del planeta, su irrupción en Argentina pretende vulnerar la construcción de una matriz nacional y popular, que recupere no solo las riquezas enajenadas por la actual gestión de gobierno, sino también nuestras más valiosas tradiciones culturales. Ayer mismo, en Brasil, hemos podido ver cómo el propio Bolsonaro prometió combatir la ideología de género, que, al fin, actúa como un juego de pinzas: introduce una polémica estéril, ajena a las necesidades nacionales, y al mismo tiempo crea su propio cuco reaccionario. Al mimetizarse con la ideología de género, diversos feminismos han sido arrastrados a esta falsa disyuntiva, sufriendo entonces el rechazo de una parte mayoritaria de la población, que ve en esta prédica un ataque a sus creencias y costumbres. Como colectivo político, ustedes deben definir si serán arrastradas por esta ola o si se sumarán a un feminismo de inspiración nacional y popular. Por ahora, su organización se alista, por acción u omisión, en ese bando que milita la disolución nacional y la división entre compatriotas, porque más allá de dos ejes, -la ley de interrupción voluntaria del embarazo y la difusión de denuncias por abusos-, no puede advertirse cuáles son sus objetivos. Y si son una organización política, necesariamente deben confluir en un movimiento que las vertebre y aloje sus reivindicaciones. Que se entienda, nadie pretende bajarle el precio ni a los pasos que han dado ni a la absoluta justicia de sus planteos, pero el rumbo que llevan se encamina hacia una colisión con el sentido común, y está dejando a la vera del camino un costo que se mide en vidas, que algunos consideran con impiedad y cinismo, “daños colaterales”. Me refiero a los hombres que han muerto en medio de sus reclamos, provocados por quienes ejecutan su escrache mediático. El caso que encuentra mayor contigüidad temporal entre su denuncia pública y sus consecuencias, es el del director de Deportes de San Pedro, Luis María Domínguez, que se ahorcó apenas supo que una presunta víctima lo denunció en un video. Ustedes son un colectivo político y tienen que asumir las consecuencias de sus actos. Esa mujer grabó el video con su acusación a las pocas horas de vuestra propia denuncia. Es decir, se sintió respaldada en cierto modo por lo que vio en los medios, y accionó en consecuencia. Al día de la fecha, todavía no se ha presentado en la justicia, no hubo una sola prueba de que Domínguez la hubiese violado y el hermano de la víctima, aludido en el mismo video, ha tenido el tiempo suficiente para fugarse, amenazar a la víctima o cambiar sus hábitos en función de la denuncia mediática. La hermana del presunto violador, mujer que por sus dichos se adivina ecuánime y piadosa, se ha querido poner en contacto con la denunciante, pero hasta ahora se ha negado incluso a ese intercambio que podría confortarla y hasta ofrecerle una perspectiva de lo que ha hecho, porque en definitiva, su denuncia tuvo una consecuencia: indujo a un hombre, culpable o no, al suicidio. Y eso ocurrió a horas de la denuncia de Thelma Fardín que ustedes solidariamente acompañaron. Como actrices, conocen esa advertencia televisiva que reza “niños, no intenten hacer esto en sus casas”. Ese mismo espíritu es el que ustedes deberían tener en cuenta al realizar una denuncia con tamaño peso emocional y andamiaje simbólico. Frente a ese efecto de contagio, ustedes, como el colectivo político que son, no fueron capaces de obrar, produciendo un nuevo pronunciamiento. De hecho, se han limitado a esa denuncia, sin ahondar en sus consecuencias. Y eso produjo otra muerte a unos diez días de su presentación televisada, la de Agustín Muñoz, adolescente de Bariloche acusado falsamente por una amiga. Dieciocho años, señalado por su entorno social, escrachado en las redes, la propia denunciante pidió disculpas y confesó su mentira, pero fue demasiado tarde. En la cultura del escrache, todos podemos ser acusados, sin pruebas, sin presentaciones judiciales, sostenida la imputación por el clima imperante –los hombres son potencialmente violadores y asesinos-, y una consigna –“yo sí te creo, hermana”-. Horas antes de que se produjera su anuncio, la antropóloga Rita Segato, baluarte del pensamiento feminista, había advertido sobre las consecuencias de los escraches y el punitivismo que algunos feminismos estaban ejerciendo, señalando que de persistir en ese camino, solo se estaría cambiando de mano al látigo del dominio patriarcal. Esta voz autorizada todavía no ha sido escuchada, ninguna de ustedes ha recogido el guante y elaborado una reflexión, que se impone después de estos dos suicidios producidos en el término de una semana. Alegarán que la denuncia de Thelma fue realizada en sede judicial y que eso la distingue de aquellas que no concurrieron por esos canales legales. Es cierto, la formalidad ante la ley es bienvenida, pero el impacto mediático es el que ha determinado una condena social de tal magnitud que el denunciado Juan Darthés ya ha perdido toda chance de defensa ante una opinión pública que, en virtud de la contundente puesta en escena detallada, dio su veredicto. Y lo que como organización política deberían tener en cuenta, es que los episodios de San Pedro y Bariloche, sin denuncia judicial mediante, ocurrieron al influjo de esta situación. No fueron los únicos casos. Las denuncias dentro del ámbito político se multiplicaron al día siguiente de su pronunciamiento, y, exceptuando la imputación al senador Marino, realizada en sede judicial y con un relato preciso y detallado, todas fueron lanzadas a las redes sin posibilidad de que los señalados puedan ejercer derecho a defensa alguno. Básicamente, dada la unanimidad que se ha instalado en virtud del clima descripto, el buen nombre y honor de los imputados han sido dañados definitivamente. En vuestro accionar, y en las opiniones generalizadas de una mayoría importante de mujeres, estos actos de “justicia por video propio”, parecen satisfacer una demanda que se convierte en venganza lisa y llana; y así, se actúa como si la causa ameritara la caza y la delación, el aislamiento social del hombre, e incluso, el disciplinamiento entre los niños y adolescentes, que crecen con la presunción de un “pecado original”: el haber nacido hombres. El efecto contagio no se detiene. Si bien algunos casos se registraron antes de su presentación, otros se multiplican, como las denuncias en el ámbito político, al influjo de su acto. En las escuelas, primarias y secundarias, se cuentan centenares de casos, y, de no atemperarse este clima social, se producirán muchísimos más en el siguiente ciclo lectivo. Se sabe de un colegio de la localidad de Banfield donde se han promovido varios escraches, y en Mendoza, los propios varones acusados en las redes, contraatacaron con una presentación judicial. Como colectivo político, no puede serles ajena una mirada estratégica: como mencionáramos, ayer mismo Bolsonaro asumió en Brasil, favorecido por un eje de campaña fuertemente influido por la ideología de género: el lema “Ele nao”, disparó sus preferencias electorales no bien se realizó una multitudinaria convocatoria bajo esa consigna. Es que junto con sus reivindicaciones, justas, indiscutibles, necesarias, impostergables, cabalgan las agendas de organizaciones no gubernamentales que han decidido convertirlas, como ya se ha dicho, en un Caballo de Troya. De esto, lamentablemente, no se puede hablar. Las referentes de algunos feminismos se niegan de plano, como si examinar esta cuestión comportara una complicidad con esas agencias internacionales, o como si el delimitar la acción propia de esa influencia, significara rebajar las conquistas conseguidas por el campo feminista. Una mirada parcial y superflua puede conducir a errores garrafales en la interpretación de lo que ocurre en torno al feminismo en el centro y la periferia, lo que puede desencadenarse si se siguen, sin un sentido crítico, tendencias y personajes referenciados como “feministas”. Las paradojas que se producen a partir de este sesgo son múltiples y dolorosas: movimientos feministas del primer mundo, como el “me too”, en los que ustedes suelen referenciarse, reivindican a Hillary Clinton, y la oponen a Donald Trump, recibido al inicio de su mandato con una de las más grandes movilizaciones en la historia de los Estados Unidos, que lo repudió por misógino. Sin embargo, quien representa el brazo femigenocida del imperio es esa mujer, con cientos de miles las víctimas que fueron torturadas, violadas, asesinadas, vendidas o casadas a la fuerza luego de que Clinton desatara la campaña más salvaje de la que se tenga memoria en Medio Oriente. Es una época compleja, en la que no se puede confundir lo central con lo accesorio. Vaya entonces este ejemplo: Gal Gadot, una colega suya que encarnó a la Mujer Maravilla en sus últimas versiones cinematográficas, creó un protocolo de producción contra la misoginia en estas producciones, lo cual es irreprochable y necesario. Pero Gal Gadot es a la vez una entrenadora de élite del ejército israelí que solo en el año 2014 asesinó a cerca de un millar de mujeres palestinas, más de quinientos niños y niñas, y que encarcela a diario sin ningún tipo de proceso judicial a adolescentes como Ahed Tamimi, que permaneció ocho meses presa en una mazmorra del régimen. El protocolo es lo accesorio, la matanza es central. Concurrir al país ocupante para promocionar producciones como “Patito feo”, tan populares en ese lugar, y no hacer una sola mención de todos esos atropellos contra las mujeres, sería la perfecta representación de esa perversa paradoja. Y en el caso de Thelma, ese eje estratégico también está ausente. La denuncia en la justicia nicaragüense, responsable, necesaria, valiente, se hizo a través de una ONG financiada por George Soros a la que se le quitó su personería jurídica una semana después del episodio. La república hermana de Nicaragua está envuelta en una serie de acciones golpistas, y esta ONG no fue ajena a estas maniobras. Si Thelma o su abogada juzgaron que ese era el canal más adecuado, el que ofrecía mayor contundencia a la demanda, como colectivo político ustedes no pueden dejar de evaluar estas circunstancias. Y no hay un solo pronunciamiento ni declaración de su parte que manifieste algún tipo de prevención, o que se aparte de la instrumentación política de la que, sin saberlo, pueden formar parte. Ustedes se constituyeron como colectivo cuando se planteó el debate sobre el aborto. En esas circunstancias, tampoco evaluaron su posible uso político. Y hoy, a seis meses de fracasada esa iniciativa, el diputado oficialista Lipovetsky anuncia que en marzo volverá a presentar la discusión en el Congreso. Sin Ministerio de Salud, con partidas absolutamente desfinanciadas para la atención de niños y mujeres, con hospitales en estado de absoluta precariedad, sin fondos, incluso, para los institutos que atienden los reclamos específicos de género, es claro que este debate es planteado como un distractivo, y que materialmente es imposible de implementar, lo que nos convoca a que pensemos juntos en la cruel paradoja de una presunta conquista en medio de la más pavorosa derrota social, económica y política que sufre el pueblo argentino. Para que se entienda entonces, cuando en esta carta hablamos de “mirada estratégica”, nos referimos a la observación aguda y sin anteojeras de la realidad, de los poderes que operan por detrás, y de la instrumentación posible de su causa. La sensación que reina en nuestra sociedad, es que ciertos feminismos punitivistas y misándricos, han perdido la brújula, con agresiones gratuitas, provocaciones insensatas y alardes irreverentes que terminan alejando a todo posible aliado, e incluso a muchas mujeres. En este sentido, el suicidio de María Luz Baravalle, docente de la UNNE, es particularmente doloroso: una feminista, acosada por sus propias compañeras de militancia, decide quitarse la vida. El episodio ilustra que una vez puesto en práctica el mecanismo de la difamación pública, nadie está a salvo de salir indemne. Se impone, entonces, una cuota de diálogo y responsabilidad, que, como colectivo, hasta ahora ustedes le han negado a la sociedad argentina. Por el contrario, una estética de la protesta, una puesta en escena del reclamo, las asocia con estos sectores, y si ustedes no son capaces de advertirlo, dada la polarización del conflicto, quedarán implicadas en ese espacio de rechazo. Se insiste en que como organización política, la reflexión con vías a operar sobre la realidad, es central, de lo contrario, corren el riesgo de que la irresponsabilidad y la liviandad terminen dinamitando sus propia construcción. En los meses precedentes, tuvieron ustedes señales de lo que se comenzaba a gestar. A principios de noviembre, un prestigioso director y docente de teatro, Omar Pacheco, decidió quitarse la vida luego de un escrache. En aquel caso, no medió ningún tipo de presentación judicial, y el colectivo “Ni una menos”, así como la socióloga María Pía López se pronunciaron en un medio definiendo el episodio como “un muerto que les habían arrojado” La expresión no podía ser menos feliz, inoportuna e impiadosa; revelaba que no estaban dispuestas a revisar la metodología, y que las consecuencias de tales actos siempre reposarían en el eventual victimario. Nadie puede estar en desacuerdo con la justicia de sus reclamos, nadie puede dejar de acompañar su marcha, nadie les negará el aliento y apoyo frente a una causa que dignifica a la humanidad, pero en la dinámica social que se ha desencadenado y que ustedes, posiblemente de manera involuntaria, han favorecido, se produce un efecto no deseado: el estado de derecho se encuentra en peligro. El tono exaltado, airado, histérico, de las intervenciones mediáticas, vuelve trivial a una cuestión en la que se juegan nuestras garantías constitucionales. Voces más prudentes y calmas nos ofrecen una perspectiva más equilibrada. Citamos aquí a la abogada Débora Huczek: “La honestidad no es una cuestión de género, sino de identidad, una verdadera elección. Estoy llevando causas de hombres que son víctimas de los movimientos feministas, de mujeres que utilizan cualquier pretexto basado en el género para difamar. Estos hombres, víctimas de falsas acusaciones, deben lidiar en los Tribunales para reivindicar su honor. Luego de haber sido públicamente humillados sólo por ser hombres, por pensar distinto. Porque ahora ninguno puede hablar sin temor a ser catalogado como misógino. (…). Ya no hay versiones que confrontar y se impone una verdad absoluta, sin importar lo que determine la Justicia”. Débora Huczek es abogada, es feminista, afirma que jamás defendería a un violador, es una mujer de derecho, profundamente preocupada por lo que pueda pasar en torno a la ley, o a su ausencia, en virtud de estas prácticas que la soslayan. Seguimos citándola: “es en la Justicia, y con las debidas garantías constitucionales, donde se deben debatir todas las cuestiones. No debemos olvidar que toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario. (…). No se trata de a quien le creo, no entro en ese juego perverso. (…) Sólo defiendo mi derecho a cuestionar, a reflexionar, a expresarme y principalmente a cuidar celosamente el cumplimiento de nuestra valiosa Constitución Nacional”. Quiero cerrar esta carta abierta, haciendo algunas aclaraciones personales: hace poco menos de un año, un suicidio ocurrido en un pequeño pueblo de la provincia de Buenos.Aires llamó mi atención. Se trataba de un hombre acusado por una de sus alumnas de tenis, que denunciaba un episodio que había sucedido doce años antes. La presentación, efectuada en una página de Facebook que luego fue bajada, constaba de unas pocas líneas escritas y había sido firmada con seudónimo. Sin embargo, el efecto en el infierno grande de un pueblo chico fue devastador. Aquel hombre se suicidó a los pocos días. La acusadora jamás amplió su denuncia. Ese episodio me puso sobre alerta de lo que podría sobrevenir si, una vez instalada hegemónicamente la consigna “yo te creo, hermana”, un estado de sospecha se imponía sobre todos los hombres. Hoy, las versiones circulantes sobre la reputación de cualquier persona se pueden tejer en cuestión de horas, y armarse con la misma metodología que la prensa hegemónica inficionó en el hábito y en la percepción de los ciudadanos argentinos: el “asesinato” de Nisman, el triple crimen de General Rodríguez “ordenado” por Aníbal Fernández o las cuentas en el exterior de Máximo Kirchner, son algunas de las múltiples invenciones que nos ha deparado esta época de posverdad. Yo mismo he tenido que desmontar operaciones en mi contra. Testimonios de personas que jamás me conocieron ni conocieron mi entorno, “amigas” de ex parejas que nunca conocí ni de las que oí hablar y lejanas conocidas que de pronto fungían de personas cercanas a esa intimidad, recitaban con una convicción digna de un testigo privilegiado, el relato de mis presuntas tropelías. En verdad, la única fuente de la que disponían era el rumor, unos chats y un perfil de Facebook que se abrió a fin de difamarme y luego se cerró. Recién entonces comprendí el poder de la sugestión y la necesidad de creer una especie si el sujeto mencionado no era del agrado del que propalaba la leyenda. Como se ha dicho, vivimos en la posverdad, donde una identidad falsa puede llevar a la muerte a una persona, y convencer a millones de su reputación, entonces, cómo no prevenirnos de este estado de sospecha. Todo lo que se ha dicho aquí, todas las prevenciones, todas las disquisiciones, no menguan ni por un segundo la justicia de sus reclamos ni la impostergable necesidad de terminar con la violencia contra las mujeres, sino que más bien propone las condiciones para que esta justicia sea eficaz, expeditiva y sujeta a la Ley. Ustedes conocen la historia de “Las brujas de Salem”, aquella obra maestra de Arthur Miller. Algunas de ustedes seguramente habrá sido Abigail, aquella niña-mujer en vínculo equívoco con John Proctor, que por despecho inventó una historia de diablos y embrujos. Todos sabemos cómo terminó esa historia: con linchamientos, como estos que se están produciendo ahora, con reputaciones deshechas, como las que ahora mismo se deshacen frente a nuestros ojos, y con algunos farsantes que aprovecharon la situación para cobrarse venganzas personales y apropiarse de un par de hectáreas de tierra. Entre otros aspectos, “Las brujas de Salem” nos enseña que la sugestión es una ilusión contagiosa y el punitivismo, una droga adictiva que pide más y más culpables, sin distinguir reos de inocentes. No permitamos que nuestro país sea Salem, no dejemos que algunos vivos de afuera, nos siembren de muertos adentro y se lleven unas cuantas hectáreas de tierra. No hay justicia por fuera de la Ley, así como no puede haber igualdad ni liberación de un sector, en un país colonizado por poderes trasnacionales. Por: Carlos Balmaceda

submitted by Asperger_Mgtow to Mgtow_Espanol [link] [comments]


2018.10.24 18:26 allianceMcloud La Playa

Lo más difícil fue dejar la playa,
-Bueno, Digame todo lo que recuerde.
Nos dirigíamos al sur, tratando de olvidar, de reiniciar, de empezar algo juntos, solo los dos, alejados de cualquier prejuicio y unión con una sociedad que no aceptabamos. Los tiempos eran difíciles y que va, sabíamos que no mejorarían, que los tiempos han sido difíciles desde la primera vez que empezamos a contar el tiempo. Mi idea había sido viajar al sur, ir a un país con una mejor autoestima, seguir nuestros sueños y como una canción vieja tomar lo que teníamos y marcharnos. A ella le encantó la idea, incluso se mostraba un poco celosa de que a ella no se le hubiera ocurrido primero. Le dije que nos encontraríamos a una cierta hora y ella apareció 30 minutos antes, claro yo la conozco y por eso me había aparecido una hora antes, para esperarla y así, si no se llegaba, poder prepararme para la partida yo solo. El plan era marchamos con todo el dinero de nuestras cuentas en una sola, con todo el equipaje que se nos era posible cargar en hombros, ni más ni menos. Viajaríamos por días solo parando para recargar gasolina o en su debido caso dormir en un hotel cercano a la carretera, nunca entrando a las ciudades por miedo de que alguna le gustara al otro tanto que propusiera quedarnos o incluso algo peor que nos diera melancolía y quisiéramos regresar. El camino siguió por unos dias sin problemas, música de trasfondo en el estéreo, su voz como mi motor principal y su risa como refuerzo de la idea. Con el paso del tercer día el clima había cambiado, el ambiente era más húmedo y se respiraba la existencia de un mar en la cercanía. Ahí fue cuando le surgió la idea. Desviarnos para recordar lo que el mar le hacía sentir a las personas y dejarnos inundar por él.
-Vamos- me dijo. - solo tenemos que desviarnos por media hora y estaremos juntos rodeados por la naturaleza y no tendrás que pensar en seguir manejando. Solo Tu y yo sobre la arena, descansando y que va incluso si te portas bien hasta te puedes ganar un par de besos.
- No lo sé, que tal que nos desviamos mucho o nos vuelve a caer la noche mientras manejamos, he visto últimamente en las noticias que se ha vuelto peligroso por aquí.
-¿¡Qué!? Has estado leyendo las noticias, quedamos que no lo haríamos. Bueno da igual, por favor vamos aunque sea por media hora, créeme que después valdrá la pena y sí se hace muy tarde yo pago el cuarto de hotel –dijo con una risa- y te lo recompenso por hacerme caso. Ella mostraba esa sonrisa a la cual no podía negarle nada, la misma que no ha cambiado desde que la conocí.
Yo la conocí cuando éramos unos niños, yo un clásico ejemplo de nerd que amigos solo tenía dos y nos unía la misma pasión por las tropas espaciales e historias sobre una galaxia muy lejana. A ella le encantaba la biología, la botánica y se encontraba sumergida y encantada por la idea de ser vegana, idea que eventualmente abandonaría por amor a los platillos típicos y al queso. Era el tipo de niña que le apasionaba un tema, lo investigaba y lo transmitía alegremente sin llegar a ser repetitiva, siempre dudando entre estudiar biología y veterinaria. Ella quería cuidar y estudiar animales, en algún momento me dijo que estudiaría ambas al mismo tiempo y así sería la mejor en su área. Finalmente nos conocimos, pues nuestros casilleros colindaban el uno con el otro, mi madre decidió llamarme justo cuando los dos sacabamos libros para clases y la marcha imperial sonó, solo así ella me vió y me preguntó si me gustaba esa saga de películas viejas. Me reí y le dije que si acaso no sabía que dejaron de ser viejas pues Disney pensaba hacer al menos mil de ellas. Ella se rió, me dijo que le agradaba y así surgió una amistad que con el paso del tiempo acabaría siendo la razón por la cual no sería cura o esto según mi madre.
Eventualmente las cosas fueron en decaída, su madre falleció de cáncer, su padre se volvió alcohólico, no había dinero suficiente, no estudio la universidad y se volvió recepcionista de un jefe machista en un despacho corrupto y más días de los que me gustaría admitir me dijo que a veces lo único que la hacía sonreír era saber que me vería al finalizar su día. Mientras tanto yo me enfocaba en estudiar física en la universidad pública, dando más de lo que podía para poder pasar tiempo con ella, trabajar en un laboratorio como asistente y además tener buenas calificaciones. Hasta que un día no pude más. Llegué tarde a casa después de pasar una cena con ella, camino de regreso, vi el coche de mi madre estacionado a varias cuadras de mi hogar. Llovía y los vidrios del coche estaban empañados, traía un paraguas y quise ayudar a mi madre a bajar del coche, iluso ahora que lo pienso, abrí la puerta y ella se encontraba con un señor que yo no conocía haciendo cosas que mi padre no merecía saber. Cerré la puerta y corrí hasta llegar a casa. Según mis cálculos eran las cuatro de la mañana cuando mi madre me despertó y me suplicó que no le dijera a mi padre que ella confiaba en mí pero yo estaba muy enojado y no le conteste, aun así lo pensé y no le diría a nadie. A la mañana siguiente encontraría una nota en el refrigerador pero no a mi madre, escrito había una disculpa para mi padre y besos para mi hermano, pero para mí no hubo nada. Ese mismo día le dije el plan, ese día sembré la idea de dejarlo todo, o más bien lo poco que llamábamos todo y partir.
-Está bien, gasolina tenemos suficiente y tiempo, hasta para regalar. Entonces, tomó la siguiente salida y vamos asolearnos un poco- Le dije.
Lo lamento, no recuerdo el nombre del varadero ni del pueblo cercano a la playa, tampoco recuerdo el kilómetro en el cual se encontraba la salida, pero recuerdo su sonrisa y sus besos suaves y tiernos en mi mejilla. Maneje por media hora y sin más, empezamos a oír música más fuerte que la del estéreo, baje la ventana y escuche el sonido de tambores y trombones.
- Parece que el pueblo nos da la bienvenida- ella bromeo- te dije que era una buena idea.
Llegamos justo para el almuerzo, entramos a la aldea por una de las dos calles principales y nos estacionamos en una perpendicular. El pueblo era pequeño, en él no podrían haber vivido más de cien habitantes, las casas con tonos pastel combinaban entre ellas y con la arena dorada acumulada en las calles, cada una con un balcón del cual colgaban vasijas de color blanco con flores brillantes que contrastaban con el color obscuro de la herradura de donde se sujetaban. Al llegar a la calle principal, vimos un desfile de gente disfrazada de perros, gatos, águilas e incluso jaguares que bailaban, cantaban y sujetaban un instrumento, todos siguiendo a un líder, un hombre muy viejo, caucásico, con ojos grises y cicatrices en la cara que apenas y se distinguían de sus arrugas. El hombre iba cantando en una lengua indescifrable, mientras sus ojos se perdían en el cielo. Esperamos a un lado mientras la caravana pasaba y de pronto me percaté que la gente dejó de ver el desfile y su mirada se mantenía en nosotros con un aire extraño, casi amenazador. Ella me dio un empujón; el líder de la caravana nos miraba fijamente o más bien, la inspeccionaba fijamente con una sonrisa de oreja a oreja, soltó un grito que se asemejaba más a un aullido, fue seguido por el grito de los demás presentes escalando en tono con cada segundo. Tan espontáneo como inició este aullido terminó. La caravana siguió su paso, viró en la última esquina y fue en dirección al mar, la gente en nuestro alrededor dejó de vernos, siguieron con su vida como si la caravana nunca hubiera estado ahí, intercambiando semillas por comida, cocinando, hablando.
-Bueno, eso fue extraño. Vamos a buscar un lugar donde comer, de ahí vamos a la playa y nos vamos que seguramente no les gustan los extraños- le dije.
-creo que es una buena idea. Supongo que es una fiesta solo para los pueblerinos y no aceptan turistas.
-bueno, pero si no hemos dicho ni hecho nada.
-No lo sé, ni me gustaría descubrir. - Me aseguró mientras me sujetaba fuerte la mano al ver un lugar donde podríamos comer algo.
submitted by allianceMcloud to Hparanodormirpodcast [link] [comments]


2018.08.23 20:13 master_x_2k Zumbido III

Zumbido III

Estaba nerviosa, volviendo al lugar de Perra con el almuerzo en la mano. No era solo porque la había dejado sola con una bestia incontrolable compuesta casi por completo de colmillos, uñas, huesos y músculos. Era que era la hora del almuerzo.
Entre innumerables enfrentamientos con los matones, entrar en contacto con los Undersiders y el robo al banco, parecía que las cosas solían ocurrir al mediodía.
Me sentí aliviada cuando regresé y no había una carnicería. Una docena de perros me saludaron, muchos metiendo sus narices en la bolsa de papel que tenía. Navegué hasta Perra, que estaba sentada en una plataforma de bloques de hormigón junto a la pared abierta trasera. Sirius estaba acostado a su lado con su cabeza sobre su regazo.
“¿Comida?”, Le ofrecí.
Ella se inclinó hacia abajo, así que saqué una envoltura de souvlaki de pollo y una cocacola de la bolsa y se los entregué.
Cuando ella quitó el papel de un extremo de la envoltura, me encontré un lugar para sentarme en una parte de la pared que estaba incompleta o dañada. Los elementos habían desgastado los bloques de concreto, y algo de vegetación había logrado crecer en las grietas, lo que lo convertía en un asiento no del todo incómodo. Afuera, detrás del edificio, había un campo de césped sin cortar rodeado por una cerca de alambre. A medida que perdieron interés en la comida, los perros vagaron por ahí, persiguiéndose unos a otros o persuadiendo a otros a jugar, aplastando el césped tanto que podíamos verlos. La vista de su juego fue acompañada por una banda sonora de interminables ladridos y gruñidos.
Un perro blanco con cola cortada y manchas de color castaño en su cuerpo y sobre sus orejas se acercó a mí, sentándose para mirarme mientras tomaba mi primer bocado de mi envoltura.
Tragué saliva, y le dije al perro, “No. Esto es demasiado bueno para compartir, y probablemente no sea bueno para ti de todos modos.”
El perro ladeó la cabeza con curiosidad.
“Eres terriblemente bonita, sin embargo”, le dije.
Escuché un ruido de burla de la dirección de Perra. Me volví en su camino justo a tiempo para verla mirar hacia otro lado.
“¿Qué?”
“Nunca deberías tener un perro.”
Eso fue bastante duro, especialmente viniendo de ella. “¿En qué estás basando esto?”
“La mayoría de los dueños de perros son retrasados, y los más retrasados ​​son los que eligen un perro porque es lindo, o porque es bonito, sin saber nada sobre la raza, el temperamento, las necesidades del perro.”
Suspiré, “Vete a la mierda, Rache. Puedo decir que es un lindo perro sin decir que me lo llevaré a casa.”
“Lo que sea”, ella no quitó sus ojos de los perros en el campo de atrás.
“No, no me ignores. Quieres comenzar algo, bien. Pero si lo haces, debes escuchar lo que tengo que decir. Escucha lo que tengo que decir. Préstame atención, maldita sea.”
Ella se giró para mirarme. Ella no fruncía el ceño ni miraba con enojo, pero su mirada era tan desapasionada que me hizo sentir incómoda.
“Vamos, me conoces bastante bien. Todos los demás me describen como cuidadosa y cautelosa, aunque no estoy del todo segura de por qué. ¿De verdad crees que elegiría algo tan importante como un perro, una nueva adición a mi familia, sin investigar primero?”
Ella no respondió. En cambio, volvió su atención a los perros afuera.
“Claro”, dije. “No lo haría.”
No presioné las cosas más. Terminamos nuestras envolturas, desenterré una pieza del baklava envuelto en papel de aluminio de la bolsa, la dejé sobre el papel de mi envoltorio y enrollé la laminilla alrededor del resto para pasárselo a Perra. Cuando terminé de comer mi postre y lamer mis dedos, salté de mi asiento en la pared, encontré una pelota y comencé a tirarla para los perros.
“Toma”, me dijo Perra. Me volteé, y ella me entregó el bastón azul que sobresalía de la cremallera de la mochila. Era de plástico, moldeado para tener un mango con asideros en un extremo y una taza en el otro. Cuando un perro me trajo la pelota, presioné experimentalmente el extremo ahuecado hacia abajo y la bola se colocó en su sitio.
Cuando lo giré hacia adelante, la pelota salió volando, cinco veces más lejos que cuando usé mi mano. La mayoría de los perros salieron en estampida, corriendo para ser los primeros en agarrarlo o perseguir a los que estaban a la cabeza.
Fue agradable, disfrutar del sol, jugar con los perros, no tener responsabilidades ni presiones por el momento.
Me volví para mirar por encima de mi hombro. “¿Puedes hablarme sobre algunos de ellos? ¿Los perros?”
Perra frunció el ceño, pero no me rechazó. “Este es Sirius. Fue comprado como un cachorro para algún niño de doce años, luego creció demasiado grande y rebelde para quedarse en la casa. Fue encerrado afuera e ignorado, sus uñas crecieron demasiado y terminó con una infección en el pie. Decidieron que era más fácil dejarlo en un refugio que pagar por la atención médica. Como no estaba entrenado ni socializado, resultó demasiado salvaje y excitable para ser adoptado. Lo conseguí en la semana que iba a ser sacrificado.”
“Que gente de mierda”, miré a Sirius, que estaba durmiendo. “¿Cómo sabes la historia?”
“Conozco a algunas personas que se ofrecen como voluntarios en refugios, de cuando lo hacía yo. Me avisan si hay un perro que merece una segunda oportunidad. No muchos no la merecen.”
“Ah”
“Al que le estabas hablando hace unos minutos era Bullet. Ella es la más inteligente del grupo. Su raza anhela el ejercicio, están pensados para correr todo el día con los cazadores... excepto que ella fue utilizada como beta para calentar perros para uno de los grupos de peleas de perros de aquí y su hombro estaba destrozado bastante mal. Incluso con el hombro en el mejor estado que va a conseguir, le duele demasiado para que corra tanto como necesita.”
Vi a Bullet en la multitud. Efectivamente, ella se estaba quedando atrás del resto. Pensé que tal vez ella estaba favoreciendo una pierna.
“Si tu poder sana, ¿por qué no lo ayuda? ¿O el ojo y el oído de Angelica?”
Perra se encogió de hombros. “Lisa dijo que tiene algo que ver conmigo haciendo un ‘plano’. Es un balbuceo para mí. Todo lo que sé es que no ayuda a los problemas de salud más antiguos. Elimina la enfermedad y el cáncer, y los parásitos, y la mayoría del daño que sufren cuando son grandes. Eso es todo.”
“Creo que lo entiendo”, le dije. Miré a Bullet, que había dejado de correr y estaba sentada en el medio del campo, viendo a otros correr. “¿Todos ellos tienen historias como esa?”
“La mayoría.”
“Maldición”, sentí una punzada de simpatía por los animales.
La manada de perros regresó a mí, y un perro lanudo dejó caer la pelota a mis pies.
“Buen perro”, le dije. Tiré la pelota, con el objetivo de acercarla a Bullet, y la manada de perros salió corriendo otra vez, con más de unos pocos ladridos emocionados.
Perra y yo no estábamos conversando, pero ninguna de las dos era gente de conversación. Yo era demasiado torpe socialmente para mantener una pequeña charla por un período de tiempo prolongado, y Perra era... bueno, ella era Perra. Así que nos sentamos, pasaron los minutos entre cada intercambio de diálogo, y de alguna forma no me molestó. Me dejaba escoger y elegir de lo que estaba hablando con mucho cuidado.
“Es una lástima que los perros no puedan tener eventos detonantes”, reflexionó Perra en voz alta. “Si lo hicieran, algunas personas podrían pensarlo dos veces.”
Podría haber discutido los detalles, señalar que la mayoría de las personas no estaban al tanto de los pormenores de los eventos detonantes, podría haber argumentado que algunas cosas podrían empeorar si los perros pudieran obtener poderes. No se sintió necesario.
“Sí”, estuve de acuerdo.
Ese fue el alcance de ese diálogo. Disfrutamos de otro largo silencio y los perros compitieron entre sí para buscar la pelota.
El sonido de una botella que se rompió y gritos muy humanos perturbaron nuestra paz.
“Estos tipos otra vez”, gruñó Perra, moviendo la cabeza de Sirius de su regazo y saltando de su asiento sobre la pila de bloques de concreto. El labrador negro giró la cabeza para mirar mientras se dirigía al frente del edificio. Perra silbó por sus perros y Brutus, Judas y Angelica corrieron a su lado.
“¿Qué está pasando?” Llamé a ella, moviéndome para seguirla.
“Quédate adentro”, me dijo.
Hice lo que me pidió, pero eso no significaba que no tratara de acercarme, de tener una mejor idea de lo que estaba pasando. Me acerqué a una de las ventanas tapiadas en la parte delantera del edificio y eché un vistazo a través de un hueco en la madera contrachapada.
Perra tenía a sus perros de pie a su alrededor, y ella estaba parada frente a un grupo de aproximadamente siete personas. Variando desde los treinta a los doce años. No fue difícil descubrir con quién se identificaban. La mitad de los chicos eran rubios o teñidos de rubio, y los otros se habían afeitado la cabeza. La más joven era una niña de unos doce años que también se había llevado una cuchilla de afeitar al cuero cabelludo, dejando solo su flequillo y el pelo colgando alrededor de sus orejas y la parte posterior de su cuello. El detalle que confirmó mis sospechas de su afiliación fue el número ochenta y tres que vi grabado en una de las camisetas de los chicos en marcador permanente.
Los supremacistas blancos amaban los códigos en números. Si sospechabas si un número era uno de sus códigos, el número ocho era una buena pista, ya que aparecía mucho. Los ocho se refieren a la octava letra del alfabeto, H; Ochenta y ocho representaban HH o ‘Heil Hitler’, mientras que dieciocho apuntaban a Adolf Hitler de la misma manera. El ochenta y tres no era uno que hubiera visto antes, pero sabía que habría sido por HC... Heil algo. ¿Heil Cristo?
En cualquier caso, estos números habían sido una manera de mantener los sentimientos racistas por lo bajo, en torno a aquellos que no estaban afiliados, hasta que el predecesor de Kaiser formó el Imperio Ochenta y Ocho aquí en Brockton Bay. La movida había impulsado un ultimátum sobre los racistas más reservados en el área, forzándolos a unirse al grupo agresivo y activo en el ojo público o retirarse más hacia la clandestinidad. También había atraído a multitudes de supremacistas blancos más acérrimos de las regiones circundantes a Brockton Bay. Cuando las personas con poderes, incluido Kaiser, comenzaron a congregarse en el grupo, Brockton Bay se convirtió en un imán para ese tipo de cosas. Una de las colecciones más grandes de racistas al norte del cinturón de la Biblia.[1] Posiblemente sea la mayor congregación de supervillanos racistas.
El día en que el Imperio Ochenta y Ocho había obtenido su nombre no había sido un buen día para nuestra ciudad.
Un hombre, de unos treinta años, sostenía una caja de botellas de cerveza vacías. Sostuvo uno por el cuello, la arrojó al aire y la atrapó de nuevo, luego la azotó en dirección a Perra. Me estremecí más que ella cuando estalló explosivamente contra el frente de la puerta.
“Te dijimos que salieras de aquí”, le dijo con desdén.
“Yo estaba aquí primero.”
“No importa. Estamos reclamando este vecindario, y esos ladridos me están volviendo loco.”
“Lo dijiste antes. Prueba tapones para los oídos.”
Agarró otra botella y la arrojó con fuerza. Perra tuvo que inclinarse fuera del camino esta vez, para evitar que golpeara su hombro.
“No puedo hacer negocios usando tapones para los oídos, puta estúpida”, el hombre puso su mano en la cabeza de la niña parcialmente calva, que le hizo una mueca a Perra.
“Entonces no hagas negocios. No me importa.”
Cogió otra botella y luego se detuvo. Una lenta sonrisa cruzó su rostro mientras miraba a un adolescente que estaba justo al lado de la chica calva, “Una cosa sobre algo tan malditamente irritante como esos ladridos, es que nos hace hablar sobre cómo podemos lidiar con ellos. Tom, aquí, tenía mi sugerencia favorita. Dijo que podíamos empapar salchichas con anticongelante y arrojarlos al campo de allá. ¿Qué dices?”
Mierda. Miré por el interior del edificio buscando algo que pudiera usar como máscara, pero no había nada. ¿Por qué no traje mi disfraz? La situación estaba a un pelo de convertirse en un baño de sangre, y mi identidad civil era fácil de ver. Ni siquiera podía trabajar desde el interior del edificio, sin arriesgarme a que alguien hubiera oído hablar de mi poder o de cómo operaba, y que viniera detrás de mí.
Solo pude ver a Perra desde atrás, pero vi que volvía la cabeza para evaluar al grupo. Tal vez calculando cuánto tardarían sus perros en asesinarlos a todos.
“Si fueras a hacer eso”, dijo, “lo habrías hecho antes, y te mataría por ello. O tienes demasiado miedo para hacer algo al respecto, que deberías, o Kaiser te dijo que no me molestaras.”
Era la última actitud que hubiera esperado de ella. ¿Perra, ser sensata?
El hombre con las botellas se burló, “Nah. Verás, escuchamos ese aullido antes. Lo mismo hicieron algunos de nuestros vecinos. Kaiser nos dijo que nos portemos bien, pero como yo lo veo, si le decimos a Kaiser que comenzaste esta mierda, y pregunta por nuestra historia, va a escuchar que hubo aullidos antes de que hubiera peleas.”
“Sabes quién soy”, Perra los amenazó, “Conoces mis habilidades. ¿Realmente vas a joder conmigo, aquí? ¿Con mis perros alrededor? ¿De verdad?
Escuché, en vez de ver, el sonido de una pistola amartillando. El adolescente, al que identifiqué como Tom, levantó un arma en dirección a Perra.
“¿Sigues pensando que eres dura?” Se burló el hombre de Perra, “Las armas son el gran ecualizador, ¿sabes? Mi hijo aquí quiere un lugar en el Imperio, y para hacerlo, tiene que ganarse el privilegio. Estoy pensando que Asesinarte sería una buena forma de hacerlo.”
No esperé a escuchar el resto del diálogo. No había forma de que esto no fuera a terminar con violencia ahora. Me quité los zapatos, luego corrí con mis calcetines sobre el piso de concreto, manteniéndome lo más bajo que pude. Encontré el cuchillo que Perra había usado para abrir las bolsas de comida para perros, y luego lo metí en mi bolsillo trasero. Todavía no había nada que pudiera ver que funcionara como una máscara. Ni siquiera llevaba una sudadera o suficientes capas extra para usar una pieza de mi ropa como máscara. Hacía demasiado calor ese día.
Lo cual me dejó una opción muy desagradable.
Ejercí mi poder y me alegré de encontrar que el campo de hierba y el edificio medio construido tenían un buen suministro de bichos con los que trabajar. Los saltamontes migraron en mi dirección, y vacié un nido de avispas que se acurrucaba en la pared sobre el segundo piso sin terminar. Los jejenes que habían estado disfrutando de la gran cantidad de desechos de perros volaron en mi dirección, e innumerables hormigas y arañas formaron el resto del enjambre.
Todos juntos, fluyeron en mi dirección para reunirse en mi piel, trepando por mis piernas y mi torso, algunos girando hacia abajo para cubrir mis brazos. Como uno, cubrieron cada centímetro de mi cuerpo, incluso creando una masa sobre mi boca y gafas para oscurecer todo. No me hizo tantas cosquillas como pensé que podría, pero me estremecí.
Necesitaría una ducha después de esto. Diez duchas. Y pagaría por usar un gimnasio o piscina o algo así, así que no tuviera que soportar la ducha de porquería en el departamento mientras me limpiaba la piel. El noventa por ciento de mi razonamiento para diseñar un disfraz que cubriera todo mi cuerpo fue por esta misma razón, maldita sea.
¿Por qué no traje mi traje? ¿Por qué?
Me estremecí ante el rugido ensordecedor de un disparo. Esperé con la respiración contenida, hasta que escuché el murmullo de la conversación en la puerta otra vez, la voz de Perra. ¿Un disparo de advertencia?
Agarré mi teléfono celular del bolsillo y envié un mensaje de texto, seleccionando a Brian, Lisa y Alec como destinatarios:
Media docena de cabezas rapadas aquí. Al menos un arma. Necesito respaldo.
Mi teléfono vibró con una respuesta unos segundos más tarde. Brian:
n camino. estaba yendo a casa. tomará un minuto.
Sin respuesta inmediata de los otros dos. Mi teléfono mostraba la hora como la 1:38. Lo suficientemente cerca de la hora del almuerzo como para considerarlo una continuación del patrón. Iba a desarrollar un trastorno de ansiedad por esto. Le mandé un mensaje de texto con las instrucciones, informándole que busqué el edificio con la grúa.
Se habían juntado suficientes bichos para cubrirme, con muchos de sobra. Quería estar absolutamente segura de que estaba cubierta, así que los amontoné uno encima del otro, a varias capas de profundidad. Fue sofocante. Me forzaron a respirar por la nariz, y mi visión fue oscurecida por los insectos que se habían acumulado en mis gafas. Más que eso, hacía calor en medio del denso enjambre. Aun así, preferí soportar esto que arriesgarme a ser identificada.
Miré por la ventana tapiada más cercana por la que podía ver y vi que el grupo no se había movido. El hombre con las botellas dijo algo, pero no pude entenderlo. Ir a buscar el cuchillo y enviar los textos me había alejado del alcance del oído.
Volví corriendo a la puerta de entrada, manteniéndome medio agachada como antes, para asegurarme de que nadie me veía a través de los huecos en las tablas de las ventanas. Volví a ponerme los zapatos, me enderecé, respiré hondo y abrí la puerta.
“¡Jesús mierda!” Maldijo un cabeza rapada de veintitantos mientras me movía al costado de Perra. Tenía una vaga noción de cómo debía verme – una torre de insectos enjambrados con una vaga definición humana, dando la forma suelta de una cabeza, con vagas muescas en la ‘cara’ donde estaban mis ojos.
Incluso los ojos de Perra se ensancharon una fracción al verme.
“¿Qué carajo?” Ella murmuró.
Me quedé callada, manteniendo mi atención en el grupo.
El hombre botella me miró, luego habló en voz baja, “Tom, ¿verdad? ¿Harías los honores y te encargarías de este show de halloween?”
El adolescente giró la pistola en mi dirección, apuntando al nivel del pecho. Él sonrió, “Es un placer.”
La escena con Bakuda y sus secuaces no había sido muy diferente. La única diferencia era que Tom no dudó un segundo cuando se trataba de apretar el gatillo.
La fuerza bruta del disparo me dejó tambaleándome, y ni siquiera me había golpeado.
Me había agachado mientras salía hacia atrás, dejando a la mayoría de los bichos donde estaban sobre mí. Algunos se habían caído, pero la estructura general se había mantenido más o menos estable, y cada uno de los bichos se apretaban unos a otros y se extendían lo suficiente como para llenar el espacio vacío de la cabeza y el pecho.
Por lo que mis bichos habían experimentado, sabía que el disparo había pasado solo unos centímetros sobre mi cabeza, cerca del centro de donde estaba mi pecho. El enjambre donde me agaché era más denso, para sostener la estructura sobre ellos, así que no podía ver a través de ellos tan fácilmente. Solo podía esperar aguantando la respiración, con la esperanza de que los bichos me ofrecieran la cobertura suficiente para esconder mi yo real.
“¿Qué mierda?” Tom dijo. Moví los bichos frente a mis ojos para poder mirarlo parcialmente, y lo vi alejarse, con el arma aún levantada.
Había tomado prestado un truco de Grue, y pensé que tenía sentido tomar uno de Tattletale también.
Cuando hablé, siseé las palabras y, al mismo tiempo, hice que todos los bichos del enjambre hicieran ruido: zumbando, gorjeando y chirriando al ritmo de mis palabras, haciendo todo lo posible para parecer menos humana. “Las armas no van a funcionar cuando mi cuerpo está así.”
Poniendo mis manos en el suelo, trayendo la masa erguida de bichos conmigo, me arrastré hacia adelante un paso. Vi a casi todos en su grupo alejarse. Solo el hombre con las botellas permaneció donde estaba, y usó un brazo extendido para evitar que Tom también retrocediera.
Mi estratagema estaba funcionando. Como Tattletale había hecho con Glory Girl y Panacea, y de nuevo con Bakuda, podía hacerles creer que tenía poderes que no tenía realmente para confundir y despistar.
“¡Dispara, muchacho!” El hombre apretó con más fuerza el hombro de Tom.
El adolescente obedeció, disparando tres veces más contra el enjambre, apuntando demasiado alto para golpearme. Dos disparos más golpearon donde habría estado mi torso. El tercero pasó por mi falsa ‘cabeza.’
Tom, con los ojos muy abiertos de alarma, decidió cambiar de objetivo. Giró su brazo hacia mi derecha para apuntar su arma a Perra.
Me lancé hacia adelante, desenvainando el cuchillo y balanceándolo con un solo movimiento. Apuñalé a Tom en el muslo, mientras Perra evadía a un lado. A través de una combinación de mi ataque, que Tom tenga que ajustar su puntería y los movimientos de Perra, el tiro falló.
Cuando Tom cayó, colapsé el enjambre sobre él. Evitando tocarlo directamente, saqué el arma de su mano, recuperé mi cuchillo y apuñalé la punta del cuchillo en su palma para eliminar cualquier posibilidad de que él tomara represalias o agarrara su arma.
En un impulso, le pasé el cuchillo por la frente. Según Brian, los cortes en la frente rara vez eran graves, pero sangraban lo suficiente como para parecer graves. Era una técnica que los luchadores de lucha libre usaban con frecuencia, y una técnica que los boxeadores usaban para cegar a sus oponentes con sangre en los ojos.
Dejé algunos de mis bichos alrededor de Tom mientras me alejaba de él. Gritó frenéticamente y luchó por arrastrarse lejos.
Fue una estrategia más brutal de lo que me hubiera gustado, pero como yo lo veía, cualquier efecto que generara al herirlo así, con suerte evitaría que otros se unieran a la pelea, y llevaría a que menos personas se lastimaran a la larga. No me gustaban los seguidores de Kaiser, no tenía ningún respeto por ellos, pero no quería verlos destrozados por los perros de Perra.
“Este territorio es nuestro”, les gruñó Perra, mientras la gente retrocedía. Brutus, Judas y Angelica eran más grandes ahora, su piel se dividía con sangrientas espinas de hueso sobresaliendo de los huecos. “Fuera.”
“¡Kaiser escuchará sobre esto!”, Gritó el hombre de la botella.
“¡Fuera!” Gritó Perra.
Tom, todavía fuera de si por el dolor y miedo, saltó ante esa orden. Trató de ponerse de pie y falló, volviendo a caer al suelo con un grito desgarrador. Cuando extendió la mano, implorándole ayuda a sus amigos, la piel de sus manos y su rostro estaban casi completamente cubiertos de bichos y sangre. Hizo mucho para ayudar a asustar al resto para que se retiraran. La mayoría huyó.
El hombre botella avanzó cautelosamente hacia Tom. No me moví de donde estaba parada/ agachada mientras se inclinaba para ayudar a Tom a levantarse y cojear.
“Carajo”, murmuró Perra.
“Lo siento”, le dije, “espero no haber empeorado las cosas al intervenir.”
Ella sacudió su cabeza.
“Quiero decir, tal vez si no hubiera salido, no se hubiera puesto violento.”
“Él estaba juntando el valor para dispararme,” dijo. “Está bien.”
“¿Qué vas a hacer?”
“¿Qué?”
“Quiero decir, van a venir de nuevo. Quizás pronto. Dependiendo de lo que digan o con quién se quejen, podría haber personas con poderes la próxima vez.”
“Yo me encargaré.”
“Sé que este es tu espacio, creo que es perfecto, pero tal vez deberías considerar mudarte a algún lugar-”
Ella me dio una mirada dura. “¿Quieres ser golpeada hoy?”
Cerré mi boca
“Voy a entrar a recoger la mierda. Puedes ayudar, o puedes regresar. No me importa.”
Miré por encima del hombro en la dirección en que los skinheads se habían retirado.
“Te ayudaré,” decidí en voz alta. “Dije que lo haría, y es posible que necesites apoyo si deciden volver con refuerzos.” Además, le había enviado un mensaje a Brian para que viniera, y él necesitaría un resumen adecuado de lo que había sucedido.
Solo silbó dos veces para que sus perros la siguieran adentro, mirando hacia atrás para ver que aún la estaban siguiendo. Ella me miró, y no estaba del todo segura, pero pensé que tal vez no parecía tan enojada como solía estarlo.
[1] El cinturón de la Biblia o cinto Biblico (Bible Belt en inglés) es una franja al sur de Estados Unidos donde la gente es mucho mas religiosa y extremista.

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.07.31 17:13 master_x_2k Zumbido I

Brian era más rápido que la mayoría de los hombres de su tamaño. Dio un paso atrás para esquivar mi golpe, luego giró su cuerpo en lo que estaba aprendiendo iba a ser una patada. La cosa era que no sabía a dónde se dirigiría esa patada, y generalmente no se contenía con sus patadas de la forma que lo hacía con sus puñetazos. Sabiendo esto, siguiendo sus instrucciones de ser impredecible, me lancé hacia adelante y lo tacleé torpemente.
Su muslo me dio en el costado mientras movía su pierna, lo cual dolió, pero no tanto como habría dolido la patada. Aun así, logré derribarlo al suelo. Cualquier sensación de victoria que podría haber sentido fue efímera, porque caí con él, y él estaba más preparado para lo que venía después. Cuando golpeamos el suelo, él usó sus manos y su muslo aún levantado para llevarme a su derecha. Antes de poder orientarme, él se dio vuelta en mi dirección y se sentó a sobre mí.
Lancé un puñetazo a su costado, pero él me agarró la muñeca y giró mi brazo hasta que mi codo apuntó a mi ombligo. Agarré su camisa con la otra mano, con la esperanza de quitármelo de encima (ni de cerca), y también agarró esa muñeca. Ajustó su agarre en mi brazo derecho retorcido y sujetó mis brazos contra el suelo, extendidos sobre mi cabeza.
“Es un comienzo”, me sonrió.
Al darme cuenta de la posición en la que él me tenía, sintiendo la presión de sus muslos contra mis caderas, su peso descansando parcialmente en la parte inferior mi cuerpo, debo haber perdido algunas neuronas. Mi proceso de pensamiento se detuvo por completo. No ayudó que lo primero que mi mente interpretó con ‘comienzo’ era que esta posición nos llevara a algo más.
“Si seguimos así, podrías ser una buena luchadora”, elaboró. “Cuando estábamos en el suelo, aquí, y te empujé hacia un lado, deberías haber seguido el impulso. Obtener un poco de distancia. Si lo hacías rápido, podrías incluso haber estado de pie antes que yo, lo que sería una buena posición para atacar.”
“Mmm”, fue la respuesta más coherente que pude lograr.
“¿Vas a dejarla levantarse o estás disfrutando demasiado de esto?”, Lisa le preguntó, desde donde estaba sentada en el sofá. Ella tenía los brazos cruzados, su barbilla sobre un cojín. Tenía las manos cruzadas frente a su boca, escondiendo lo que sospeché que era una sonrisa divertida.
Brian sonrió mientras se ponía de pie, “Lo siento, Taylor. ¿Quieres intentar una ronda, Lise?”
“No estoy vestida para eso, es muy temprano en el día, y no le negaría a Taylor su diversión”, dijo, sin levantar la cabeza. Cuando le di una mirada irritada, ella me guiñó un ojo.
Brian y yo nos pusimos de pie y nos miramos, entonces ambos titubeamos, quedándome justo fuera de su alcance.
“Me sorprende que ustedes dos estén en buen estado para esto”, comentó Lisa, “¿No les duelen las piernas de estar a los brincos anoche? Tú especialmente, Taylor. Fuiste a correr esta mañana, ¿y ahora estás entrenando?”
“Si mis rodillas pudieran hablar, estarían gritando de agonía”, le respondí. Levanté mi mano mientras Brian se movía para atacar mientras yo estaba distraída, y él retrocedió de nuevo. “Pero mantenerme activa hace que mi mente no se preocupe.”
“¿Todo está bien?”, Me preguntó Brian. Me encogí de hombros, miré a Lisa.
“Taylor se fue a casa”, explicó Lisa, “Tuvo una discusión con su padre, regresó aquí. Podría quedarse un tiempo, ¿sí?”
“Sí”, le hice eco.
“Lo siento”, simpatizó Brian.
“Yo también”, dije. Me acerqué más, tratando de provocarlo para que se moviera, pero él no cayo con eso. “Amo a mi papá. Realmente nunca tuve esa fase que otros tuvieron, donde me sentiría avergonzada de estar cerca de él, donde no nos entendíamos. Pensé que éramos más cercanos que eso, hasta anoche.”
“¿Las cosas van a estar bien?”
“Realmente no lo sé”, respondí. Cambiando de tema, admití, “Está bien, estoy atascada. Estoy parada aquí, frente a ti, y no sé qué puedo hacer para que no terminar golpeada o arrojada al suelo. Si avanzo, hay un millón de cosas que podrías hacer para patear mi trasero. ¿Qué harías, en mis zapatos?”
“¿Honestamente? Hmm,” se relajó un poco, “Buena pregunta. Supongo que iría por la cosa más cercana que pueda usar como arma.”
“Aparte de eso. No hay nada que pueda agarrar que sirva para pelear sin lastimarte de verdad.”
“Creo que haría lo que estás haciendo, espera a que el otro tipo haga un movimiento.”
“Bueno. Entonces muévete.”
Él lo hizo. Dio un paso más cerca, fingió dar una patada, luego se agachó para intentar patearme los pies. Podía manejar eso al menos – Salté un poco para evitar su pie mientras se movía debajo de mí. Aun así, él estaba un paso por delante de mí, poniéndose en pie con la pierna extendida y usando su hombro para poner mi culo en el suelo. Tomé su consejo de antes, usando el impulso, rodando hacia atrás para crear cierta distancia, pero él tenía la ventaja de tener ambos pies en el suelo. Dio media vuelta y me siguió, movió su rodilla hacia adelante y se detuvo a unos centímetros de mi cara.
“Estás aprendiendo”, dijo.
“Muy lentamente.”
“Estás aprendiendo”, subrayó, “escuchas lo que digo, lo tienes en cuenta y casi nunca tengo que recordarte algo dos veces.”
Él me ofreció su mano, y cuando estiré la mano para tomarla, él se agarró a mi brazo. Agarré el suyo, y él me ayudó a levantarme.
“Vengo con café y desayuno”, dijo Alec, “que cierto líder del equipo fue demasiado perezoso para traer.”
“Oh, vete a la mierda, Alec”, respondió Brian, sin ningún veneno en su voz. Soltó mi brazo para tomar un café. “Te traigo algo nueve días de cada diez, de camino a aquí.”
“Ese es tu impuesto por la inconveniencia de que vivas fuera del departamento”, respondió Alec, avanzando hacia el sofá y dándonos a Lisa y a mí nuestros cafés. Lisa tomó la bolsa de papel y sacó unos muffins, entregándome uno. Me senté en el sofá junto a ella.
“Entonces”, se dirigió Brian al grupo, mientras todos caminábamos hacia los sofás. “Creo que es importante sacar algunas cosas del camino, ahora que sabemos para quién estamos trabajando, por qué y nuestras posibilidades para el futuro.”
Perra se instaló en el otro sofá con sus perros brincando a su alrededor mientras levantaba los pies a su lado. Eso dejó a Brian sentado en el espacio vacío entre Alec y yo. Me sentí dolorosamente consciente de dónde su pantorrilla y su brazo tocaban mi pierna y mi hombro. Había estado corriendo y luchando, probablemente estaba sudorosa. ¿Tenía olor? ¿Le daría asco eso? No pude evitar sentirme cohibida, pero me habría llamado más la atención si hacia algo al respecto. Traté de enfocarme en la discusión en su lugar.
“En primer lugar, no creo que debamos votar por mayoría sobre esto que propuso Coil. En lo que a mí respecta, esto es demasiado importante, cambia demasiado las cosas, para que sigamos adelante si alguien va a estar descontento o molesto. Llegamos a un consenso o no lo hacemos.”
No fui la única en asentir en silencioso acuerdo.
“Segundo, Alec, tengo que preguntar sobre lo que dijo Coil. Identidad pasada, tu padre. ¿Es esto algo que va a regresar y arruinarnos el día?”
Alec suspiró y se apoyó contra el brazo del sofá con un giro de sus ojos, “¿No hay posibilidad de que podamos ignorar eso?”
“No lo sé, ¿podemos?”
“Mi padre dirige su propio grupo en Montreal. Trabajé para él al principio.”
“¿Quién es él?” Presionó Brian.
“Nikos Vasil. Heartbreaker.”
Mis cejas se elevaron por eso.
Lisa silbó, “Después de que Coil soltara ese detalle, hice una lista mental de posibilidades. Lo tenía reducido a cuatro. Heartbreaker era uno, las piezas encajaban, pero era tan difícil de creer.”
“Él es grande”, dijo Brian.
“No”, Alec negó con la cabeza, “Da miedo. Él es de interés periodístico. Pero él no es gran cosa.”
Heartbreaker era lo que conseguías cuando alguien tenía un poder como el de Gallant, la capacidad de manipular emociones, y absolutamente ninguna compunción sobre usarlo egoístamente. A diferencia de Gallant, Heartbreaker no necesitaba dispararte con ninguna explosión de energía para afectarte. Solo necesitaba estar cerca de ti, y los efectos eran a largo plazo o permanentes.
A pesar de los intentos de Alec de minimizar quién y qué era su padre, era difícil ignorar el hecho de que había crecido escuchando lo que este tipo había hecho en las noticias de la noche, que había encontrado menciones de él en línea desde que comencé a navegar la web buscando cosas sobre capas cuando era niña. Heartbreaker encontró mujeres hermosas, las hizo amarlo, realmente amarlo, y formó un grupo similar a un culto con ellas sirviéndole todo lo que quería en bandeja, cometiendo crímenes para ganar su favor. Lo adoraban hasta el punto que estaban dispuestas a morir por él. Por conclusión natural, sus métodos significaban que tenía muchos hijos. Alec incluido.
“Maldición”, murmuré. Le pregunté a Alec, “¿Creciste con ese tipo?”
Él se encogió de hombros, “Era normal para mí.”
“Quiero decir, ¿cómo fue? Ni siquiera puedo hacerme una idea. ¿Las mujeres fueron amables contigo? ¿Qué- Cómo es que funciona eso?”
“Las víctimas de mi padre solo tenían ojos para él”, dijo Alec, “así que no, no fueron amables ni conmigo ni con mis hermanos y hermanas.”
Detalles” , Lisa dijo, “Vamos. Habla.”
“No soy una persona comunicativa.”
“Habla o te pateo el culo”, amenazó.
“Lo mismo digo”, agregué.
Frunció el ceño brevemente, luego cruzó un pie sobre el otro sobre la mesa de café, sentándose más profundo en el sofá con su café descansando sobre la hebilla de su cinturón. “Teníamos todo lo que podíamos pedir, en lo que respecta al dinero y otras cosas. Las víctimas de papá se ocupaban de las tareas del hogar, por lo que lo único que los niños tenían que hacer era cuidar de los bebés algunas veces. No tuve que ir a la escuela, pero algunos de mis hermanos y hermanas lo hicieron solo para no estorbar a mi padre.”
“¿Por qué?” Pregunté, “¿O es una pregunta tonta?”
“Eh. Es difícil de explicar. Él nos cultivó, como un proyecto eugenésico, se desviaba kilómetros de su camino para recuperarnos si un miembro de su ‘familia’ le era arrebatado. Montaba una maldita cruzada si era necesario. Pero cuando estábamos cerca, casi no nos prestaba atención a los niños. Cuando prestaba atención, era para disciplinarnos o ponernos a prueba. La disciplina por lo general significaba obtener una dosis de terror paralizante por no escucharlo, insultarlo o incluso mirarlo a los ojos, a veces. Las pruebas sucedieron en nuestros cumpleaños o si había tenido un mal día... intentaba generar un evento detonante. No se supone que sea tan difícil, dado que éramos capas de segunda generación, obviamente, pero él comenzó cuando teníamos unos ocho años.”
“¿Cuántos años tenías? ¿Cuándo se presentaron tus poderes?” Pregunté, con voz baja, sintiendo una intensa compasión no solo por las víctimas de Heartbreaker, sino también por los niños en esa situación.
Fueran cuales fueran mis sentimientos, Alec logró parecer aburrido con el tema. “Difícil de decir. Como no fui a la escuela, y nadie realmente tenía registros, perdí la cuenta de los años. Diez u once, tal vez. Yo era su cuarto hijo en mostrar poderes, y había dieciocho o más de nosotros cuando me fui. La mayoría de ellos eran bebés, sin embargo.”
Lo que lo hacía a él, no a Grue, el que tenía más experiencia y antigüedad.
Alec se encogió de hombros, “Así que sí. Trabajé para él durante tres o cuatro años. Hicimos trabajos, aprendí el oficio familiar. Me llamé Hijack[1] al principio. Él comenzó a presionarme. Creo que tal vez estaba teniendo problemas para afectarme de la misma manera que antes de que mis poderes se activaran, por lo que compensó eso dándome ordenes todo el tiempo. Presionó mis límites, me hizo hacer cosas que eran peligrosas, cosas que fueron difíciles para mi conciencia. Quería que me rompiera, que le suplicará que se detuviera, para tener el poder de hacer que yo hiciera lo que él quería.”
“¿Y?”
“Y él me ordenó matar a este pandillero común de un grupo que intentaba sacarnos de su territorio. Cuando terminé, él me dijo que lo había hecho mal, que tenía que volver a hacerlo con un cautivo que habíamos tomado, y sabía que no importaba lo que hiciera, él me haría seguir haciéndolo. Solo otra forma de presionar mis límites. Me había convencido a mí mismo de que no me importaban las personas a las que estaba lastimando o este tipo al que acababa de matar, y tal vez no. Quizás todavía no. No sé. Pero tenía tan poco sentido.”
Se encogió de hombros, “No vi una verdadera razón para quedarme. Me fui. Cambié mi nombre, conseguí una nueva identificación y también cambié mi nombre de villano.”
Había matado a alguien por orden de su padre, lo que lo convertía en el segundo asesino del grupo. Armsmaster debe haber desenterrado ese detalle y haber sacado las conclusiones correctas después de conectar a Alec con su alter ego anterior.
“¿Cuándo sucedió esto? ¿Este asesinato?” Pregunté en con voz baja, “¿Qué edad tenías cuando mataste a ese tipo?”
“Hmm. Me había ausentado unos dos años antes de que el jefe se pusiera en contacto conmigo, que fue más o menos en esta época el año pasado, así que tres años. Tendría doce o trece años.
¿Era eso perdonable? Le habían obligado a hacerlo, había estado en circunstancias jodidas sin una verdadera brújula moral para seguir, siendo un niño. Por la forma en que lo describía, sin embargo, no me sentó bien. Asesinato a sangre fría.
“Dijiste que perseguía a sus hijos si se iban”, dijo Brian, “¿Eso sucederá aquí? ¿Si se da cuenta de que eres uno de los suyos?”
“No sé. Tal vez. Apuesto a que enviaría a uno de mis hermanos o hermanas para hablar conmigo, y me pediría que volviera antes de que él hiciera algo más. Si eso sucediera, probablemente me iría antes de que venga en persona.”
“O podríamos apoyarte”, señaló Brian.
“O eso”, estuvo de acuerdo Alec, aparentemente ajeno a la muestra de camaradería. “¿Algo más? ¿Alguna pregunta más para su servidor?”
“Docenas más”, le dije, “pero creo que tenemos que hablar del otro gran tema del día.”
“Sí”, estuvo de acuerdo Brian. “Estoy menos que encantado de que no hayas mencionado esto, tengo mis preocupaciones sobre la posibilidad de que un tipo como él pueda ir tras de ti, tras nosotros, pero no hay nada que podamos hacer al respecto por el momento. Centrémonos en asuntos más urgentes.”
Lisa levanto los pies junto a ella en el sofá, “¿Pensamientos sobre el trato? ¿Antes de votar?”
“Tiene sentido para mí”, respondió Alec. “Es algo que pensé que acabaría haciendo eventualmente, controlar un territorio, ser el jefe de un área, dejar que los verdes lleguen sin grandes esfuerzos.”
“Podría ser un gran esfuerzo”, le dije, “Dependiendo de qué tan secreto se las arregle para mantener esto, y qué tan exitoso sea. Si esto sale mal, significa que estamos en contra de las capas que el Protectorado decida arrojarnos. Podríamos terminar con los equipos de Boston y Nueva York viniendo a resolver el problema, si se corre la voz de lo que estamos haciendo.”
“Llámame optimista”, dijo Alec. “No creo que se ponga tan mal.”
“Taylor me recordó lo que dije sobre el robo al banco y lo que terminó sucediendo.” Esto dicho por Brian. “Hemos tenido éxito porque, en general, elegimos nuestras batallas, nos lanzamos a la ofensiva y tomamos por sorpresa a nuestros enemigos. En situaciones donde no lo hemos hecho, y estoy pensando específicamente en nuestra lucha con Bakuda, realmente tuvimos problemas. Ahí fue cuando nos acercamos más a la muerte. Considera que seremos los que estén a la defensiva si mantenemos este territorio y enfrentamos a todos los que se acercan.”
“Podemos encontrarle una solución”, Lisa respondió: “Planes, recopilación de información, ataques preventivos. Tengo la información interna, y no hay nada que le impida a Taylor usar sus bichos para vigilar el vecindario. Además, Coil no dijo que no podíamos contratar a otros parahumanos, solo que cualquiera que quisiera trabajar en Brockton Bay tenía que doblar la rodilla ante él. Entonces, teóricamente podríamos reclutar otros parahumanos, si es que lo necesitáramos, aumentar nuestras fuerzas.”
“Mi problema”, elegí mis palabras con cuidado, “Es que suena demasiado bueno para ser verdad. ¿Qué pasa si no funciona? ¿Qué pasa si terminamos miserables, o si él nos traiciona, o si él no es tan bueno en esto como él cree que será? ¿Nos vamos? ¿Podremos hacerlo?”
“Me escapé de mi padre”, dijo Alec. “¿Sería tan difícil dejar a Coil?”
No tuve una buena respuesta para eso. “Supongo que no sabemos lo suficiente sobre él o los recursos que tiene a su disposición para decir.”
“Tengo mis reservas”, dijo Brian, “pero me da la impresión de que Coil va a seguir adelante con esto, independientemente de si estamos dentro o no. Prefiero estar en esto que estar sentado al margen, viendo cómo sucede.”
“Sí”, estuve de acuerdo, “Creo que en este momento, lo que podemos ganar al decir ‘sí’, y tener razón, supera con creces lo que podemos perder.”
“Entonces, ¿quién está a favor del trato?”, Lisa nos preguntó.
Levanté mi mano. Alec, Brian y Lisa se unieron a mí levantando la suya. Eso dejó a la única persona que no había participado en la conversación sobre el trato de Coil como el único voto negativo. Perra pareció despreocupada mientras frotaba el hombro de Brutus.
“¿Qué pasa?” Brian le preguntó.
“No me gusta. No confío en él”, no levantó los ojos de Brutus.
Me incliné hacia delante, “No digo que estés equivocada al no confiar en él, ¿pero por qué?”
Angelica, el terrier de un ojo y una oreja, la acarició con la nariz, y Perra la rascó detrás de la oreja. Perra explicó: “Habla demasiado. La única razón por la que la gente habla como él es si están ocultando algo.”
“No creo que esté tapando nada”, dijo Lisa, “mi poder probablemente me daría una pista si estuviera escondiendo algo.”
“Voy con mi instinto, y mi instinto me dice que no. Además, las cosas están bien tal como están.”
“Pero podrían ser mejores”, dijo Alec.
“Tu opinión, no la mía. ¿Hemos terminado aquí? Dijiste que no aceptaríamos el trato a menos que todos estuvieran de acuerdo con él, y yo no lo estoy.”
Brian frunció el ceño, “Espera. Supuse que discutiríamos esto, nos escucharíamos el uno al otro.”
“Nada de qué hablar”, Perra se puso de pie y silbó dos veces. Sus perros saltaron del sofá para seguirla. “Me voy a trabajar.”
“Vamos”, dijo Brian, “No-”
Lisa lo detuvo, “Esperemos, entonces. Dijo que teníamos una semana, que podemos permitirnos esperar uno o dos días. Perra, ve a hacer lo tuyo, quítalo del camino. Pero tal vez trata de estar más abierta a la negociación y la discusión cuando surja nuevamente.”
Las cejas de Perra se unieron en una mirada, no dirigida a nadie en particular. Volvió su atención a recoger las cosas que necesitaba: bolsas de plástico, algunas barras energéticas, correas y una mochila con una vara de plástico azul brillante que sobresalía de un hueco en la cremallera.
“Oye”, dije, “¿Puedo ir contigo?”
Me había dicho a mí misma que quería conectarme con estos tipos, y eso no iba a suceder si simplemente me relajaba y participaba solo cuando me invitaban. Tenía que hacer el esfuerzo. Dado a lo que estaba renunciando al estar aquí, pensé que me lo debía a mí misma.
Perra, sin embargo, no quedó impresionado. La mirada que me dio podría haber enviado a un pequeño animal huyendo por su vida.
“Vete a la mierda”, escupió las palabras.
“Oye. ¿Qué?” Estaba aturdida.
“Quieres venir y molestarme para que cambie de opinión. Bueno, vete a la mierda. No vas a entrar en mi espacio, metiéndote en mis asuntos, para obligarme a hacer o decir algo que no quiero hacer.”
Comencé a levantar las manos, en un gesto de apaciguamiento, pero me detuve. Perra tenía un estándar diferente para manejar situaciones sociales. Ella no entendía cosas como el tono, el énfasis, el sarcasmo, y el precedente la había llevado a asumir el sarcasmo y la agresión de cualquier declaración. Y no solo era con declaraciones, tenía la sospecha de que el gesto de levantar las manos podía verse como agresivo, o algo así como un animal que intenta hacerse ver más grande, intimidante.
Tuve que comunicarme con ella de una manera que dejaba el menor espacio para interpretaciones erróneas.
“Vas a encargarte de los perros rescatados, ¿verdad? ¿Eso es lo que haces cuando sales? ¿Tu ‘trabajo’?”
“No es asunto tuyo.”
“Coil dijo que estás sobrecargada. Te ofrezco un par de manos extra, para que puedas darle a los perros más de la atención que necesitan.”
“Pura mierda.”
“Basta”, Brian comenzó a levantarse, “Tienes que calmarte-”
Puse mi mano sobre su hombro y lo empujé hacia abajo. “Estoy bien. Rachel, voy a hacerte un trato.”
Sus ojos se entrecerraron.
“Pienso que mi último trato fue bastante justo, ¿Podrías escuchar este?”
“Bien.”
“Déjame acompañarte. Ayudaré donde pueda, quizás hablemos, pero no hablaremos de Coil, a menos que lo menciones. A cambio, si lo menciono, o si trato de manipularte de una forma u otra, puedes darme un golpe libre de consecuencias.”
“Un golpe sin consecuencias.”
“Un golpe, como quieras, donde quieras pegarme. Sé que Brian dijo algo acerca de que no haya repeticiones del día en que nos conocimos, nada de peleas dentro del grupo o lo que fuera, pero esto sería una excepción. Totalmente permitido.” Eché un vistazo a Brian, que solo me miró con preocupación y meneó la cabeza con fuerza.
“Nah”, Perra respondió, “Me molestarás de alguna otra manera.”
Impulsivamente, le dije: “Entonces, ¿qué tal esto? Si terminamos, volvemos aquí, y resulta que arruiné tu día, obtienes ese tiro libre.
Ella me miró por un momento. “Así que solo tengo que aguantarte por unas horas, ¿y luego puedo tirarte los dientes?”
“No”, dijo Brian, levantando la voz.
“Sí”, le dije, dándole a Brian una mirada penetrante. “Si menciono la reunión antes que tú, o si te molesto.”
Ella me miró, “Lo que sea. Si estás ansioso por ser golpeada, es tu funeral.” Ella se quitó la mochila y me la arrojó. La atrapé con ambos brazos. Más pesada de lo que parecía.
Mientras me apresuraba para ponerme las zapatillas, Alec me susurró: “Estás loca.”
Tal vez. Probablemente. Pero no podía pensar en una mejor manera de acercarme a Perra.
Esperaba que esto no fuera algo de lo que me arrepintiera.
[1] Hijack: Secuestrar o tomar el control de un vehículo o una señal.
submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.07.24 04:47 UchihaSkywalker Sasuke Shinten. Capítulo I

Sasuke Shinten. Capítulo I
Nuevamente, todos los créditos de la traducción del Japonés al Inglés a Organic Dinosaur. Este es el capítulo I de la novela (PARTES 1-5). El prólogo está en otros post dividido en dos partes.
Traducción original del japones al inglés para: https://twitter.com/OrganicDinosaur
Link del capítulo en inglés: https://www.reddit.com/Naruto/comments/911cnq/translation_sasuke_shinden_chapter_1_section_1/
https://www.reddit.com/Naruto/comments/91oxq4/translation_sasuke_shinden_chapter_1_section_1/
https://www.reddit.com/comments/93meo3
https://www.reddit.com/comments/9ajf6b
https://www.reddit.com/comments/9coikb

Novela Sasuke: Prólogo (Parte 1)Prólogo (Parte 2) → Capítulo I

Pixiv Id 15629111
CAPÍTULO I
PARTE 1 (pág 38-48)
-¡¡KONOHAMARUSENSEIIIIIIII!! ¡¡¡Mejórate pronto 'ttebasaaaa!!
Boruto abre enérgicamente la puerta de la habitación del hospital. Su voz alegre y vigorosa se puede escuchar en todo el hospital. Por supuesto, Boruto irrumpe en la puerta primero. Él tiene buenas intenciones, pero se ha quedado completamente con las manos vacías. Sarada entra a continuación:
- ¡Boruto! ¡Estás siendo ruidoso y molesto! ¡Como esta es una habitación de hospital, debes estar tranquilo!
Ella está sosteniendo un ramo de sakura en su pecho. ¡Por último Mitsuki entra tranquilamente a la habitación.
Solo ha pasado un día desde que Konohamaru fue hospitalizado, pero ya se ha aburrido de él. Está feliz de ver a sus amados estudiantes, y la alegría de su visita se extiende inadvertidamente a través de su rostro. Él comienza a preguntarles sobre su misión. Intenta hablar con ellos de una manera compuesta como su shishou, para preservar su dignidad. Boruto responde que no había uno. Así que es por eso que decidieron hacer fila desde temprano por la mañana.
-Qué quieres decir con 'Hacer fila’? ¿Para qué?
-¡Para esto!
Mitsuki está sosteniendo una bolsa de papel en sus manos de donde saca un paquete cuadrado. El nombre de la tienda está escrito en el papel de regalo. Es algo de una confitería japonesa que ha sido muy popular últimamente. Es famoso por hacer estas exclusivas fresas daifuku. ¡Solo hacen 400 de ellos por día! El rumor es que si no te metes en línea incluso antes de que abra la tienda, no podrás comprar ninguno.
Sarada confirma deliciosamente que todos se pusieron en línea temprano para estos daifuku de fresa. Mientras ella habla, coloca las ramas de sakura en un jarrón de flores. Boruto toma la caja de Mitsuki. ¡Parece que no puede esperar más! Él arranca el papel de envolver y abre la tapa. Los daifuku de fresa están envueltos en papel japonés y cuidadosamente alineados en filas.
Konohamaru concluye que podrían haberse metido en la fila por sí mismos. Aunque su corazón está animado por su intención, parece un poco decepcionado.
Mitsuki quiere preparar un poco de té y le pregunta dónde puede obtener un suministro de agua caliente. Konohamaru interviene y dice que quiere hacerlo. Con la ayuda de Mitsuki, Konohamaru saca las muletas de su cama. Como ha estado postrado en cama, se ha sentido un poco inquieto y deprimido. No ha podido hacer mucho, entonces sale entusiasmado de la habitación.
Mientras tanto, Boruto toma algunas sillas que están cerca de la habitación del hospital y las organiza en círculo. Todos se sientan. Sarada está sorprendida y preocupada de que haya ninjas que puedan herir y hospitalizar gravemente a alguien como Konohamaru-sensei. Mitsuki asiente con total acuerdo con ella. Pero al menos ninguno de los otros pasajeros resultó herido, por lo que deberían estar contentos por eso.
Sarada enciende la TV. El intervalo de transmisión se está emitiendo actualmente un programa de noticias. Es solo un poco antes del mediodía. Hay una joven rubia en la pantalla; están apuntando el micrófono hacia ella, parece ser una especie de entrevista.
-¿Quién es ella?
Sarada inclina la cabeza hacia un lado.
-Ese es Himeno Lilly. Sarada, ¿tú no sabes nada de ella?
Dice Boruto con los ojos muy abiertos.
-Bueno, eso es porque no veo mucha televisión. Entonces, ¿quién es esa niña? ¿Una estrella de televisión?
-Ella es una idol. Ella es popular hoy en día, por lo que aparece en la televisión bastante, ya sabes.
Mientras Boruto conversa, toma tranquilamente el daifuku de fresa. Comienza a abrir el papel de envolver y Sarada y Mitsuki lo siguen, extendiendo sus manos para obtener uno. Sarada arranca el papel de envolver, y luego mira distraídamente la pantalla del televisor.
Lilly todavía está en la pantalla. Tiene unos bellos rasgos faciales, está usando un mini vestido con volantes y cintas cosidas en él y también un par de botas blancas, tiene el pelo rubio largo hasta los hombros que está diseñado en ondas sueltas. Su edad parece ser a mediados de la adolescencia, pero manera de hablar y su comportamiento parece ser inocente, como si fuera una niña más joven.
-Ella es una ídolo, eh .... No estoy nada interesada, pero en cuanto a esta chica ... ¿Me pregunto qué tipo de canciones canta?
Mientras pensaba las cosas distraídamente, Sarada comió un bocado del daifuku de fresa. Ella inmediatamente saltó como si hubiera recibido una descarga eléctrica.
- ¿¡Qué es esto!? ¡¡Es delicioso!!
-Tienes razón.
Mitsuki estaba de acuerdo con Sarada.
-Mmm! Es delicioso, pero me gusta la dulce sopa de frijoles rojos con mochi que mi madre me prepara aún más, ya sabes.
Incluso mientras decía algo tan imprudente, Boruto ya estaba extendiendo su mano para tomar su segundo daifuku de fresa.
-Wow, Este daifuku es tan ... increíblemente ... increíblemente ... increíble
Era tan delicioso que no tenía palabras para su vocabulario. Sarada estaba completamente envuelta en felicidad mientras masticaba y terminaba de comer la primera.
Piensan en esperar hasta que Konohamaru-sensei regrese antes de tener una segunda, pero esa reconsideración duró solo dos segundos. Entonces, cada uno de ellos, alegremente, busca otro. La música comienza a transmitirse desde el televisor. Parece que Lilly anunció su última canción.
La pantalla muestra el título de la canción: "Machuumaro Heart" [1], y Sarada comienza a sentir un leve dolor de cabeza. Luces de colores brillan sobre Lilly ... Ella se mueve de su cintura y gira alrededor.
-¡¡Qué diablos es esto!!
Los gritos de Sarada también resuenan en todo el ala del hospital. Boruto responde con fastidio:
-Sarada, estás siendo molesta’ttebasa. Esta es una habitación de hospital, ¿no deberías estar en silencio?
Nota:
[1] OD dice que ese título de la canción fue lo mejor que lo pudo traducir, en Japones era algo así: まちゅまろハート
PARTE 2
Sarada le pregunta a Boruto si al menos entiende algo de las letras en las canciones de Lilly. Ella sigue cantando cosas como "infierno y angeles" y "Pegajosos, malvaviscos pegajosos". Él tampoco sabe el significado detrás de esto, ¿verdad? Boruto responde que a él no le importan particularmente las letras de las canciones.
Toma otro bocado del daifuku de fresa y llena boca con él. Parece que ha mantenido su apetito incluso después de escuchar la canción. A Sarada tampoco parece importarle demasiado la letra, pero de alguna manera, no puede evitar sentirse perturbada por estas letras enigmáticas. Sarada, en tono de reproche, echa otro vistazo al televisor. La vista de la cámara muestra a Lilly cantando un segmento que dice "Machuumaro mofumofu mofufufufu" [2]. La idol continúa cantando con entusiasmo su canción.
Sarada, no pudiendo soportar escuchar más, cierra el puño y da un golple al contro remoto, apagando el televisor. Mitsuki luego comienza a tararear para sí mismo: "Mofumofu mofufufufu". Los chicos no parecen entender el tema en absoluto. Pero, de todos modos, todavía hay más daifuku de fresa, y son bastante deliciosos. Siguen comiéndoselos mientras conversan ociosamente.
Konohamaru luego regresa con muletas en un brazo y con una bandeja hábilmente equilibrada en el otro. Se ríe un poco y nota que parecían haber comido ya. Él pasa el té a cada uno de ellos. Boruto comienza a preguntarle a Konohamaru sobre el incidente mientras toma su té. ¿Quienes fueron las personas que atacaron a la raisha? ¿Cuál fue el sentido de las explosiones? ¿Y con qué tantos perpetradores? Konohamaru dice que aún no tienen información sobre por qué. Esos tipos vestidos de púrpura no dejaron muchas pistas atrás. Pero parece que tienen un número excesivo de agujeros en sus oídos.
-¿Agujeros? Quieres decir agujeros de pearcings, ¿verdad?
Mitsuki dudosamente preguntó de nuevo.
-Sí. Los cadáveres fueron sometidos a una autopsia por el equipo de tratamiento médico. Dijeron que todos, desde los lóbulos de sus orejas hasta el cartílago, parecían haber tenido unos cinco agujeros perforados abiertos
-¿No es eso un signo para denotar la unidad de su grupo? Similar a nuestro hitai-ate ...
Konohamaru dice que no puede estar seguro de eso. Pero por sus impresiones al luchar contra ellos, fueron que su fuerza de batalla no parece ser una amenaza... Además del líder, parecen ser de nivel Chuunin. Pero seguían siendo problemáticos a su manera. Sarada concluye correctamente que el punto era que los enemigos estaban completamente dispuestos a arriesgar sus vidas. Konohamaru asiente sombríamente con la cabeza en acuerdo. Si los enemigos fueran arrestados, podrían extraer información de ellos. Sin embargo, los enemigos eligieron morir en su lugar. Entonces, es algo increíblemente difícil de hacer si tu objetivo es capturarlos vivos. Es aún más difícil hacer eso, en lugar de simplemente matarlos.
A Boruto le preocupa la explosión destructiva de la raisha: ¿estaban tratando especialmente de usar bombas o ninjutsu? Bueno, si su objetivo era apuntar indiscriminadamente contra los aldeanos podrían tener contramedidas también. Eso potencialmente causaría mucho daño. Podrían estar apuntando a una zona o estación civil atestada. Podrían haber causado la explosión destructiva a plena luz del día. Pero por ahora, Konohamaru no conoce la situación actual con mucho detalle. Los cuatro se quedan callados en el hospital después de enterarse.
-De todos modos, ¿no deberíamos comer un poco de daifuku de fresa?"
-Konomahu habló brillantemente para sacudirse la atmósfera sombría.
Levantó la tapa de la caja de daifuku de fresa, pero su contenido estaba completamente vacío.
- ¿¡Eh!?
Sorprendido, Konohamaru miró el contenido de la caja repetidamente por cuatro veces. No importaba cuántas veces mirara, no había nada dentro.
-S-ustedes ... ¿Qué pasó con el daifuku de fresa?
Mientras su agitación se extendía en su voz, miró hacia las tres personas.
-Solo comí dos.
Mitsuki afirmó esto sin un momento de retraso.
-Yo solo comí tres.
-Solo comí cuatro de ellos’dattebasa
-Ahora todo ha sido explicado, ¿verdad? ¡Porque solo había nueve'kore!
Konohamaru estaba furioso, mirándolos con dagas en los ojos. Sarada trató de calmarlo mientras decía "Está bien, está bien ..." Se sentía culpable, pero en realidad eran tan sabrosas que no se arrepiente.
-Bueno, porque podemos ir y comprarlos de nuevo
-No... Si tienes ese tipo de tiempo libre, úsalo para entrenar ...
Aunque lo dijo con firmeza, los hombros de Konohamaru estaban completamente caídos. Con una sonrisa amarga, Mitsuki intentó mediar cambiando el tema de la conversación.
-Sensei, ¿qué tan pronto será dado de alta?
Konohamaru inadvertidamente y con tristeza, echa un vistazo al yeso que protege su tobillo derecho. Él dice que la lesión en sí misma no es para nada mala. Sin embargo, la bomba parecía haber causado una leve parálisis, parece como si hubiera acutado un veneno contra él. Hasta que terminen de contrarrestar eso, se requiere hospitalización. Tomará aproximadamente tres semanas. Sarada le pregunta en un tono preocupado:
- ¿Tres semanas?
Boruto pregunta qué pasará con la misión de su equipo. Konohamaru mira hacia la puerta con una sonrisa. Él les dice que habrá un sustituto que se responsabilizará de ellos mientras tanto. Mitsuki parece un poco curioso.
-Un sustituto, ¿eh?
No te preocupes Esta persona es excepcionalmente fuerte. Bueno, eso es decirlo de una manera humilde, supongo. Es tremendamente fuerte.
- ¿Hablas en serio? ¡Eso es exactamente lo que quería!
Boruto agarra sus dos manos fuertemente por la emoción. Sarada, molesta por la forma tan pomposa en que Konohamaru está actuando, pregunta:
-Entonces, ¿quién es esta persona? ¿Quién dijiste que es el sustituto?
-Soy yo.
Se escuchó el tono bajo de una voz genial. Solo al escuchar ese tono de voz, los tres instantáneamente adivinaron quién era esa persona. Volvieron la cabeza hacia la entrada. Sasuke estaba parado allí con su rostro habitual e inexpresivo.
- ¡No es cierto! [3]
- ¿¡Papá será nuestro sensei!?
Sarada reaccionó con mucha alegría. Ella se sorprendió mucho, pero luego recuperó la compostura. Ella continuó después de aclarar su garganta, tosiendo:
- Entonces papá será nuestro sensei.
Ella se corrigió a sí misma, hablando con una postura serena.
-Ah. Eso es porque me quedaré en la aldea por un tiempo.
- ¿¡En serio!? ¡Bien!
Con una rebosante sonrisa, Boruto levantó los brazos sobre su cabeza. Sus ojos se iluminaron y estaban brillando. No pudo contener su completa felicidad y una sonrisa estalló en su rostro. Justo al lado de él, Mitsuki también tenía una sonrisa en su rostro por estar lleno de emoción.
Notas:
[2] OD no da traducción de esto, si recuerdan, es algo que no supo bien qué era.
[3] Para los que no sepan, la expresión “No way!” es como de sorpesa. Es como cuando uno dice “No mmes!” o “No inventes” algo así jajajaja.
PARTE 3 (pags 49-58)
-¡Sasuke-occhan nos va a enseñar ninjutsu!
Boruto no puede contener su emoción. El lugar de entrenamiento designado se encuentra en un bosque que se extiende fuera de la aldea. Su forma de andar cambia inconscientemente a una alegre y radiante, mientras avanza hacia el punto de encuentro. El objetivo de Boruto es convertirse en un ninja como Sasuke que apoyará al Hokage. Y para Boruto, Sasuke es la encarnación de su sueño en sí mismo.
Boruto no puede evitar estar de muy buen humor debido a esta oportunidad. Ya había entrenado con Sasuke: aunque fue un corto período de tiempo, había aprendido muchas cosas. Pudo comenzar a reflexionar sobre su relación con su padre y ese tiempo que pasó entrenando con Sasuke fue como un tesoro para Boruto. Desde ese momento, ha asumido muchas más misiones y ha madurado, así que esta vez, ¡definitivamente demostrará sus poderes a Sasuke-occhan! Está ansioso y lleno de entusiasmo por su primer día de entrenamiento.
-Entonces, ¿un kunai puede emitir este tipo de poder?
-Por supuesto que papá es increíble ... Shannaro
Boruto, Mitsuki y Sarada se murmuran el uno al otro. En la superficie del acantilado alejado, ven humo saliendo de él. En un solo ataque, ¿¡un kunai puede hacer eso!? Cómo es eso posible…
Por supuesto, Sasuke no arrojó el kunai de una manera ordinaria. Había enganchado el kunai con la punta de su dedo y amoldado chakra en él. En un instante, pareció que se había emitido electricidad. No entendieron el mecanismo muy bien, pero en el siguiente momento, el kunai salió volando con una fuerza violenta. Finalmente, la superficie del acantilado distante fue destruida.
Sasuke permaneció tranquilo y sereno, y bajó su brazo. Luego se da vuelta para enfrentar a los tres. Él dice que probablemente todavía es demasiado pronto para que lo hagan.
-Eh, ¿por qué molestarse en mostrarnos?
Los tres están de acuerdo en una protesta silenciosa. Sasuke toma una bolsa de cuero de forma despreocupada y saca dos dados pequeños. Extiende su mano al resto de ellos.
-Este es el primer reto. Con ninjutsu, deben hacer que los ojos de estos dados muestren números idénticos. Sin embargo, no pueden tocar los dados con las manos.
Los tres intercambian miradas, pensando que necesitarán algún tipo de milagro para hacerlo*.*
- ¿Sin tocarlos?
Sasuke les dice que tienen permitido probar el método que quieran. Sasuke arroja los dados al aire uno tras otro. Saca un shuriken del bolsillo de su pecho y lo arroja ágilmente. El shuriken gira en el aire. Cuando los dos dados caen, el shuriken los roza en ángulo de a uno a la vez. Los dados volteados caen sobre un arbusto y el shuriken se curva como un boomerang en su mano.
Los tres van y se ponen en cuclillas y confirman que los dos dados muestran el número seis. Con los ojos muy abiertos Boruto murmura que es una hazaña increíble. Mitsuki también examina de cerca los dados. Sarada los mira a los dos, dándoles una mirada de orgullo. Boruto, aún entendiendo cómo lo hizo, piensa que Sasuke-occhan es increíble. Y así, el Equipo 7 se embarca en un entrenamiento simple: que coincida con los lados de los dados. Los colocan sobre troncos de árboles y piedras.
-Para empezar, cada uno debe considerar su propio fuerte y cuál sería el mejor para manipular los dados pequeños.
-Yo usaré shurikens, por supuesto.
Sarada ha decidido y primero intenta tirar los dados en el tocón. Ella lanza un shuriken ligero. La presión del viento por sí sola agita los dados un poco, pero no lo suficiente como para derribarlos o girarlos. Su objetivo es voltear los dados, así que lo intenta otra vez, apuntando más cerca. Y entonces el shuriken golpea los dados, rompiéndolos.
Sarada se percata de que los dados están hechos de cubos de azúcar y almíbar, por lo que son extremadamente ligeros. Tendrán que manipularlos con cuidado y no ser demasiado fuerte o demasiado suave para que los lados coincidan correctamente. Una ligera o suave brisa debería moverlos.
Mitsuki elige usar fuuton y genera una brisa. Parece estar funcionando bien, pero ha lanzado números diferentes y luego los ha volado.
- ¡Mi fuerte es el Rasengan’dattebasa!
Boruto comienza tratando de hacer un pequeño Rasengan en la palma de su mano. En un abrir y cerrar de ojos, la presión del viento comienza a soplar sobre los dados. Los cubitos de azúcar no se desmoronan ni salen volando. Con ese grado de poder, puede manipular ambos dados al mismo tiempo y lanzarlos sin golpearlos directamente, así que puede intentar hacer coincidir las caras de los dados durante un período de tiempo más largo sin romperlos. Parecía relativamente simple, pero requería un control de chakra fino y delicado. Él tampoco tiene éxito.
- ¡Ahh, los rompí de nuevo!
- ¡Maldición, lo tengo que conseguir’dattebasa!
Los tres están gritando mientras intentan poner tanto esfuerzo en su entrenamiento. Sasuke está de pie en un lugar más alejado, vigilándolos atentamente.
[4] Entonces a Sasuke le vino a la mente algo: sus recuerdos de cuando él todavía era un genin. Bajo la guía de Kakashi, él se la había pasado entrenando todo el tiempo de cada día con Naruto y Sakura.
El tiempo que pasó junto al Equipo 7 fue bastante corto y la razón por la que tenía para convertirse en un shinobi era diferente a la de los demás. A pesar de ese corto período de tiempo, esos recuerdos todavía estaban grabados profundamente dentro de Sasuke. No era propio de él reflexionar sobre su pasado con nostalgia como esa; Sasuke sonrió irónicamente cuando se dio cuenta de que lo estaba haciendo.
Al mismo tiempo, se dió cuenta de que la sociedad había cambiado junto con la era en que vivía. La era en la que la demanda normal era solamente ser un shinobi fuerte había terminado. Había llegado el fin de aquellos tiempos turbulentos, donde mucha sangre fue derramada en vano durante muchas batallas.
Algunas cosas fueron necesarias para preservar la paz. El mundo ya no se basaba en la fuerza militar, sino en un equilibrio de naciones extranjeras con sociedades estables. Lo que era necesario en la era actual no era solo la fuerza típica, sino más bien, eran necesarios shinobis que pudieran sobrellevar y adaptarse rápidamente al entorno y a todas las situaciones que los rodeaban.
Gracias al trabajo de Naruto, Konoha había cambiado. La era de conflictos había terminado y el comercio exterior estaba floreciendo. Parecía que cada país compartía sus avances y desarrollos. El País del Fuego se había modernizado notablemente y las vidas de los aldeanos no estaban en peligro; No han tenido nada por qué preocuparse en su vida cotidiana. Konoha fue glorificada en paz. Los aldeanos habían olvidado como era estar en una era de guerra.
Por el bien de la paz de la aldea, hubo un solo hombre que cargó en sus manos el peso de tener que lidiar con su propia familia. Cosas como esas habían sido olvidadas a través del tiempo, sin embargo, Sasuke llegó a pensar que eso estaba bien. Él recordaba a su hermano mayor y eso era suficiente.
Aquellos que nacieron en la era moderna y en la nueva generación no tenían necesidad de pasar por tal tristeza. Además, cuando miraba a Sarada, Mitsuki y a Boruto, sentía que podía entender los sentimientos de su hermano mayor, que se había sacrificado por el bien del pueblo.
Estaba mirando la perspectiva de los niños de la nueva generación mientras usaban las enseñanzas de Konoha para madurar. Estas eran cosas que su hermano mayor había querido proteger. Cada vez que sentía que esos sentimientos eran heredados por la aldea, Sasuke sentía que toda presión se liberaba de su corazón. Parecía que no haber hecho más que largas batallas no había sido en vano. Entrenamiento. El resultado de eso sería por proteger a la aldea y al país. Tal vez eso es lo más importante que había por hacer. [5]
Boruto saca a Sasuke de su ensimismamiento para pedirle que le enseñe el truco para dominar el desafío. Sasuke mira en dirección de la voz de Boruto. Él ve esos familiares ojos azules, mirándolo con admiración, sin ningún cuidado o preocupación en absoluto. Sasuke le pregunta a Boruto qué sucede. Boruto dice que probaron Rasengan, shuriken y varias otras formas, pero nada parece funcionar correctamente. Boruto le pide a Sasuke que les enseñe cómo lo hizo con el shuriken de antes.
Sasuke saca un shuriken para mostrarle, pero de repente no tiene palabras. Mientras inhala, parece que no puede describir la sensación, al menos no conscientemente. Parece difícil para Sasuke tratar de expresárselo a Boruto. Él responde torpemente, diciendo:
-Sostenlo así y lánzalo.
- ¡No entiendo eso'ttebasa!
Boruto patea con frustración. Mitsuki comienza a hacer preguntas más tangibles: ¿Cómo ajusta Sasuke el chakra? ¿Por el chasquido de la muñeca? ¿O con la yema del dedo? Sasuke mira la palma de su mano y piensa por un momento. El truco fue probablemente algo así, pero le es difícil expresarlo con palabras, él sólo lo sabe. ¿Cómo podría explicar cómo ajustarlo? Los tres esperan atentamente su respuesta.
-Establece tu objetivo y tíralo… así.
Incluso si Sasuke lo dice de esa manera, no puede comunicarlo correctamente en absoluto. Los tres juntos suspiran cuando escuchan su consejo. Sasuke hace una sonrisa irónica ante su situación.
-No me parece adecuado como sensei.
Como líder y maestro del equipo 7, Kakashi era bastante hábil con las palabras. Él era diferente a Sasuke, que generalmente se las arreglaba bien sin tener que decir mucho al respecto, pero Kakashi siempre tenía las palabras adecuadas sin no importar de qué se tratara. Era fácil de entender cuando se comunicaba con quien él entrenaba.
“Si me comparo con Kakashi, siento como si todavía tuviera un largo camino por recorrer cuando se trata de ser un shishou”. Sasuke se ridiculizó a sí mismo con sus pensamientos más íntimos.
*Notas:
[4] Aquí comienza una traducción completa y literal de la novela.
[5] Aquí termina la traducción literal de esa parte de la novela.

PARTE 4 (págs. 59-65)
A pesar de entrenar hasta la puesta del sol, Boruto fue incapaz de acomodar la cara de los dados. Aunque había logrado vencer a un formidable enemigo, Momoshiki, con su Rasengan, se sintió humillado por algo como esto: ser incapaz de hacer rodar los terrones de azúcar a su gusto. Incluso desde que regresó a casa, su mente solo pensaba en el entrenamiento de los cubos de azúcar.
Mientras se metía en la bañera, recordó el entrenamiento matinal, e intentó usar ambas manos. Gotas de agua cayeron, la superficie del agua se rompió con la palma de sus manos. Incluso con tan pequeñas gotas de agua, al colisionar con la superficie producirían una onda. Entonces, para no destruir los terrones de azúcar, no podía golpearlos con chakra. ¿Era eso imposible?
-¡No puedo ser tan débil mentalmente 'ttebasa!
Boruto negó con la cabeza; Se regañaba a sí mismo por desanimarse.
-Esta no será una situación en la que siga fallando. Eso es porque ¡soy la alumno de Sasuke-occhan!
Al recuperar el control de sus pensamientos, tendió ambas manos mojadas frente a sus ojos.
-Entonces para evitar destruir los terrones de azúcar, tengo que ser cuidadoso.
Trató de hacen un entrenamiento en su mente, pero impensadamente, amasó su chakra. La superficie del agua en la bañera comenzó a dar vueltas y vueltas en un remolino.
- ¿Boruto? No está bien amasar chakra en un lugar como este. El baño terminará completamente destruido.
Su madre, Hinata, asomó la cabeza para advertirle. Como Hinata era usuaria de Byakugan, pudo ver el flujo de chakra.
- ¡Por favor, no echéis un vistazo a la bañera ttebasa! ¡Mamá, por favor deja de usar el Byakugan en la casa también!
- Hehe. Fue porque noté la presencia de chakra. No fue intencionalmente, ¿está bien?
Una vez terminado su baño, vio que Himawari estaba viendo un programa musical por televisón. Quien cantaba y bailaba era Himeno Lilly. Estaba disfrutando de las coloridas luces.
Comiendo malvaviscos ♪ Tan pegajoso, pegajoso ♪
Los ojos de Himawari estaban completamente atentos a la TV. Junto[YJ1] a la voz de Lilly, tarareaba la melodía para sí misma.
- Himawari, ¿te gusta Himeno Lilly?
A la pregunta de Boruto, Himawari respondió gustosa:
- ¡Sí! Porque Lilly-chan es linda, y es buena cantando y bailando.
¿Es eso así?
Boruto volvió su mirada a la pantalla del televisor. Ahora había un primer plano de la cara de Lilly. Lo que le impactó no fue si ella era linda o no, pero él pensó que ella tenía un bonito color de ojos. Tenía unos ojos morados que eran brillantes y claros: se parecían por completo al color en el borde de un arco iris.
Ir, Ir, Ir, al Infierno y ángeles ♪
Ir, ir, ir a la luna violeta ♪
Fue entonces cuando estuvo de acuerdo con lo que Sarada había dicho al respecto de las canciones de Himeno Lilly: Las letras de sus canciones eran bastante extrañas.
Continuaron entrenando con los dados también al día siguiente.
- ¡Argh!
Sarada grita amargamente debido a su frustración y su grito resuena en todo el bosque. Los shuriken están pegados en el tocón al lado de los dados, cuyas caras muestran un tres y un cuatro.
Ella le dice a Boruto que lo hará bien pronto, pero él responde que él tomará el liderazgo. Él ve que Sarada parece abatida por su progreso y trata de actuar como un sabelotodo. Boruto lo intenta, pero de inmediato grita de forma desanimada. Los golpeó con fuerza con el flujo de aire de su chakra y ha dividido sus dados por la mitad. Mitsuki responde un poco, diciendo con una sonrisa que el que está más cerca de completar el desafío es él y usa el fuuton. Sasuke llama a los tres, que todavía están haciendo prueba y error repetidamente.
- Agregaré algo al menú en el entrenamiento de hoy
- Ehh. ¿Cómo?
- El arma de Lorentz [6]
Los tres se preguntan a qué se refiere. Inclinan sus cabezas y dan un vistazo detrás de Sasuke. Pueden ver el daño que se hizo en el acantilado que golpeó ayer con su kunai. Un lado parece haber sido destruido, debido a la avalancha que él había causado.
- Esta técnica empleará Raiton
Los tres asienten. Sasuke saca un kunai. Es el mismo que usó ayer: un kunai con un color ligeramente rojizo.
- Oye papá, ¿por qué ese kunai es un poco rojo?
- Es un kunai de cobre, conduce bien la electricidad
Sasuke se preparó para usar el kunai.
- Cuando los ataques emplean Raiton normal, causa daño al golpear al enemigo con un fuerte voltaje. Por ejemplo, Boruto, tu Shiden es así. Pero en la técnica que estoy a punto de mostrarles, el principio es diferente. Cuando una corriente eléctrica fuerte fluye, el kunai se disparará utilizando el campo magnético que se ha producido a su alrededor. Recientemente, el Equipo Científico de Arma Ninja descubrió este principio; provisionalmente lo han llamado Inducción Electromagnética.
Al escuchar a Sasuke nombrar al Equipo Científico de Armamento Ninja, Boruto giró descaradamente su rostro.
Sosteniendo el kunai, Sasuke se volvió hacia la superficie de una roca distante. Sin otra opción que depender de su único brazo, extendió su brazo con el kunai colgando del dedo medio de su palma abierta.
- Párate frente al objetivo y dispara en paralelo con las dos cargas eléctricas.
En la palma de Sasuke había dos líneas de cargas eléctricas, que emitían un sonido particular. Al emitir una corriente eléctrica, la técnica usaba Raiton como base.
- Y luego, para atravesar el espacio entre las dos corrientes eléctricas, arroja el kunai de cobre a través de ellas.
Sasuke arrojó ligeramente el kunai emitiendo un sonido. Luego, en el momento en que los lados izquierdo y derecho del kunai tocaban las dos corrientes eléctricas alineadas de forma paralela...
¡BOOM!
El kunai había acelerado con una fuerza tremenda: los árboles en el bosque habían sido cortados y la superficie de la roca estaba completamente destruida.
La aceleración incluso superó la velocidad del sonido. Ese poder estaba en una liga completamente diferente, lo había lanzado solamente con su mano desnuda. El Hokage, ¿podría lanzar un kunai que exceda esta velocidad? [7]
Los tres se quedaron boquiabiertos cuando Sasuke se giró.
- Para empezar, este ataque tiene su base en Raiton: utiliza un método donde lo dividirás en dos cuando intentes emitirlo. Se puede usar las manos derecha e izquierda para liberar cada una de las corrientes eléctricas.
Solo Sarada y Mitsuki responden enfáticamente con un "¡Sí!". Boruto, sin embargo, parece deprimido. Echa un vistazo a las nubes de polvo que se han formado en la superficie de la roca. Sasuke nota la actitud que ha tomado Boruto. Luego saca tres kunai de cobre del bolsillo de su pecho.
- Debido a que es fácil que el kunai de cobre se oxide, deben pulirse regularmente con vinagre. Su poder se degradará si se oxida. [8]
Mitsuki cree que es bastante interesante. Él dice que a un kunai normal hecho de hierro, hay que calentarlo con llama para evitar que se oxide: tendrá una capa con una película de óxido negro alrededor. Un kunai hecho de cobre es lo contrario, ya que tienes que pulirlo con vinagre para evitar la oxidación.
Sasuke se impresiona con el conocimiento de Mitsuki. Él dice que Konohamaru-sensei le enseñó esto. Sarada dice que ella también lo sabía. Boruto no se une a la conversación, se encuentra aburrido y se dedica a observar a las aves volar.
- ¿Qué pasa, Boruto?
Sasuke le pregunta a Boruto, quien está tratando de no recibir el kunai.
- Nada. Estaré allá por un poco más de tiempo practicando con los dados’ttebasa.
Boruto lo dijo de una manera algo distante, mientras se apresuraba a regresar al bosque.
**NOTAS:
[6] Bueno, primero les diré lo que dice OD sobre esto.
“A partir de ahora, me referiré a él como la 'Pistola de Lorentz', porque el kanji es absurdamente largo de escribir si se lee normalmente o si lo guardo como un nombre de jutsu. Significa literalmente 'Lanzamiento de Inducción Electromagnética', que es igualmente molesto escribir... jaja ~ También para los amantes de la física, pueden refrescarse en este tema, [La Fuerza de Lorentz].”
Después de esta florida anotación por parte de OD, les pondré la mía. Jajajajajajajaja la quiero mucho. Bueno, en inglés OD lo tradujo como “Lorentz Gun”, yo adapté pistola a “arma”, pero si creen que debo dejar pistola, háganmelo saber. Ahora, respecto al fundamento científico aquí les va: la inducción electromagnética ha sido estudiada por físicos como Faraday y Lenz; Lorentz fue un físico que postuló la ley de Lorentz. Lo que han leído en este capítulo, implica estas leyes, la inducción electromagnética estudiada por Faraday y la tercera ley de Newton.
El conductor es el cobre, chicos.
[7] Boom Sonico: Lean sobre él, Esto es muy interesante.
[8] El cobre es un metal que tiene una excelente conductividad. Al contacto con el oxígeno, los metales reaccionan formando óxidos. ¿Por qué mencionan al vinagre? Bueno, el vinagre es ácido acético. Los ácidos tienen la capacidad de romper los enlaces formados, disolviendo el óxido en él.

PARTE 5 (págs. 66-71)
Antes de darse cuenta, el cielo se había teñido de rojo. Sin embargo, Boruto todavía no podía igualar las caras de los dados ni una sola vez.
-¡La próxima vez, me aseguraré de que sea un éxito ‘ttebasa!
Boruto intenta disparar con ambas manos extendidas, sosteniendo los dados. Él moldea un poco de chakra. Ambos dados caen unas cuantas veces juntos, y luego se detienen. ¡Ambos tienen las tres caras hacia arriba!
-¡Lo hice!
Pero justo cuando Boruto iba a empezar a celebrar, los dados de repente giran una vez más. Lee uno.
Boruto grita de frustración, y se tira al suelo con ambas piernas estiradas frente a él. Se derrumba, sintiéndose decepcionado de sí mismo. Está muy molesto consigo mismo.
-Argh… ¡maldición!
En ese preciso momento, Mitsuki y Sarada probablemente todavía estaban practicando esa habilidad con el raiton. El electromagnético, como sea que se llame. Boruto se levanta energéticamente y agarra los dados. Los arroja con una mezcla de irritación y contundencia.
-Perdiste la paciencia, ¿eh?
Desde lo alto, oye una voz. Sorprendido, Boruto mira hacia arriba. ¡Es el mismo Sasuke!
Boruto intenta parecer duro con su tono de voz, pero luego, de repente, mira hacia otro lado. Boruto vislumbra el vasto cielo de la tarde sobre él y ve a un cuervo volando, como si estuviera planeando. Sasuke se sienta en un tocón de árbol y en lugar de mirar a Boruto, se queda observando fijamente al cielo.
-Boruto, ¿odias la ciencia?"
-¿Qué te hace pensar que…?
-Por una que otra razón.
El cielo se ha teñido completamente de naranja, como si se estuviera en llamas. Hay una brisa fresca que sopla que hace sentir un poco de frío. Aun así, es una tarde tranquila. La hierba se sacude con el viento. Sus sombras ondean ligeramente.
-Bueno, no es como odio en particular, pero ...
Boruto da la impresión de sentirse un poco culpable, aun así, poco a poco comienza a hablar.
-¿Cómo debo decirlo? Cosas como el óxido negro de larga duración, o cosas como el arma de Lorentz ... Se trata de la confianza en la ciencia. No parece ser una cuestión Ninja en absoluto. Lo que quiero decir, es que es un poco lamentable ".
-Así que así es como te sientes.
-Sí, quiero decir... por supuesto... no me gusta la ciencia 'ttebasa
Es por eso por lo que Boruto se mostró bastante desalentado cuando vio a Sasuke usar una técnica que tenía principios científicos como base.
La luz del atardecer se asoma a través de las nubes y envuelve sus sombras. Una suave brisa pasa mientras las nubes continúan flotando lentamente. Sasuke continúa hablando mientras observa cómo algunas aves regresan a su nido.
-Si entiendes la ciencia, serás aún más efectivo y capaz de usar ninjutsu. La ciencia y el ninjutsu no son contrarios entre sí: crecen y se derivan de las mismas cosas.
-Lo sé 'ttebasa.
Boruto baja la mirada hacie el suelo y frunce el ceño. Algunos pensamientos pasan por su mente, amargos recuerdos de los exámenes de Chuunin, cuando usó en secreto las herramientas científicas prohibidas para los ninjas. Por supuesto, su padre lo descubrió y fue descalificado como castigo. Pero además de esas razones, su corazón y su mente la rechaza por completo. Solo al escuchar acerca de la ciencia, esos recuerdos se refrescan en su mente.
-Boruto, eres un excelente ninja.
Sasuke dice suavemente.
-Has sido bendecido con una excelente educación; Además, tienes suficiente talento y fuerza de voluntad para vivir de la misma manera. Si el ninja que murió protegiendo la aldea te viera, creo que infaliblemente estaría orgullosos de ti.
-Ese no es el punto, ¿sabes?
Boruto, más alterado y miserable, replica a Sasuke:
-Nací en una era que ha estado completa y convenientemente llena de ciencia, así que no me subestimes. ¡Las próximas generaciones de ninjas también lo serán!, ¿Sabes?
-Eso no es lo que quise decir.
Dijo Sasuke con dureza.
-Paz y avances, estas son dos cosas con las que los shinobi que nacieron atrapados en tiempos turbulentos solo podían soñar. Durante mucho tiempo se las arreglaron diligente hasta que terminaron agotados.
Sasuke saca un kunai de su bolsillo del pecho. Es un kunai que ha sido protegido con óxido, tiene un color negro intenso que refleja la luz.
-Al recubrir el kunai con óxido, se le protege de la corrosión. Lancé un kunai desde el centro de dos corrientes eléctricas y un poder especial hizo que los kunai se aceleraran. Para adquirir ese conocimiento en sí, muchos de nuestros antecesores han observado varias cosas y las han analizado repetidamente. Y así, en cuanto a las herramientas científicas de ninja, así es como se acumula el conocimiento. Por supuesto, no fue apropiado utilizarlo para los exámenes de Chuunin, pero si lo usas inteligentemente en un combate real, probablemente se convertirá en un arma importante. No es un poder ordinario, sino uno que puede usarse para proteger a la aldea.
Las nubes siguieron su curso, y Sasuke y Boruto fueron envueltos por el atardecer una vez más. Boruto se quedó mirando fijamente el perfil de Sasuke. Por lo general, el cabello y la pupila de Sasuke eran de color negro, pero ahora, bajo el sol del atardecer, estaban teñidos de un color naranja.
-Gracias a las manos de muchas personas a través de mucho tiempo, hemos podido acumular una colección de conocimientos. En primera fila para esto, Boruto, está tu generación.
De repente, Sasuke miró en dirección de Boruto. Sus ojos se encontraron brevemente y Boruto rápidamente aparta sus ojos. Al ver su reacción, Sasuke suaviza su expresión facial.
-Ya que odias la ciencia, probablemente te cansaste de mi historia.
-Tengo que admitir, Sasuke-Occhan, que estoy sorprendido. ¡Hablas tan bien!
-No tan bien como lo hace tu padre.
Boruto lanzó una mirada a la parte superior de los arbustos, donde había tirado los dados hace un tiempo. Debido a que los cubos de azúcar se habían roto, ya había una fila de hormigas a su alrededor.
Quería estar a la altura de las expectativas de Sasuke. Ese sentimiento era dolorosamente fuerte. Esa fue la razón por la que estaba tan irritado consigo mismo: por no querer acostumbrarse a que le gustara la ciencia, sin importar qué.
-El sol se pondrá pronto. Volvamos al pueblo.
Sasuke se levantó y comenzó a caminar hacia el acantilado donde practicaban Sarada y Mitsuki. Boruto caminó silenciosamente detrás de él. El cielo ya había empezado a oscurecerse.

submitted by UchihaSkywalker to u/UchihaSkywalker [link] [comments]


2018.07.12 07:22 master_x_2k Interludio VI

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Interludio VI

La mandíbula de Paige le dolía. Ser amordazada como un animal hacia eso.
Las otras ataduras no eran tan molestas, pero eso era solo en un sentido relativo. Sus manos fueron enterradas en un par de cubos de metal reforzado, cada uno lleno con esa maldita espuma de color amarillo pastel. Los cubos estaban unidos detrás de su espalda, con enlaces de cadena cómicamente sobredimensionados. Hubiera sido intolerablemente pesado si no fuera por el gancho en el respaldo de su silla, en el que podía colgar la cadena.
Tiras de metal se habían ajustado justo debajo de sus axilas, cerca de la parte inferior de las costillas, la parte superior de los brazos y la cintura, con dos bandas más alrededor de cada uno de sus tobillos. Las cadenas parecían conectar todo, evitando que moviera los brazos o las piernas más de unos pocos centímetros en cualquier dirección antes de sentir la frustrante resistencia y el tintineo de las cadenas. El collar de metal pesado alrededor de su cuello, lo suficientemente grueso que podría haber sido un neumático para un vehículo pequeño, parpadeaba con una luz verde con la suficiente infrecuencia que olvidaba anticiparlo. Ella se distraía y molestaba por su aparición en su visión periférica cada vez que brillaba.
La ironía era que un par de esposas habrían bastado. No tenía fuerza mejorada, ni trucos para deslizarse fuera de sus restricciones, y no estaba dispuesta a correr de todos modos. Si algo de eso era una posibilidad real, no le habrían permitido entrar en la sala del tribunal. La fiscalía había argumentado que podría haber aumentado su fuerza, que podía ser un riesgo de huida, y su abogado no había hecho un trabajo lo suficientemente bueno para argumentar en contra, así que las restricciones habían continuado. Lo que significaba que estaba atada como Hannibal Lecter, como si ya fuera culpable. Incapaz de usar sus manos, su cabello, el vibrante y sorprendente amarillo de un limón, se había deslizado de donde estaba metido detrás de sus orejas y ahora había hebras colgando frente a su cara. Sabía que solo la hacía parecer más desquiciada, más peligrosa, pero no había nada que pudiera hacer al respecto.
Si hubiera podido, habría tenido un comentario o dos para hacer al respecto, o al menos podría haber pedido al abogado que le arreglara el pelo. Hubiera discutido con el hombre que había sido contratado como su defensa, en lugar de esperar horas o días para responder a cada uno de sus correos electrónicos. Ella habría exigido que se cumplieran sus derechos básicos.
Pero ella no pudo decir nada. Una máscara de cuero reforzada con las mismas tiras de metal que estaban en su cuerpo y una rejilla estilo jaula de pequeñas barras de metal estaba atada a la parte inferior de su cara. El interior de la máscara era lo peor, porque el mecanismo se extendía dentro de su boca, un entramado de alambres manteniendo su boca fija en una posición ligeramente abierta, su lengua presionada con fuerza contra el piso de su boca. El barbárico aparejo dejaba a su mandíbula, su lengua y los músculos de su cuello irradiando tensión y dolor.
“Silencio. Todos de pie, por favor. Esta corte está ahora en sesión, presidiendo el honorable Peter Regan.”
Era tan difícil moverse con las restricciones. Su abogado agarró la cadena que corría entre su axila y su brazo, para ayudarla a ponerse de pie, pero ella tropezó de todos modos, chocó contra la mesa. No había forma de ser elegante cuando usabas restricciones que pesaban la mitad que tú.
“Señoras y señores del jurado, ¿han llegado a un veredicto?”
“Lo hicimos, su señoría.”
Paige vio como el empleado le entregaba el sobre al juez.
“En lo que respecta al estado de Massachusetts versus Paige Mcabee, en cuanto al cargo de intento de asesinato, ¿cómo la encuentran?”
“No culpable, su señoría.”
Paige se relajó un poco con alivio.
“En lo que respecta al estado de Massachusetts versus Paige Mcabee, en cuanto al cargo de asalto agravado con habilidad parahumana, ¿cómo la encuentran?”
“Culpable, su señoría.”
Paige negó con la cabeza lo mejor que pudo. ¡No! ¡Esto no era justo!
Ella casi se perdió la siguiente línea. “... agresión sexual con una habilidad parahumana, ¿cómo la encuentran?”
“Culpable, su señoría.”
Asalto sexual. Las palabras le helaron la sangre. No fue así.
“¿Es este su veredicto?”
“Sí, su señoría.”
“Paige Mcabee, por favor dirija su atención hacia mí”, dijo el juez.
Ella lo hizo, con los ojos muy abiertos, con la boca abierta.
“Determinar la sentencia para este caso no es fácil. Como su abogado sin duda le ha informado, usted cae bajo el alcance del ATCP, la norma de las tres condenas.[1] A la edad de veintitrés años, no has sido declarada culpable de ningún delito anterior.
“Según los testigos escuchados en este tribunal, primero demostró sus habilidades a principios de 2009. Usted fue explicita en no querer ser miembro del Protectorado, pero también expresó su desinterés por una vida delictiva. Este estado, en el que un individuo no se identifica como héroe o villano, es lo que el ERP clasifica como un ‘renegado’.”
“Nos interesa promover la existencia de renegados, ya que la proporción de parahumanos en nuestra sociedad aumenta lentamente. Muchos renegados no causan enfrentamientos, ni buscan intervenir en ellos. En cambio, la mayoría de estos individuos vuelven sus habilidades al uso práctico. Esto significa menos conflicto, y esto sirve al mejoramiento de la sociedad. Estos sentimientos reflejan los que usted expresó a su familia y amigos, como escuchamos en este tribunal en las últimas semanas.”
“Esos hechos están a tu favor. Lamentablemente, el resto de los hechos no lo están. Entienda, señorita Mcabee, que nuestra nación usa el encarcelamiento por varias razones. Nuestro objetivo es eliminar a las personas peligrosas de la población y lo hacemos de manera punitiva, tanto por justicia contra los transgresores como para desalentar a otros delincuentes.”
“Cada uno de estos se aplica en su caso. No es solo la naturaleza atroz del crimen lo que debe considerarse con la sentencia, sino el hecho de que se realizó con un poder. Las leyes son aún nuevas frente a la criminalidad parahumana. Tomamos conciencia de nuevos poderes semanalmente, la mayoría de los cuales, si no todos, merecen atención cuidadosa e individual con respecto a la ley. En muchos de estos casos, hay poco o ningún precedente al que recurrir. Como tal, los tribunales se ven obligados a adaptarse continuamente, a ser proactivos e inventivos frente a las nuevas circunstancias que introducen las habilidades parahumanas.”
“Es con todo esto en mente que considero su sentencia. Debo proteger al público, no solo de ti, sino de otros parahumanos que podrían considerar hacer lo que tú hiciste. Colocarte en detención estándar resulta problemático y exorbitantemente costoso. Sería inhumano y dañino para su cuerpo mantenerla bajo restricción mientras dure su encarcelamiento. Deben organizarse instalaciones especiales, personal y contramedidas para mantenerla aislado de otros reclusos. Usted plantea un riesgo de fuga significativo. Finalmente, la posibilidad de que usted reingrese a la sociedad, por escape o libertad bajo palabra, es particularmente preocupante, dada la posibilidad de una ofensa repetida.”
“Es con esto en mente que he decidido que hay motivos suficientes para condenarla fuera del alcance del ATCP. Culpable de dos cargos, la acusada, Paige Mcabee, es sentenciada a encarcelamiento indefinido dentro del Centro de Contención Parahumana Baumann.”
La Pajarera.
El ruido en la sala del tribunal era ensordecedor. Un rugido de vítores y abucheos, movimiento, gente de pie, periodistas presionando para ser los primeros en salir. Solo que Paige parecía estar quieta. Fría, congelada en horror absoluto.
Si hubiera podido, ese podría haber sido el momento en que perdía el control. Ella habría gritado su inocencia, le habría dado un ataque, incluso habría dado algunos golpes. ¿Qué tenía ella que perder? Esa sentencia era poco mejor que una ejecución. Algunos dirían que era peor. No habría escapatoria, ni apelaciones, ni libertad condicional. Pasaría el resto de su vida en compañía de monstruos. Con algunas de las personas que estaban encerradas allí, la descripción de ‘monstruo’ era demasiado literal.
Pero ella no pudo. Ella estaba atada y amordazada. Dos hombres que eran más grandes y más fuertes que ella pusieron sus brazos debajo de sus axilas, prácticamente cargándola fuera de la sala del tribunal. Una tercera persona en uniforme, una mujer corpulenta, caminó rápidamente junto a ellos, preparando una jeringa. El pánico se apoderó de ella, y como ella no tenía forma de expresarlo, de hacer algo al respecto, la histeria solo se agravó, lo que hizo que se sintiera más presa del pánico. Sus pensamientos se disolvieron en una neblina caótica.
Incluso antes de que la jeringa de tranquilizantes fuera hundida en su cuello, Paige Mcabee se desmayó.

Paige se despertó y disfrutó de cinco segundos de paz antes de recordar todo lo que había pasado. La realidad la golpeó como un chorro de agua fría en la cara, algo literalmente. Abrió los ojos, pero los encontró secos, el mundo demasiado brillante para enfocarse. El resto de ella estaba húmedo, mojado. Gotas de agua corrían por su rostro.
Trató de moverse, y no pudo. Era como si algo pesado hubiera sido amontonado encima de ella. La parálisis la aterrorizó. Paige nunca había soportado ser incapaz de moverse. Cuando se fue a acampar cuando era niña, había preferido dejar su saco de dormir abierto y tener frío en vez de estar confinada dentro de él.
Era esa espuma, se dio cuenta. Las restricciones no fueron suficientes, le rociaron con esa cosa para asegurarse de que todo debajo de sus hombros estaba cubierto. Cedía un poco para permitirle exhalar, incluso podía mover los brazos y las piernas un poco, inclinarse en cualquier dirección. Sin embargo, cuanto más empujaba, más resistencia había. En el momento en que ella detuvo sus esfuerzos, todo volvió a la misma posición con el tirón elástico de la espuma. Sintió náuseas en el estómago, el latido de su corazón se aceleró. Su respiración se incrementó, pero la máscara hizo que incluso su respiración se sintiera confinada. El agua hacía que su máscara se humedeciera, por lo que se pegaba a su boca y nariz. Había ranuras para su nariz y boca, pero era muy poco. No podía tomar una respiración profunda sin llevar agua a la boca, y con la lengua presionada contra su mandíbula, no podía tragar fácilmente.
La habitación se tambaleó, y tuvo que detenerse antes de perder el desayuno. Si vomitaba con la máscara ella podría ahogarse. Débilmente se dio cuenta de dónde estaba. Un vehículo. Un camión. Había pasado por un bache.
Sabía a dónde estaba llevándola. Pero si no podía liberarse, iba a perder la cabeza antes de llegar allí.
“El pajarito está despierto”, una chica habló, con un toque de acento nasal de Boston.
“Mmm.” Un hombre gruñó.
Paige sabía que la referencia a un ‘pájaro’ se debía a las plumas sueltas que sobresalían de su cuero cabelludo. Sus poderes habían venido con algunos cambios cosméticos extremadamente menores, convirtiendo su cabello en el amarillo brillante de un plátano o un pato bebé. Afectó todo el pelo de su cuerpo, incluso las pestañas, las cejas y los finos vellos de los brazos. Las plumas habían comenzado a crecer un año atrás, exactamente el mismo tono que su cabello, solo un puñado a la vez. Al principio, alarmada y avergonzada, ella las había cortado. Una vez que se dio cuenta de que no estaban ocurriendo más cambios, se relajó y las dejó crecer, incluso las exhibió.
Paige dirigió su atención a las dos personas en el vehículo con ella, contenta por la distracción a su creciente pánico. Tuvo que obligar a sus ojos a permanecer abiertos, por dolorosa que era la luz, esperando a que sus ojos se enfocaran. Sentada en el banco a su lado había una chica de su edad. La chica tenía un aspecto asiático en sus rasgos. Sus ojos, sin embargo, eran de un azul muy pálido, traicionando un poco de herencia occidental. La chica llevaba el mismo overol naranja que Paige, y cada parte de ella, excepto los hombros y la cabeza, estaba cubierta por la espuma blanca amarillenta. Su cabello lacio y negro estaba pegado al cuero cabelludo por la humedad.
El hombre se sentaba en el otro banco. Había más espuma alrededor de él que alrededor de Paige y la otra chica juntas. Para colmo, una jaula de barras de metal rodeaba la espuma, reforzando el aparejo. El hombre también era asiático, no menos de dos metros de altura. Los tatuajes se deslizaban por los lados de su cuello y detrás de sus orejas, en medio de su húmedo cabello negro; Llamas rojas y verdes, y la cabeza de lo que podría haber sido un lagarto o un dragón, dibujado en un estilo oriental. Tenía el ceño fruncido, los ojos ocultos en las sombras, ajeno al chorro interminable de roció que los aspersores en el techo del camión estaban generando.
“Oye, pajarito”, dijo la chica sentada frente a Paige. Ella estaba mirando a Paige como si esos ojos fríos pudieran mirar a través de ella. “Esto es lo que vamos a hacer. Te inclinas hacia la derecha lo más fuerte que puedes, luego te empujas hacia la izquierda en mi señal. Pero sigues mirando hacia la puerta de atrás, ¿de acuerdo?”
Paige miró a su derecha. La puerta trasera del camión parecía una puerta de bóveda. Ella rápidamente miró a la chica asiática. ¿Realmente quería darle la espalda a esta persona?
La chica pareció notar la vacilación de Paige. Ella bajó la voz hasta un siseo que hizo que la piel de Paige se estremeciera. “Hazlo. A menos que realmente quieras arriesgarte ante la posibilidad de que pueda encontrarte en la prisión, si no haces lo que te digo.”
Los ojos de Paige se ensancharon. Este era el tipo de persona con la que la iban a encerrar. Ella sacudió su cabeza.
“Bien, pequeño pajarito. Ahora inclínate hacia tu derecha, mira hacia la puerta.”
Paige lo hizo, forzando su cuerpo para moverse tan cerca de la puerta como pudo.
“¡Y de vuelta!”
Ella se movió hacia el otro lado, con los ojos todavía en la puerta. Algo pesado crujió contra la parte posterior de su cabeza. Trató de alejarse, sentarse derecha de nuevo, pero fue detenida cuando la máscara se enganchó en algo.
Cuando sintió un aliento caliente en la parte posterior de su cuello, supo lo que había enganchado. La otra chica se había agarrado a la correa de la máscara con los dientes. Hubo un tirón, luego la chica perdió el agarre, y las dos fueron empujadas hacia atrás a sus posiciones individuales por la gomosa espuma.
“Mierda”, gruñó la chica, “Otra vez.”
Tomó dos intentos más. En el primero, la correa se liberó de la hebilla. En el segundo, la chica agarró la máscara y tiró. Paige giró su cabeza en dirección a la chica para que la jaula parecida a un chupete en el interior de su boca pudiera liberarse.
Zarcillos de baba se extendieron desde su boca mientras estiraba su mandíbula y su lengua, tratando de tragar apropiadamente. Ella dejó escapar un pequeño gemido cuando la sensación regresó a las partes de su rostro que se habían vuelto entumecidas.
“Dos pweguntash,” balbuceó la chica asiática, sus dientes aun agarrando el cuero de la máscara entre ellos, “¿Túh pohwed?”
Paige tuvo que estirar su mandíbula y su boca un segundo antes de poder hablar, “¿Mi poder? Yo canto. Realmente bien.”
La chica asiática frunció el ceño, “¿Gé mash?”
“Yo... hago que la gente se sienta bien. Cuando toma impulso, puedo afectarlos, alterar sus emociones, hacerlos susceptibles a seguir instrucciones.”
La chica asintió con la cabeza, “¿Eh collah?”
Paige bajó la mirada hacia el collar de metal pesado alrededor de su cuello, “Está preparado para inyectar tranquilizantes en mi cuello si canto o alzo la voz.”
“Okah”, balbuceó la chica, "Toma lah mahcaga.”
“¿Por qué?”
“¡Tomagah!”
Paige asintió. Se apartaron la una de la otra, luego se balancearon, la chica le pasó la máscara. Ella la apretó entre sus dientes, sintiendo su mandíbula dolorida.
“Suelta eso y te invierto la piel”, dijo la chica, “Lung. Oye, ¿Lung? Despierta.”
El hombre sentado frente a ellas levantó un poco la cabeza y abrió los ojos. Tal vez. Paige no podía verlo.
“Sé que es difícil con las cosas que te inyectaron, pero necesito tu poder. Pajarito, inclínate hacia adelante, muéstrale la máscara.”
Paige hizo todo lo posible para empujarse hacia adelante contra la espuma que estaba en capas contra su pecho y su estómago, agarrando la correa en sus dientes, la máscara colgando debajo de su barbilla.
“Necesito que calientes el metal, Lung”, dijo la chica. “Jodidamente caliente.”
Lung negó con la cabeza. Cuando habló, no había acento de Boston en su voz. El acento que estaba allí hacia cortas sus palabras, claramente no era la voz de un hablante nativo de inglés. “El agua. Está demasiado mojado, demasiado frío. Y no puedo verlo bien. Mis ojos no han sanado por completo, y es difícil ver a través de este rocío. No me molestes con esto.”
“Inténtalo , miserable hijo de puta. Fracaso de líder. Es lo mínimo que puedes hacer, después de que una niña te pateo el culo, dos veces.”
“Basta, Bakuda.” Gruñó. Él golpeó su cabeza contra el metal de la pared del camión detrás de él, como para acentuar su declaración.
“¿Qué? No pude escuchar eso”, la chica, Bakuda, sonrió con una pizca de manía en su expresión, “¡Tu voz es demasiado aguda para mi rango de audición! ¡Patético... mestizo... eunuco!”
“¡Basta!” Rugió, golpeando de nuevo su cabeza contra la pared del camión. “¡Te mataré, Bakuda, por estos insultos! Te arrancaré el brazo de tu zócalo y lo meteré-”
“¡¿Enojado?!” lo interrumpió, prácticamente chillando, “¡Bien! ¡Úsalo! Calienta el puto metal. ¡La tira de metal alrededor de los bordes!”
Todavía jadeando por el esfuerzo de gritar, Lung dirigió su atención a la máscara. Paige hizo una mueca ante la explosión de calor en su cara, comenzó a alejarse, pero se detuvo cuando Bakuda habló.
“¡Concéntralo!” Gritó Bakuda, “¡Céntrate en los bordes!”
La radiación de calor cesó, pero Paige se dio cuenta de un olor fuerte y ahumado.
“¡Más caliente! ¡Tan caliente como puedas!”
El olor era demasiado fuerte, demasiado acre. Paige tosió un par de veces, con fuerza, pero no perdió el agarre de la máscara.
“¡Ahora, pajarito! ¡La misma maniobra que antes, pero no la sueltes!”
Paige asintió. Ella se inclinó, luego giró en dirección a Bakuda. Lo que siguió la sorprendió más que cuando Bakuda había mordido la correa de la máscara.
La chica asiática comenzó a atacar salvajemente el metal candente con sus dientes, cavando en él incluso cuando tenían que alejarse. Más suave con el calor, la fina tira de metal se liberó de la máscara misma. El metal que corría a lo largo de la correa cortó el labio de Paige cuando salió. Ella casi-casi-dejó caer la máscara, pero logró chasquear los dientes para atrapar la hebilla en los dientes antes de que pudiera caer al suelo.
Cuando la tira se soltó, Bakuda se echó hacia atrás y sacudió la cabeza a un lado, con fuerza, empalándose en el hombro con un extremo. Ella gritó, y la sangre salió de una de las quemaduras en su boca.
Paige miró a Lung. El hombre enorme no hizo nada, permaneciendo en silencio. Solo miró desapasionadamente cómo el pecho de Bakuda se agitaba con el esfuerzo y el dolor, con la cabeza colgando.
“¿Qué diablos estás haciendo?” Respiró Paige.
"Sin manos, tengo que buscarle la vuelta”, Bakuda jadeó, “De nuevo. Antes de que mi cuerpo se dé cuenta de lo mal que lo estoy lastimando.”
Paige asintió. Ella no estaba dispuesta a discutir con el supervillano que amenazaba con darle vuelta la piel.
Los siguientes intentos no fueron más bonitos ni más fáciles. La segunda tira larga de metal fue liberada y Bakuda también la empaló en su hombro. Las rejillas de metal de las partes exteriores e interiores de la máscara estaban próximas a ser liberadas. A Paige solo le quedaba la parte de cuero de la máscara, las correas y la cubierta que le cubría la boca y la nariz. Al ver a Bakuda equilibrar con cuidado las rejillas de metal en su hombro libre, contra la espuma pegajosa para que no se resbalen, Paige hizo lo mismo con el cuero de la máscara.
“¿Qué hiciste para ser enviada aquí?” Preguntó Paige.
“Lo último que escuché, antes de que perdiéramos el poder en nuestro vecindario, era que el recuento de cadáveres era casi de cincuenta.”
“¿Mataste a cincuenta personas?”
Bakuda sonrió, y no era bonita, con sus labios tan devastados como estaban. “Lastime más, también. Y hubo quienes sufrieron daños cerebrales, uno o dos pudieron haberse vuelto locos homicidas, y sé que un montón fueron congelados en el tiempo por cien años más o menos... se vuelve borroso. El momento cumbre fue la bomba.”
“¿Bomba?” Preguntó Paige, sus ojos se abrieron de par en par.
“Bomba. Dijeron que era tan poderosa como una bomba atómica. Idiotas. Ni siquiera entendían la tecnología detrás de ella. Incultos. Claro, era más o menos igual de poderosa, pero ese ni siquiera era el daño real. Lo más increíble hubiera sido la onda electromagnética que generaba. Borraría cada disco duro, freiría cada placa de circuito para cada pieza de maquinaria en una quinta parte de América. ¿Los efectos de eso? Hubiera sido peor que cualquier bomba atómica.”
Incapaz de siquiera pensar en eso, Paige miró a Lung. “¿Y él?”
“¿Lung? Él es quien me dijo que lo hiciera. El hombre a cargo, es él.”
La cabeza de Lung se movió fraccionalmente, pero con las sombras bajo su frente, Paige no podía decir si él estaba mirando.
“¿Tú?” Bakuda le preguntó a Paige. “¿Qué hiciste para ser enviada aquí?”
“Le dije a mi ex que se fuera a la mierda.”[2]
Hubo una pausa, luego Bakuda comenzó a cacarear. “¿Qué?”
“Es complicado”, Paige miró hacia otro lado y hacia abajo.
“Tienes que explicar, pajarito.”
“Me llamo Paige. Mi nombre artístico era Canary.”
“Ooooh”, habló Bakuda, todavía cacareando un poco mientras agarraba una de las tiras de metal que le atravesaba el hombro y la liberaba. Sosteniéndola entre sus dientes, ella dijo, “Esho no esh bueno. ¿Llamahte Canary en prishion?” [3]
“No tenía la intención de ir a prisión.”
“¿Quiéh la tiede?”
“Quiero decir, ni siquiera soy un supervillano. Mi poder, me hace una cantante fantástica. Ganaba mucho dinero haciéndolo, se hablaba de ofertas discográficas, nos movíamos a escenarios más grandes y mis shows seguían agotando entradas... todo era perfecto.”
Bakuda dejó que la tira bajará de sus dientes hasta que colgaba, luego la maniobró con cuidado hasta que se aferró al extremo izquierdo de la misma. Se inclinó hacia atrás, con la cabeza mirando hacia el techo, mientras deslizaba la otra tira de metal, la que estaba empalada en su hombro, dentro de su boca, así que estaba sosteniendo un extremo de cada tira en su boca. Haciendo una pausa, ella preguntó: “¿Qué pasho?”
Paige negó con la cabeza. Era el testimonio que ella nunca había podido decir en voz alta, en su juicio. “Acababa de terminar mi espectáculo más grande hasta ahora. Dos horas en el escenario, un gran éxito, a la multitud le encantó todo. Hice el cierra y fui al backstage para descansar, tomar un trago y encontré a mi ex. Me dijo que, como él fue quien me empujó a salir al escenario en primer lugar, merecía crédito. Quería la mitad del dinero.” Ella se rió un poco, “Ridículo. Como si sé supusiera que fuera a ignorar el hecho de que me engañó y me dijo que nunca lo lograría de verdad cuando se fue.”
Bakuda asintió. Se apartó de las tiras, donde había logrado atarlas con la apariencia de un nudo. Usó sus dientes para doblar las tiras ahora unidas en forma de L. Con el extremo que no estaba empalado en su hombro ahora en una posición frente a ella, cerró la boca sobre él.
“Nosotros discutimos. Luego le dije que se fuera a la mierda. Se fue, y no lo pensé ni un segundo... hasta que la policía apareció en mi puerta.”
Bakuda apartó su boca del final de la tira. Ella lo había doblado en forma de 'v' suelta. Ella frunció el ceño y luego miró a Paige, “¿Y?”
"Y lo había hecho. S- Supongo que todavía estaba energizada con mi actuación, y los efectos de mi poder todavía estaban potenciando mi voz, o él estaba en la audiencia y se vio muy afectado. Entonces, cuando le dije que se fuera a la mierda, él, um, lo hizo. O lo intentó, y cuando descubrió que no era físicamente posible, se lastimó hasta que...” Paige cerró los ojos por un momento. “Um. No entraré en los detalles.”
“Mmmm, leh pasha por idiota. Oo 'oo” Bakuda alzó las cejas, todavía trabajando la tira de metal dentro de su boca. Se apartó, verificó que el extremo estaba en forma de ‘o’, y luego se agarró las tiras con los dientes para sacarse la cosa de su hombro con un gruñido. Puso el extremo que acababa de retocar contra el banco y deslizó su boca a lo largo del metal, para poder agarrarla del otro lado.
Tomándola con los dientes, volvió su atención a la pared del camión entre ella y Paige. Había cerraduras colocadas a intervalos regulares contra la pared, destinadas a asegurar la cadena de esposas estándar en su lugar, para aquellos que no se rocían con espuma. Ella comenzó a pasar la correa de metal a través del lazo de la cerradura. Las gotas de sudor se mezclaron con el agua que corría por su rostro mientras trabajaba.
El nudo que une las dos correas se atascó en el agujero. Bakuda empujó un poco más fuerte, y lo colocó firmemente en su lugar. La curva en L del metal colocó el asa cerrada de metal en forma de ‘o’ cerca del hombro de Paige.
“¿Alguna posibilidad de que Oni aparezca?” Preguntó Bakuda a Lung.
“Me sorprendería”, retumbó su respuesta.
Ella agarró una de las rejillas de metal en su boca y comenzó a trabajar con sus dientes. Era una sola pieza delgada de metal, doblada y tejida como una malla de eslabones, aunque con una malla más apretada. Ahora que las tiras de metal ya no lo sujetaban con seguridad, Bakuda podía comenzar a desenrollarlo y enderezarlo.
Cuando estuvo casi completamente desenrollado, ella ajustó su mordida y apretó la segunda masa de alambre, la que había estado en la boca de Paige, en sus mandíbulas, amontonándola en un desastre cilíndrico de unos cuatro centímetros de largo y una pulgada de ancho. Todavía mordiéndola, giró su cabeza para que el cable de un metro y medio de longitud apuntara a Lung, a menos de un metro de su rostro. Todavía con la boca alrededor de la maraña de alambre, murmuró: “Necesito punta caliente.”
Lung gruñó, pero hizo lo que le pedía. Cuando la punta estuvo al rojo vivo, Bakuda ajustó rápidamente su agarre, soltando y mordiendo otra vez hasta que la punta estuvo cerca de su boca. Con los labios hacia atrás, ella lo mordió.
“¿Cómo puedes hacer eso?” Paige preguntó: “¿No duele?”
“Ovioh ge duere, eshtupidah”, gruñó Bakuda. Se apartó, lo colocó de manera que el mango quedara contra el banco, con la longitud del alambre pegado a su hombro, y examinó su obra. “Pero el esmalte de los dientes es más duro de lo que piensas.” Escupió una gota de sangre en el piso del camión, luego mordió dos veces más, haciendo una pausa entre las mordidas para girar la longitud del metal con sus dientes, labios y lengua.
Cuando extendió la longitud del cable en dirección a Paige, deslizándolo a través del extremo en forma de ‘o’ de la banda de metal, Paige se dio cuenta de lo que Bakuda había pasado tanto tiempo armando. Ni siquiera necesitó que se le pidiera que se inclinara contra las correas de espuma y levantara el cuello hacia un lado, para poner su collar al alcance del extra largo destornillador improvisado. La tira de metal con el lazo en el extremo servía para sostener la parte más cercana a Paige, por lo que Bakuda podía dirigirla más fácilmente.
No fue un trabajo rápido. Bakuda tuvo que usar los dientes, la mandíbula y un giro de su cabeza para girar el destornillador, y era una tarea ardua recuperarlo si perdía el control sobre él. Diez largos minutos de silencio y gruñidos solo fueron interrumpidos por el sonido de dos tornillos cayendo al banco de metal, antes de que Bakuda se detuviera a descansar y aliviar su mandíbula.
“No podrás hacerla nada a mi collar sin activarlo”, dijo Paige.
“Perra tonta”, murmuró Bakuda, sacando su labio inferior y mirando hacia abajo como si pudiera investigar el grado de daño en sus propios labios. “Soy una experta en bombas. Entiendo detonadores y catalizadores en el mismo nivel fundamental que entiendes caminar y respirar. Puedo visualizar cosas mecánicas de una manera que no podrías con cinco títulos universitarios y cien años. Insúltame así de nuevo y estás muerta.”
Como empujada a probarse a sí misma, agarró el destornillador con los dientes otra vez y se puso a trabajar de nuevo. Arrancó un panel y se reanudó el desenroscado, más profundo en el collar.
Paige dudó en volver a hablar, sabiendo lo fácil que era provocar a la chica, pero el silencio era aplastante. “Supongo que tenemos suerte de que sea un viaje largo, desde Boston a Columbia Británica.”
“Estuviste dormida un tiempo,” Bakuda se apartó del destornillador, hablando en voz baja, como para sí misma. “No tenemos tanto como piensas.”
Paige sintió que algo se liberaba del pesado collar que llevaba al cuello, vio que Bakuda inclinaba el destornillador hacia arriba y deslizaba un tubo de vidrio con algo brillante dentro de la barra de metal. Luego de unos minutos, otra pieza de maquinaria se unió al tubo de vidrio, como si fuera un pincho de alta tecnología.
“Trágico”, habló Bakuda, en su próximo descanso. “Este es un trabajo hermoso. No el ensamblado, eso es una mierda. Es obvio que el Artesano que diseñó esto tenía la intención de que fuera armado por tarados. No tendría tornillos y esas mierdas de lo contrario. Pero la forma en que está diseñado, la forma en que todo encaja... hace que una científica se sienta orgullosa. Odio despedazarlo.”
Paige asintió. Ella no sabía lo suficiente sobre ese tipo de cosas para arriesgarse a comentar. Por aterradora como era esta situación, por curiosa que fuera, sentía el efecto persistente del tranquilizante en su sistema, un aburrimiento abrumador.
Ella cerró los ojos.
submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.07.05 20:11 master_x_2k Enredo IX

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Enredo IX

Querida Miss Militia...
¿Estaba mal comenzar con querida? ¿Implicaba eso más amistad o intimidad que la que existía? ¿Parecería una burla?
Miss Militia, nos encontramos esta noche...
No. Si fuera por esa ruta, ella podría tirarla a un lado junto con todos los otros correos de admiradores que recibió.
Miss Militia, usted me conoce como Skitter, pero realmente no me conoce...
Mejor, pero no me gustó el tono. Lo dejaría como está, seguiría adelante y volvería más tarde.
*...*Verá, no soy un villano, a pesar de...
¿A pesar de que? ¿A pesar del hecho de que aterroricé y lastimé a mucha gente inocente? ¿A pesar de que casi había matado a Lung y luego le había cortado los ojos? ¿Que tenía casi doscientos ochenta mil dólares en dinero ilegítimo a mi nombre?
Me estremecí, saqué mis manos de mis bolsillos y arreglé mi sudadera para cubrir mi estómago expuesto. Después de llegar al departamento, Brian sugirió que estábamos demasiado cansados ​​para discutir la propuesta de Coil, por lo que postergamos toda la discusión hasta la mañana. Me alegré por la excusa para evitar oír o ver algo que pudiera hacer esto más difícil. Además, le había prometido a mi papá que estaría en casa esta noche.
Eran más de las nueve, así que el autobús del ferry solo llegaba cada noventa minutos. Pensé que era mejor caminar a casa que esperar. También podría usar el estiramiento, dado el abuso que mi cuerpo había sufrido mientras montaba a Judas.
Metiendo las manos en los bolsillos, volví mis pensamientos a que diría en mi carta a Miss Militia. Taché “a pesar”. ¿Otro enfoque, tal vez?
...Lo creas o no, mis intenciones todo el tiempo han sido buenas. Me uní a los Undersiders en primer lugar para ayudarles. Para ayudar a esta ciudad...
¿Era eso completamente cierto? No. Si fuera sincera conmigo misma, parte de la razón por la que me había unido y me había quedado con los Undersiders era porque me había sentido sola. ¿Qué tal si ofrecía algo de honestidad?
...Me tomó por sorpresa lo fácil que fue que me agradaran. Estaba en un mal momento, y me aceptaron. Así que escribir este correo electrónico es difícil. Pero es necesario. Al final, decidí seguir este camino porque sirve al bien mayor...
Eso fue lo que me dije a mí misma, mas temprano, antes de irnos para el trabajo. Que seguir con esos tipos representaría el mayor riesgo para los inocentes, que eventualmente llevaría a alguien a quedar atrapado en el fuego cruzado, o que me arresten por algo serio.
Pero ahora tenía el plan de Coil que considerar. ¿Realmente estaba siendo honesta acerca de cómo planeaba ayudar a esta ciudad? No tenía ninguna razón para creer que él estaba mintiendo, y Tattletale lo estaba avalando. Pero al mismo tiempo, el símbolo de Coil era una serpiente, y Tattletale había ocultado la verdad y me había engañado antes.
La pregunta era, ¿estaba tomando esta ruta porque serbia al bien mayor? No. O al menos, no estaba segura de que fuera mi razón para tomar una decisión u otra.
¿Por qué lo estaba haciendo, entonces?
Había sido una pregunta difícil de responder horas atrás, y ahora era doblemente difícil. Suficiente como para asustarme. ¿Cómo había llegado a este punto?
Mi mente se remontó a una ves que me senté en una de las clases de la universidad de mi madre. No podría haber tenido más de diez años, mi padre había estado ocupado y mi madre no había podido encontrar una niñera. Así que había sido precoz, orgullosa como un demonio de estar sentada en esa conferencia de inglés con adolescentes y veinteañeros y entendiendo lo que mi madre estaba diciendo. Incluso habíamos leído el libro juntas, durante las semanas anteriores, así que sabía el material. El libro Las Naranjas no son la Única Fruta.
Mientras estaba sentada y escuchando, un hombre mayor había entrado y se había sentado a mi lado, en la última fila. Con una voz amable, había murmurado un comentario sobre cómo mi madre era una excelente profesora. Luego, unos minutos más tarde, cuando reuní el valor suficiente para levantar la mano y responder a una de sus preguntas, él me había hecho un cumplido a mí, se levantó y se fue. A pesar de todo mi orgullo por mi madre y propio, lo que me sorprendió del encuentro fue el cabello del hombre. Un ridículo peinado para cubrir calvicie.
Después de que la clase había terminado y mi madre me había llevado a casa, mencioné al hombre, y ella lo identificó como el jefe de su departamento, su jefe. Luego mencione el peinado y lo mal que se veía.
“Míralo desde su perspectiva”, me había explicado. “Tal vez, hace mucho tiempo, comenzó a perder un poco de cabello, pero podía cepillarlo hacia un lado de una manera que hacía que no se notara mucho. Cada año que pasaba se cepillaba el pelo un poco más. Fue gradual, algo a lo que lentamente se acostumbró, viéndolo en el espejo todas las mañanas y todas las noches. Muchos pequeños pasos.”
“¿Por qué alguien no lo señala?” Yo le había preguntado.
“No tiene a nadie que se lo señale”, me había respondido, “y cualquiera que lo conozca lo suficientemente bien no quiere herir sus sentimientos, incluso si fuera mejor a la larga.”
“Tú podrías”, le dije.
Así que ella lo hizo, más tarde esa semana. Fue brutalmente honesta con el viejo jefe del departamento de inglés. Según ella, se había cortado el pelo y luego le había dado las gracias en una fecha posterior. Ese evento y lo que mi madre había hecho después siempre quedó grabado en mi memoria.
Tragué un nudo en mi garganta. Siempre me tomaba desprevenida, lo mucho que la extrañaba, cuando pensaba en ella. Daría cualquier cosa por una conversación de treinta minutos con ella, en este momento. No tenía la menor duda en mi mente de que podría haberle dado sentido a todo, poner las cosas en términos tan simples que resolverlo parecía fácil.
Tuve que parar, mirar hacia arriba, parpadear para contener las lágrimas en mis ojos, y tomar una respiración profunda antes de seguir.
¿Era mi situación la misma que la del anciano? ¿Me había permitido deslizarme gradualmente a una mala situación, debido a mi falta de perspectiva más allá de lo que estaba sucediendo dentro de mi propia cabeza?
No había estado pensando en esto claramente. Todavía tenía la confianza suficiente para poder enviar ese correo electrónico, hacer la llamada... pero antes de hacerlo, tenía que ordenar mis pensamientos. Componer la carta en mi cabeza no funcionaría, necesitaba las palabras en la pantalla de mi computadora frente a mí, palabras concretas en blanco y negro.
Caminé por la parte trasera de mi casa y busqué las llaves en mi bolsillo. Antes de que pudiera obtenerlas, mi padre abrió la puerta.
“Taylor. Es bueno verte sana y salva.” Mi papá parecía cansado, años más viejo que la última vez que lo vi.
Le di un breve abrazo, “Hola, papá. ¿Recibiste mi mensaje, diciendo que llegaría tarde?”
“Lo recibí.” Él cerró y puso llave a la puerta detrás de mí. “¿Qué pasó?”
Me encogí de hombros cuando me quité la sudadera, me aseguré de que mi spray de pimienta, el teléfono y las llaves estuvieran todos en los bolsillos, luego la colgué junto a la puerta. “Nada importante. Estuve en casa de Brian, lo ayudé a armar muebles, luego su hermana y la asistente social de ella llegaron sin previo aviso. No pude encontrar una manera de irme sin que fuera algo incómodo.” Lo que sucedió, casi, solo más temprano.
“Ya veo”, murmuró. “¿Estaban ustedes dos solos?”
“No”, le mentí, para evitar que obtuviera la impresión equivocada. “Al menos, no por mucho tiempo. Lisa se fue unos minutos antes de que el asistente social pasara por allí.”
“Y tienes una camisa nueva, ya veo. Es agradable.”
“De Lisa”, mentí, retorciéndome un poco bajo el escrutinio.
“Ah”, asintió.
“Voy a ir a mi habitación, si eso está bien. Estoy algo agotada.”
Mi papá negó con la cabeza, “Preferiría que te quedaras para hablar.”
No es lo que quería hacer. Mi mente estaba bastante llena de basura y debates internos que no quería preocuparme de inventar más mentiras para mi padre.
“¿Podemos hacerlo mañana por la mañana?” Le ofrecí, retirándome hacia la puerta del frente, presionando mis manos en un gesto de súplica. “Realmente necesito sentarme en mi computadora por un minuto y organizar mis pensamientos.”
Empujé la puerta y no se abrió. Extraño. Probé el pomo de la puerta, y no sirvió de nada.
“La puerta está atascada”, dije.
“La puerta está cerrada, Taylor. También lo está la puerta de la sala de estar.” Mi papá me respondió. Cuando lo miré, él me mostró la antigua llave en su mano.
Mientras miraba, sacó dos sillas de al lado de la mesa de la cocina, colocó una en el centro de la habitación, luego colocó la segunda silla contra la puerta trasera y se sentó en ella.
“Siéntate.”
“Papá, esta noche no es realmente-”
“Siéntate.”
Mi corazón se cayó de mi pecho. O al menos, así se sintió. Sentí una fea sensación amarga en el estómago.
“Hablé con tu escuela hoy”, me informó, confirmando ese sentimiento desagradable.
“Lo siento.”
“Te has perdido casi un mes de clases, Taylor. Tres semanas. Te has perdido pruebas importantes, las fechas de vencimiento de proyectos, la tarea... dicen que puedes perder el año, si no lo has hecho ya.”
“Lo- lo siento”, me repetí.
“Tal vez podría entender, sé con lo que has estado lidiando, excepto que no solo no me contaste nada. Me mentiste.”
No pude formar las palabras para otra disculpa.
“Llamé a la escuela para obtener una actualización sobre cómo te estaba yendo, y me dijeron que no habías asistido a clase por un tiempo, y no supe qué hacer. Yo solo- me sentí completamente perdido. Llamé a tu Nona.”
Hice una mueca. Nona era la madre de mi madre, una mujer austera que nunca había aprobado totalmente a mi padre como pareja para su hija. No habría sido fácil para él hacer esa llamada.
“Ella me convenció de que tal vez estuve demasiado concentrado en ser tu aliado, y no me concentré lo suficiente en ser tu padre. Si ella me hubiera dicho eso hace una semana, le hubiera colgado. Pero después de hablar con tu escuela, dándome cuenta de lo mal que te fallé...”
“No me fallaste”, le dije. Me sorprendió que mi voz se rompiera un poco con emoción.
“Lo hice. Está claro que lo que hemos estado haciendo no ha funcionado, si estás en esta situación, si no puedes hablar conmigo. No más secretos, no más medias verdades. Así que nos quedaremos aquí toda la noche si es necesario. Incluso faltaré al trabajo mañana si tengo que hacerlo, pero vamos a hablar.”
Asentí con la cabeza y tragué saliva. Todavía no me había sentado en la silla que había dejado en el medio de la cocina.
“Yo, um, necesito usar el baño.”
“Está bien”, se puso de pie. “Te acompañaré hasta allí y te llevaré de vuelta a la cocina después.”
“¿Me estás tratando como si fuera una prisionera?”
“Eres mi hija, Taylor. Te amo, pero sé que está pasando algo, y no es solo el acoso, o tiene algo que ver con el acoso que aún no has mencionado. Tengo miedo por ti, Taylor, porque me estás evitando y callando incluso si eso significa abandonar la escuela.”
“Entonces fuerzas mi mano haciéndome tu prisionera”, le respondí, dejando que la rabia y el dolor se apoderaran de mi voz. “¿Crees que esto esta remotamente bien, después de todas las veces que fui acorralada por esas perras de la escuela? ¿Tengo que volver a casa con esta mierda de abuso de poder también?”
Mi papá me respondió con la mayor paciencia, “Espero que sepas que estoy haciendo esto porque te amo.”
Lo sabía. La cosa era que eso no lo hacía ni un poco más fácil de manejar.
“¿Necesitas ir al baño, Taylor?”
Negué con la cabeza. Lo que necesitaba era salir de esta habitación. Lo vi fruncir los labios, sabía que era consciente de que acababa de buscar un escape.
“Habla conmigo, Taylor.”
“No tengo ganas de hablar.” Crucé la habitación para probar las otras puertas, la sala de estar y el sótano. Cerradas.
“¿Por qué insistes tanto en escapar?”, Preguntó. Pude escuchar el dolor en su voz, lo que no me hizo sentir mejor. “Por favor, solo relájate, siéntate.”
Sentí el crujido de mi poder en los bordes de mi conciencia, me di cuenta de que estaba apretando los puños. ¿Por qué las personas en las que se suponía que podía confiar eran las personas que se volvian contra mí, me arrinconaban y me hacian sentir lo peor? Emma, ​​la escuela, Armsmaster, ¿ahora mi papá?
Pateé la silla, lo suficientemente fuerte como para hacer una marca cuando golpeó la nevera. Los ojos de mi padre se agrandaron un poco, pero él no se movió ni habló. Pude sentir el tirón de mi poder a medida que los bichos de mi vecindario comenzaron a moverse a mi ubicación. Tuve que cancelar intencionalmente la orden para hacerlos retroceder y volver a su comportamiento normal.
No sintiéndome ni remotamente mejor después de mi abuso de la silla, empujé los libros de cocina y las impresiones fuera de la estantería al lado de la nevera, dejándolos caer al suelo. Un marco de foto que se había escondido en el medio de la pila se rompió cuando golpeó el suelo.
“Maldita sea”, murmuré. Todavía no me sentía mejor, y me costaba más mantener el enjambre a raya.
“Las posesiones pueden ser reemplazadas, Taylor. Ventila como necesites.”
“¿Papá? P-” Tuve que parar por unos segundos hasta que sentí que podía recuperar el aliento y hablar sin que mi voz se rompiera, “¿Hazme un favor? ¿Quédate callado un momento y déjame pensar?”
Me miró cuidadosamente antes de responderme. “Bueno. Puedo hacer eso.”
Sin otro lugar donde sentarme, puse mi espalda a la pared debajo de la estantería que acababa de limpiar y me dejé caer al suelo, mis piernas hicieron sentir sus protestas cuando puse mis piernas contra mi pecho. Crucé mis brazos, descansándolos sobre mis rodillas, y enterré mi cara contra ellos.
Sabía que eran las 9:24 cuando entré. Para el momento en que suprimí los bichos, controlé mi poder y me sentí segura para levantar la cabeza, eran las 9:40. Mi papá todavía estaba sentado en la silla.
Solté un largo suspiro, silencio, luego enterré mi cara en mis brazos otra vez.
¿Ahora qué?
Vamos, Taylor. Te has enfrentado a Supervillanos en situaciones de vida o muerte. Te enfrentaste a Armsmaster esta noche. ¿Es tan difícil enfrentar a tu propio padre?
No. Diez veces más duro.
Pero tenía que enfrentar el problema de la misma manera. Catalogar mis opciones, mis herramientas a mano. La violencia física estaba fuera. Lo mismo usar mi poder. ¿Qué me dejó eso?
La situación era en definitiva la misma, decidí. Todavía tenía que escribir esa carta a Miss Militia, organizar mis pensamientos. El problema era que ahora tenía algo más que hacer. Tenía que confesarle a mi padre lo que había hecho.
No estaba segura de poder decirlo. Mi garganta estaba cargada de emoción, y dudaba de poder organizar mis pensamientos lo suficiente como para convencer a mi padre de que había hecho todo por las razones correctas. Abría la boca para decírselo, tartamudear lo básico, quizás incluso se viera preocupado al principio. Luego, mientras seguía hablando, sin poder describir adecuadamente lo que había hecho y por qué, pude ver que su rostro se convertía en confusión. ¿Después de eso? ¿Disgusto, desilusión?
Una pequeña parte de mí murió en el interior al pensarlo.
Lo escribiría. Levanté mi cabeza abruptamente, miré los papeles esparcidos a mi alrededor. Encontré un sobre, del tipo en que pones los documentos dentro. Entonces encontré un marcador.
En la parte superior del sobre, escribí las palabras: “SOY UN SUPERVILLANO.”
Miré esas palabras en el sobre marrón que descansaba sobre mis piernas. Luego miré a mi papá. Estaba leyendo un libro, su tobillo derecho descansando sobre su rodilla izquierda.
Me imaginé entregándole el sobre tal como estaba. Solo esa línea.
“Carajo.” Murmuré.
“¿Dijiste algo?” Mi padre levantó la vista de su libro y se acercó para dejarlo.
“Está bien. Sigue leyendo,” dije, ausente, molesta por la distracción, todavía enojada con él por arrinconarme así.
“Está bien”, estuvo de acuerdo, pero no miró el libro más de tres segundos antes de volver a mirarme, como para controlarme. Traté de ignorarlo y enfocarme en el sobre.
¿Qué escribiría? Después de un segundo, comencé a escribir debajo del título que había puesto en el sobre.
Me agradan Brian y Lisa. Incluso me agradan Alec y Rachel. Pero también son supervillanos. Me uní a ellos con la idea de que obtendría detalles que necesita el Protectorado y luego los traicionaría.
Levanté el marcador y fruncí el ceño.
¿Por qué era tan difícil?
Le puse la tapa y nerviosamente golpeé el marcador contra mi rodilla. Pensando, tratando de medir mis sentimientos, explorar mis pensamientos para ver qué era lo que hacía que ese nudo en lo profundo de mis entrañas se hiciera más fuerte.
¿Mi papa? ¿Estaba demasiado consciente de lo que iba a leer, de cómo lo percibiría? Sí. Pero también había sido difícil escribir cuando estaba escribiendo mentalmente solo para Miss Militia. Esa no era la imagen completa.
¿Tenía miedo de ser arrestada? No. Bueno, había visto a la burocracia trabajando en la escuela, no confiaba en el sistema, esperaba que en algún momento me jodieran. Pero eso no era lo que impulsaba mis elecciones. Fue algo más personal.
El equipo. ¿Estaba preocupada sobre cómo lo tomarían? ¿Posiblemente tenerlos como enemigos? Al igual que Coil había dicho, no había ninguna garantía de que cualquier acción contra ellos fuera totalmente exitosa. Tattletale probablemente podría darse cuenta que un equipo ERP estaba allí antes de que pudieran ponerse en posición, y el equipo era bueno para escapar en un apuro. Entonces tendría uno o más enemigos detrás de mí, que sabían todo lo que necesitaban y tenían todas las herramientas para hacer de mi vida un infierno.
Más cerca.
Tenía que ver con esos chicos, y poco a poco me di cuenta de qué se trataba.
Me puse de pie, luego caminé hacia el horno.
“¿Taylor?”, Mi padre habló, despacio.
Doblé el sobre a lo largo para ocultar las palabras, encendí el quemador del horno, luego sostuve la punta del sobre en la llama hasta que se encendió.
Mantuve el sobre ardiente sobre el fregadero hasta que estuve segura de que mi mensaje fue borrado. Dejé caer los restos del sobre en el lavabo y lo observé arder.
No quería enviar ese correo electrónico a Miss Militia porque me gustaban esos chicos. Esa no fue la gran realización. Lo que me hizo ponerme de pie y quemar el sobre fue darme cuenta de que me gustaban esos chicos, que los quería mucho, confiaba en que me apoyarían...
Sin embargo, siempre me había mantenido alejada.
Era estúpido, era egoísta, pero realmente, quería saber cómo sería llegar a conocer a Lisa, sin preocuparme de que descubriera mi plan. Me gustaría ver cómo era interactuar con ella sin tener que censurarme por temor a dar esa pista que lo arruinara. Quería conocer mejor a Perra y a Alec. Y Brian. Quería estar más cerca de Brian. No podría expresarlo mejor que eso, porque no sabía si habría algún futuro con él más allá de una simple amistad. No esperaba que hubiera. Aún importaba.
Me permitía pensar que había intentado una amistad con estos chicos, que había crecido como persona, por lo que estaba bien seguir adelante con mi plan. Pero no lo hice. Nunca me permití realmente abrirme y conectarme con ellos, y me estaba dando cuenta de lo mucho que quería.
Mis razones para seguir adelante con mi plan fueron disminuyendo, cada vez más difícil de justificar. Mi reputación probablemente estaba en ruinas, había hecho enemigos de todos los que importaban, y tenía una serie de delitos graves en mi haber. Por mucho que trate de ignorar todo eso y decirme que lo estaba haciendo por el bien de todos, mi conversación con Coil me había dejado menos segura. Eso no quiere decir que le creyera completamente, o que pensara que sería tan exitoso como él creía, pero estaba menos segura.
Maldita sea, quería pasar más tiempo con los Undersiders. Sabiendo que me había quedado sin razones para seguir con el plan, toda la porquería que llovería sobre mi cabeza si lo hacía, ¿cuánto me odiaría por traicionar a mis amigos? Este pequeño deseo de una amistad real y genuina fue suficiente como empujón en esa dirección. Podía cambiar de opinión. No enviaría ninguna carta a Miss Militia.
Pasé el agua del grifo sobre los restos humeantes del sobre, observé cómo los restos se borraban. Vi el agua corriendo por el desagüe durante un largo tiempo después de que el último trozo de papel quemado se había ido.
Cerré el grifo, metí las manos en los bolsillos y crucé la cocina para recostarme contra la puerta que daba al vestíbulo, mirando brevemente el picaporte y la cerradura antes de apoyarme en la puerta de espaldas a ella. Llamé a algunos bichos desde la sala de estar, el pasillo y los conductos de calefacción del pasillo delantero hasta la puerta y el mecanismo de la cerradura. ¿Podrían mover las partes necesarias?
No hubo suerte. No eran lo suficientemente fuertes como para manipular el funcionamiento interno de la puerta, y cualquier bicho que pudiera ser lo suficientemente fuerte no encajaría en su interior. Lárguense, les dije, y lo hicieron.
Lo que no me dejó una buena manera de evitar tratar con mi padre. Me sentí más culpable que nunca mientras lo miraba a través de la habitación. Parecía tan desconcertado, tan preocupado, mientras me miraba. No tenía en mí la voluntad de mentirle a su cara otra vez.
Pero lo que sea que hiciera lo iba a lastimar.
Crucé la habitación y él se puso de pie, como si no estuviera seguro de lo que iba a hacer. Lo abracé fuerte. Él me abrazó más fuerte.
“Te amo, papá.”
“Yo también te amo.”
“Lo siento.”
“No tienes nada por lo que lamentarse. Solo- solo háblame, ¿de acuerdo?”
Me aparté y agarré mi sudadera del gancho junto a la puerta. Cuando volví al otro lado de la habitación, busqué en los bolsillos y recuperé el teléfono.
Empecé a escribir un texto.
“Tienes un teléfono celular”, estaba muy callado. Mi madre había muerto usando un teléfono celular mientras conducía. Nunca habíamos hablado de eso, pero sabía que él había tirado el suyo poco después del accidente. Connotaciones negativas. Un feo recordatorio.
“Sí”, respondí.
“¿Por qué?”
“Para estar en contacto con mis amigos.”
“Es... es solo inesperado. No lo hubiera pensado.”
“No es la gran cosa.” Terminé el texto, cerré el teléfono y lo metí en el bolsillo de mis jeans.
“Ropa nueva, estás más enojada, mintiéndome, faltando a la escuela, este teléfono celular... Siento que ya no te conozco, pequeña lechuza”, usó el antiguo apodo de mi madre para mí. Me estremecí un poco.
Cuidadosamente, respondí, “Tal vez eso sea algo bueno. Porque seguramente no me gustaba lo que era antes.”
“A mí sí”, murmuró.
Desvié la mirada.
“¿Al menos puedes decirme que no estás tomando drogas?”
“Ni siquiera fumando o bebiendo.”
“¿Nadie te obliga a hacer algo que no quieres hacer?”
“No.”
“Está bien”, dijo.
Hubo una larga pausa. Los minutos se extendieron como si los dos estuviéramos esperando que el otro dijera algo.
“No sé si sabes esto”, dijo, “pero cuando tu mamá estaba viva, y tú estabas en la escuela media, surgió la posibilidad de que te saltaras un año.”
“¿Sí?”
“Eres una chica inteligente y temíamos que te aburrieras en la escuela. Tuvimos discusiones sobre el tema. Yo-yo convencí a tu madre de que estarías más feliz a la larga asistiendo a la escuela secundaria con tu mejor amiga.”
Tosí una carcajada. Entonces vi la mirada herida en su rostro.
“No es tu culpa, papá. No podrías haberlo sabido.”
“Lo sé, o al menos, entiendo eso en mi cabeza. Emocionalmente, no estoy tan seguro. No puedo evitar preguntarme cómo hubieran sido las cosas si hubiésemos seguido lo que tu madre quería. Lo estabas haciendo muy bien, ¿y ahora estás fallando?”
“Así que fallo, tal vez”, le dije, y sentí un levantamiento de pesas, admitiéndolo en voz alta. Habría opciones. Entendí lo suficiente como para que aún pudiera presionar a los directivos para que dejara pasar un grado. Tendría la edad suficiente para tomar clases en línea como Brian.
“No, Taylor. No deberías tener que hacerlo. El personal de la escuela conoce tus circunstancias, definitivamente podemos obtener algunas exenciones, extender los plazos...”
Me encogí de hombros. “No quiero regresar, no quiero suplicar y pedir ayuda a esos pendejos en la directiva de la escuela, solo para poder volver la misma posición en el que estuve hace un mes. Tal como lo veo, el acoso escolar es inevitable, imposible de controlar o prevenir. Es como una fuerza de la naturaleza... una fuerza de la naturaleza humana. Es más fácil de manejar, si lo pienso así. No puedo luchar contra eso, no puedo ganar, así que me centraré en lidiar con los efectos secundarios.”
“No tienes que rendirte.”
“¡Yo no estoy rindiendo!” Levanté la voz, enojada, sorprendida de mí misma por estar enojada. Tomé aliento, me obligué a regresar a un volumen normal, “Estoy diciendo que probablemente no haya ninguna manera de entender por qué ella hizo lo que hizo. Entonces, ¿por qué perder mi tiempo y energía deteniéndome en eso? A la mierda, ella no merece la cantidad de atención que le he estado prestando. Estoy... replanteando las prioridades.”
Él cruzó sus brazos, pero su frente estaba arrugada por la preocupación. “¿Y estas nuevas prioridades tuyas son?”
Tuve que buscar una respuesta. “Vivir mi vida, recuperar el tiempo perdido.”
Como para responder mi declaración, la puerta trasera se abrió detrás de mi padre. Mi papá se volvió, sorprendido.
“¿Lisa?” Preguntó, confundido.
Lisa reveló la llave que había tomado de la piedra falsa en el jardín trasero, y luego la colocó en la barandilla de los escalones de atrás. Sin sonreír, ella miró a mi padre y a mí. Ella se encontró con mis ojos.
Me abrí paso empujando a mi padre, y él agarró mi brazo antes de que estuviera lejos de la puerta.
“Quédate”, me ordenó, me imploró, apretándome el brazo.
Solté mi brazo, girándolo hasta que no pudo mantener su agarre, y bajé los escalones de atrás, sentí que me dolían las rodillas al aterrizar. A tres o cuatro pasos de distancia, di vuelta en su dirección, pero no pude mirarlo a los ojos.
“Te amo, papá. Pero yo necesito-” ¿Qué necesitaba? No pude formar el pensamiento. “Yo, eh, estaré en contacto. Para que sepas que estoy bien. Esto no es permanente, solo... necesito un respiro. Necesito entender todo esto.”
“Taylor, no puedes irte. Soy tu padre, y este es tu hogar.”
“¿Lo es? Realmente no parece que ese sea el caso en este momento”, respondí. “Se supone que mi hogar es un lugar donde me siento segura.”
“Tienes que entender, no tenía otras opciones. Me estabas evitando, no hablabas, y no puedo ayudarte hasta que reciba respuestas.”
“No puedo darte ninguna respuesta”, le respondí, “y de todos modos no puedes ayudar.”
Dio un paso adelante, y rápidamente retrocedí, manteniendo la distancia entre nosotros.
Volviendo a intentarlo, me dijo: “Entra. Por favor. No te presionaré más. Debería haberme dado cuenta de que no estabas en un estado en el que podía.”
Dio otro paso hacia mí, y Lisa dio un pequeño paso hacia un lado para ponerse en su camino, mientras retrocedía de nuevo.
“¿Lisa?” Mi papá volvió su atención hacia ella, mirándola como si nunca la hubiera visto antes. “¿Estás bien con esto?”
Lisa miró entre nosotros otra vez, luego dijo cuidadosamente, “Taylor es inteligente. Si ha decidido que necesita alejarse y resolver las cosas por sí misma, confío en que sea por una buena razón. Hay mucho espacio para ella en mi casa. No es un problema en lo más mínimo.”
“Ella es solo una niña.”
“Ella es más capaz de lo que le das crédito, Danny.”
Me volví para irme, y Lisa se apresuró a alcanzarme, poniendo un brazo sobre mis hombros cuando llegó a mi lado.
“Taylor”, llamó mi padre. Dudé, pero no volteé. Mantuve mi mirada fija en la puerta del patio trasero.
“Por favor mantente en contacto”, dijo, “puedes volver a casa en cualquier momento.”
“Está bien”, respondí. No estaba segura de si mi voz era lo suficientemente fuerte como para que él oyera.
Mientras Lisa me guiaba hacia su auto, tuve que controlarme para no mirar hacia atrás.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.22 00:49 master_x_2k Interludio V

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Interludio V

"¿Esto es lo que querías?", El adolescente con barba en su mentón y la capucha arriba, le entregó la bolsa de papel.
Manos anchas con las uñas arruinadas y podridas de color marrón recorrieron el contenido. “Lo es. Aquí.” La voz era ligeramente acentuada, las palabras y los sonidos eran muy cuidadosos, como si no se sintiera cómodo con el inglés.
El joven extendió la mano y sus ojos se agrandaron cuando un manojo de billetes se presionó en sus manos.
“Esto es... más de lo que pensé que sería.”
“¿Te estás quejando?”
El joven negó con la cabeza.
Gregor el Caracol se metió las manos en los bolsillos, como para esconder las uñas y los bultos que le salpicaban el dorso de las manos como costras. Cada uno de las protuberancias duras, que podrían haber sido conchas o escamas, ninguna más grande que un dólar de plata, tenía una prominente forma de espiral. Por mucho que pudiera meterse las manos en los bolsillos, no podía ocultar su rostro. No tenía cabello en la cabeza, ni siquiera cejas o pestañas, y las protuberancias duras le cubrían la cara como un caso terminal de acné. Lo más extraño y desconcertante de todo era el hecho de que su piel pálida era lo suficientemente translúcida como para poder ver las sombras de su esqueleto, sus dientes y la lengua en su boca.
“Como puedes ver”, dijo Gregor, sin ninguna afectación, “sería difícil para mí entrar a una tienda y hacer simples compras. No me gusta depender de mis amigos para esto. Me hace sentir en deuda con ellos, y eso no es bueno para las amistades. Si estás interesado en repetir este tipo de transacción, estando de guardia para hacer diligencias por mí durante un tiempo, podría arreglarse.”
“¿En serio?” El chico se frotó la barbilla, “¿Por cuánto tiempo?”
“Hasta que llamé y no puedas o no quieras hacer mi mandado. Si esto sucediera más de una vez, o si la razón no fuera buena, encontraría a otra persona, como lo hice con la última persona.”
“¿No lo lastimaste ni nada?”
“No. No lo hice. Decidió que prefería pasar la noche con su novia. No lo he llamado nuevamente.”
“¿Esto no será nada ilegal?”
“No. Sin drogas, sin prostitutas, sin armas.”
“Entonces me llamas, salgo corriendo y te consigo alimentos, o ropa, o comida para llevar, o champú, o lo que sea, y me pagas tres-”
“Eso es cuatro. Y no tengo pelo, así que no necesitarías preocuparte por el champú.”
“Claro. Lo siento. Entonces, ¿cuatrocientos dólares cada vez? ¿Cuál es el truco?”
“Sin trucos. Tengo dinero, me gusta que las cosas sean convenientes. Solo una pequeña posibilidad de problemas. Mi primer asistente, ella renunció porque estaba preocupada de que mis enemigos la usen para llegar a mí. No negaré que esto es posible.”
“¿Tienes enemigos?”
“Sí. Pero todavía no ha habido un caso en que alguno de mis asistentes tuvo problemas con ellos.”
“¿Alguno de ellos se metió en problemas?”
“El último asistente, el chico con la novia. Pensó que podría conseguir más dinero, porque podría ir a la policía y contarles lo que sabía de mí. Tuvo la suerte de intentar esto cuando estaba de buen humor. Yo lo disuadí. Trabajó para mí durante dos meses después de eso sin ninguna queja. No fuimos amistosos, fue puro negocio. Recomendaría, amablemente, que no intentes lo mismo.”
“Oye. Vive y deja vivir, ¿verdad?”
“Ese es un buen dicho.”
“Bueno. Quiero ir a la universidad este otoño, y esto suena muchísimo mejor que trabajar por el salario mínimo de durante cincuenta horas a la semana. Aquí, mi número de teléfono celular”, él entregó su teléfono.
Gregor el Caracol se tomó un segundo para poner el número en su propio teléfono. “Lo tengo. Llamaré.”
Fueron cada uno por su camino.
Gregor caminó por las calles laterales del centro de Brockton Bay con la capucha de su sudadera proyectando su rostro en la sombra. Cualquiera que se cruzara en su camino y mirara debajo de su capucha se apresuró a mirar hacia otro lado. Avergonzado, asustado. Aquellos que lo vieron desde lejos lo consideraban también como monstruoso, pero de una manera diferente. Para ellos, él era simplemente uno de los obesos mórbidos. Un hombre en de entre veinte largos o pocos treinta, casi tres veces el peso que debería tener para su altura de metro setenta y ocho. Su peso, lo sabía, era una de las cosas raras en este mundo moderno que alguien podría usar para burlarse de él abiertamente.
Le había llevado años llegar a aceptar esto. El ser uno de los monstruos.
Cuando llegó a su destino, el palpitante latido de la música llegó a sus oídos. El club estaba a dos cuadras de Lord Street, y había una línea que se extendía por el costado del edificio. Letras amarillas que brillaban intensamente en una letra casi intencionalmente simple deletreaban 'Palanquin'.
Se saltó la línea y se dirigió directamente hacia la puerta de entrada. Un fornido portero hispano con una barba que trazaba los bordes de su mandíbula desabrochó la cerca de la cadena para dejarlo pasar.
“¿Qué demonios?”, Se quejó una de las chicas que estaba al frente de la fila. “Estuvimos esperando cuarenta y cinco minutos, ¿Y dejaste entrar a ese gordo de mierda?”
“Fuera de la fila”, dijo el portero, su voz aburrida.
“¿Qué carajo? ¿Por qué?”
“Acabas de insultar al hermano del dueño, idiota”, le dijo el portero, “Fuera de la fila. Tú y tus amigos están vetados.”
Gregor sonrió y negó con la cabeza. La línea que el portero había usado era basura, por supuesto, él no era el hermano del propietario. Pero fue agradable ver a uno de los imbéciles recibiendo lo que merecían.
Había trabajado como gorila para clubes que buscaban a alguien más exótico y llamativo, cuando se estaba poniendo de pie por primera vez, por lo que sabía que la línea que veías por la puerta rara vez indicaba cuántas personas había en el interior. Un club vacío podría tener una fila de personas esperando para entrar, para dar la imagen correcta. A pesar de que era martes por la noche, Palanquin no tenía necesidad de tales engaños. Estaba lleno de gente. Gregor navegó con cuidado entre la multitud de bailarines y personas que sostenían tragos, hasta que llegó a una escalera custodiada por un portero. Al igual que con la puerta de entrada, su entrada a la escalera era automática, incuestionable.
El balcón del piso de arriba no estaba lleno de gente, y los que estaban presentes, una docena más o menos, estaban casi deshuesados ​​en su letargo. Sobre todo chicas, yacían boca abajo en los sofás y en las cabinas de todo el balcón que daba a la pista de baile. Solo tres personas estaban más o menos alerta cuando Gregor se acercó.
“¡Gregor, mi muchacho!” Newter sonrió de oreja a oreja. Gregor captó el más breve destello de disgusto en la cara de una de las chicas que estaban sentadas con Newter, mientras lo miraba. Ella era una rubia con lápiz labial azul y reflejos rosados ​​en su cabello. Si Gregor hubiera estado trabajando como portero, habría revisado su identificación, la habría comprobado dos veces, y aunque pareciera real, la habría echado de todas maneras por ser demasiado joven. Ella no podría haber tenido más de dieciséis años.
Aún así, eso era más o menos la edad de Newter, y no podía culpar al chico por estar interesado en alguien de su edad.
La otra chica, de cabello oscuro, tenía un aspecto europeo en sus facciones. Ella no mostró tal disgusto. Cuando ella le sonrió, no había señales de que la expresión fuera forzada. Eso fue raro e interesante.
“Traje tu cena”, dijo Gregor.
“¡Buen hombre! ¡Trae una silla!”
“Los otros también querrán su comida.”
“Levanta una silla, vamos. Aquí tengo dos chicas deslumbrantes, y no me creen cuando les estoy hablando de algunos de los trabajos más geniales que hemos realizado. Necesito respaldo aquí, hermano.”
“Yo no creo que sea una buena idea hablar de estas cosas”, dijo Gregor. Él permaneció de pie.Newter tomó la bolsa y agarró un sándwich de adentro. “Todo bien. Faultline se unió a la conversación hace un rato, por lo que obviamente no le parece un problema. No van a hablar, ¿verdad, Laura? ¿Mary?”
Cada chica negó con la cabeza cuando Newter les preguntó por su nombre. Eso le permitió a Gregor etiquetar a la chica de cabello oscuro como Laura y la chica con el lápiz labial azul como Mary.
“Si Faultline dijo que estaba bien”, dijo Gregor. Cogió la bolsa de Newter y encontró su propio sándwich. “Laura y Mary, lo siento, los otros sándwiches que tengo aquí están reservados. Podría ofrecerles algo del mío, si quisieran.”
“Está bien, no tengo hambre”, respondió Laura, “Me gusta tu acento. ¿Es noruego?”
Gregor terminó su primer bocado, tragó saliva y negó con la cabeza, “No estoy seguro. Pero he hablado con un experto y él dice que el otro idioma que hablo es islandés.”
“¿No lo sabes?”
“No”, respondió Gregor.
Su respuesta brusca solo detuvo la conversación por un momento antes de que Newter lo pusiera en marcha de nuevo, “De acuerdo, hermano, diles a estas chicas contra quién nos enfrentamos el mes pasado.”
“¿El trabajo de la caja de juguetes?”, Preguntó Gregor, “¿con el mercado negro de Artesanos? No habia nadie-”
“El otro. El trabajo en Filadelfia.”
“Ah. Chevalier y Myrddin.”
Newter juntó sus manos, meciéndose en su asiento, “¡Te lo dije!”
“Y los vencieron”, dijo la chica de cabello oscuro, incrédula.
“¡No perdimos!” Gritó Newter.
“Estuvo muy cerca”, Gregor agregó sus propios dos centavos. “Chevalier es el líder del Protectorado en Filadelfia. Myrddin lidera el Protectorado de Chicago. Estas son personas que el mundo entero reconoce. Obtuvieron puestos protegiendo ciudades grandes en Estados Unidos porque son fuertes, porque son inteligentes y talentosos. Cumplimos el trabajo, como siempre hacemos, y nos marchamos.”
Newter se echó a reír, “Paguen.”
Ni Laura ni Mary parecían molestas cuando metieron la mano en el bolsillo y el bolso, respectivamente, y sacaron algunos billetes.
“¿Cuál fue la apuesta?” Preguntó Gregor.
“Les dije que no tenían que pagar si mentía.”
“¿Y si no estuvieras mintiendo? ¿Pagan más?”
“Ninguna penalización. Obtuve compañía y conversación por un tiempo”, sonrió Newter. Extendió la mano hacia la parte posterior de la cabina, agarró una bolsa que estaba allí y sacó un par de cucharas de plástico y una botella de agua. Con un gotero de agua que sacó de su bolsillo, extrajo agua de la botella y colocó unas gotas en cada cuchara. El último paso fue sumergir la punta de la lengua en cada gota de agua.
“Lámanlo”, les dijo a las chicas.
“¿Eso es todo?”, Le preguntó Laura.
“Es suficiente. Más, y es posible que vuelen por un tiempo inconvenientemente largo. Eso justo allí”, señaló Newter a la cuchara con la punta de la cola, “Es un poco menos de una hora de viaje psicodélico. Sin resaca, sin efectos secundarios, no es adictivo, y no se puede sufrir una sobredosis. Créeme, he intentado hacer que alguien tenga una sobredosis antes, en una situación de combate, y no pude lograrlo.”
Mary fue la primera en tomar la cuchara y meterla en su boca. Momentos después, sus ojos se abrieron de par en par y ella cayó inerte sobre el respaldo de la cabina.
“Oye”, dijo Laura, volviéndose hacia Gregor. Metió la mano en el bolsillo, encontró un recibo y un bolígrafo, y garabateó en la parte posterior en blanco del papel. Ella se lo entregó. “Mi número. Si quieres hablar, o, ya sabes, algo más.”
Ella le guiñó un ojo y luego se metió la cuchara en la boca.
Gregor parpadeó en una leve confusión mientras su cabeza cayó hacia atrás.
“Parece que has causado una buena impresión, Gregster”, se rió entre dientes.
“Tal vez”, dijo Gregor. Puso la mitad de su sándwich que quedaba en la bolsa de papel, luego hizo una bola con la envoltura. Después de un momento de vacilación, arrugó el recibo con el número de Laura en la bola. Lo lanzó a un cubo de basura a medio camino a través de la habitación.
“¡Oye! ¿Qué diablos?”
“No creo que yo le gustara porque soy yo”, dijo Gregor, “creo que le gustaba porque soy un monstruo."
“Creo que te estás saboteando, hombre. Esta buena. Mírala.”
Gregor lo hizo. Ella era atractiva. Él suspiró.
“Newter, ¿sabes lo que es un devoto?”
Newter negó con la cabeza.
“Es un término del argot para alguien que se siente atraído por personas con discapacidades debido a la discapacidad. Creo que se trata de poder, atracción por alguien porque de alguna manera son débiles. Creo que es probable que esta Laura me considere débil por la forma en que me veo, la forma en que puedo tener problemas día a día, y esto es atractivo para ella de una manera similar a la que un lisiado o un ciego seria para un devoto. Esto no me atrae.”
“De ninguna manera. Tal vez le gustes por la persona que está debajo.”
“No me vio lo suficiente como para saber quién podría ser esa persona”, respondió Gregor.
“Creo que te estás menospreciando. Yo aprovecharía esa oportunidad.”
“Eres una persona más fuerte que yo de muchas maneras, Newter. Debería llevarle la cena a los demás”, Gregor se dio vuelta para irse.
“Oye, haz una señal a Pierce para que envíe a otra chica o dos, ¿quieres?”
Gregor hizo lo que le pidió, llamando la atención del portero al pie de las escaleras. El portero, a su vez, llamó la atención de un grupo de chicas en la pista de baile.
Mientras las chicas se abrían paso, Gregor se volvió hacia Newter, “¿Estás feliz?”
“Oh hombre. No vas a entrar en una fase filosófica de nuevo, ¿verdad?”
“Te ahorraré eso. ¿Lo estás?”
“Tipo. Mírame. Tengo dinero para gastar, tengo a las chicas más calientes de la ciudad pidiendo probarme. ¡Literalmente queriendo probarme! ¿Qué piensas?”
“¿Estás feliz, entonces?”
“La época de mi vida, hermano.” Newter abrió sus brazos para saludar a un trío de chicas cuando llegaron a la cima de las escaleras.
“Me alegra.” Gregor se giró y entró al pasillo en la parte posterior del balcón. Cuando la puerta se cerró tras él, el sonido de la música detrás de él se atenuó.
Su siguiente parada fue la primera puerta a su izquierda. Él golpeó.
“Adelante.”
La habitación tenía una cama a cada lado, en las esquinas opuestas. Un lado de la habitación estaba atestado de carteles, fotos, una estantería repleta de libros, una computadora Apple con dos estantes para CD que se alzaban sobre ella y dos sistemas de altavoces. La música de los altavoces de la computadora apenas logró ahogar la música del club de abajo. La chica que estaba recostada en la cama tenía una densa capa de pecas en la cara y las manos, y cabello castaño rizado. Las revistas estaban amontonadas a su alrededor en la cama, amenazando con derrumbarse al menor movimiento.
El otro lado de la habitación era espartano. Nada adornaba las paredes, no había libros, ni computadora o parafernalia de computadora. Había una cama, una mesita de noche y una cómoda. El único toque de personalidad era una colorida colcha y una funda de almohada. Gregor sabía que había sido un regalo de Faultline. La propietaria no habría salido a buscarla ella misma. La residente de ese lado de la habitación estaba sentada en la esquina, mirando a la pared. Ella era rubia, el tipo de cabello rubio platinado que raramente duraba pasando la pubertad. Su suéter púrpura era un poco demasiado grande para ella, cayendo sobre sus manos, y sus jeans claros estaban claramente destinados a ser más cómodos que a la moda.
“Traje tu cena, Emily.”
“Gracias”, le respondió la chica pecosa. Cogió el sándwich que le lanzó y comenzó a pelar el paquete.
“¿Está bien?”, Le preguntó, haciendo un gesto a la chica de la esquina.
“No es uno de sus mejores días.”
El asintió.
“Elle”, habló, suavemente, “¿Puedo acercarme?”
Habían aprendido por las malas, que cuanto más distante estaba la niña, más fuerte era su poder. Esto la hacía particularmente peligrosa cuando estaba tan perdida que no podía reconocerlo. Una cruel ironía, observó Gregor, que prácticamente no tenía ningún poder cuando era más ella misma. Era un problema al que esperaban encontrar una respuesta, algún día.
La chica en la esquina se volvió para mirarlo a los ojos. Lo tomó por consentimiento, se le acercó y le puso un sándwich en las manos.
“Come”, la instruyó.
Ella lo hizo, casi mecánica en sus movimientos.
Después de que Faultline lo enlistó a él y a Newter, un trabajo los había llevado a un asilo de alta seguridad. Habían estado allí para interrogar a alguien sobre los Dragonslayers, un grupo de villanos que utilizaba tecnología de Artesano robada del Artesano más poderoso y de mayor perfil del mundo para el hurto y el trabajo mercenario. Su invasión del asilo no había ido tan bien como podría haberlo hecho, y había llevado a un cierre de alta tecnología de la instalación. No solo extendió su misión por varias horas, sino que también generó problemas con uno de los residentes, una parahumana que aparentemente tenía que ser movida regularmente, para que su influencia sobre su entorno no se extendiera más allá de los límites de su celda, convirtiéndola en una un problema serio para el personal, otros residentes y espectadores involuntarios.
Al final, después de tratar con el escuadrón enviado del Protectorado de Boston y obtener la información que necesitaban sobre los Dragonslayers, habían reclutado a la chica.
Miró y esperó lo suficiente para asegurarse de que estaba en camino de terminar su sándwich, luego se dio vuelta para irse. Emily le dio un pequeño saludo con la mano en señal de despedida, y él asintió una vez en reconocimiento.
Su última parada fue la oficina al final del pasillo del segundo piso. Miró por la ventana, luego se dejó entrar tan silenciosamente como pudo.
Faultline, propietaria de Palanquin y varias otras empresas de cobertura en Brockton Bay, estaba sentada en un gran escritorio de roble. Frente a ella, en medio de los libros de contabilidad, cuadernos y libros de texto de la universidad, había algo similar a un xilófono, una serie de varillas alineadas una al lado de la otra, atadas firmemente a una tabla.
Faultline estaba en su ropa profesional; una camisa de vestir blanca con las mangas arremangadas y pantalones negros metidos en brillantes botas de montar negras con dedos de acero. Su ondulado cabello negro estaba recogido en una cola de caballo. No llevaba máscara: los empleados de Palanquin que se aventuraban tan lejos como esta oficina estaban demasiado bien pagados para traicionarla. Sus rasgos eran tal vez demasiado agudos como para llamarlos convencionalmente atractivos, pero Gregor sabía que ella era ciertamente más atractiva que Newter o él mismo.
Mientras Gregor observaba, ella cerró los ojos, luego deslizó su mano por los extremos superiores de las varillas. La energía roja y azul crepitaba, y piezas de madera, metal, piedra y plástico en forma de moneda caían al escritorio. Otras varillas, varias de las cuales eran de madera verde, quedaron intactas.
“Carajo”, murmuró. Barrió los trozos de varios materiales en forma de moneda en un cubo de basura que estaba al lado de su escritorio. Echando un vistazo hacia donde estaba Gregor justo al lado de la puerta, levantó una ceja.
“No deseaba interrumpirte.”
“No te preocupes por eso. Tal vez distraerme ayudará.”
“Si estás segura.” Se acercó al escritorio, dejando la bolsa de papel sobre ella, “Eran las siete en punto, nadie había comido todavía. Nos conseguí unos sandwiches.”
“Gracias. ¿Cómo está Elle?”
“Spitfire dijo que estaba teniendo un mal día, pero que ha comido ahora. Quizás mañana será mejor.”
Faultline suspiró, “Esperemos. Es muy fácil volverse unido a esa chica, ¿sabe a qué me refiero?”
“Sí.”
“¡Carajo!”, Maldijo, mientras pasaba la mano por las varillas y, una vez más, la madera verde se negaba a cortarse.
“¿Qué estás haciendo?”
“Hemos hablado sobre el efecto Manton.”
“La regla que impide que algunos poderes afecten a los seres vivos. Has estado tratando de eliminar esas restricciones de ti misma.”
“Sin suerte. Es cuestión de tiempo antes de que tengamos un trabajo, las cosas se pongan feas, y sea demasiado débil, debido a esta limitación arbitraria.”
“Me resulta difícil creer que cualquiera que haya derrumbado un edificio sobre alguien pueda llamarse a sí mismo débil.”
“Eso fue más suerte que cualquier otra cosa", suspiró, mientras ajustaba las posiciones de las varillas.
“Si tú lo dices.”
“No es que no haya precedente para esto. Sabemos a ciencia cierta que algunas capas que alguna vez fueron retenidas por el efecto Manton han descubierto una forma de evitarlo o superarlo. Narwhal es el caso más obvio.”
“Sí.”
“Hay una rama teórica que dice que el efecto Manton es un bloqueo psicológico. Que, debido a nuestra empatía por los seres vivos, detenemos nuestros poderes en un nivel instintivo. O, tal vez, nos retenemos contra otros seres vivos porque hay una limitación impuesta inconscientemente que nos impide herirnos con nuestros propios poderes, y es demasiado general, abarcando a otros seres vivos en lugar de solo a nosotros mismos.”
“Ya veo.”
“Así que estoy tratando de engañar a mi cerebro. Con esta configuración, paso de material inorgánico a material orgánico muerto a tejidos vivos. Madera verde, en este caso. O lo mezclo para que vaya de uno a otro sin ningún patrón. Si puedo engañar a mi cerebro para que cometa un error, anticipando el material equivocado, tal vez pueda atravesar ese bloqueo mental. Hacerlo una vez, y sería más fácil para futuros intentos. Esa es la teoría, de todos modos.”
Ella lo intentó de nuevo. “¡Mierda!”
“No parece estar funcionando.”
“No me digas. Hazme un favor. Reorganiza estos. No me dejes verlos.”
Se acercó al escritorio, desató las varillas, las barajó y luego las ató en su lugar mientras ella estaba sentada allí con los ojos cerrados.
“Adelante”, le dijo.
Lo intentó de nuevo, con los ojos cerrados. Cuando ella los abrió, ella maldijo varias veces seguidas.
Gregor dio un paso alrededor del escritorio, la agarró por el cuello con su mano izquierda, y la sacó de la silla. La empujó al suelo y se subió encima de ella para que él estuviera a montando sobre ella, sus rodillas presionando sus brazos hacia abajo. Su agarre se apretó incrementalmente.
Los ojos de Faultline se agrandaron y su rostro comenzó a cambiar de color mientras luchaba. Le puso las rodillas en la espalda, pero uno podría haber tenido más éxito golpeando un lecho de agua. El efecto fue el mismo. Debajo de su piel, que era más dura de lo que uno podría imaginar, su esqueleto, músculos y órganos flotaban en un mar de fluidos viscosos. Su esqueleto, había aprendido, era más parecido al de un tiburón que un humano. Era un cartílago flexible que se doblaba donde el hueso se rompería y cicatrizaba más rápido que el hueso. Había sido atropellado por un automóvil y se puso de pie poco después. Sus patadas no tendrían mucho efecto.
“Lo siento”, le dijo.
Su lucha gradualmente se debilito. Tardó un tiempo antes de que empezara a flaquear.
Esperó un segundo más, luego la soltó. Ella comenzó a toser mientras vertía aire en sus pulmones.
Esperó pacientemente a que se recuperara. Cuando ella parecía tener más o menos el control de su propia respiración, habló: “Hace meses, estábamos hablando sobre este tema, el efecto Manton. Tu mencionaste cómo podría ser posible que alguien como nosotros tenga un segundo evento detonante. Un cambio radical o mejora en sus poderes como resultado de un momento de vida o muerte. Tal podría explicar cómo romper la regla de Manton.”
Ella asintió, tosiendo de nuevo.
“No habría funcionado si te hubiera advertido de antemano. Lo siento.”
Ella negó con la cabeza, tosió una vez, y luego le respondió con voz ronca: “No funcionó de todos modos.”
“Lo siento.”
“¿Y si hubiera funcionado, gran lunático? ¿Qué esperabas que te hiciera? ¿Corta tu mano? ¿Matarte?”
“Pensé que tal vez mi mano o mi brazo, en el peor caso. No creo que me mates, incluso en un momento como ese. Has hecho mucho por mí. Incluso si resultara imposible volver a conectarlo, no diría que es una mano muy atractiva”, examinó la mano que acababa de utilizar para estrangular a Faultline, “Perderla, por algo en lo que has estado trabajando durante mucho tiempo no es algo lamentable.”
“Idiota”, se puso de pie, tosiendo de nuevo, “¿Cómo diablos se supone que me vaya a enojar contigo cuando dices algo así?”
Él permaneció en silencio.
“Bueno, o eso no va a funcionar, o necesito algo que me acerque aún más a la muerte... en cuyo caso lo estoy tachando de la lista de todos modos.” Ella movió su silla y se sentó en su escritorio, empujando el aparato con las barras en la basura. “Me gusta estar viva demasiado para bailar en ese filo de la navaja.”
“Sí”, su voz era tranquila.
“Gracias, por cierto, por intentar eso”, le dijo, mientras vaciaba la bolsa de un sándwich y medio. Le devolvió el medio sándwich de Gregor a la bolsa y dejó la suya a un lado, sin abrir. “Creo que fuera fácil.”
Él sacudió la cabeza.
“Así que, estoy devolviendo el favor, entonces. Siéntate.”
Él acercó una silla y se sentó al otro lado del escritorio.
“Hace un año, accediste a darme una parte de tus ganancias en nuestro pequeño grupo, si las usaba para responder algunas preguntas que teníamos.”
“Recuerdo.”
“Hablaré con los demás sobre esto, pronto, pero ya que tú fuiste el que más pagó, pensé que era correcto que primero lo compartiera contigo.” Abrió un cajón y sacó un archivo. Ella lo empujó sobre el escritorio. “Esto es lo que he encontrado, hasta ahora.”
Él abrió el archivo. La primera página era una imagen, de alta resolución, de una 'u' estilizada, o una 'c' girada noventa grados en el sentido contrario a las agujas del reloj. Tocó su brazo, donde un tatuaje idéntico a la imagen lo marcaba.
“Sea quien sea”, explicó Faultline, “Ya sea una o varias personas, es muy, muy bueno para cubrir sus huellas.”
Pasó las páginas. El siguiente conjunto de páginas eran imágenes, informes de la escena del crimen, archivos oficiales y artículos de noticias sobre varios parahumanos, cada conjunto de páginas relacionadas con uno específico. El primero era un hombre monstruo con un caparazón parecido al de un escarabajo cubriendo su cuerpo. Gregor mismo era el segundo.
“Tú y Newter, como ya sabes, no están solos. De manera constante, los parahumanos han aparecido en toda América del Norte. Amnesia retrógrada, todos marcado por el mismo tatuaje que se encuentra en varias partes de su cuerpo. Cada uno fue abandonado en un lugar apartado en un área urbana. Callejones, zanjas, tejados, debajo de puentes.”
“Sí”. Gregor pasó más páginas. Cada conjunto de páginas tenía más personas como él.
“Aquí está la cosa, sin embargo. Al principio, la mayoría eran extraños en apariencia. Hasta cuatro de cada cinco parahumanos monstruosos, si puedes disculpar el término, siguen el patrón, y ese número podría aumentar si tuviera la oportunidad de examinar o conseguir una entrevista decente con los demás. El tatuaje, la amnesia, sus primeros recuerdos es despertar en algún lugar de una ciudad extraña.”
“¿Al principio, dijiste?”, Preguntó Gregor, “¿Esto cambió?”
“Pasa a la pestaña roja.”
Encontró la pestaña roja que sobresalía y se volvió hacia esa página. Una imagen de alta calidad de una atractiva chica pelirroja.
“Ella apareció en Las Vegas. Todo el negocio de los casinos ha mordido el polvo, casi, desde que los parahumanos que pueden jugar con las probabilidades o hacer trampa comenzaron a aparecer. Pero aún hay juegos clandestinos. Ella participó en algunos, y le pusieron una recompensa a su cabeza en cuestión de días. Se está llamando a sí misma Shamrock, y yo apostaría buen dinero en el hecho de que tiene poderes que le permiten manipular probabilidades.”
“Ya veo. ¿Por qué estamos hablando de ella?”
“Siguiente página.”
Pasó la página. “Ah”
Era una imagen granulada de una cámara de vigilancia. Shamrock estaba en medio de cambiarse de ropa en lo que parecía un estacionamiento subterráneo, y, aunque parcialmente oscurecido por la correa de su sostén, el tatuaje era visible en su omoplato. Una 'u' estilizada.”
“Esa es la pieza del rompecabezas número uno. Dadas las fechas, y eres libre de mirarlas en tu propio tiempo, pasando por los primeros avistamientos, las personas que aparecen con estos tatuajes son cada vez menos monstruosas con cada año que pasa. No siempre, pero es una tendencia. Entonces, boom, encontramos a Shamrock. No hay características extrañas de que hablar.”
Dio vuelta unas páginas.
“Pieza número dos. Me temo que es uno de esos casos en que las cosas se han cubierto demasiado bien para que podamos verificarlas, pero te diré lo que escuché. Tallahassee, Florida, hace solo tres meses, circuló un rumor sobre alguien que se hacía llamar Dealer.”
“¿Qué estaba traficando?”
“Poderes.”
“Poderes”, se hizo eco de Gregor.
“Pagale una cantidad en el vecindario de treinta y cinco mil dólares, el vendedor te da algo para beber, y te unes a las filas de los héroes y villanos en la comunidad de capas. Poderes en una botella.”
“Ya veo. ¿Cómo se relaciona esto?”
“Porque una persona que afirma ser cliente hizo una publicación en un blog sobre su transacción. Está cerca del final de ese archivo. En su publicación, describió que Dealer tenía un maletín de metal lleno de frascos. Grabado en el interior de la tapa...”
“El mismo símbolo que el tatuaje”, adivinó Gregor.
Faultline asintió, “Y eso es lo que sabemos.”
“Ya veo. ¿Podemos rastrear a este individuo con el blog?”
“Él está muerto. Asesinado por dos capas sin nombre menos de un día después de que hizo la publicación.”
“Ah.”
“Lo que creo es que alguien ha descubierto cómo las personas obtienen poderes, y han hecho un negocio de ello. Pero los primeros intentos no fueron tan bien. Podría ser que, si la química es mala, las personas que beben esas cosas se vuelven como tú, como Newter, como Sybill y Scarab.”
“Entonces esta persona o personas. Crees que están experimentando. Han estado perfeccionando su trabajo y los cambios físicos se han reducido.”
“Y este Dealer era su vendedor, o más probablemente, alguien que se robó parte de su trabajo e intentó sacar provecho de él. Las personas con las que hizo negocios no se hicieron los tatuajes.”
La silla de Gregor gimió dolorosamente mientras se inclinaba hacia atrás.
“¿Qué sigue?”
“Nadie ha visto u oído hablar de este Dealer desde que el blogger fue asesinado. El Dealer está muerto o está manteniendo un bajo perfil. Entonces seguimos nuestra otra pista. Tengo investigadores privados buscando a Shamrock. Estoy pensando en concluir nuestro contrato con Coil aquí, entonces, si tenemos la suerte de que nuestros detectives la encuentren antes que los cazarrecompensas, le hacemos una visita. O puede decirnos algo, o podemos ofrecerle un puesto en el equipo.”
“O ambos”, dijo.
“En un mundo ideal”, Faultline sonrió.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.22 00:39 master_x_2k Colmena VI

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Colmena VI

Sin importar cuán efectivo haya sido la demostración de poder de Perra, no ayudó mucho a la tensión entre las facciones que componen nuestro grupo. No fue solo Kaiser quien se asustó y roció con sangre. En el peor de los casos, si estallaba una pelea en el grupo, me preocupaba que los resentimientos de esa única cosa pudieran poner a otros en nuestra contra.
Decidí tratar de remediar eso. Los Viajeros parecían ser el único grupo presente en el que no había ningún drama previo empeorando las cosas.
“Hey”, disminuí mi ritmo para poder hablar con la chica de los Viajeros, “¿Cuál es tu nombre?”
“¿Mi nombre clave?”
“Sí.”
“Sundancer.”[1]
“Me uso Skitter. No pude decidirme por un nombre, así que los medios escogieron uno para mí.”
“Eres uno de los Outsiders, ¿verdad?”
“Undersiders. Soy nueva en el equipo, sinceramente, pero son simpaticos.”
“Ah hah.” Miró en la dirección de Perra.
“No es tan mala como pensarías”, le dije, sonriendo. No podía verme sonreír, con mi máscara cubriendo mi boca, pero esperaba poder escuchar el humor en mi tono. “¿Cómo es la vida entre los Viajeros?”
Ella pareció sorprendida por la pregunta. Tardó unos segundos en decidir cómo responder. “Intenso. Violento. Solitario.”
La respuesta me sorprendió. Ella eligió la palabra intensa en lugar de emocionante, pero esa no fue la parte más extraña de su respuesta. “¿Solitario? No creería que ese sería el caso, pasar tiempo con compañeros de equipo.”
Ella se encogió de hombros, “Están pasando cosas que hacen que pasar el rato sea menos divertido de lo que debería ser. No voy a explicarlo, así que no preguntes.”
Levanté las manos, con las palmas hacia adelante, deteniéndola, “No iba a hacerlo. Solo tenía curiosidad de cómo es para otros equipos, ya que soy bastante nueva en esto.”
Ella se relajó un poco al respecto. “No es solo el... No puedo pensar en una palabra mejor que el drama... pero el drama suena como una subestimación. Lo que sea. No son las otras cosas que están sucediendo, es que nos movemos constantemente, rara vez pasamos más de una semana en un lugar, ¿sabes?”
“No”, admití. Disimulé la verdad un poco, solo para estar a salvo, “Me mudé dos veces cuando era niña, pero era demasiado joven para recordarlo. En su mayor parte, crecí aquí.”
“Termina cansando, tener que-” ella dejó de hablar cuando de repente me empujaron hacia un lado. La punta de la cola de se apretó contra el centro de mi pecho, me hizo retroceder y me empujó contra el capó de un viejo y destartalado automóvil.
“Oye”, gruñí, pero él negó con la cabeza, se llevó un dedo al labio. Sus ojos azules se clavaron en los míos. Eran ojos extraños. No blancos, solo iris azul celeste que se extendían de esquina a esquina, con pupilas rectangulares y horizontales.
Miré a los otros, y todos se estaban moviendo para cubrirse. Kaiser, Fenja y Menja se habían metido en un callejón. Perra y sus perros estaban desapareciendo en la esquina más alejada del mismo edificio, haciendo solo el ruido de garras contra el concreto.
Delante de nosotros, un trío de personas en colores de ABB cruzó la calle. Un chico y una chica que parecía que podrían haber sido miembros de pandillas antes de la campaña de reclutamiento hardcore de Bakuda estaban hablando. Un adolescente que tenía más o menos mi edad estaba detrás de ellos, parecía demasiado asustado y cansado como para ser cualquier cosa menos uno de los nuevos reclutas. Estaban todos armados. Un machete colgaba de la mano del matón masculino, mientras que la niña jugaba con una pistola. El chico de aspecto asustado tenía un bate de béisbol con clavos clavados en él. ¿La gente realmente hacia eso? ¿El bate de béisbol con clavos?
Justo detrás de ellos estaba el edificio que tenía que ser nuestro objetivo. Era una bodega gris sucia, con las letras 'ABB' pintadas en aerosol sobre y alrededor de la puerta de la bahía de carga en rojo y verde en un estilo elaborado.
Cuando la patrulla se fue, Newter habló, “Tienen patrullas, y han etiquetado el edificio. Ese será nuestro objetivo hoy.” Miró su reloj, “Dos minutos hasta que sea hora de moverse.”
“Mis chicas y yo daremos una vuelta alrededor”, dijo Kaiser desde la portada del callejón, “Atacaremos desde otra dirección.”
“Oye, no”, le contesté, “ese no es el trato. Estamos en grupos como este por una razón, y esa razón sale volando por la ventana si nos separamos así.”
“No pedí tu permiso,” contestó Kaiser, su voz fría. Sin esperar una respuesta, se dio vuelta para irse, Fenja y Menja lo siguieron.
“¿Vamos a detenerlos?”, Le pregunté.
“Podría alcanzarlos”, nos dijo Perra, mientras montaba a Brutus hacia nuestro grupo.
Newter negó con la cabeza, los labios delgados presionados en una línea que solo acentuaba su extraña apariencia, “No vale la pena, y es peligroso luchar entre nosotros en territorio enemigo. No tenemos tiempo, de todos modos.”
“Perra, ¿puedes llamar a Grue y Tattletale para avisarles?”, Pregunté. “Pueden tomar medidas si lo necesitan.”
Ella asintió y sacó su teléfono celular.
Mientras Perra hacía la llamada, Newter hacía señas a los demás para que se reunieran en una multitud. “Hablemos plan de ataque. Skitter, Perra, ustedes dos tienen más experiencia lidiando con estos tipos, así que dígannos que piensan.”
Eché un vistazo a Perra. Ella estaba ocupada con la llamada, y había estado fuera de acción durante nuestro último encuentro con el ABB, lo que la dejó a oscuras en lo que respecta a Bakuda. Depende de mí.
Me aclaré en silencio la garganta, y luego dije: “A Bakuda le gusta poner trampas, y si este lugar es lo suficientemente importante como para patrullar, es lo suficientemente importante como para tener algunas trampas. Déjame enviar mis bichos primero. Puedo obtener una idea general del área, y los bichos también confundirán y distraerán a cualquiera que esté dentro, lo que debería facilitar las cosas para ustedes.”
Newter asintió una vez, “Está bien. Ese es el primer paso. Perra, ¿pueden tú y tus perros atacar la planta baja? Iré a la ventana del segundo piso.”
Perra le dio un breve asentimiento en respuesta.
“¿Los bichos no la morderán?”, Preguntó Newter.
“No”, le respondí, “tampoco te morderán a ti.”
“No podrían si lo intentaran”, me respondió Newter, sonriendo. Es curioso, si mirabas más allá de la extraña apariencia – el cabello azul, los ojos extraños, la piel anaranjada y la cola, en realidad era un tipo bastante guapo.
“Sundancer, ¿qué puedes hacer?”, Preguntó Newter.
“Creo que se podría decir que soy artillería”, respondió Sundancer, “pero tengo el mismo problema que Ballistic, eh, mi otro compañero de equipo. No estoy segura de poder usar mi poder sin lastimar realmente a mucha gente.”
“Entonces quédate atrás con Labyrinth. Ustedes dos estén listas para cubrir nuestro retiro o ayudar si tenemos problemas”, respondió Newter.
“Parece que sabes lo que estás haciendo”, comenté.
“Tal vez algo de Faultline se me contagio.” Sonrió. Luego miró su reloj, “Veinte segundos.”
Newter miró a los dos soldados que Coil había enviado, “Ustedes dos, ¿pueden-”
“Estamos tomando una posición en esta azotea, aquí”, respondió el más bajo de los dos hombres, señalando el dúplex de dos pisos junto a nosotros. “Te apoyaremos con fuego de cobertura.”
“Uh, bien. Intenta no matar a nadie”, dijo Newter, mirando su reloj de nuevo, “Cinco segundos. ¿Skitter? ¿Tu empiezas?”
Me extendí a todos los bichos que había acumulado, menos los que tenía debajo de mi traje. Los dirigí hacia el lado del edificio que estábamos enfrentando.
El enjambre entró por las ventanas que estaban abiertas o rotas, y la única puerta abierta al costado del edificio, que fluía hacia los pasillos. Me aseguré de extenderlos para cubrir cada superficie, sintiendo cualquier cosa fuera de lugar o inusual. Había un buen número de personas dentro, lo cual no fue una gran sorpresa, pero mis bichos estaban haciendo mucho contacto con piel desnuda. Me di cuenta de que la gente reunida en el área abierta de la planta baja del almacén estaba casi desnuda. Desnudados a su ropa interior. Fue tan inesperado que me hizo perder el control.
Negué con la cabeza. No podía permitirme distraerme. Bakuda probablemente usó metales y plásticos, y para los sentidos superfinos de los bichos, esa era una textura completamente diferente de las paredes. Intenté filtrar las cosas habituales y percibir solo las cosas de plástico o de metal. A solo unos metros de la entrada, encontré dos protuberancias en forma de cúpula a cada lado de la escalera que conducían al segundo piso, metal y plástico.
“Hay algo allí”, dije. “Dame un segundo.”
Saqué una página del libro de jugadas de Grue y reuní a un grupo de bichos en una forma densamente humanoide. Moví esa colección de bichos a través de las puertas y al lugar donde se encontraban las pequeñas cúpulas.
La explosión hizo saltar un pedazo de tamaño considerable de la pared exterior del edificio más cercano a nosotros. La gente que estaba dentro, nerviosa por la afluencia de bichos, comenzó a dispersarse, gritar, correr hacia las salidas.
“¡A la mierda!” Los ojos de Newter se abrieron de par en par.
“Detectores de movimiento, creo”, dije, “O se activó por proximidad. Mis bichos normalmente no los activarían, tuve que engañarlos.”
El suelo era demasiado duro para las minas terrestres, así que me concentré en que el resto de los bichos barrieran el resto del edificio, rozando las superficies y buscando más problemas. Encontré dos más, me aseguré que nadie estaba cerca y usé el mismo método para detonarlos. Las columnas de llamas, humo y escombros fueron visibles desde donde nos agachamos.
“Veinte o treinta personas en la planta baja, desarmadas y medio desnudas, diez en la oficina del piso superior, armadas”, les dije, “El camino está tan libre de trampas como puedo conseguirlo. ¡Vayan!”
Perra se lanzó a la acción, Newter solo unos pocos pasos atrás. Corrió a medias, medio gateó, su cola se movió detrás de él, presumiblemente para ayudar a mantener el equilibrio.
Cuando Perra hizo que sus perros chocaran con la puerta de la bahía de carga de metal cerrada, Newter interceptó a las primeras personas en salir por la puerta de salida de incendios en el costado del edificio. Saltó para cerrar la brecha de cinco metros tan rápido como pude haber lanzado un golpe, moviéndose de una persona a otra, dejando caer a cada uno de ellos en un instante. Muchas mujeres en ese grupo, y pude confirmar con mis ojos lo que mis bichos me habían dicho: nueve de cada diez personas de ese grupo, una mezcla de hombres y mujeres asiáticos, solo usaban ropa interior. ¿Tráfico de esclavos? ¿Prostitución? ¿Algo más oscuro? Sentí que mi piel se estremecía.
Mientras se lanzaba por el costado del edificio y se deslizaba por una ventana abierta como un rayo engrasado, sentí que Newter pasaba junto a varios de mis bichos. Cada bicho que entró en contacto con él cayó de la pared o del cielo, cayendo al suelo, vivo pero aturdido.
Recordé haber leído sobre él en la web. La información había sido escasa, ya que la Cuadrilla de Faultline no era el tipo de villano que aparecía en los periódicos o en la televisión, y los detalles concretos que estaban allí habían sido difíciles de separar de la especulación. Lo que sí sabía era que sus fluidos corporales eran potentes alucinógenos. Incluso el sudor que se acumulaba en su piel era aparentemente suficiente para enviar a alguien al suelo, tomando solo unos segundos para que fuera absorbida a través de la piel.
Concentré mi atención en rastrear lo que estaba sucediendo dentro del edificio. Newter estaba en el segundo piso, probablemente esquivando disparos mientras se acercaba al grupo de personas que había estado en la oficina de arriba. Tenía mis bichos agrupados a su alrededor, mordiendo las manos y rostros del grupo. Los envié arrastrándome en narices, orejas y bocas para interrumpir la puntería de las personas que podrían dispararle a Newter.
Kaiser, Fenja y Menja estaban atacando desde el lado del edificio opuesto a nosotros. Habían llamado la atención de la mayoría de los agentes armados y las patrullas, dejando a Perra y sus perros varados en medio de una o dos docenas de personas desarmadas, desvestidas y en pánico. Por lo que mis bichos percibían, daba muchas órdenes a sus perros.
Me di cuenta, tardíamente, de que alguien había bloqueado la ruta que Perra podría haber tomado para llegar a la lucha. Los bordes de la barrera eran delgados, afilados. ¿Cuchillas? Eso significaba que Kaiser sería quien la había bloqueado. ¿Era intencional, o había estado cortando las rutas de escape del ABB?
No podía sentir lo que Newter estaba haciendo porque mis bichos no podían tocarlo, pero podía sentir el movimiento del aire que lo seguía, podía rastrear la ubicación de los bichos con los que entraba en contacto antes de que fueran derribados por las drogas, y sabía que los hombres se estaban derrumbando cuando Newter se movió entre ellos y los derribó a cada uno con un toque. Uno o dos incluso colapsaron sin que él los tocara. ¿Algo más? ¿Sangre? ¿Escupitajo?
Solo uno permaneció de pie. Él y Newter se rodearon el uno al otro. Mis bichos no estaban teniendo mucho efecto en él, ya que llevaba un pañuelo o algo así en la cara.
No, espera, había una segunda persona, justo detrás de Newter. ¿Cómo no lo había notado?
Entonces el primero desapareció, y lo supe.
Agarré mi teléfono, accedí a los contactos y marqué automáticamente a Perra.
“Vamos, responde, responde”, le susurré al teléfono.
Luego, un puñado de mis bichos quedaron atónitos y algunos más aplastados cuando Newter colapsó encima de ellos. Dirigí la mayoría de los bichos en el edificio para distraer al atacante, con la esperanza de comprar a Newter el tiempo suficiente para escapar. No estaba funcionando, no se estaba moviendo.
“¡Mierda! ¡Responde, Perra!”
“¿Qué sucede?”, Preguntó Sundancer.
“Newter está herido.”
Labyrinth puso su mano sobre mi hombro y me hizo girar a medias para mirarla. Ella no dijo una palabra, su expresión apenas cambió detrás de la tela de su máscara, pero aún era lo más parecido que había visto a una respuesta emocional de ella.
Hubiera dicho algo, pero Perra eligió ese mismo segundo para contestar.
“¡Perra! En el segundo piso, Newter está herido, Oni Lee está en el edificio.”
Hubo una larga pausa antes de que ella respondiera: “Lung está aquí también.”
[1] Sun= Sol, Dancer = Bailarina

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.22 00:28 master_x_2k Colmena IV

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

Colmena IV

Una gran molestia personal: que me pidan que llegue a un tiempo específico y luego me hagan esperar. Quince minutos era casi mi límite de paciencia.
Mi padre y yo habíamos estado esperando por más de treinta minutos.
“Esto tiene que ser intencional”, me quejé. Nos habían pedido que esperáramos en la oficina de la directora unos minutos después de que llegamos, pero la directora no había estado presente.
“Mmm. Tratando de demostrar que están en una posición de poder, capaces de hacernos esperar”, mi padre estuvo de acuerdo, “Tal vez. O solo estamos esperando a la otra chica.”
Estaba en un ángulo donde si me apoyaba en la silla un poco, podía ver el frente de la oficina a través de un espacio entre la parte inferior de las persianas y la ventana. No mucho después de que llegamos, Emma y su padre habían aparecido, luciendo totalmente casuales y sin estrés, como si fuera un día normal. Ella ni siquiera está preocupada. Su padre era su opuesto físico, más allá del cabello rojo que compartían; era grande en todo el sentido de la palabra. Más alto que el promedio, grande en el medio, y aunque podía hablar suavemente cuando la situación lo requería, tenía una voz poderosa que llamaba la atención de la gente. Emma solo tenía un pecho medianamente grande.
El papá de Emma estaba hablando con la mamá y el papá de Madison. Solo la madre de Madison era realmente pequeña como ella, pero tanto su madre como su padre se veían muy jóvenes. A diferencia de Emma y su padre, Madison y sus padres parecían preocupados, y yo estaba adivinando que algo de lo que el papá de Emma estaba haciendo era tranquilizarlos. Madison, en particular, miraba al suelo y no hablaba, excepto para responder a lo que Emma estaba diciendo.
Sophia fue la última en llegar. Parecía hosca, enojada, una expresión que me recordaba a Perra. La mujer que la acompañó definitivamente no era su madre. Era rubia y de ojos azules, tenía una cara en forma de corazón y llevaba una blusa azul marino con pantalones de color caqui.
La secretaria vino a buscarnos de la oficina no mucho después.
“La mirada en alto, Taylor”, murmuró mi padre, mientras colgaba mi mochila sobre un hombro, “Demuestra confianza, porque esto no será fácil. Puede que tengamos razón, pero Alan es socio de una firma de abogados, es un maestro manipulador del sistema.”
Asenti. Ya estaba teniendo esa impresión. Después de recibir una llamada telefónica de mi padre, Alan había sido el que convocó esta reunión.
Nos dirigieron hacia el pasillo donde estaban las oficinas del consejero, una sala con una mesa de conferencias en forma de huevo. El trío y sus guardianes estaban sentados en un extremo de la mesa, siete en total, y se nos pidió que nos sentáramos en el otro, la punta del huevo. La directora y mis maestros entraron a la sala no mucho después, completando los asientos entre nosotros. Tal vez estaba leyendo demasiado sobre las cosas después de ver un extraño eco de esta situación hace solo dos días, con la reunión de villanos, pero noté que el Sr. Gladly se sentó junto al padre de Madison, y la silla al lado de mi padre se quedó vacía. Hubiéramos estado completamente aislados de la masa de personas al otro lado de la mesa si la Sra. Knott, mi maestra de salón principal, no se hubiese sentado a mi izquierda. Me pregunté si lo habría hecho, si hubiera habido otro asiento.
Estaba nerviosa. Le dije a mi papá que había faltado a clases. No le había contado cuántas, pero no había querido repetir el error de Perra y dejarlo totalmente a ciegas. Me preocupaba que fuera mencionado. Preocupada de que esto no salga como esperaba. Preocupada de encontraría alguna manera de estropearlo.
“Gracias a todos por venir”, dijo la directora, mientras se sentaba, dejando una carpeta delgada frente a ella. Era una mujer estrecha, rubia escuro, con ese corte taza tan severo que nunca pude
entender por qué le gustaba a la gente. Iba vestida como si asistiera a un funeral: blusa negra, suéter y falda, zapatos negros. “Estamos aquí para hablar sobre incidentes en los que uno de nuestros estudiantes ha sido víctima.” Miró la carpeta que había traído, “Srta. ¿Hebert?”
“Esa soy yo.”
“Y las personas acusadas de mala conducta son... Emma Barnes, Madison Clements y Sophia Hess. Has estado en mi oficina antes, Sophia. Solo desearía que tuviera más que ver con el equipo de atletismo y menos con la detención.”
Sophia murmuró una respuesta que podría haber sido un acuerdo.
“Ahora, si entiendo las cosas, ¿Emma fue atacada fuera de las instalaciones de la escuela por la Srta. Hebert? ¿Y poco después, fue acusada de acoso escolar?”
“Sí”, Alan dijo: “Su padre me llamó, me confrontó, y pensé que era mejor llevar esto a los canales oficiales.”
“Probablemente sea lo mejor”, la directora estuvo de acuerdo. “Vamos a darle un fin a esto.”
Luego se volvió hacia mí y hacia mi papá, con las palmas hacia arriba.
“¿Qué?” Pregunté.
“Por favor. ¿Qué cargos pondrías contra estos tres?”
Me reí un poco, con incredulidad, “Que lindo. Entonces, ¿nos llaman aquí con poco tiempo de aviso, sin tiempo para prepararnos, y se espera que esté lista?”
“¿Tal vez esbozar algunos de los incidentes más importantes, entonces?"
“¿Qué pasa con los menores?” La desafié, “¿Todas las pequeñas cosas que hicieron que mi día a día fuera tan miserable?”
“Si no puedes recordar-”
“Recuerdo”, la interrumpí. Me incliné hacia la mochila que había puesto a mis pies y recuperé una pila de papel. Tuve que hojearlo durante unos segundos antes de poder dividirlo en dos montones. “Seis correos electrónicos maliciosos, Sophia me empujó por las escaleras cuando estaba cerca del fondo, me hizo soltar mis libros, tropezó y me empujó no menos de tres veces durante gimnasia, y me tiró la ropa mientras estaba en la ducha después de que la clase de gimnasia había terminado, mojándolas. Tuve que usar mi ropa de gimnasia por el resto de la mañana. En biología, Madison usó todas las excusas que pudo para usar el sacapuntas o hablar con la maestra, y cada vez que pasaba frente a mi escritorio, empujaba al suelo todo lo que tenía en mi escritorio. La estaba esperando la tercera vez, y cubrí mis cosas cuando se acercó, así que, en el cuarto viaje, vació el sacapuntas en una de sus manos y arrojó las virutas sobre mi cabeza y mi escritorio mientras ella pasaba. Las tres me acorralaron cuando terminaron las clases y me quitaron mi mochila y la tiraron a la basura.”
“Ya veo”, la directora hizo una cara comprensiva, “No es muy agradable, ¿verdad?”
“Eso el ocho de septiembre”, señalé, “Mi primer día de regreso a la escuela, el último semestre. El nueve de septiembre- “
“Disculpe, lo siento. ¿Cuántas entradas tienes?”
“Uno para casi todos los días escolares comenzando el último semestre. Lo siento, solo decidí hacer un seguimiento el verano pasado. El nueve de septiembre, otras tres muchachas de mi grado fueron alentadas por esas tres personas a burlarse de mí. Llevaba la mochila que habían arrojado a la basura, por lo que cada niña que estaba al tanto se tapaba la nariz o decía que olía a basura. Se corrió la voz, y para el final del día, otros se habían unido a la broma. Tuve que cambiar mi dirección de correo electrónico después de que mi bandeja de entrada se llenara en solo un día, con más del mismo tipo de cosas. Por cierto, tengo todos los correos electrónicos de odio que me enviaron aquí.” Puse mi mano en la segunda pila de papeles.
“¿Puedo?” Preguntó la Sra. Knott. Le di los correos electrónicos.
“Come vidrio y ahógate. Mirarte me deprime. Muere en un incendio”, recitó mientras pasaba las páginas.
“No nos desviemos”, dijo mi papá, “Llegaremos a todo a tiempo. Mi hija estaba hablando.”
“No terminé el nueve de septiembre”, le dije, “Um, déjame encontrar donde estaba. Clase de gimnasia, otra vez-”
“¿Quieres contar cada incidente individual?”, Preguntó la directora.
“Pensé que querrían que lo hiciera. No pueden emitir un juicio justo hasta que escuches todo lo que sucedió.”
“Me temo que parece bastante, y algunos de nosotros tenemos trabajos a los que volver esta tarde. ¿Puedes reducirlo a los incidentes más relevantes?”
“Son todos 'relevantes’”, dije. Tal vez había alzado la voz, porque mi papá puso su mano sobre mi hombro. Tomé aliento, y luego dije, tan tranquilamente como pude: “Si le molesta tener que escucharlo todo, imagine cómo se sintió vivirlo. Tal vez obtendrás solo una fracción de uno por ciento de una idea de cómo sería ir a la escuela con ellas.”
Miré a las chicas. Solo Madison parecía realmente alterada. Sophia me estaba mirando y Emma se veía aburrida, segura de sí misma. No me gustó eso.
Alan dijo: “Creo que todos comprendemos que ha sido desagradable. Usted ha establecido eso y le agradezco los detalles. Pero, ¿cuántos de esos incidentes puedes probar? ¿Los correos electrónicos fueron enviados desde las computadoras de la escuela?”
“Muy pocas direcciones de correo electrónico de la escuela, principalmente cuentas desechables de hotmail y yahoo”, la Sra. Knott respondió, mientras hojeaba las páginas, "Y para las pocas cuentas de correo electrónico de la escuela que se usaron, no podemos descartar la posibilidad de que alguien no haya dejado su cuenta abierta cuando salieron del laboratorio de computación.” Ella me dio una mirada de disculpa.
“Entonces los correos electrónicos están fuera de discusión”, dijo Alan.
“No es tu lugar para decidir eso”, respondió mi padre.
“Muchos de esos correos electrónicos fueron enviados durante el horario escolar”, recalqué. Mi corazón estaba latiendo. “Incluso los marqué con resaltador azul.”
“No”, dijo la directora, “Estoy de acuerdo con el Sr. Barnes. Probablemente sea lo mejor que centremos nuestra atención en lo que podemos verificar. No podemos decir quién envió esos correos electrónicos y desde dónde.”
Todo mi trabajo, todas las horas que había puesto en registrar eventos cuando recordar los eventos del día era lo último que quería hacer, todo en vano. Apreté los puños en mi regazo. “¿Estás bien?”, Murmuró mi padre en mi oído.
Sin embargo, había muy poco que realmente pudiera verificar.
“Hace dos semanas, el Sr. Gladly se me acercó”, me dirigí a la sala, “Verificó que algunas cosas habían ocurrido en su clase. Mi escritorio había sido destrozado con garabatos, jugo, pegamento, basura y otras cosas en diferentes días. ¿Recuerdas, Sr. Gladly?”
El señor Gladly asintió con la cabeza, “Sí.”
“Y después de la clase, ¿recuerdas haberme visto en el pasillo? ¿Rodeado de chicas? ¿Siendo insultada?”
“Recuerdo verte en el pasillo con las otras chicas, sí. Si mal no recuerdo, no pasó mucho tiempo después de que me dijeras que querías manejar las cosas por tu cuenta.”
“Eso no fue lo que dije”, tuve que controlarme para no gritar, “dije que pensaba que esta situación aquí, con todos los padres y maestros reunidos, sería una farsa. Hasta ahora, no me está demostrando que estaba equivocada.”
“Taylor”, mi padre habló. Puso su mano en uno de mis puños cerrados, luego se dirigió a la facultad, “¿Están acusando a mi hija de inventar todo lo que notó aquí?”
“No”, la directora dijo: “Pero creo que cuando alguien está siendo victimizado, es posible embellecer los eventos o ver el acoso cuando no hay ninguno. Queremos asegurarnos de que estas tres niñas reciban un trato justo.”
“¿Y yo-?” comencé, pero mi papá me apretó la mano y me callé.
“Mi hija merece un trato justo también, y si incluso uno de cada diez de estos eventos ocurrió, se trata de una campaña continua de abuso severo. ¿Alguien está en desacuerdo?”
“El abuso es una palabra fuerte”, Alan dijo, “Todavía no has probado-”
“Alan”, mi padre lo interrumpió, “Por favor, cállate. Esto no es un tribunal. Todos en esta mesa saben lo que hicieron estas chicas, y no pueden obligarnos a ignorarlo. Taylor cenó cientos de veces en tu mesa, y Emma hizo lo mismo en la nuestra. Si insinúas que Taylor es una mentirosa, dilo directamente.”
“Solo creo que ella es sensible, especialmente después de la muerte de su madre, ella-”
Empujé el montón de papeles fuera de la mesa. Había treinta o cuarenta hojas, por lo que era una buena nube de papeles a la deriva.
“No vayas allí”, hablé, en silencio, apenas podía oírme por el zumbido en mis oídos, “No hagas eso. Demuestra que eres al menos así humano.”
Vi una sonrisa en el rostro de Emma, antes de poner sus codos sobre la mesa y ocultarlo con sus manos.
“En enero, mi hija fue objeto de una de las bromas más maliciosas y repugnantes que he escuchado”, le dijo mi padre al director, haciendo caso omiso de los documentos que seguían llegando al piso, “terminó en el hospital Me miraste a los ojos y me prometiste que cuidarías de Taylor y estarías atento. Obviamente no lo has hecho.”
El Sr. Quinlan, mi profesor de matemáticas, habló: “Tienes que entender, otras cosas demandan nuestra atención. Hay una presencia de pandillas en esta escuela, y lidiamos con eventos serios como que los estudiantes lleven cuchillos a clase, consuman drogas y que los estudiantes sufran heridas que ponen en peligro la vida en peleas en el campus. Si no somos conscientes de ciertos eventos, no es intencional.”
“Entonces la situación de mi hija no es grave.”
“Eso no es lo que estamos diciendo”, le respondió la directora, exasperado.
Alan habló, “Vamos a ir al grano. ¿Qué les gustaría ver que suceda, aquí, en esta mesa, que harían que se vayan satisfechos?”
Mi papá se volvió hacia mí. Hablamos brevemente sobre esto. Dijo que, como vocero de su sindicato, siempre entraba en una discusión con un objetivo en mente. Establecimos la nuestra. La pelota estaba en mi cancha.
“Transfiérame a Arcadia High.”
Hubo algunas miradas de sorpresa.
“Esperaba que sugirieras expulsión”, respondió la directora, “La mayoría lo haría.”
“Ni mierda”, dije. Presioné mis dedos en mis sienes, “Lo siento por maldecir. Voy a ser un poco impulsiva hasta que haya superado esta conmoción cerebral. Pero no, sin expulsión. Porque eso solo significa que ellas pueden postularse a la escuela más cercana, Arcadia, y como no están inscriptas en la escuela, significaría una entrada acelerada más allá de la lista de espera. Eso es solo sería recompensarlas.”
“Recompensarlas”, habló la directora. Creo que lo tomó como un insulto. Bien.
“Sí”, le dije, sin preocuparme en lo más mínimo por su orgullo, “Arcadia es una buena escuela. Sin pandillas. Sin drogas. Tiene un presupuesto. Tiene una reputación por mantener. Si me acosaran allí, podría ir a la facultad y obtener ayuda. Nada de eso es cierto aquí.”
“¿Eso es todo lo que querrías?”, Preguntó Alan.
Negué con la cabeza, “No. Si fuera por mí, querría que esas tres tuvieran suspensión con clases durante los dos meses restantes del semestre. Sin privilegios tampoco. No se les permitirían bailes, acceso a eventos escolares, computadoras o un lugar en equipos o clubes.”
“Sophia es una de nuestras mejores corredoras en atletismo”, dijo la directora.
“En serio, en serio no me importa”, respondí. Sophia me miró.
“¿Por qué la suspensión con clases?”, Preguntó el Sr. Gladly, “Significaría que alguien tendría que vigilarlas constantemente.”
“¿Tendría que tomar clases de verano?”, Intervino Madison.
“Habría clases de recuperación si tomamos esa ruta, sí”, dijo la directora, “Creo que eso es un poco severo. Como el Sr. Gladly mencionó, requeriría recursos que no tenemos. Nuestro personal está bastante estirado como está.”
“La suspensión son unas vacaciones”, repliqué, “y solo significa que podrían hacer un viaje a Arcadia y vengarse de mí allí. No. Prefiero que no reciban ningún castigo que verlas suspendidas o expulsadas.”
“Como si eso fuera una opción”, bromeó Alan.
“Cállate, Alan”, respondió mi papá. Para el resto de la mesa, dijo: “No veo nada irreal acerca de lo que mi hija está proponiendo.”
“Por supuesto que no”, dijo el tutor de Sophia, “Te sentirías diferente si las cosas fueran al revés. Siento que es importante que Sophia continúe asistiendo a sus prácticas de atletismo. Los deportes le dan la estructura que ella necesita. Negarle eso solo conduciría a una disminución en su comportamiento y conducta.”
El padre de Madison agregó sus propios dos centavos: “Creo que dos meses de suspensión son demasiados.”
“Me veo obligado a estar de acuerdo en todos los aspectos”, dijo la directora. Mientras mi papá y yo nos movíamos para protestar, ella levantó las manos para detenernos: “Teniendo en cuenta los eventos que ocurrieron en enero, y con la propia admisión del Sr. Gladly de que ha habido incidentes en su clase, sabemos que ha habido algún tipo de intimidación constante. Me gustaría pensar que mis años como educadora me han dado la capacidad de reconocer la culpa cuando la veo, y estoy segura de que estas chicas son culpables de algo de lo que la víctima las acusa. Propongo una suspensión de dos semanas.”
“¿No me estabas escuchando?”, Le pregunté. Mis puños estaban apretados tan fuerte que mis manos temblaban, “No estoy pidiendo una suspensión. Eso es prácticamente lo último que quiero.”
“Estoy del lado de mi hija en esto”, dijo mi padre, “Yo diría que dos semanas son irrisorias, dada esta larga lista de ofensas criminales que estas niñas han cometido, excepto que no tiene nada de gracioso.”
“Tu lista significaría algo si pudieras respaldarla con evidencia”, comentó Alan irónicamente “Y si no estuviera por todo el piso.”
Pensé por un segundo que mi papá lo golpearía.
“Más de dos semanas significarían que las notas de estas chicas sufrirían hasta el punto de que podrían fallar el año”, dijo la directora, “No creo que eso sea justo.”
“¿Y mi trabajo escolar no ha sufrido debido a ellas?”, Le pregunté. El zumbido en mis oídos estaba llegando a su límite. Me di cuenta, tardíamente, que acababa de darle una oportunidad para mencionar mis clases perdidas.
“No estamos diciendo que no,” el tono de la directora era paciente, como si estuviera hablando con un niño pequeño. “Pero la justicia ojo por ojo no le hace ningún favor a nadie.”
Ella no había mencionado las clases. Me preguntaba si ella siquiera lo sabía.
“¿Hay alguna justicia aquí?” Respondí, “No la estoy viendo.”
“Están siendo castigadas por su mala conducta.”
Tuve que detenerme para conscientemente alejar a los bichos. Creo que estaban reaccionando a mi estrés, o mi conmoción me estaba haciendo un poco menos consciente de lo que estaba haciendo con ellos, porque estaban acercándose sin darles la orden. Ninguno había ingresado a la escuela o a la sala de conferencias, afortunadamente, pero cada vez me preocupaba más que mi control se escapara. Si lo hiciera, en lugar de vagar en mi dirección general o gravitar hacia mi ubicación, los bichos se convergirían en un enjambre de pleno.
Tomé una respiración profunda.
“Lo que sea”, le dije, “¿sabes qué? Bien. Permita que se salgan con dos semanas de vacaciones como recompensa por lo que me hicieron. Tal vez si sus padres tienen un gramo de corazón o responsabilidad, encontrarán un castigo apropiado. No me importa. Solo transfiéreme a Arcadia. Déjame alejarme de esto.”
“Eso no es realmente algo que pueda hacer”, dijo la directora, “Hay jurisdicciones-”
“Inténtalo”, le supliqué, “tira de algunas cuerdas, pide favores, habla con amigos en otras facultades.”
“No quiero hacer ninguna promesa que no pueda cumplir”, dijo.
Lo que significaba que no.
Me puse de pie.
“Taylor”, mi papá puso su mano en mi brazo.
“No somos el enemigo”, dijo la directora.
“¿No?” Me reí un poco, amarga, “Eso es gracioso. Porque parece que son ustedes, los matones y los otros padres contra mí y mi papá. ¿Cuántas veces me has llamado por mi nombre, hoy? Ninguna. ¿Sabes por qué? Es un truco que usan los abogados. Llaman a su cliente por su nombre, pero se refieren al otro tipo como la víctima, o el delincuente, dependiendo. Hace que tu cliente
sea más identificable, deshumaniza al otro lado. El empezó a hacerlo desde el principio, tal vez incluso antes de que esta reunión comenzara, e inconscientemente convenció.”
“Estás siendo paranoica”, dijo la directora, “Taylor. Estoy segura de haber dicho tu nombre.”
“Andate a la mierda”, espeté, “Me das nauseas. Eres una ilusa, fangosa, egoísta...”
“¡Taylor!” Mi papá tiró de mi brazo, “¡Detente!”
Tuve que concentrarme un segundo y ordenar a los bichos que se vayan, de nuevo.
“Tal vez traeré un arma a la escuela”, les dije, mirándolos, “si amenazara con apuñalar a una de esas chicas, ¿al menos me expulsarías? ¿Por favor?” Pude ver que los ojos de Emma se abrieron ante eso. Bueno. Tal vez ella dude antes de molestarme otra vez.
“¡Taylor!” Mi padre habló. Se puso de pie y me abrazó con fuerza, mi rostro contra su pecho, así que no pude decir nada más.
“¿Tengo que llamar a la policía?”, Escuché a Alan.
“Por última vez, Alan, cállate”, gruñó mi padre, “Mi hija tiene razón. Esto ha sido una broma. Tengo un amigo en los medios. Creo que voy a llamarla, enviarle por correo electrónico esa lista de correos electrónicos y la lista de incidentes. Tal vez la presión del público haría las cosas.”
“Espero que no llegue a eso, Danny”, respondió Alan. “Si recuerdas, tu hija atacó y golpeó a Emma la noche anterior. Eso es además de amenazarla, aquí. Podríamos presentar cargos. Tengo el video de vigilancia del centro comercial, y un recibo firmado de esa superheroína adolescente, Shadow Stalker, que verifica que vio que sucedió, en lo que pudo haber provocado disturbios.”
Oh. Así que esa era la razón por la que Emma había estado tan confiada. Ella y su padre tenían un as bajo la manga.
“Hay circunstancias atenuantes”, protestó mi padre, “Tiene una conmoción cerebral, fue provocada, solo golpeó a Emma una vez. Los cargos no se mantendrían.”
“No. Pero el caso podría prolongarse por algún tiempo. Cuando nuestras familias solían cenar juntas, ¿recuerdas que dije como la mayoría de los casos se resolvian?”
“Decidido por quién se quedaba sin dinero primero”, dijo mi padre. Sentí que me agarraba un poco más fuerte.
“Puedo ser un abogado de divorcios, pero lo mismo se aplica en un caso criminal.”
Si fuéramos a los medios, presionaría los cargos de asalto solo para drenar nuestras cuentas bancarias.
“Pensé que éramos amigos, Alan”, respondió mi padre, con la voz tensa.
“Éramos. Pero al final del día, tengo que proteger a mi hija.”
Miré a mis maestros. A la Sra. Knott, quien incluso diría que era mi maestra favorita, “¿No ven la mierda que es esto? Nos está chantajeando frente a ustedes, ¿y no pueden entender que esta manipulación ha estado ocurriendo desde el principio?”
La señora Knott frunció el ceño, “No me gusta cómo suena, pero solo podemos comentar y actuar sobre lo que sucede en la escuela.”
“¡Está sucediendo justo aquí!”
“Sabes a lo que me refiero.”
Me alejé. En mi prisa por salir de esa habitación, prácticamente pateé la puerta. Mi papá me alcanzó en el pasillo.
“Lo siento”, dijo.
“Lo que sea”, dije, “estoy tan no sorprendida.”
“Vamos a casa.”
Negué con la cabeza, alejándome, “No. Necesito ir. Irme. No estaré en casa para la cena.”
“Detente.”
Hice una pausa.
“Quiero que sepas que te amo. Esto está lejos de terminar, y te estaré esperando cuando vuelvas a casa. No te rindas, y no hagas nada imprudente.”
Abracé mis brazos cerca de mi cuerpo para hacer que las sacudidas en mis manos se detuvieran.
“Bueno.”
Lo dejé atrás y me dirigí a la puerta principal de la escuela. Comprobando dos veces que no me había seguido y que no podía verme, saqué uno de los teléfonos celulares desechables del bolsillo delantero de mi sudadera. Lisa contesto a mitad del primer llamado. Ella siempre lo hacía, una de sus pequeñas peculiaridades.
“Oye. ¿Como fue?”
No pude encontrar las palabras para una respuesta.
“¿Así de mal?”
“Sí.”
“¿Que necesitas?”
“Quiero golpear a alguien.”
“Nos estamos preparando para una redada en el ABB. No te molestamos porque aún te estás recuperando, y sabía que estarías ocupada con tu reunión en la escuela. ¿Quieres participar?”
“Sí.”
“Bueno. Nos estamos dividiendo por un montón de ataques coordinados con algunos de los otros grupos. Estarías con, eh, un segundo...”
Ella dijo algo, pero no fue dirigido al teléfono. Escuché la voz baja de Brian respondiendo.
“Cada equipo se está dividiendo, es un poco complicado de explicar, pero sí. Perra iría con uno o dos miembros de los Viajeros, algunos de la Cuadrilla de Faultline y probablemente algunos de Imperio Ochenta y Ocho. Nos ayudaría mucho a mantener la calma si fueras también. Especialmente con la tensión entre nosotros y el Imperio.”
Pude ver el autobús al final de la calle, acercándose.
“Estaré allí en veinte minutos.”

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.12 20:29 master_x_2k Caparazón XI

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

Caparazón XI

“Hey Taylor, despierta.” La voz de una chica.
“¿Taylor?” Una voz más profunda, más adulta, “Vamos, chica. Lo has hecho realmente bien.”
Me sentí cálida, confusa. Como despertarse en una cama caliente en un día frío, todas las cobijas en el lugar correcto, sintiéndome totalmente descansada, sabiendo que no tiene que levantarme de inmediato. O como tener seis años, haberse metido en la cama con mamá y papá en algún momento de la noche y despertarse entre ellos.
“Creo que ella está volviendo gradualmente. Dale un momento,” Alguien más viejo. Un anciano, tal vez. Desconocido.
“Estaba preocupado de que ella no se despertara”, dijo la voz masculina más profunda.
“Podría haberte dicho que no estaba en coma”, respondió la chica.
“De la misma manera en que estás absolutamente, cien por ciento segura, que ella no tiene una lesión cerebral grave”, preguntó el anciano. “Porque los narcóticos pueden camuflar los síntomas, y si esperamos demasiado para actuar... bueno.”
“Nada más allá de lo que te describí”, dijo la chica, un poco irritada, “a menos que tu equipo esté defectuoso. Necesito información correcta para trabajar o recibo información falsa.”
“Te aseguro que mi equipo puede ser limitado, pero está en perfecto estado de funcionamiento.”
Traté de abrir los ojos, encontré todo demasiado brillante. Brumoso, como si lo estuviera mirando desde el agua, pero mis ojos estaban secos como papel de lija. Algo oscuro se movió sobre mi visión, hizo parpadear mis ojos. Algo más me hizo cosquillas en la mejilla. Traté de levantar mi mano hacia mi cara para alejarlos, pero mis brazos estaban a mis lados, enterrados bajo sábanas y no tenía la fuerza para moverlos.
“Oye dormilona”, la voz más profunda una vez más. Sentí una gran mano descansar en mi frente, se movió para cepillar mi cabello hacia atrás, me recordó a mi mamá y mi papá de nuevo. Ser una niña, ser atendida.
El viejo y la chica todavía discutían. Su tono era impaciente: “-una conmoción cerebral, pérdida de sangre severa, hematomas, externos e internos, más lo que sea que jodió con su sistema nervioso, ¿entiendes? No tengo ninguna razón para mentirte.”
“Todo lo que te estoy diciendo es que, si hay algo más y surgen complicaciones, es tu responsabilidad, porque estoy tomando tu palabra en esto. Preferiría que la chica no muriera o que no terminara con daño cerebral, por supuesto, pero si lo hace, no me sentiré culpable, y yo...”
“Si algo sucede porque me equivoqué, y no es porque me hayas dado la información o las herramientas equivocadas para trabajar, me haré cargo. Se lo diré a él, y tu reputación no se verá afectada. Lo prometo.”
El anciano refunfuñó y murmuró algo, pero no dijo nada más.
Traté de abrir mis ojos otra vez. Reconocí la cara. Brian. Lisa se unió a él junto a la cama.
“Hola,” dijo, con un tono que simpatizaba, “Te dieron una paliza, ¿eh?”
“Eso supongo”, respondí, excepto que no estaba segura de haber dicho el "eso" en voz alta. Podría haber estado volviendo a dormir, pero otro cosquilleo en mi cara me hizo arrugar la nariz. “Que es-?”
“Eso, cariño, es la única razón por la que hemos estado tratando de despertarte. Has estado usando tu poder mientras duermes, y cada bicho en el vecindario se ha estado juntando aquí para treparse sobre ti. No todos a la vez, no todos juntos, pero se están acumulando y alguien se va a dar cuenta.”
Brian miró hacia el otro lado de la habitación, “Tenemos las ventanas y puertas selladas con cinta adhesiva y papel film, y todavía están entrando. No te puedo llevar a ningún lado, y el buen doctor aquí necesita que nos desalojemos en caso de que llegue un paciente real.”
“Lo que necesito es un ambiente de trabajo estéril”, gruñó el anciano, “Uno que no está plagado de cucarachas y-”
“Lo estamos manejando”, le espetó Lisa. Luego, con voz más suave, dijo: “Taylor, no te vayas a dormir.”
Me sorprendí al darme cuenta de que me estaba quedando dormida. Gracioso.
“Sé que los analgésicos son agradables. Te dimos muchos, ya que realmente estabas sufriendo. Pero necesitamos que los envíes lejos. Los bichos.”
Oh. Recordaba vagamente haberle dicho a mis bichos que vinieran a mí no mucho antes de desmayarme. Supongo que nunca les dije que pararan. Supongo que desmayarme me lo había impedido. Les envié una instrucción y luego le dije: “Ya está hecho” Algo llamó mi atención. “Hmm. Interesante música.”
“¿Música?” Lisa se veía momentáneamente muy preocupada. Ella miró a Brian.
“Afuera. En frente de la puerta. Un iPod, tal vez. Hay un chico, escuchando música. Tal vez él no tiene los auriculares puestos o los audífonos en los oídos. O no están enchufados al iPod. Suena como orquesta o pop. ¿Es latino? ¿O inglés? ¿Ambos? Eso último sonaba japonés. O chino ¿Es racista que no puedo notar la diferencia?”
“Estás balbuceando, Taylor”, dijo Brian, no cruelmente.
Lisa desapareció brevemente de mi campo de visión, “Pero tiene razón. Hay un tipo en los escalones de enfrente, escuchando música. ¿Como supiste?”
“Polilla en la puerta. Estaba tan ocupada escuchando, que me olvidé de hacerla irse. Lo siento. Yo... Yo...”
“Shh. Relájate. Está bien. Solo aleja los bichos y podrás volver a dormir. Estamos manejando todo, ¿está bien?”
Estaba bien. Me quedé dormida.

Fui sacudida fuera de un sueño.
“¡Cuidado!”
“Estoy siendo cuidadoso. Deja de ser tan nerviosa. Solo cierra la puerta del auto.”
“No estoy nerviosa. Casi la dejaste caer hace unos segundos. Te lo juro, si la dejas caer sobre su cabeza...”
“No lo haré”, las palabras eran una vibración contra un lado de mi cuerpo tanto como un ruido en mis oídos. Estaba caliente en ese lado de mi cuerpo, también. Olía bien. Como cuero y crema de afeitar.
Empecé a decir algo, luego me detuve. Demasiado esfuerzo.
La voz de una chica sonó no muy lejos de mi oído. “Hola, Taylor. ¿Haciendo un poco de sonido? ¿Estás despertando?”
Sacudí mi cabeza y presioné mi mejilla más fuerte contra el cálido cuerpo.
Ella rió.
Un golpeteo. El ritmo clásico de siete golpes.[1] La puerta se abrió un momento después.“Dios, Taylor. ¿Está-?”
La chica - Lisa, reconocí ahora - respondió, “Está bien, solo duerme. Como dije en el teléfono-”
“Lamento interrumpir, solo... Lo siento, se me olvidó completamente tu nombre, pero ¿puedo ayudarte a llevarla adentro?”
“En realidad, estoy bien, y creo que sería más probable que se me caiga si tratamos de adaptarnos a transportarla entre dos personas. El nombre es Brian.”
“Brian, está bien. Gracias. Si pudieras traerla aquí. Después de que llamaras, no sabía qué hacer conmigo. Preparé el sofá cama, por si no podíamos llevarla arriba, o si había una silla de ruedas. Estaba pensando lo peor...”
“El sofá es fantástico”, dijo Lisa, “Definitivamente no está en el peor estado en el que podría estar, o incluso cerca de ello. Va a dormir mucho, y necesitarás controlarla cada media hora para asegurarse de que esté bien, durante las próximas doce horas. Además, ella podría querer ver la televisión entre las siestas, así que este parece ser el lugar perfecto para estar.”
“Okay. Bien.”
Estaba tendida planchada, y de inmediato perdí la calidez y cercanía que había tenido momentos antes. Luego alguien puso las fundas calentadas por la secadora y una frazada pesada a mi alrededor y decidí que podía superarlo.
“¿Vendrían a la cocina? Nuestra casa es pequeña y me temo que no hay ningún lugar para sentarse en nuestra sala de estar con el sofá hecho cama. En la cocina, estaremos más tranquilos.”
“Pero todavía podremos ver si ella se despierta”, Lisa respondió: “Tiene sentido.”
“¿Puedo traerles algo? ¿Te, Cafe?”
“Café, por favor”, Brian respondió: “Larga noche.”
“¿Estaría bien si le pidiera té, cuando ya está ocupado con el café, Sr. Hebert?”
“Después de todo lo que han hecho, preparar té es lo mínimo que puedo hacer. Pero, por favor, llámame Danny.”
Si habia estado cómoda en una neblina inducida por morfina antes, estaba muy, muy despierta en el momento en que escuché el nombre y me di cuenta de que estas voces y nombres que reconocí no tenían nada que hacer con estando juntas.
Papá, Lisa y Brian. En mi mesa de la cocina. Mantuve mis ojos medio cerrados y me aferré a cada palabra.
“¿Ella está bien?”
“Como dije por teléfono, ella está bien”, dijo Lisa, “conmoción cerebral, moretones, pérdida de sangre. Nueve puntos de sutura.”
“¿Debo llevarla a un médico?”
“Usted puede. Pero mi padre es médico, y él la revisó en su clínica. Tiró de las cuerdas para hacerle una tomografía computarizada, una resonancia magnética. Quería estar absolutamente seguro de que no había daño cerebral antes de darle analgésicos más fuertes. Aquí. Tengo la botella en uno de estos bolsillos. Ahí. Es codeina. Probablemente tendrá algunos dolores de cabeza importantes, y gimió en sueños sobre dolor en sus extremidades. Dale una pastilla cuatro veces al día, pero solo si siente que la necesita. Si ella está bien tal como está, simplemente bájele la dosis de a poco. Dos al día, o media pastilla cuatro veces al día”
“¿Cuánto cuesta?”
“¿La codeína? Cuatro pastillas...”
“La tomografía computarizada, la resonancia, prescripción. Si me das un segundo para agarrar mi billetera, te daré-”
Pude imaginar a Lisa cogiéndole la mano, deteniéndolo. “Ella es una amiga, Danny. Mi papá nunca pensaría en hacerte pagar.”
Tan surrealista. Escuchar palabras como el nombre de mi padre o la palabra 'papá' de boca de Lisa.
“Yo... no tengo palabras. Gracias.”
“Está bien. De Verdad. Me siento culpable-”
Nos sentimos culpables”, interrumpió Brian.
“-por dejar que suceda. Que Taylor se llevó la peor parte. Y lamento que no te hayamos llamado antes. Tuvimos que esperar a que Taylor se despertara y fuera lo suficientemente coherente para darnos su número de teléfono.”
Estaba bastante segura de que no lo había hecho. Lo que probablemente hacía que este fuera uno de esos horripilantes momentos en los que Tattletale había sido capaz de descifrar algo que no hubiera imaginado que podía.
“Yo - eso está bien. ¿Sus otros amigos están bien?”
“Rachel está más arañada y magullada que Taylor, pero no sufrió una conmoción cerebral, y es una chica dura. Supongo que está durmiendo profundamente en casa, y estará levantada esta tarde. Alec, nuestro otro amigo, se desmayó cuando sucedió, se despertó con un fuerte dolor de cabeza, pero está bien. Nos hemos burlado por haberse desmayado, y le está hinchando las p- le está molestando. Como si los chicos nunca se desmayaran.”
“¿Y ustedes dos?”
“Un poco desgastados, pero se podría notar con solo vernos, obviamente. Raspaduras, golpes, hematomas. Me quemé, solo un poco. No es peor que una mala quemadura de sol.”
“No alrededor de tus ojos, veo.”
Lisa se rió, tan naturalmente que nunca te llamaría la atención, “Sí. Estaba usando lentes de sol cuando sucedió. ¿Es tan notable?”
“No está tan mal, y si es como una quemadura de sol, estarás bien en unos días. ¿Puedes decirme más sobre lo que pasó? En el teléfono, dijiste algo sobre...”
“Una bomba. ¿Has visto las noticias?”
“Explosiones en toda la ciudad toda la noche y toda la mañana, sí. El incidente en el ERP. Todo iniciado por uno de los parahumanos. No puedo recordar su nombre. ¿Sonaba japonés?”
“Bakuda, ¿verdad? Sí, bastante segura de que es el nombre. Estábamos atravesando los muelles en nuestro camino de regreso desde el mercado de Lord Street, y creo que estábamos en el lugar equivocado en el momento equivocado. Un segundo, todo es normal, luego el desastre. Brian estaba cargando las bolsas de Taylor mientras ella volvía a atar sus zapatos, por lo que estaba un poco detrás del resto de nosotros cuando sucedió. Brian y yo nos levantamos después de la explosión, y Alec, Rachel y Taylor no lo hicieron. Taylor fue la que más asustaba ver tendida ahí, porque se podía ver la sangre de inmediato.”
“Dios.”
Abrí los ojos para mirar y vi a mi padre en la mesa de la cocina, con la cara entre las manos. Me tragué un nudo de culpa del tamaño de un puño y cerré los ojos otra vez.
La voz de Brian “Me siento mal por ello. No debería haber caminado delante de Taylor mientras se estaba atando los zapatos, o...”
“Brian. Si hubieras estado parada junto a ella, hubieras terminado en la misma forma que ella y no hubieras podido cargarla”, objetó Lisa. “Fue mi culpa por sugerir que atravesamos los muelles.”
“Tengo que preguntar-” Mi papá comenzó, “¿Por qué...?” Se detuvo, incapaz de encontrar una buena manera de expresarlo.
“Normalmente no tomaríamos un atajo a través de esa parte de la ciudad”, dijo Lisa, “pero éramos cinco y ya sabes... mira a Brian. ¿Te gustaría meterte con un tipo tan grande como él?”
“Caramba, gracias, Lise”, dijo Brian. Entonces él y mi papá se rieron juntos.
Tan surreal.
“Yo... sé que suena extraño”, mi padre habló, vacilante, “Pero incluso después de que me dijeras que era una bomba, por teléfono, no podía creerlo. Pensé que tal vez era una broma perversa, o Taylor se había encontrado, um.”
“Los matones”, Lisa terminó la oración de mi padre.
“¿Lo sabes?”
“Explicó mucho, incluso lo que sucedió en enero. Todos nosotros dejamos en claro que ayudaríamos si ella lo pidiera, por mucho o poco que quisiera.”
“Ya veo. Me alegro de que haya encontrado a alguien con quien hablar al respecto.”
Simpáticamente, Lisa respondió: “Pero estás decepcionado de que ese alguien no seas tú.”
Si la culpa te causara dolor físico, creo que habría sido como un puñal en mi corazón.
Mi padre, inexplicablemente, se rió, “Vaya si no das inquietantemente en el blanco. Taylor dijo que eras inteligente.”
“¿Ella dijo eso, eh? Es agradable escuchar eso. ¿Qué más dijo ella?”
Mi papá se rió de nuevo. “Mejor lo dejo allí, antes de decir algo que ella preferiría que mantuviera en privado. Creo que ambos sabemos que le gusta guardarse las cosas.”
“Demasiado cierto.”
“Hay galletas caseras en ese tarro. Aún tibias. Después de preparar el sofá, no sabía qué hacer. Tuve que lidiar con la ansiedad de alguna manera, así que horneé. Siéntanse como en casa mientras preparo su té y su café.”
“Gracias, Danny”, dijo Lisa, “voy a ir a la sala de estar y ver cómo está Taylor, si no hay problema.”
“Por favor, hazlo.”
“Solo tomaré una galleta primero... Mm. Huele bien.”
Cerré los ojos y fingí estar durmiendo. Podía escuchar a Brian hablando con mi padre en la otra habitación, algo sobre el trabajo de mi papá.
“¿Entonces?” Lisa me preguntó en voz más baja, mientras se subía al sofá cama y se acostaba a mi lado, “¿La historia pasa?”
Lo pensé, “No me gusta mentirle a mi papá.”
“Así que te nos encargamos de mentir por ti. ¿A menos que quieras decirle la verdad?”
“No, pero no te quiero aquí.” Los frenos mentales que deberían haber impedido que mis labios se movieran no lograron evitar que las palabras salieran de mi boca. Cerré los ojos, sintiendo el calor de un rubor en mis mejillas.
“L-lo siento mucho... Eso salió mal. Estoy agradecida por lo que hicieron, por lo que están haciendo. Ustedes son geniales y pasar el rato con ustedes ha sido de lo más divertido que he hecho en años. Estoy tan contenta de que estés aquí, y no me gustaría nada mejor que simplemente relajarme y descansar después de todo eso, pero-”
Lisa puso un dedo contra mis labios, silenciándome. “Lo sé. Te gusta mantener las distintas partes de tu vida separadas. Lo siento, pero no había forma de evitarlo. Estabas herida, y no pudimos mantenerte sin que tu padre causara revuelo.”
Bajé los ojos, “Sí.”
“Probablemente vas a estar un poco tambaleante por unos días. Tu, hum, honestidad brutal en este momento fue probablemente la conmoción cerebral trabajando. Influirá en tu estado de ánimo, quizás afloje tus inhibiciones como si estuvieras un poco borracho. Su memoria puede ser poco confiable, podría estar más desorganizada o podrías tener cambios de humor extremos, como el llanto. Es posible que tengas más dificultades para leer las señales sociales. Si trabajas para superar todo eso, dejaremos pasar si dices algo que normalmente no dirías. Solo... trata de no dejar que se te escape algo privado cerca de tu padre, para que nada se filtre. Todo esto debería pasar pronto.”
“Está bien.” Esa última parte fue algo así como un alivio.
Brian se unió a nosotros y se sentó en la esquina de la cama frente a donde Lisa estaba acostada, a mis pies. “Tu papá es un buen tipo”, me dijo. “Me recuerda mucho a ti.”
No sabía qué decir sobre eso, así que solo dije: “Gracias.”
“Incluso después de que te casi te hayas recuperado por completo, creo que haremos todo lo posible para evitar situaciones difíciles, al menos por un tiempo”, dijo Lisa. Brian asintió.
“Me gusta esa idea”, respondí. “Entonces, ¿qué pasó realmente, anoche?”
Ella movió su cabeza para que compartiera mi almohada, “¿A partir de cuándo?”
“Desde cuando Alec estrelló el auto. Un segundo todo está bien, el siguiente, apenas puedo moverme, apenas puedo pensar.”
“Ella estaba haciéndose la muerta. Yo estaba ocupada cuidando a Alec, suponiendo que ustedes la tenían vigilada. Al mismo tiempo, supongo que Brian y tú supusieron que la vigilaría. Mientras no prestábamos atención, ella cargó su lanzagranadas y te disparó. Debería haberte quemado, pero creo que tu traje te salvó. Sin embargo, tu traje no pudo hacer mucho para prevenir la conmoción cerebral. Hubo algún efecto secundario, en el que le hizo algo a tu sistema nervioso. Como ser golpeado con un Taser, pero más como ser incapacitado con un dolor incalculable que simplemente noquearte.”
Me estremecí. Solo recordar lo que había sentido me hizo temblar, como si estuviera oyendo clavos en una pizarra.
“Yo estaba más lejos, y creo que tu cuerpo protegió a Brian, o tal vez su poder ayudó, porque no nos golpearon ni la mitad de duro. Todavía fue suficiente para derribarnos a los dos el tiempo suficiente para que Bakuda cargara y disparara dos rondas de esa mierda pegajosa de cuerdas. Una vez que sucedió eso, estábamos bastante jodidos. Hasta que le diste un giro a la situación.”
“Le apuñalé el pie”, recordé.
“Cortaste dos y medio de los dedos del pie izquierdo. Uno de los cuales tenía un anillo. Brian dijo que empujaste el cuchillo hacia él cuando te desmayaste. Él ennegreció la zona, logró alcanzar el cuchillo, se liberó y luego rescató al resto de nosotros.”
“¿Y Bakuda?”, Susurré.
“Una de las dos malas noticias. Se escapó mientras Brian estaba libre y ayudándonos.”
“¡Carajo!”, Dije, un toque demasiado fuerte.
Brian sondeó disculpándose, “Estabas en mal estado, no estaba seguro de lo que le había pasado a Regent, y Lisa estaba un poco débil por la misma explosión que te hizo perder el aliento. Podría haber alcanzado a Bakuda, detenerla, pero decidí asegurarme de que ustedes estuvieran bien era más importante.”
Asenti. No podría exactamente discutir con eso.
Lisa continuó: “Llamé al jefe, nos envió a un médico que tiene fama de ser discreto y de trabajar con parahumanos. Lo ha estado haciendo durante veinte años. Estábamos preocupados por ti.”
“Lo siento.”
“No hay por qué disculparse. De todos modos, todo salió más o menos bien. El médico le sacó la cápsula de la nariz a Brian, te parchó y le puso suero a Regent. Me senté y te observé mientras Brian iba a buscar a Rache, su perro y el dinero. Solo se perdieron dos o tres mil, alguien pensó que podían escaparse de la bolsa antes de que todo fuera contado. Nuestro jefe envió una camioneta y lo recogió un poco después de la medianoche. El dinero que nos dio ya está en nuestro departamento, con más por venir después de que él decida cuánto valen los papeles.”
“Dijiste más o menos bien, y todavía no me has contado la segunda mala noticia. ¿Qué no me estás diciendo?”
Ella suspiró, “Esperaba que estuvieras demasiado fuera de ti para preguntar. ¿De verdad quieres saber?”
“Realmente no. Pero si voy a quedarme aquí por un tiempo, mejorando, no quiero que me dejen imaginar los peores escenarios posibles.”
“Está bien.” Ella buscó dentro del bolsillo de su chaqueta, y luego me dio un recorte de periódico. Excepto que estaba roto, no recortado. ¿Periódico rasgado? En la parte superior, en grandes letras en negrita, estaba la palabra 'Escapado'.
Sin embargo, cuando traté de leer el artículo, descubrí que no podía mantener los ojos fijos en una línea. “¿Léelo para mí?”
“Te daré el resumen. Justo antes de que ella comenzara a perseguirnos en el Jeep, Bakuda dio la orden de poner otro plan en acción. Las bombas comenzaron a estallar en toda la ciudad. Explotando transformadores para negar el poder a distritos enteros, una escuela, un puente, vías de tren... la lista continúa. La gente está perdiendo la cabeza. Noticia de primera página, está en todos los canales. Dicen que al menos veinte personas han muerto hasta el momento, con otros cuerpos aún por identificar, y eso sin contar las cuatro personas que explotó cuando nos sostenía a punta de pistola.”
Una imagen vívida de lo que le había sucedido a Park Jihoo pasó por mi mente. Él murió. Él está realmente muerto. Nunca lo conocí, pero se fue para siempre, y no pude hacer nada para salvarlo.
“Aquí está la segunda parte de las malas noticias. ¿Todo de eso? Fue una distracción exagerada. Algo para mantener ocupada a todas las capas de la ciudad, mientras Oni Lee sacaba a Lung del CGP.”
Dejé escapar un largo suspiro. “Oh, mierda.”
“La ciudad es una zona de guerra ahora mismo. El ABB es doce veces el tamaño de lo que era hace dos semanas, y Bakuda está fuera de control. Explotan más bombas cada pocas horas, pero esta vez no están destinadas a servicios importantes. Negocios, viviendas, almacenes, barcos. Mi suposición es que está apuntando a lugares donde las otras pandillas y facciones importantes de la ciudad se reúnen, o lugares donde podrían reunirse. No sé lo que va a pasar.”
“Uno pensaría que cortarle un tercio de los dedos de los pies la desaceleraría, en todo caso”, dijo Brian.
Lisa negó con la cabeza. “Ella está en una fase maníaca. Ella se agotará, si no lo ha hecho ya, y las explosiones se detendrán en cuestión de horas. Sin embargo, con el restablecimiento de Lung como líder, eso no significa que el ABB va a perder fuerza. Lo más probable es que aproveche la ventaja que Bakuda creó para él. Es solo una cuestión de dónde, cuándo y cuánto. Depende del estado en el que esté.”
No tuvimos la oportunidad de hablar más sobre el tema. Tattletale se llevó un dedo a los labios y nos callamos. Unos segundos más tarde, mi padre entró en la sala de estar, sosteniendo una bandeja. Él la puso en mi regazo. Tres tazas, un plato de galletas y dos bagels tostados, uno con mermelada y otro con mantequilla.
“Tengo otro bagel en la tostadora, así que tomen los que quieran y pregúntenme si quieren más. La taza verde es el café de Brian. Té para ustedes, chicas. Aquí tienes, Lisa. La taza de Woodstock es la favorita de Taylor desde que era una niña. Toma.”
Brian se rió un poco cuando acepté la taza con las dos manos.
“¡Oye! No se ríen de mí mientras estoy así.”
“Lo que me recuerda, ¿cuánto tiempo antes de que ella esté bien para volver a la normalidad?”, Le preguntó mi padre a Lisa.
“Una semana, como mínimo”, Lisa respondió: “Tal vez escoltala hasta y desde el baño hasta que estés seguro de que se mantiene firme, pero más allá de eso, probablemente sea mejor si se queda en la cama, se queda en casa y se lo toma con calma hasta que el próximo sábado.”
Eso me detuvo. “¿Qué hay de la escuela?”
Lisa empujó mi brazo con el codo y sonrió, “Tienes una excusa perfecta para no ir. ¿Por qué quejarte?”
Porque me había obligado a ir a la escuela después de perderme casi una semana de clases, con la intención de no perder más, y ahora me iba a perder otra semana completa. No podía decir eso, especialmente no delante de mi papá.
“¿Está bien si nos quedamos un poco?”, Lisa murmuró en mi oído, en el momento en que mi padre se fue a buscar el tercer bagel.
“Sí”, admití. El daño ya estaba hecho, por así decirlo, ya estaban aquí. Debo hacer lo mejor posible. Me moví rápidamente para que Brian pudiera sentarse en la cama, justo a mi izquierda, y Lisa se levantó por solo un segundo para agarrar el control remoto. Encontró una película que solo tenía unos minutos y se instaló a mi derecha.
Me dormí momentáneamente y me desperté para darme cuenta de que mi cabeza descansaba sobre el brazo de Brian. Incluso después de que mis ojos se abrieron y comencé a centrarme en la película otra vez, dejé mi cabeza donde estaba. A él no pareció importarle. Los tres nos reímos de una serie de bromas en la película, y Lisa tuvo hipo, lo que solo hizo que Brian y yo nos riéramos más.
Vi a mi papá dando vueltas en la cocina, probablemente para vigilarme, y nuestros ojos se encontraron. Le di un saludo, sin mover mi brazo, solo mi mano, y sonreí. La sonrisa que me dio a cambio fue tal vez la primera verdaderamente genuina que había visto en su rostro en mucho tiempo.
¿Lo de la escuela? Me preocuparía más tarde, si eso significara que podía vivir en el presente así.
[1] La melodía que toca Tattletale se llama “Shave and a haircut, two bits” y aunque no conozcan el nombre, seguro la conocen, es el clásico golpeteo en el que uno golpea 5 veces y le contestan con dos golpes del otro lado.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.12 20:23 master_x_2k Caparazón X

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

Caparazón X

Llegué a la conclusión gradual de que podía abrir los ojos, como si fuera algo que había olvidado cómo hacer. Lo intenté y lamenté mi decisión al instante. Uno de mis ojos no veía nada, incluso cuando estaba abierto, y el otro estaba fuera de foco, con imágenes que no tenían sentido incluso cuando podía percibir algo. Mientras cerraba los ojos con fuerza, incluso el brillo rosado de la luz que pasaba a través de mis párpados era como fuegos artificiales explotando en mis retinas.
Cuando intenté reconstruir lo que acababa de suceder, mis pensamientos se movieron como melaza.
“Si ustedes pequeñas mierdas tuvieran una neurona, sabrían que me sacarme la delantera, aunque sea solo por un momento, es algo de lo que deberían estar jodidamente aterrorizados”, siseó una voz. Me llevó unos segundos ubicar la voz, mucho más de lo que debería. Bakuda.
Estaba empezando a doler. Como cortes de papel, pero aumentados hasta doscientas veces el tamaño, y cada uno de esos cortes de papel era uno de mis músculos. Mi piel estaba cubierta con ardores que gradualmente se sentían cada vez más como una quemadura. Mis articulaciones palpitaban como si cada una de las articulaciones hubiera sido arrancada de su órbita individual y la gente golpeara los extremos aún vivos de ellas contra el pavimento en un ritmo sombrío.
Abrí mi ojo bueno nuevamente e intenté enfocarme sin éxito. Tres cintas carmesíes... no. Estaba viendo triple. Una cinta carmesí se extendía a lo largo del costado de mi máscara, cayendo desde el borde donde la máscara cubría mi nariz, cayendo en línea recta para tocar el suelo. Donde hizo contacto con el pavimento, había un charco que crecía constantemente. Me di cuenta de que estaba sangrando. Mucho.
“Dejándome tendida allí con un lanzagranadas en mi mano y municiones en toda la puta calle fue pedirlo a gritos. Mierda, solo abrazándose y sintiéndose aliviados, ¿como si realmente me hubieran vencido? Estaban rogando que les disparara.”
No iba a irme así. No sin una pelea. Apenas podía moverme, y mucho menos tomar medidas. Mi deseo de hacer algo era casi más insoportable que el dolor que palpitaba y vibraba en todo mi cuerpo. ¿Qué puedo hacer? Mi mente no estaba trabajando tan agonizantemente lenta como lo había estado un momento antes, pero mis pensamientos todavía estaban empantanados y divididos. Cosas que debería haber sabido sin pensar eran vagas, inciertas, inconexas. Demasiados pensamientos quedaban huérfanos, desconectados de todo lo demás. Hubiera golpeado algo en mi frustración si hubiera podido moverme sin que todo doliera. Me conformé con apretar los puños.
Escuela. ¿Problemas en la escuela? ¿Yo? ¿El trío? No. ¿Por qué estaba pensando en la escuela? ¿En qué había estado pensando antes de frustrarme? Queriendo pelear de alguna manera. Bakuda, escuela, luchando. Casi gimió de frustración cuando intenté conectar las ideas individuales, y simplemente no pude completar el pensamiento. Solo terminé jadeando, haciendo una mueca por el dolor que me causaba.
“¿Oh? La pequeña niña ineficaz con el disfraz de bicho está despierta,” la voz zumbante de Bakuda anunció en el aire de la noche.
Grue dijo algo, a poca distancia, no pude entenderlo.
Bakuda respondió con un ausente, “Shush, no te preocupes. Me encargaré de ti en un momento.”
Escuché algo y vi un par de botas rosadas aparecer frente a mi cara, la imagen nadando y derivando perezosamente.
“¿Mal día?” Ella se inclinó sobre mí, “Bien. Verás, uno de mis nuevos secuaces es parte del personal de la Sede del Protectorado. Un guardia donde Lung está encarcelado, ¿entiendes? No estaba en condiciones de liberarlo, pero ella obtuvo la historia completa de él. Sé que eres el pequeño monstruo que hizo que fuera enviado allí. Así que obtienes un tratamiento especial esta noche. Tienes que ver lo que les hago a tus amigos. Comenzaré con el chico de negro, y luego me dirigiré a tus amigos inconscientes de allí. Los pegué solo para estar a salvo. Una vez que tus amigos estén muertos, te entregaré a Oni Lee. Él fue un muy buen muchacho en lo que respecta al cambio de régimen, y me ha estado molestando para darle algo con lo que jugar. ¿Qué dices a eso?”
Solo estaba escuchando a medias. Como un mantra, estaba recitando mentalmente lo mismo, una y otra vez. Bakuda, escuela, contraataca.
“Bakuda, escuela”, murmuré. Escuchar lo aguda y fina que sonaba mi propia voz, era más aterrador que cualquier otra cosa que me hubiera llamado la atención en los últimos minutos.
“¿Qué? ¿La chica bicho quiere decir algo?” Se inclinó y agarró la armadura que colgaba sobre mi pecho. Con un movimiento brusco, ella me arrastró a una posición medio sentada. Ser tironeada de esa manera era una tortura, pero el dolor me ayudó a agudizar mis pensamientos a un módico de claridad.
“Escuela. Bakuda falló”, le respondí, mi voz solo ligeramente más fuerte de lo que había sido en mi último intento. Las lentes rojo oscuro de sus gafas me taladraron mientras componía mis pensamientos para volver a hablar, tratando de sonar más coherente. “¿Crees que eres tan inteligente fallando así? ¿Qué fue? ¿Segundo lugar? ¿Ni siquiera en segundo lugar?” Logré algo parecido a una sonrisa.
Ella me soltó y se alejó como si yo estuviera en llamas. Cuando mi cabeza golpeó el pavimento, casi me desmayé. Tuve que luchar para no hacerlo. Abraza el dolor. Te mantiene despierta.
A poca distancia de mí, la voz de Grue hizo eco. Solo pude distinguir las primeras palabras. “Ella es” o “Helados”. Él rió. Me asustó saber que no podía entenderlo, que no podía entender por qué no podía entenderlo. No estaba escuchando tan bien como debería, lo sabía. Pero eso no era todo. ¿Qué más?
La distorsión. La explosión o las explosiones habían dañado mi audición, tal vez, y no podía distinguir sus palabras con el efecto que su poder tenía en su voz. Solo descifrarlo, saber que podía resolverlo, me hizo sentir cien veces mejor.
“¿Eso crees?” Siseó Bakuda a Grue. Sus palabras eran más fáciles de distinguir, ya que su máscara las estaba reconstruyendo, por lo que estaban perfectamente enunciadas y monótona, incluso si la ocultaba detrás de zumbidos y siseos.
Ella me dio una patada en la cara con una de esas botas rosadas. Tener que mover la cabeza me dolió más que el que casi me tirara los dientes. Agarró mi disfraz y me arrastró varios metros. El ser movida aumento todos los dolores a otro nivel. En una escala del uno al diez, era un sólido nueve y medio. Nada de lo que podía hacer haría que doliera más, así que encontré la fuerza y voluntad para estirarme y agarrar sus muñecas, por poco que sirviera. Ella me soltó y luego me empujó para ponerme de mi lado. El movimiento me hizo querer vomitar.
El ver que Grue me ayudó a centrarme, luché contra las náuseas y respiré despacio por el dolor. Él estaba atado en una posición medio sentado contra un depósito con lo que parecían largos listones de oro. ¿Dónde estaba Tattletale?
“Veamos cuán listos son ustedes dos después de que le dé al alto, oscuro y misterioso su premio”, amenazó Bakuda, “Veamos... esto. Aquí hay una verdadera joya. Dos veintisiete. Ahora siéntate quieto. Si incluso piensas en usar tu poder, lo meteré por la garganta de la mocosa bicho, y lo activaré. No es como si estuvieras en posición de impedirme hacer el trabajo, incluso si estuviera sorda y ciega.”
Ella se quitó sus guantes rosas y los arrojó a un lado. Luego retiró de su manga algo que parecían unas largas y angostas tijeras. Excepto que eran planas, no afiladas. Casi como pinzas. Hicieron clic mientras los cerraba en la punta de lo que parecía una píldora de metal de una pulgada de largo.
“No hay necesidad de cirugía, ya que esto no va a ser a largo plazo. Lo que voy a hacer es deslizar esto por tu nariz y dentro de tu cavidad nasal.” Extendió la mano hacia la oscuridad que se filtraba alrededor de él y buscó a tientas su rostro. “Solo necesito quitarte la máscara... el casco... Eso.”
Era difícil de saber si Grue tenía la máscara puesta. Su cabeza era solo una mancha borrosa de forma humana.
Ella alcanzó dentro de la capa de oscuridad con una mano y empujó la cápsula en el centro de todo con la otra. “Y va para adentro... lentamente, no quiero activarla prematuramente, y los efectos solo serán realmente buenos si está profundo. Verás, mi dos veintisiete fue un feliz accidente. Había tomado lecturas de los poderes de la pequeña Vista, pensé que tal vez podría hacer una granada de distorsión espacial. Puramente por accidente, descifré el efecto Manton. O al menos, lo que sea que haya hecho cuando monté la granada, pasó por alto el efecto Manton. ¿Ustedes idiotas saben lo que es eso?”
Se detuvo y crujió los nudillos, dejando la herramienta en forma de tijera pegada a la cara de Grue. “Es esa pequeña regla que evita que un pyrokinetico[1] hierva tu sangre, el límite que evita que la mayoría de los poderes afecten el cuerpo de las personas. O, según la teoría que apoyes, es la regla que dice que tu poder funciona solo en las cosas orgánicas, vivas, o que funciona en todo lo demás.”
“Así que piénsalo. Un efecto de distorsión espacial que solo funciona en el material vivo. Lo activo, y toda la materia viva a un metro de distancia de la cápsula es reformada, deformada, encogida, hinchada, estirada, doblada. En realidad, no te mata. Esa es la segunda cosa más increíble al respecto, además del bypass de Manton. Todo todavía se conecta a todo lo demás. Totalmente no letal, pero te hará desear estar muerto cada segundo del resto de tu miserable puta existencia.”
No te quedes ahí mirando, pensé. ¡Haz algo!
“Solo click, whoosh, eres lo suficientemente feo como para avergonzar al hombre elefante. Terminas con una cabeza cuatro veces mayor que el tamaño normal, protuberancias como tumores en todas partes, cada característica y forma incorrecta, tamaño incorrecto. También cambia la forma del cerebro, pero eso suele ser solo un poco de daño cerebral leve a moderado, ya que lo tengo calibrado para enfocarme en las características externas.” Ella se rió. Era ese sonido seco, repetitivo e inhumano. Cuando volvió a hablar, enunció cada palabra por separado. “Irreversible. Y. Jodidamente. Hilarante.”
Busqué mis bichos, pero no pude reunir mis pensamientos lo suficiente como para darles órdenes complejas. Simplemente los llamé a mí. Eso todavía me dejaba para ayudar a Grue.
Mi funda de utilidad. Poco a poco, tanto por mi necesidad de ser discreta como por mi incapacidad para moverme muy rápido sin un dolor increíble, moví mi mano detrás de mi espalda, recordándome a mí misma lo que había allí.
Spray de pimienta: no sirve. Le quemaría la piel, pero las gafas y la máscara mantendrían la mayor parte de su rostro a salvo. Estaba raspada y ensangrentada, así que tal vez podría rociar su cuerpo... no sería divertido con sus heridas, pero ¿nos salvaría?
Pluma y papel. Teléfono móvil. Cambio. No, no y no.
Batuta. No tenía la fuerza para moverla, ni el posición ni espacio que necesitaba para extenderlo.
Epipens. Poco uso, y no confiaba en mi fuerza o coordinación en cuanto a poder inyectarla y presionar la jeringa.
Eso era todo por el contenido de mi compartimiento utilitario. Dejé que mi mano se quedara flácida y colgaba detrás de mi espalda mientras me preparaba para moverla, y mis dedos rozaron algo.
La funda del cuchillo en la parte baja de mi espalda. Lo había atado al punto más bajo que podía estar sobre mi espalda, al mismo tiempo cubierta por mi armadura y de fácil acceso.
El cuchillo servía.
Hubo un leve clic cuando Bakuda ajustó las cosas de tijeras y las sacó de la nariz de Grue. Ya no estaban agarrando la cápsula.
“Esto debería ser un espectáculo”, se regodeó, poniéndose de pie antes de que pudiera averiguar dónde apuñalar o cortar. No quería matar, pero tenía que detenerla. Por Grue.
Mi mano todavía estaba detrás de mi espalda, agarrando el mango del cuchillo con la hoja señalando la parte inferior de mi mano. Cambié mi posición una fracción para que mi ángulo fuera mejor.
“Oye, chica d elos bichos. ¿Qué estás haciendo, allí? ¿Sacudiéndote como un pez en tierra firme? Presta atención, se verá realmente genial cuando partes de su rostro sobresalgan de esa pequeña mancha de sombras.”
Traté de formular una respuesta, una respuesta que agregaría insulto a lo que estaba a punto de hacer, pero una ola de debilidad me invadió. La oscuridad comenzó a deslizarse en los bordes de mi visión, de nuevo. Enderecé mis piernas en un intento de causarme más dolor, me obligué a estar alerta otra vez, y fallo en rechazar la oscuridad. ¿Grue estaba usando su poder? Lo miré. Nada. Solo estaba perdiendo el conocimiento.
No podía desmayarme ahora.
Anillos para los pies.
Sin una respuesta ingeniosa, sin una broma o incluso un grito de enojo, traje el cuchillo hacia abajo en la punta de su pie. Dos pensamientos me golpearon simultáneamente.
Golpeé algo duro. ¿Tenía el pie o la bota reforzados?
¿Le había siquiera dado al pie derecho? Tattletale nunca había dicho cuál tenía los anillos del pie. O si ambos lo tenian.
Mientras una ola de negrura barrió en frente de mi visión y se desvaneció con la misma rapidez, dejándome apenas consciente de sus gritos. Las náuseas volvían a brotar, y al igual que con mi conciencia que se escapaba, la necesidad de vomitar aumentaba. Iba a vomitar, pero podría ahogarme si lo hiciera con mi máscara puesta. Si terminaba en mi espalda, incluso podría sofocarme.
Grue estaba diciendo algo. No pude entender sus palabras. Sonaba urgente.
La mujer estaba gritando en mi oído. Una letanía de maldiciones, amenazas, cosas horribles que ella me iba a hacer. La inconsciencia me llamó, seductora, segura, indolora, libre de amenazas.
Si era siquiera la inconsciencia. La escalofriante idea de que podía estar muriendo se me ocurrió y me brindó el más breve momento de claridad. Me concentré en el revoltijo de imágenes distorsionadas y sonidos, donde estaba, lo que la gente decía y gritaba.
La mujer estaba rodando en el suelo junto a mí. Cuando pateó su pierna, una salpicadura de sangre estropeó la única lente de mi máscara por la que podía ver a través. ¿Cuál era el nombre de la mujer? Bakuda. La punta del cuchillo todavía estaba alojada en el pavimento donde había estado su pie. Eso fue lo duro que golpeé: pavimento, no armadura. Había mucha sangre. Suya. Un poco de su bota, rosa y carmesí. Dos dedos de los pies más pequeños con las uñas pintadas, rosa y carmesí, en medio del desorden de sangre.
Intenté y no pude liberar el cuchillo, aunque solo estaba incrustado un centímetro de profundidad en el suelo. El esfuerzo me dejó sin aliento respirando grandes bocanadas de aire. Cada aliento me hacía sentir como si hubiera inhalado alambre de púas y hierros candentes me apretaban los costados. Estaba rezando para que el impulso de vomitar desapareciera, sabiendo que no sería así.
Grue. ¿Qué estaba diciendo? Apenas podía entender a Bakuda con su enunciación robótica. Comprender a Grue era una docena de veces más difícil. Como otro idioma.
¿Dade ul cuchello? ¿Cuchillo? El cuchillo. Él lo necesitaba.
Me dejé caer sobre mi frente, con la cara hacia el suelo, para no asfixiarme. La mano que sostenía el cuchillo se mantuvo quieta, pero mi brazo se dobló en un ángulo malo, provocando una punzada de dolor. Mi muñeca y mi codo se torcieron torpemente, se tensaron para volver a una posición natural. Resistí el impulso de soltarme, mantuve agarrado el mango del cuchillo.
El suelo cedió antes que yo, y el cuchillo se liberó. Mi brazo se enderezó, extendiéndose frente a mí, con el cuchillo agarrado en mi mano enguantada negra. Levanté la vista del cuchillo para ver una imagen borrosa de Grue luchando bajo sus ataduras, lo último que vi antes de que la oscuridad y la misericordiosa falta de conciencia me reclamaran.
[1] Alguien que controla el fuego y/o genera fuego de la nada.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]